Pay someone to write my essay uk lottery

Let's talking about pay someone to write my essay uk lottery.

In 1951 it obtains its independence being the first African country to obtain it. Libya becomes a monarchy with King Idris, puppet of the British, which grants to British and Americans the use of military bases. Libya becomes the main US air base in the Mediterranean. But also of a Gaddafi enemy of the democratic rights that prohibits the unions and the political parties, becoming with a rigid control on the Libyan workers. Islamism is the only real and armed opposition. In 1996, Abu Salim prison killed 1,200 prisoners. Gaddafi launches himself fully into the fight against the opposition and has the support of his former American enemy, who has undertaken the fight against what is called al Qaeda. The Lockerbie case gives him a great opportunity to show his friendship to the US government. In protracted negotiations the Libyan regime handed over the perpetrators of the attack, in 2002 it offered compensation of ten million dollars per victim and finally in 2003 it recognized the formal authorship of the attack. Fiat is also present in Libya. In the Italian banking giant Unicredit, Libya holds 7.5 percent of the shares, being the main shareholder. With England, it signed the desert agreement in 2004, which provided for billions in oil exploitation contracts, and in August, an auction offered 15 exploitation areas with the participation of 56 companies and the registration of 104 proposals. Libya sells oil and arms imperialism: this is how imperialism prepared the conspiracy against Gaddafi? 350,000 dollars were planned for this year. That was the business of the aggressor countries. Among non-aggressors, Russia sold him $ 4.5 billion worth of military weapons. In a report by the Libyan government itself in 2010, it says it has privatized 110 public enterprises in the last ten years and promises to privatize the total Libyan economy. Thus, the intervention was not because of Gaddafi's anti-imperialism, but because the imperialist order in the Maghreb falls. Several friends with economic interests join in banks and factories of armament and sufficient political influence. A zone of the planet that is interested in its geographical location or its natural resources is carefully chosen. An Islamist fanatic is wanted to justify a military intervention and his life and miracles are dressed with a series of real or invented terrorist attacks until he becomes the very re-incarnation of the devil-satan. The Islamist can be changed by Asian communists or anti-American South American politicians. In cases of extreme passivity on the part of the population, it is necessary to orchestrate a massacre of innocent citizens within their own national territory or in an allied country. Once the terrain is prepared, it proceeds to declare war and invade the previously selected area of ​​the planet. It is recommended to go through the lining of the balls1 public opinion both national and global criticize this decision, as well as the mandates of puppet organizations such as the United Nations. During the invasion process, apart from seizing the resources of the victim country and gaining control of its government, it is advisable to cause as much damage as possible to the infrastructure, to ensure the generation of a foreign debt for life. It is also good to kill a large number of people, civilians and military alike, and allow the troops to systematically violate human rights and loot cultural property. After a while, the Islamist fanatic, Asian communist or anti-American South American politician is located, he is shot four times in the head and thrown into the sea. At this point, we must inform the whole world about the good that has been done to humanity, if possible using as a spokesperson a Nobel peace prize. Serve with garnish of stars and stripes. 1 Unfortunately, those who hold power have balls. If they had ovaries, the thing would be very different. We face a deep structural problem generated by the neoliberal maelstrom that has turned the sector into a fundamentally insecure medium prone to merciless speculation. Causes of the food crisis 1.0. In southern Africa there was no drought. The markets were overflowing with food. But prices had doubled within a few months. There was also no evidence that the local merchants were holding the grain... The same story was repeated in more than 100 poor countries and the hunger revolts happened all over the planet. Structural causes During the food crisis of 2007-2008, the media focused attention on some of the obvious structural imbalances that would have reduced supply, leaving the real causes in the pipeline. Another element that was extensively cited was the increase in the production of biofuels. Increase in the price of oil? In this case, oil became part of the speculative mix. Situational causes The real estate collapse generated a disorderly withdrawal of funds in search of something safer. As of July 2008, food prices collapsed. The speculative bubble suddenly blew out what was clear that all the factors mentioned were not responsible for the escalation. The only responsible had been the speculation. It is instructive that crops that were not traded in these markets only rose a little as a result of contagion. Causes of food crises 1.0. and 2.0. Neoliberalism and food insecurity. Twenty years ago, many developing countries had mechanisms designed to maintain a relatively constant price for food. Tariffs on imports protected local farmers from fluctuations in world prices. This gave security to the country's farmers and maintained an affordable price level for consumers. In addition, the government used to organize agricultural aid programs, technological research, cooperatives, etc. The neoliberal agricultural policies of the last 20 years have turned the sector into a structurally insecure and therefore conducive to speculative assaults. Controlling with their lobbies the formulation of the rules of commerce that govern the food system, these companies are in a perfect position to turn the shortage of food into huge profits and that is what they are doing. We have allowed a tiny clan of business executives to decide how to feed the entire population of the planet. For more than a century, farmers invented the futures market to protect themselves against the risk of bad harvests. A farmer in January sells his crop to a merchant in August at a fixed, rather cheap price. If the harvest in summer is good, he knows that he will lose some money, but if the harvest goes wrong or the collapse of world prices occurs, he will charge the price agreed in January. The regulation only allowed to intervene companies with a direct interest in the sector. In the 1990s, Goldman Sachs and others pushed to abolish regulation that impeded their intervention. Suddenly, these contracts became "derivatives" that could be bought and sold by agents who had nothing to do with agriculture. As of 2000, the legislation allowed the use of swap agreements in order to be able to take long-term positions in commodity indices. These are futures contracts that can be prolonged indefinitely: in a "financial product" more than the casino economy. Funds in indexes on the price of certain foods are traded in the market without ever acquiring ownership of the merchandise in question and the Leverage in the positions is huge. Thus, starting in 2000, the food market became a market in which the influence of natural phenomena gave way to the sick mood of investors. Investment funds currently control between 50% and 60% of the wheat traded in these markets. The amount of speculative investment in commodities increased from 5,000 million dollars in 2000 to 175,000 million dollars in 2007. As in the case of other financial markets, the food market is prone to information asymmetries and swarming behavior in which trends are initiated by a small number of large operators. It is estimated that the speculative demand for commodity futures increased between 60% and 80% since 2008. In 2010, the hegege fund Armajaro bought 240,000 tons of cocoa, managing to shoot up the price in a few months. Nowadays, the food market is a denatured speculative market that sends out erroneous signals. Interest rates close to zero and unbridled expansion of the money supply have left huge amounts of funds available to financial companies without other profitable placement than speculation. After the collapse of securitized mortgages, derivatives in commodities are currently the main business of the casino economy. The housing and credit bubble is now a food bubble. They are businesses in which they always win. So business banks and smart investors together with large food and oil companies will make huge profits at the expense of the farmers and consumers of the global village. However, food riots can turn into unfriendly revolutions with markets and multinationals. So, we have touched the Chinese. Successive holes in the belt and without any perspective. They call it "internal devaluation", an unexplored path to the Grail of competitiveness based on reducing living conditions to levels similar to those of our formidable Chinese competitors. The eurozone should have learned the lessons of the Latin American debt crisis. A crisis that was on the verge of sinking to the North American bank and that only was solved by means of removes and restructuring of the debt. At the end of the 70s the abundance of petrodollars resulted in an avalanche of loans with hardly any conditions on the American subcontinent. As in the current case, there was a crisis and panic among investors. For Latin America it would be the loss decade. The aim was to create a complete and integrated industrial complex to achieve economic self-sufficiency in Spain. The basic criterion was the maximization of production that would be absorbed and financed by a protected Spanish market. The financial resources until 1957 proceeded directly from the State budgets or from the issuance of debt guaranteed by the State. The industrial policy was based around three axes. The creation of public companies. The idea was that the scarce foreign exchange obtained would not be spent on superfluous imports and would all be devoted to the inputs necessary for industrialization. In 1957, foreign exchange reserves were at a minimum. Industrialization was largely financed by state contributions and increasing emissions of pledgeable public debt, which favored a parallel expansion of private credit. The economy had entered into an inflationary spiral. The deterioration of the economic situation as a result of these imbalances, put into question the continuity of the model. In addition, the European and world economic environment had entered a phase of strong growth that stunned the most recalcitrant Francoists. Western Europe had experienced a rapid economic recovery thanks to the Marshall Plan, it had overcome the obstacles to commercial exchanges and started the way towards economic convergence. The measures contained in the Plan were: Progressive dismantling of currency controls and elimination of multiple exchange systems. The controls on foreign trade should be removed by replacing them with a single tariff. Internal financial stabilization: Reduction of public expenditure and freezing of the salary of the officials. Rise of interest rates. Reduction of State interventionism in the economy. Permission to foreign investments in Spain, except in industries of war, public services and activities related to information. 6-month amnesty to repatriate Spanish capitals who have fled abroad. In the second half of 1960 the recession was overcome and until 1973, the Spanish economy would experience a spectacular growth only surpassed by Japan. The rapidity of the effects surprised even the observers of international organizations. In 1959 the balance of payments registered a surplus of 81 million dollars. Inflation declined from 12.6 percent in 1958 to 2.4 percent in 1960. Foreign direct investment increased the productivity of industries and agriculture. For tourism, which was already emerging as the main export sector, the convertibility of a devalued peseta meant the exit shot that in a few years would turn Spain into a world leader. Tourism and remittances from the emigrants filled the coffers of the Bank of Spain with the long-awaited foreign exchange. After the Stabilization Plan, the Spanish economy continued being a protected economy that negotiated according to the circumstances the levels of "liberalization" that it considered opportune in each case. At the end of the 50s, Spain was beset by the exhaustion of its currency reserves and the instability of its development model and yet, it negotiated hard and tended for years because it had something to offer in exchange and knew that it would obtain Certain advantages if negotiated well. The Spanish negotiators faced a body that still watched over the good functioning of the international monetary system. They allowed us a convertible peseta but undervalued with what we gain in competitiveness to overcome. In exchange something was given in liberalization, reconversion and flexibility and ready. Spain climbed into the caboose of the general economic bonanza train and after a few years was already a second class passenger with aspirations to 1st. Now there is no negotiation worth. The same "markets" that a few years ago organized a real estate-banking bubble based on garbage mortgages, once bagged succulent profits, demand that it is the little Spaniard who pays for the broken dishes of his excesses and financial mismanagement. It does not matter that there is a 20% stop after "plan A". The Mechanism was created as provisional with a maximum duration of 3 years. The allocation was € 0.44 billion. In return, Spain would receive enough aid to avoid the spectacle of going to auctions of debt in loincloths. Thus, what was imposed on the Spanish negotiators was simply that they had to comply with the conditions of the rescue but without rescue. It would be a stabilization plan without aid of any kind. Ireland is a small country but when it comes to assessing the risk it is necessary to multiply by 3. Ireland recognizes all the bad debts as public and receives the rescue loan in exchange, which frees up, for a time, to go to the once again usurers auctions of the markets. Rescued the financial gamblers and the Irish, who bombard them. Mass emigration, indebtedness of children and grandchildren and great-grandchildren and permanent economic stagnation. They really do not give a damn if Ireland or Greece recover. The important thing is that they pay; and period. Nevertheless, unlike the Spanish case, it seems that both the Irish and the Greeks or the Icelanders, do not have the broad swallowers to gobble up such untidiness. Exit the euro means that Spain, today theoretically solvent in euros, would cease to be clearly by having to return euros in exchange for their old devalued currency. Leaving the euro for these countries would mean the immediate suspension of payments just by announcing it. Nor are the Germans and the Dutch interested in getting out of the euro. German growth is based on its exports of goods and services, mostly aimed at the Eurozone. So saving the euro would mean rescuing Spain? Spain can not be rescued easily as in the cases of Greece and Ireland. Its public and, above all, private debt is of the order of half a billion euros and, in case of market panic, no ad-hoc fund would hold it. If you do not return to the path of growth this debt is becoming more and more insolvent. And Spain already has very little to answer. Decades of liberalism have liquidated virtually all state heritage inherited from the Franco era. So, we have touched the Chinese. Successive holes in the belt and without any perspective. They call it "internal devaluation", an unexplored path to the Grail of competitiveness based on reducing living conditions to levels similar to those of our formidable Chinese competitors. It is a financial engineering maneuver to socialize financial losses by transferring toxic assets from a bank's balance sheet to another entity - bad bank - sustained with public funds. To avoid an avalanche of this type, a guarantee system was designed. Bubble after bubble, the participants and main actors are always the same. Banks, unlike other businesses, do not go bankrupt. If the crisis persists they become zombie banks, covered by the system of guarantees, which they do not lend and which they hope to resuscitate in a new bubble. Neoliberal solutions: Good banks and sick states To return zombie banking to circulation, the state "buys" the toxic assets at the false price shown on their balance sheets. The banks are cured and the State sick. If you did not hire a mortgage before the crisis, the bank has managed to place a 30-year mortgage without the need for a signature. b) Neoliberal banking mythosis. Current regulations allow the sick bank to maintain toxic assets in its Asset that if it were to sell it would not get more than 20. If instead of 45 were listed by 25, the bank would require new capital contributions and or more indebtedness. But since nobody wants to buy shares or risk lending to them, the bank is dedicated to hoarding and does not lend to anyone. That is, it does not practice as a bank. Each zombie bank is divided into two. A bad bank "buys" the toxic assets that become part of its Asset. The liability includes the debt of the money lent by the state for the purchase and the capital, which can be from the state or the good bank. The good bank keeps the assets. Now the "good bank" has a box to lend and possibilities to expand its capital in the market. The bondholders are insured and the gambling shareholders are also insured. Subsequent evolution: Nothing ensures that it will lend to citizens again. Before, it must supply capital. As long as it does not, depositors can not rest assured that the capitalization ratio is still very low. As time passes, the defaults multiply and the bad bank becomes insolvent. According to the speakers of this solution, the "bad bank" will try to sell "gradually" its toxic assets to return the loan and the State aid. They call it also "expiatory bank" as if the sins were of all. In the Spanish case, as the toxic are real estate, its sale would lower its price and leave the largest part of the bench in balls. If there is economic recovery, the State may recover something; but there is, most likely, the mortgage is left to the taxpayers indefinitely. Problems of neoliberal solutions All of its defenders can not help but overlook that in order to "work" a strong generalized recovery is necessary, which does not seem to be the case. Dig two monetary variants a) If the State issues its own currency, the monetary injection will result in a depreciation of its currency and inflationary pressures. Depreciation would increase its export competitiveness. b) If the Central Bank can not issue its own currency, as in our case, it means that it will have to borrow to buy the toxic assets. If banking mitosis is made at the beginning of the crisis, when debt levels are not worrying, over-indebtedness and bad qualifications by rating agencies could be avoided. The bank recovered but would return to the old ways a few years later. The engineering of the rescue dismissed the idea given the enormous magnitude of the required balances. Between this date and 1995 housing prices fell by 25%. The country's currency wobbled and forced a rise in interest rates of 500% to avoid a runaway of international investors. Unemployment went from less than 3% in 1990 to 12% in 1993. Banking panic was just around the corner. In September 1992 the Swedish state came to the rescue by guaranteeing all deposits and credits to the 114 banks of the country but demanded to subject them to a severe audit to evaluate their losses before going to the rescue fund. The objective was for foreign investors to continue lending to Swedish banks. Late payments had risen to 11%, a figure that far exceeded the equity of a large number of banks. The audit showed that the Gota and Nordebahken were insolvent, so they were nationalized. The state created two big bad banks, Securum and Retriva, which bought the toxic assets from the rest of the Swedish bank. Between recapitalizations and toxic acquisitions, the bill rose to about 11,700 mill. of dollars Financial consolidation allowed the Swedish krona to be devalued by 30%, thereby reactivating the economy via exports. In 1996, banks had re-lent normally. The state guarantees were withdrawn and the bad banks managed to recover part of the public money from the rescue in the following years. The economic situation has been getting worse. Youth is leaving Ireland. One in three young people has already packed their bags. The mortgage crisis and evictions have been kept at bay through state aid and bank financing. What comes is an avalanche of defaults and evictions and plummeting real estate assets as time passes and the money runs out. The strategy, until now, was based on denying that Spain had a financial crisis. Distort prices and cheat markets. The entities have dedicated themselves to camouflage their problems, directing all their resources to extend the life of their dilapidated real estate loans. The state has guaranteed all deposits and guarantees the new debt issuances of the entities. A string of names and acronyms to dizzy markets. But banks and savings banks still do not lend and the collapse becomes evident as the maturity of the entities' foreign debt approaches. Finally, as in Ireland, markets no longer swallow and demand that all private losses be socialized. A handful of economists argued for a mitosis that would minimize state intervention and place the cost of adjustment on the real people responsible for the crisis: gambling shareholders and bondholders. In this solution, the good bank keeps the normal assets. In the liabilities, he keeps the deposits. It also counts with the public loan that can be returned without difficulty. The difference constitutes your net worth. Later evolution: Your situation is healthy and you can return to lend to citizens. He keeps the liabilities in his liabilities with what his capital stays the same as in the situation of departure. Subsequent evolution: As its toxic assets deteriorate, the bad bank becomes more insolvent and capital disappears. Insolvency means that the debt will have to be restructured and the good bank's shares sold, so that the cost falls on the creditors and not on the taxpayers. That same night, Gaddafi's youngest son and three grandchildren were killed in a bombardment of Tripoli. The young people of IU study or work, and, above all, they have committed themselves politically in their villages. The 25 percent of the heads of list of this formation in Andalusia have less than 35 years, and bet strong by a generational change "that returns the hope to many towns and cities". Workers at the plant linked the incident this Saturday to the large number of subcontracted companies operating at the plant. Tomás Muñoz is one of the faces behind these figures. With 25 years, this graduate in journalism has behind his back several temporary jobs and scholarships. Now even that, since he finished his last temporary contract in a store does not find anything. The report accuses Foxconn of treating workers inhumanely, like machines. It is the initiative that has emerged on Twitter so that the media do not cover the press conferences of political leaders in which questions are not admitted. Contrapublicidad in every rule made in Mexico. Using magnetic resonance imaging, the researchers found that the inability to detect sarcasm and lying is related to the amount of damage to the parts of the frontal lobe. In addition, he strongly criticizes the intention to collect first and return the money later if he loses, because the "notorious solvency of the Administration is something quite debatable at the moment", and the method is contrary to the Constitution. A phenomenon that progresses in a very alarming way. The problem is that the agrarian population faces obsolete structures and inefficient production systems. The disintegration resulted in massive migration of citizens but this time without any plan. Fixed workers are 66%, and they always win. The labor reforms, which have been a disaster, and the unions have submitted to them. To end this, it would be necessary to turn everything upside down ". Meanwhile, young people live thanks to the "generational pact". Asked about the possibility of cuts of staff or files of regulation of employment in a public company after the elections, the minister avoided compromising, and said: "I do not know what will happen after May 22". This party has its origins on May 1, 1886, when the American trade unionists organized a strike calling for the reduction of working hours to eight hours in which six people died. That is, for each euro of real estate wealth, households have 30 cents of financial. In practical terms, this means that of 100 euros of family assets, 76 correspond to residential assets and only 24 euros to other products. The amount of some bonuses is questionable, and not only from a moral point of view. The appointment does not belong to any anti-system group. I know this because an Italian friend sent me a mobile message yesterday. I told him that I was in Damascus and that the killings were for now in other cities, which are also closed. But the prolongation of the "competitiveness pact" takes us to another trip of which we do not even see the term. How far the paradox of neoliberal rage can go in response to the neoliberal crisis is a question whose depth becomes unfathomable today. Finally, They opted to extend the period for the presentation of allegations by 24 hours. The judges will debate today whether or not they allow the electoral coalition to attend the 22-M elections. The decision will not be adopted unanimously. Like silent lambs brought to the slaughterhouse, society faces the worst of its crisis without raising its voice, without raising the lightest flag of protest. We are a society that is numb, ravenous, complacent and resigned to an almost unheard-of point. The colonel also said he was saddened when he heard that the children of the Libyan people in their speeches threaten to transfer the war to Italy. Again it acts as the criminal organization that is attacking sovereign countries. His most direct relatives are sick and he ran out of savings. Supposedly his wife swiped them. She asked for a loan of 13,000 euros so that she could operate her breasts in Brazil. From its booklets disappeared more than 20,000 euros. This derivative product was created with only one intention, buy "commodities" and only buy... Once the commodity market was more similar to the stock market, banks should only expect new cash flows. Bachelor of Economics, she came with the intention of growing professionally. In her country she had a good job, she was an official in the budget execution department of the Congress. But he wanted to go a step further and embarked on the adventure. Spain seemed all abundance, it was shining among the countries of the European Union.... He confesses that this gives him "some money every month, but it is very, very little", even on some occasion "you eat the genre that you carry". Antonio worked in Mercamadrid, where he keeps a family member who gives him some fish to eat. His was always work. The author of the blog reflects on the origin of this initiative and the clientelism that exists between many media and political parties. The revolution in Egypt is going through a very difficult stage. The overthrow of Mubarak has left in place fundamental structures of his regime. But there are positive signs, among them the emergence of new left organizations. The dimensions of the Fukushima catastrophe are being met with great difficulty and delay by the criminal management of the Japanese government and the company that owns the plant. When a little over a year has passed since the earthquake that struck Haiti in early 2010, international aid commitments have been broken, as usual. Little progress has been made in the reconstruction, which contributes to aggravate the vulnerability and demoralization of the population. The ratification of the "no" of the people of Iceland, facing the menacing chorus of their government and the "market" is a rare sign of dignity and lucidity. Unfortunately, in other European countries there are social responses similar to those of Iceland. The protagonists of the situation are the established powers. The Arab revolutions and the regional conflicts that have developed from them are modifying the relations of international forces. Middle powers question their supremacy In our country there are debates of interest on the political orientation of the left. All the more reason to return to the balance of that catastrophe. The "democracies" of the Central countries have aggravated their crisis of legitimation as a consequence of the capitalist crisis. Jaime Pastor has written a critical study on "really existing" democracy. Traffickers recorded it and we've put a link to the audio. Using the search engine of the web, you can check that we have begun to comply with the number 114. Links "meritocratic" stories. Doubts arise over the solvency of the Spanish banking system. The left, the sovereign debt crisis and the euro. Unnecessary and harmful cuts in public health in Catalonia and Spain. The bad is that the lyrics of this imperialist song - regardless of the political character of the government of Colonel Gadafi - is well known by the repeated. I said that this war was paradigmatic in every way and that's the way it is. Doctors of the World published a photo-report in the summer of 92 -and filled the walls of Paris with propaganda- in which it showed alleged serbian "extermination camps" surrounded by barbed wire and with watchtowers in the Nazi style. The war in the Balkans did not end with the partition of Yugoslavia or the hundreds of thousands of people killed or the millions displaced. Kosovo's support for independence was massive, and I. Rugova was elected president of the future republic. More or less forcefully the ceasefire is accepted with only small skirmishes between the parties in conflict. Clinton tried to appoint him in 1993 as an ambassador in Panama, but the church authorities strongly opposed him for holding him responsible for those murders. I think we can have enough tools to understand this new imperial stage and be able to consciously peek at the reality of the current "humanitarian bombings" on Libya, whose motives will be the subject of a following article. Now the empire casts them when they need to change them but, sometimes, they get a protest and then the crush is imposed. In all of them, however, there was a sense of belonging to a higher unit, an umma or community of individuals. That sense of the umma meant moral support for an unstructured peasantry, with its broken social system and its best lands seized by colonialism. This is one of the key reasons why Arabic, the language of the Koran, was imposed by its religious background on indigenous languages, such as Tamazigh or Coptic. 3, prohibits the use of "non-Arab and non-Muslim" personal names. Sick also of the kleptomania of the satraps, fell pushed by the popular revolt fueled by widespread poverty and even the empire has not decided the spare part. Special day for the struggle of workers in a Canary Islands that is still asleep. Moral breakdown, due to the growing discredit of the disastrous policies that condition their credits. And lack of resources: these come from the perceived interest on loans to the "helped" countries. In short, the countries of the South are struggling to escape their domination that is both disastrous and humiliating. The crisis of real estate loans in 2007-2008 comes to the rescue. But it is the appeals for help from Eastern Europe that really take him forward. And if it "treats" only the cases of non-EU countries, it must be associated with it when it comes to its members. But financial aid is possible for the non-member states of the eurozone. The European Council of March 2009 increases the amount of mobilizable financial aid outside the euro zone from 25 to 50 billion euros. Several of them know a variant of the crisis of the credits to the real estate sector 1. This crisis is combined in Hungary with a huge increase of the deficit and of its public debt that expresses at the same time liberal fiscal decisions and important social resistances against the privatization, in particular of health services. In the urgency, they have tried to solve the squaring of the circle: to diminish the pressure of the markets for other resources contributed, changing the minimum of the architecture of the treaties as a whole.... Expand the interpretation of "catastrophes" by legitimizing bilateral aid; make provisional "unconventional" aids. But speculators who demand prohibitive interest on behalf of the risks of suspension of payments do not want to assume that risk. Their simple evocation encourages them to demand even more unsustainable interests, counting on the absence of a coercive decision against them in the EU. So much, that its economy it did not stop growing. Such was his speed, that he even saw in the rearview mirror the most agile economies. Who else and who least had their home ownership. And there were even those who bought a second residence on the beach. Every minute a new building is erected. The state of happiness was such that even their bosses went to call the club of the most powerful economies to be part of it. But a spell cast by the witch crisis turned such a particular oasis into a dry one. Nobody got rid of their harmful spells. Financial institutions closed the credit tap and their health was so damaged that some had to rely on others to try to move forward. The city councils fell into an economic hole so deep that from different institutions there was talk of cutting their number. The new rich, those who boasted of money, realized that they lived thanks to loans that no longer came and the drama of unemployment stoked nationals and foreigners. So much so, that being a country that receives migrants, he saw his university graduates packing their bags as decades ago their parents or grandparents did. And the months passed, the years... and there was not a magic potion capable of counteracting the tremendous spells of the witch crisis. He changed to the magician of the ministry in charge of the potions. Also the high priest gathered the sorcerers of the main companies of the country. And this one answered: "Be patient. The exorcism has been very great and will take time to be diluted. Meanwhile, learn from past mistakes and do not commit them again. Raise walls thick enough so that the crisis does not re-penetrate the walls of your economy. Bet on defenses such as R & D & i and quality education. Thus, if the witch crisis attacks again, its effects will not be so pernicious. " The same happens with modern revolutions, which suddenly and unexpectedly illuminate the epoch and reveal what, under the surface of events, imposes history with its mortal metronome. Revolutions have always been associated with progress, if only because of the illusion caused by decisive and frantic changes when they seem determined by the will. However, progress is very difficult to predict. We never know if the chosen path takes us forward or backward. Saving all conceivable distances, Iceland today represents the European Bastille. Maybe then we would consider, like Kant, that perhaps the revolution would cause so much misery and cruelty that no honest man would ever decide to repeat the experiment even if they guaranteed success. The first class or cohort Skull was formed the following course, 1832-1833. The society only admitted male members until 1992. Since then it has been reinstituted by a tabloid campus known as The Rumpus. Therefore, while the list of names of current members and the activities they carry out is not officially disclosed, it is public knowledge who its members are. The society recruits its new candidates among the students who are in the year prior to graduation. They always posed in the same way, with human bones and an old clock in the background marking 8 o'clock in the afternoon. Many people believe that the membership community has remained totally secret. However, the list of each year is recorded in the archives of Yale University which cover the years 1833-1985, with some additional years. The data leaked in 1985 was kept private for 15 years because of Sutton's fear that the photocopied pages might in some way identify the member who leaked them. Many influential figures have been part of Skull & Bones and there have also been influential families who have often had multiple members through successive generations. It's so secret, we can not talk about it. The asymmetry between the skull eye sockets Number 322 is thus the "key figure" of the organization. Poor or rich, they are equaled in death. TheTapped members are quoted at the tomb of the Bones some sunsets each week during their senior year. Members receive new code names, call themselves Knights and simultaneously call all other barbarians. Among the facilities on the island are two tennis courts, two houses, a bungalow, a jetty and an amphitheater. This club can only be made up of Skull and Bones initiates. For one year, members of society meet at least once a week and perform self-analysis of each other. The objective is to create a long-term bond between them once they have left the university, instead of their relationship only lasting during their stay. There is a cordial relationship between the Patriarch and his chosen one. The number 322 has also been the particular favorite of conspiracy-mind hunters because of the evidence of Skull and Bones global connections. Root would teach everything to the future war secretary of the longest stay in the United States. Reality shows a different story, however. Richard Bissell rejected the "touch" offer to join. It is said that the term 'spook' - once a member of the secret society of Yale is designated - is the colloquial term for either espionage. After a murder concealment, a member tries to defect from the group. The society apparently has tense relations between members, cover-ups, lewd ways of life and corrupt businesses. This has been suggested as the reason why the Skull and Bones emblem is a skull and femurs. The coincidence connection of the flag of eastern British India with the election of Washington for a flag has also been suggested. Until recently, the Skull and Bones community of members was strictly male. In 1992, the society began to admit women because of the protests of many notable students. That Prescott's murky past anticipated the Bush era. With this scenario, the East presents itself, in a globalized international order, as a powder keg that can affect the entire world context. We will develop an analysis of some of these conflicts, preceded by some conceptual notes that serve to clarify commonly used terms in a confusing way and characterize the region we are talking about. It is based on the doctrine of the prophet Muhammad. Almost all are incorporated into the Arab League. Maghreb is an Arabic word meaning "the peninsula of the west". b) It is a strategic sector due to the large quantities of hydrocarbons in its subsoil - many Western countries are the most important importers. The agrarian sector has a significant weight in all these countries, with an expanding industry, especially in Turkey and Israel. In the crisis phase we are going through, the countries of the Middle East have shown remarkable strength, to the point that they bought with their sovereign funds assets of English and American companies. Until they began to have some substantial losses and turned their eyes to their business network. However, many of them are seen as emerging powers, because of their economic base and political repercussions. e) Socially: There are many ethnic groups intermingled regardless of national borders that sometimes coexist in an un-pacific way. The same thing happens with religions. Given the basics, let's focus on some of your conflicts. For better understanding we present a classification, but we must understand them intimately connected, they are only differentiated by the predominant characteristic in each one. Nature of conflicts in the Middle East 1. c) Lebanon - It is a country marked by differences between Shiites and Sunnis. Spain has taken command of this mission. HE They involved two countries, Iraq and Afghanistan. It reflected a participatory society. The question remains as to whether Iraqi troops will be in a position to maintain order. Development of nuclear weapons - Many countries in this area are suspected of accumulating weapons. In Iran the elections have been very moving. and has reaffirmed its inalienable right to nuclearization. The possible resolution of the nuclear dispute with Iran raises the problem of the relevance of the strategic options of the group of Arab States located in the US orbit. The ideologues say that the current leaders of the Middle East are corrupt, incompetent and despotic and that the "democratic reforms" and the "free market economy" can only be achieved through a "transition to democracy" imposed from abroad. Arab public opinion Democracy implies that the majority public opinion can find its way of expression through freely chosen political representatives. The opposition is based on US policies of appropriation and privatization of public oil companies and their transfer to transnational corporations. The wars of conquest and pillage have provoked widespread opposition throughout history. Military threats and the racist typing of neighboring nations and peoples generalize hostility in each era. New regimes would emerge, democratic and representative, that would respond better to the current majorities. Washington, the neo-conservatives and Israel know very well that an authentic democratic reform and a regime change from below would be detrimental to their global and regional objectives of empire-building. When Washington and Israel demand "democratic reforms" and "regime change", what they really want is the imposition by force and the cooptation of regimes that serve their interests, against 90% of Arab public opinion. Once installed, the puppet governments organize "elections" in order to give a patina of "legitimacy" to colonial rule. It would require further destruction of the limited existing public spaces, in order to silence those majorities over 90% that currently oppose US aggression. The study, conducted by some 24 experts, made 19 recommendations for Israel to end racial discrimination in 25 areas against Arab citizens of Israel. Israel opted for a diametrically opposed position, pressing for tougher sanctions and for military confrontation. The defections from the cause of the Israeli lobby have been noted especially among conservatives, including Robert Novack. New directions in US policy: moderate the Arab agenda? The main concern of the moderate Arab regimes of the Persian Gulf is to ensure political stability, avoid disturbing regional and internal conflicts and consolidate a financial climate favorable to the dynamic development projects undertaken. The invasion, occupation and prolonged US imperial war in Iraq has been a source of instability and internal conflicts in the region. With a large surplus, huge liquidity in dollars and euros, the East Arab focuses on building economic empires both in the region and in the rest of the globe. Within this conservative regional framework and the high priority given to economic stability, the 'new situation' on the ground become key indicators when defining policy in the Middle East. The energy wealth of gas and oil is the starting point of the new dominant elites, which reinvent themselves as regional, if not global, players. Despite still maintaining many of the 'external forms of traditional religion', vast armies of local financiers have in fact created financial instruments that de facto revert payments that are equivalent to interest. The notion of 'combined and unequal' development certainly applies to Israel's most important external funders. The war, orchestrated by the Zioncons, was a success in each and every one of the Israeli strategic objectives: the Palestinian resistance lost a powerful political and financial supporter. The American Zionists in the Administration were able to sabotage any peace negotiations, serving as an excuse for their script of the 'war on terror'. Despite the success of the 'war on Iraq' operation, the Zioncons suffered some collateral casualties. But during the week of March 5-10, the Zionist elite in both Congress and the lobby shook their heads in a series of closed-door sessions and literally forced the "leading Democratic politicians" to recant and recap. Once again, Israel's interests were prioritized over the voting priorities of the Democratic electorate. The Democrats abandoned the constitutional provision on war-related authority. He continued emphasizing the importance of exercising violence and power... "in a region where impressions are important, countries should not show weakness and surrender to extremists." This is another way of posing Israel's family hoax that 'the Arabs only understand force', a well-known and lasting racist and colonial justification that has served to extend and perpetuate the repression of the subjugated Arab people. To those States that know this threat but still hesitate due to petty economic and political interests, let me tell you this: History will remember! " Livni's speech served different purposes. Finally, he designed the agenda of high priorities and campaigns to be followed by his Zionist followers in relation to Iran. More than half of the members of Congress and practically all the senators were intimidated in more than 500 meetings and meetings in favor of the Israeli military agenda against Iran. At the end of March the Arab League, led by Saudi Arabia, proposed a comprehensive peace plan to end the Palestinian-Israeli conflict. The Israeli Prime Minister flatly rejected the Saudi proposal arguing that it was only a 'base of negotiation'. On March 29, 2007, the organ of the presidents of the most important American Jewish organizations published four propagandist pamphlets attacking the peace proposal and supported the rejection of Israel. Once again, the 150 full-time lobbyists were smarter than the pro-Arab North American oil multinationals. Bush expressed his disapproval of Pelosi for meddling in his foreign policy and his position of "non-negotiation" with Syria. Liberals hailed Pelosi's visit as a new possibility for 'diplomacy' in the face of threats and saber rattling. The Israeli prime minister told his messenger - Pelosi - to re-transmit the Syrians that breaking ties and isolating themselves from their only allies were Israel's conditions for opening negotiations. The Tel Aviv party line had changed and the Israeli fifth column automatically modified its line, and none of its 'officials' protested. When Estalin abruptly changed the line of the party, there were more dissenting communists abroad than today Zionist defectors in similar circumstances. This, in turn, prompted Senator Obama to send his most recent, crude and bellicose statements regarding Iran to the Israeli panel. However, it is Hillary Clinton the leader of the squad in the race to secure the Jewish funding campaign. Hillary Clinton has shown that both she and Bill not only speak, but act, in the first place, for Israeli interests even when it means going against the entire national security service and its legal system. This sordid story, really, is clear proof that the Clintons are one hundred percent bona fide followers of the Israeli side, something no other candidate can boast of. In early May, the Bush Administration drew up a plan to gradually relaunch, in a period of eight months, the prospects for peace between Israel and Palestine. Predictably, the Israelis opposed the slightest alteration of the oppressive ghettoization of the Palestinians. Israeli leaders rejected an agenda that forced them to postpone things: the Israeli military opposed any loosening of the Gaza clamp "for security reasons." They argued that Hamas could extend its influence in the West Bank through persuasion. The media followed suit. The looby pro-Israel buried the proposal, in its entirety, before it even reached public debate. As a result, lobbyists - liberals and conservatives - managed to whip up 'left' journalism celebrities, progressive television announcers and academics in defense of Rosen and Weissman. Lowell added that the information provided by Rice was more * unstable than the information described in the indictment. It extends to all areas of intellectual and cultural life in the United States. Many are located in the most important institutions and media and share a series of harsh beliefs about the doctrine of Israel's infallibility. Not one of the critics of the left or progressives dared to raise the complicity of American Zionism in this atrocious 'hate crime' committed by a foreign power against an American who worked for human rights. No other group can so successfully support the ruthless assassins of an American citizen with impunity and anonymity and continue to hold the credentials of 'patrons of arts and culture'. Many highly qualified candidates with excellent curricula are denied access to academic and professional positions or threatened with losing their entitlements or expulsion, solely for criticizing Israel. The world-famous Palestinian-American academic Edward Said, was persecuted and slandered until his death by the attack dogs of the lobby. For every prohibited work, for every producer punished and boycotted theater, thousands of other workers and cultural institutions are intimidated. They internalize the repression codes imposed by the Zionists and self-censor. This monopoly is very evident in any systematic study of the opinion pages and editorials of the large-circulation newspaper media and of the panels of 'experts' of the radio and television programs. The repressive role on the cultural and ideological level of the hydra pro-Israel finds its quintessential expression in the vast majority of 'progressive' critics. The objective is to provoke an armed conflict with Hezbollah that forces him to move his resistance fighters to the north and weaken his defense on the southern border of Lebanon. The Zionist lobby managed to insert an extraordinary clause in Bush's military aid to the Abbas faction in the Palestinian government. The idea is to establish a pro-American police state run by Palestinians within the territorial limits dictated by Israel. They politically support the Kurdish separatists, who, for all practical purposes, operate as an independent state. In June 2004, senior official Paul Bremer 'transferred' US $ 1.4 billion of Iraqi oil to food funds for the Kurds. These troops have managed to infiltrate various Iraqi resistance groups and foment ethnic-religious conflict. They are responsible for the massive forced evictions of Iraqi Arabs, Turks and Christian Assyrians from Kirkuk and other cities and multi-ethnic towns in the north, repopulating them with Kurds. The Kurds serve as guides and commandos to the American special forces in assassination missions in Iran. The Kurds of northern Iraq have been instructed to incite regional 'separatist' movements in Iran. Ethiopian mercenary forces destroyed $ 1.5 billion worth of goods, with the advice of US special forces officers and Israeli counter-insurgency advisers. Once again, US policy is focused on both the destruction of an Islamic country and the defeat of a potential political adversary: ​​the Islamic Councils. Certainly, the policy of trusting a hated Ethiopian dictator to invade and occupy Somalia has no chance of creating a viable client regime. Washington's tendency to quickly resort to military escalation is the effect of recent defeats and is a preparation for large-scale bombings and ground attacks by mercenary troops against Iran. No other organized political-economic force systematically supports all American military efforts in all areas of conflict. No other group supports US military action in countries where there is almost no or no oil. Deliberately, continuously, they ignore the opposition of the big oil companies to sanctions against Iran. According to the Zionist ideologues, unleashing presidential authoritarianism at the service of Israeli extremism is not a vice. The concept that the lobby has of 'what is related to Israel' - its light and guidance in the intervention in US politics - has been expanding, in parallel with the extension of Israeli interests. The 10 points show the following: - No to the limitations in the president's military agenda against Iran. His next book: Rulers and Ruled. Petras's style is journalistic, very 'compact' and not literary, so the translation can not be strictly literal. The acronyms are left as in the original. 3 'The Forbes 400' is an annual list, published by Forbes magazine, of the 400 richest Americans. In 2006, its wealth reached the bestial figure of 1.25 trillion dollars, and all the members were billionaires. 4 Zioncon: Conservative-Zionist. It basically protects freedom of expression and assembly. Intellectual emblematic of the American left, he is the author of numerous works. A fact that highlights the strategic importance of this small state of the Persian Gulf. With tanks, tear gas and helicopters, Bahrain's security forces evicted hundreds of opponents from the Plaza de la Perla on Wednesday, the place where they had been meeting for weeks. At least three people died in the action. The Bahraini army also imposed a curfew of 12 hours a day, from four in the afternoon to four in the morning. From his point of view it is only outside help. The international reactions were disparate. Washington said that this action is not an invasion, but at the same time called for moderation to the Saudi government, one of its key partners in the region and supplier of almost 12% of the oil consumed by the United States. On the other hand, Iran harshly criticized on Wednesday the intervention and the actions of the security forces. The army evicted the plaza de la Perla de Manama. On the other hand, other experts warn that the Saudi perception may be exaggerating the growth of Iranian influence in the region. I think the Saudis perceive Iran as a much greater threat than it is, "Rogers said. The country is already being a test site for economic and political reforms in the Gulf, "he concludes. That they keep their humanitarianism for the dispossessed of their own countries, that they have them for millions and many of them without the minimum health care. The same ones who want to stop the democratic hunger of the Moroccan people. The same ones that prepared and they encouraged the Libyan revolt. The same ones that protect the dictators of Egypt and Tunisia while trying to channel the democratic process "in their own way". The same ones who laugh thanks to Israel while massacring the Palestinian people. The same ones that try to destabilize Syria. The collection of 'black money' would inject 25,000 million annually into the Spanish economy. In his view, the biggest fraud occurs in large companies, since individuals and the self-employed often commit numerous errors, but these are figures that are not quantitatively important. In particular, it ensures that most of the fraud occurs in large real estate companies, which have accumulated an intercept of about 11,600 million euros. These measures include some measures to improve voluntary compliance with fiscal obligations, such as social awareness campaigns, since, according to Salgado, "whoever cheats us is defrauding us all." It does not specify which, but readers can consult my articles on the Anglo-Saxon food war cartel and its mega-business. If they were listed on the exchange, the 11 would be placed from elranking seven to 156 in the Fortune Global 500 ranking. The determining role of Israel in global money laundering is increasingly being established. Conclusion: How can a giant transnational in the era of anti-terrorist home security go unnoticed? Perhaps we were contemplating this situation so far from an erroneous point of view, be it ideological, economic, etc. I am going to approach the analysis of the behavior of a social group as it is the one of the politicians from the own approach of the criminological science. Psychopath is not the same as serial killer. A psychopath is not only the one that attempts against the personal integrity of others. There are clear features of psychopathy in people who exercise leadership functions. If we talk about the profile of some world leaders, we will find that they have several features of psychopathy. They are manipulators or have a great sense of self-importance, personality narcissists in relation to who seek the particular benefit rather than the general benefit, have impressive facility to lie. " For a specialist in Forensic Psychology, in addition to the ability to convince, it is important to note that the work of a psychopath is facilitated when their victims do not have the capacity to make decisions. Psychopaths can not empathize or feel remorse, so they interact with other people as if they were objects, use them to achieve their goals, and satisfy their own interests and desires. From Psychoanalysis, they suppose that the reason why a psychopath is perverse is because they are individuals whose personality depends on maintaining the "reality principle", but lacking "superego". This makes the psychopathic person commit criminal acts or other questionable acts with total lack of scruples, without feeling guilty. A psychopath can be a nice person and of sensible expressions that, nevertheless, does not hesitate to commit a crime when it suits him. Let's see some characteristics of a psychopath's profile: Great verbal ability and superficial charm. Constant need to obtain stimuli and tendency to boredom. Tendency to lie in a pathological way. Malicious and manipulative behavior. Lack of guilt or any kind of remorse. Frivolous affectivity, with a superficial emotional response. Lack of empathy, cruelty and insensibility. Pathological inability to accept responsibility for their own acts. Lobaczewski is the inventor of laponerología, the interdisciplinary study of the causes of periods of social injustice, where the psychopath is a key factor ". During the course of the history of humanity, it has affected social, political and religious movements, as well as ideologies that accompany it turning them into caricatures of themselves. This occurred as a result of the participation of pathological agents in a pathodynamic process. This explains why all the pathocrats of the world are, or have been, so similar in their essential characteristics. " In any society in this world, psychopathic individuals and some of the other perverts create an active network of common conspiracies, partially separated from the community of mentally and morally healthy people. They are very aware of their difference as they get their experiences and become familiar with different ways of fighting to achieve their goals. Their "sense of honor" pushes them to cheat and denigrate that other human world and its values. In contradiction with the morals of the morally and mentally healthy people, they feel that the normal behavior is the non-fulfillment of their promises and obligations. That is why it is so easy for them to take measures that suppose the misery or even the genocide of many. In their perverse mind they are unable to see themselves reflected in the other. That they care to leave whole families without resources if for them they are only numbers that do not fit. Expenses that should be withdrawn from budgets whose management in a world dominated by corruption leaves enormous benefits. In a society where evil is not studied or understood, they reach the top easily and condition ordinary people to accept their domination and accept their lies without questioning them. Their impoverished psychological outlook makes them pessimistic about human nature. Let us call this typical expression the "declaration of the psychopath with schizoid features that fits politicians so well". A typical tactic of the schizoid psychopath is to put people against each other. Because it is not profitable for your caste interests. b) the conflict generated ensures that the attention of the people is distracted and away from the cause of the conflict. That is, they themselves and their actions as a whole. Then they can come and be "the calm voice of reason," and then subvert logic and reason and the emotions of the goal. Everything shows that there is a global criminal plan on the part of these self-styled world elites with their reflection in each nation. In Spain his books are published by Editorial Paidos. After a four-year investigation, Klein explores the myth that the free and global market triumphed democratically, and that unrestricted capitalism goes hand in hand with democracy. On the contrary, Klein maintains that capitalism constantly uses violence, shock, and exposes the threads that move puppets after the most critical events of the last four decades. Klein demonstrates that capitalism constantly employs violence, terrorism against the individual and society. Far from being the road to freedom, it takes advantage of crises to introduce unpopular measures of economic shock, often accompanied by other forms of shock that are not so metaphorical. " Enter your email address to subscribe to this blog, and receive notifications of new messages by mail.

His name is a repeated letter in every work or social and cultural event that took place in his hometown during the first two decades of republican Cuba. By that time, he had already forged a personality and an economic solvency that he did not enjoy when his childhood and boyhood years elapsed in the previous century, slave and colonial. Everything that happened in his life has transcendental value for the historiography of this city and the country. Knowing sites linked to it will always be a fascinating memory for those who love our culture. Recently there was knowledge of a site where Bacardi lived and also classified as the most important of those that will live The events related to the life of this distinguished Cuban patriot of which this property was witnessed place him in history as the most important house of which Emilio lived. The whole family moves to the Spanish city. Back in adolescence, the dreams of this age were the real day work and night classes at the school "San Jose." Later, in 1862, he had to dedicate himself to work, since what was later the thriving Bacardi rum factory was born. Emilio was practically a self-taught person, because he always cared about his academic training. Emilio Bacardí arrives at the years of the beginning of the struggle with a fervent desire for justice and freedom. He had already joined young revolutionaries, and although he does not rise, the conspiracy was his main weapon of combat. There he was for four years. And to dilute the last doubts "the house keeps a basement where the conspiracy meetings were held", and an old cover gave that attests that "here Bacardi started his link with the rum industry". Perhaps there are many more stories that this house on Calle Trinidad can tell about the life of this Santiago-loving land who is capable of infecting the reader who takes any of its pages by chance. Researcher of the life and work of Bacardi. Researcher of the life and work of Bacardi. Researcher of the life and work of Bacardi. 1962 Introductory Piano Course. In one of the leading roles: Vichislav Tíjonov. 1962 Introductory Piano Course. In one of the leading roles: Vichislav Tíjonov. If a picture could be representative of the above, it is "Castro in fifth meaning". Perhaps, that is the key to having called and focused an important attention on the part of the visitors of the Exhibition during the 10 official days, and 12 effective. And, in this, not only the marked planes help, but also the selection of colors. It would have been ideal, that the Artist, instead of applying the oil, would have reproduced it in another table. Overcrowded conglomerate, stone igloos from thatched roofs or Galician slate. Game of marbles, once, stones. The frothy sea of ​​restless waves licks the coast or hits the stone. Castro the beehive, honey springs from the pierced wax; sweetens the mouth Then, he knew what he had painted. He put a first title "Marina Castro", then, he preferred to modify it after writing the poem. Dazzling in the exhibition context, even with cheap provisional framings. At least, that's how he painted it, as seen from another dimension. Accompanies the V a check-mark, the sign of approval. It is possible that more time is needed to know the exact meaning of the decline on the horizon. However, in the vision, the circle is a perfect circle, radiating golden rays. So far, he has not used charcoal and has ventured little into the portrait, although in some studies the portraitist appears, which is not yet. The repeated use of the ballpoint pen, instrument that better dominates, carries with it a significant risk at the time of correction to be much more difficult to amend the errors. And, he has fought so that human baseness does not negatively mark the beauty of his Work. Postcard taken from an Internet collection. He looks like his youngest and twelfth son at that age. Here, you would have a painter, who is linked to their two nationalities, so far. By the way, the Intellectual loves all countries, in which it has been accepted and loved, respects its human dignity. On the contrary, he launched the message of a great artist capable of filling his pictorial work with any elegant salon that precedes good taste, beauty. Both paintings are symbolic landscapes, made differently and without the original intention of being a couple. Also in the foreground, there is flowing water and gardens, while the open field is full of flowers and multiple paths, which natural garden. Meanwhile, in "Valle" the uncultivated savanna predominates, like an open space for the trot of a horse, which is not visible. The accuracy and safety of lines of different curvatures has been discussed without the use of drawing instruments. This speaks more of the ignorance of other modes of communication, of the diversity of languages ​​in the expression of the intellect. It was defined as "art that materializes through symbols the ideas generated by the artistic act. The speed was amazing, when he finished he dropped the pen on the canvas and exclaimed: "That's great! It is a sober and beautiful picture, still unframed, completely different. The table gave the signal of beginning of the writing of said program. They are in the power of the then friends: two in Berlin? However, one of Berlin is owned by the Pintora. In that "my" so possessive and stressed, when he loves, when he wants or is special a person. Everyone was absolutely amused in hell and it was the part they liked most with a great hubbub of priest and parishioners. At least, the most approximate in Santander. Before me, he exhibited Palomo Linares painting. I only remember the seats overflowing with the public. I think he was a small man of stature. Well, it was in the summer of 2011. I had no news of the exhibition, but had attended and I would have greeted him and exchanged some words. Much more, maybe, interviewed. However, I can tell you, I felt much more comfortable at the Hotel Real. There, I always feel at home, in a medium more in keeping with my own Self. I love the atmosphere of the Hotel Real. It is the only place in Santander, which I visited for several years. And, we greet each other, we always talk pleasantly, that we have met in the course of these 12 years of life in Santander. I've always wanted to meet her and I did not know where to find her. I even painted a painting and decided to give it to him, just to meet a graduate of Harvard University. My initial interest was only in the university level. Talking with someone you know, the idea came up, January 2, 2012. Well, my second chocolate, because the first one I took alone in the Studio. I thought of the framed pictures and counted the spaces. On a napkin, right there, I designed the location. I declare, that it always gives fear; in the same way as facing a new task or giving a lecture on a complex topic. Although, when you start you relax and progress without difficulties. The same thing, when you are going to write a book or you intend to make a picture superior to the previous ones. It is feared that he will not measure up or feel that the task exceeds the preparation and skills reached until then. And, there, it will be in permanent exhibition. That picture is very important, therefore, I have taken time. I even paint, if I do not have desire. It is a process of continuous growth. I thought it was very good, because I was born in Primavera myself. He knew 14 languages ​​and he mastered 7, apart from the other knowledge and studies. In 2007, I did a Prologue Homage for her 65th birthday in 2007. A few days ago, as if by magic, the acknowledgment appeared; It emerged between the papers. Therefore, I did not go to see the movie. There was public in satisfactory amount. There were seats for everyone, but there were no left over seats, both the Hall and the adjacent Bar were full, no tumult. It would not have been appropriate for the place. Of course, I had to move contacts from a few years ago. And, people, like Carmen Palomera, who always responds with her presence and takes some of her friends. A: Now, yes, but I did not know them. I invited them through their children, because I bought one of their shoe stores, the closest to the City Council. He came and greeted me; He presented himself with a thousand loves and asked for excuses, because his wife would arrive a little later. She apologized at the end of the Inaugural Activity and explained the reasons. Belén González and her friend accompanied me to the table, First, he was kind enough to take the pictures and promised to send me other photos taken with his mobile phone. Well, most of the people gathered there are my readers, although not all of them. There were people, in important numbers, who were not known to me. If you ask me what I said, I do not know. Normally, I am very spontaneous in interviews and I do not prepare them. Member of that group of friends, Dr. Ing. Juan Antonio Torres, who collaborated in the exhibition days in transportation, complemented by his brother. Important question, because, otherwise, I could not have done so much physical presence. I only took two days off, which appreciated my heart. Q: In any case, you have not answered my question. I will only point out that I did not know them and I invited them for myself. And, I said: "You are very cute! I do not remember which, but it looks like. " A: I said, no, personally. Although I had seen him, in a public place, in December 2010. He approached me and talked with me. I treated him kindly, but I did not pay much attention to him. I was simply a person, who had approached me and asked normal questions; He arrived quickly and left with the same promptness. Yes, it caught my attention: it was funny. She knew who she was talking to, too, that I wanted to meet her. That day, I even tried to sell him a book. Of course, I got the impression that this Lady had read my novel. I perceive it, as a demonstration of support and solidarity from a colleague, from Santander with greater intellectual preparation. From this interview, I express my sincere thanks. Q: Was there any other remarkable presence? I only know the little people of Santander, the most visible, among them, some journalists and politicians. I do not know if the same day or the next one was a Lady, who looked like the Marquesa, but it was not her. Apparently it was his sister, the Director of Telva magazine. He was so kind, that he allowed me to photograph him and his opinion participated. They were not there as reporters. In my first years in Santander, they used to invite me frequently to the Radio, including one-hour programs. Well, that was before I asked when they were going to pay me for my newspaper articles, that they had the favor of the public or when they were going to give me a column. Q: Have not you ever been paid for your items? It seems, they only eat the fixed payroll. However, the best of newspapers are the opinion articles pages. Many times, they become "collaborations". I guess, some are paid and others are not. Your articles are taking the most important place in the Opinions Section. " On that occasion, he asked me for a monthly article. Actually, he got to publish me until 2. Then, I wrote some articles at the request of Lic. Still, he is preparing it or waiting for the moment. It is assumed that the current name, reformed, comes from there. I like the Visigoths more: they came to the land of good wine, Iberian ham and excellent cloth, wool. P: The Celts came through here! And, I suppose, they mixed with those who were there and with those who arrived later; some would settle and others would continue to walk in that or in the successive generations. Q: Which of the squares shown is your favorite? A: Each painting has a different meaning and responds to different moods. The resemblance of a man, in a red coat, with Botín has attracted attention. I have never seen him in person. I've only seen him on the news. That Lord of the photo caught my attention, because he was very interested in the painting with the magic words and in the triptych. He did not go through the show, at least that day. I photographed him from the other end of the room, where he had mounted something like an office. The photo does not have another meaning and the similarity is pure coincidence. It would be an honor, just as it would be abnormal, to have been and not to have greeted me. Q: We have seen an erotic picture, in which You are the model. What's more, you are, in a way, an erotic Writer. I know, it was not his intention to offend me, but he offended me. Then, my anger turned it into a little cardboard and, later, that painting turned out. He made me two unseemly proposals, also, of a confession. It has happened to several people, preferably males. Some have reported having experienced frequent erections at the age of over 80, also, in some 40s and 50s. In the painting, she was thinner than now. I decided to put on some pounds, that's the way it is in Cuba. Thinner I look better, according to the current beauty standards. I like to be thinner, but I feel better with the current weight. It's a matter of beauty perception. Question, which responds to historical evolution. It is a completely historical concept, also, territorial and ethnic. This infers that being fat, in the past, was synonymous with beauty. Lucendo Pombo himself was curious to know, if I had been excited, writing the novel. I was disappointed by my answer: "No". It is not understandable in the light of the Bible the homophobia unleashed against lesbianism. It is not, in any way, male homosexuality in general. Not all readers will understand. I write, for those who understand. The others can watch the Miami soap operas and read newsletters. Q: Certainly, you do not think you're erotic. A: Sensual, kind and with great distinction. This synonymous relationship has to do with the perception of sensuality from erotic circles of Christians. This should not influence the Sciences. Although, certainly, they are full of subjectivities. There is no love without admiration, just as there is no love without sensuality. If there is no sensuality, the sexual relationship could be classified as a reproductive animal. Although, in some circles, they are treated as cattle and sheep. In some other place, they are called dogs, bitches and whores. As old treatment as the emergence of the Patriarchate. They are methods of inferior beings. This is expressed on a personal, family and social level. Over the centuries, the meaning tends to be seized, much more, with the religious litany leading to fanaticism. We are marked by our professions, which are good and bad habits. Q: What are your sexual fantasies? A: It's funny, I have not been asked so far. Maybe, some believe they know. They are very healthy: to bathe with my partner. That is my most important sexual fantasy. Well, take me by the waist and attract me in a pool. It was in the Rossia ship's pool, 1975. I hope, to delight you in a novel already started and parked several years ago. I do not know if it is related to the spiritual influence of the readers; Not always very healthy sexually. Some have bothered me in my magnetic field. Possibly, the random life of the actors is due to the sexual fantasies of the viewers, and viewers of the cinemas and theaters. Also, the fault of sexologists and other specialists, who induce their patients to resolve issues of lack of sexual empathy within a couple through third parties. My sexual fantasies do not exist in the way that it is customary to talk about this question. In addition, each relationship is a relationship in itself. I do not mix people or relationships. For example, those who follow my Web, may have read my most recent poems, because I was moved by the model of the protagonist of one of my future novels. For that reason, I have returned to the erotic charge? Of course, still, I do not find enough information to write it. There are titles, protagónicos models, scenarios to know, and much to experience and observe. A: It is a goal as big as painting the beautiful and changing skies of Santander. The best skies are made by the Academy. And, to paint well, with mastery of the sky, is in itself a specialty. The Great Painters are counted, that the criticism highlights, in the first place, their skies. It would be very erotic, although dressed, to paint my chosen model. Still, I do not find the knowledge and skills strictly necessary to undertake a portrait successfully. In this sense, the biggest difficulty is that I do not like to repeat the paintings. Something similar happens to me with my love relationships. Q: One last question: What is your next project? A: First, conclude a set of tables, which are under development. Thirdly, I will continue reciting and uploading some poems to my Web and other Internet sites. Sometimes, I combine the tasks and this is expressed, in which I move forward in one direction and other issues have to wait. However, all this is part of the usual. My biggest and most immediate project is to be happy, to find a suitable, admirable person and one I can love with all the strengths of my being. Good taste is the basis of beauty, which, in short, is love. Therefore, I usually say that where there is beauty and love is in the presence of Art. Therefore, I consider growing to the Academy. Places, in which, for the first time, I came into direct contact with the most famous Masters to the present and their original paintings. There, I could contemplate the young Picasso and exclaimed: Now I can say that I knew how to paint! By the way, he painted much better in his youth, when he had not contaminated his artistic work. I appreciate your presence, once again, in security, that in the course of these 9 days of exposure we can meet again and talk. It is a long tail dragon, disguised. Horse that is not horse, either, jata; flee in terror Guernica apicassada. Cloud intercepts in the form of a sponge blanket; he tries to stop his legs, binds them. The restless sea quiets my subtle gaze: foamy waves are diluted on the beach, a range of blue nuances until far away. On the Beach of the Dangers, poses a boat. A boat without owners contemplates the rough sea. Everything depends on what is considered first, the one. A century of peace for a defeated, apparent victor. Not only is the inadequate use of the infinitive as an imperative, but a way of asking for silence, which is not usual in Cuba, even when addressing a child. For example, on p. 257 there is a desperate promise: "I will not abandon you again! Download the mules in the warehouse: cure the killings and do not waste time: beware! For this reason, I would like to quote you extensively for not corresponding in any way with the sold image of "El Patriota". That in view of the Gallana proof that you give Vd. I want to point out, that, in the present literary essay, I have tried to be as objective as possible. In this, my long experience in research and social testing at the highest level in Cuba, and not only, helps me. Also, the efforts of Mathematicians specialized in applied mathematical models, specific to determine literary fraud, are collected. Even, his attorneys took charge of burying him with his pseudonym and not with his real name. This is not only revealed in the pages written, really, by Emilio Bacardi, but in a set of epistles and other writings addressed to him or in which he is mentioned. Laism is a defect or way of speaking in Spain, which very often hurts our Cuban hearing. Specific examples: "Journada" instead of "Jornada" and "republicano enragé" to say "rabid republican". In addition, a closeness to his profession of origin is expressed insistently in the descriptions, marked by the enlightened, studied and militant academicism. Such morbidity is only typical of a Spanish, Peninsular Catholicism, marked by the dark age. A second important work, so striking, was the mural painting of the eagle of the store of the same name, located in the Center of the second city of Cuba and capital of its easternmost province. The last straw is that the disciples have hidden their Master in their early physical disappearance, their children being very small. I would not dare to question the authorship of "La Siesta", if it were not indicated that it is a Havana painting, in addition, being its author from Santiago. The railings coincide with this postcard, which was circulated in Havana in 1934, precisely, something very typical of Aragon. In Cuba, I have seen that type of railing in wood, but not in masonry. And it seems not to be characteristic, at least in colonial Havana, such an interior, as an interior patio communicated with an exterior patio overlooking the sea. However, the carpet would place us in Europe, although it could be an eccentricity in the tropics. Both were in Paris and, very likely, there was a friendship or professional relationship. At a minimum, I would ask for an expert checkup authored by "La Siesta". Pomegranates are in the 2 countries; in Cuba, they are scarcer. From my point of view, the most successful fruit is plum, as if it were natural, pick it and eat it. It is a very Spanish subject, as are the three bulls together. Only in mine, being from Santiago de Cuba, a city surrounded by mountains, I painted mountains in the background and a sun. And, in the same place of the coconut tree, a real palm. At least, I would be far from the image, which I have in my mind, of my Lord Grandfather. Certainly, he had to paint in Cuba. For the city of Cienfuegos, he left a trail of decorative plates of his authorship. It was a year dedicated almost exclusively to that work; I suppose, that they would have a market and be in correspondence with the aesthetic taste of the wealthy class of the city. It is necessary to decipher the enigma before more generations pass and openly adjudge, by more distant descendants, to probable impostors. Also, if the acquisition was lawful and if they have the ownership documents. This caught our attention, because, in general, painters give titles to their works. And, it seems to us unfinished, in the area of ​​the jaw, the "Lady with a shawl". It would be interesting an investigation about it. Knowing photos of the models would help elucidate the unknown. in the possession of one of the Bacardi. It seems, that the time has come to take the art and authorship seriously. The honesty of authorship can not be left to charlatans and those who presume or aspire to reach goals without adequate studies and without trying hard enough, lazy and not so lazy, ambitious without scruples. The following month, the Fiesta de la Banderas is held for the first time. And, with the New Year of 1902, the third ennobling idea of ​​the city: the sidewalks and the mode of financing. Evidently, a figure of development had arrived in the capital city of eastern Cuba and, apparently, it dazzled the provincial Mayor. Although it is possible that he had, before, been in Havana. It seems that he moved his residence to his newly built Cuabitas mansion, in 1903, when he was Mayor. It is not until 1919, that the new building of the rum factory is made, and until 1912, that the firm manages to go back 50 years in a state of permanent bankruptcy. There is a lot in common between the two portraits. Giuseppe Garibaldi, by Malinski, 1845. A genius can not have resided and marked half a century, in his stay from 1901 to 1909, and disappear. And, his sons and disciples reprobate did everything possible and impossible to place in the shade. Well, to conclude I do it with the painting, which would not be able to paint any amateur, even a major painter of not being an Academician. This plant blooms in Spring. A few days later there were two, one next to the other. Being Founder and, presumably, promoter of the construction of the most aristocratic Cast of the capital city, which opened a new way of life to the wealthy families. To Cuba almost everything arrived, but he arrived late, when his apotheosis had passed. When I began to suspect something else, I decided to see if there was a painting with that name. Small, compared to Cuba, and round, with an intense green and much sweeter. They differ substantially to the so-called water melon in Cuba. It would be convenient to study the photos of that peak moment for the eastern capital. I extend ownership of all my paintings, from the moment I started the activity in a professional manner. The same term, already in disuse, refers to a large and magnanimous man. Although it would not be entirely successful, it is a Catalan of Cariñena. Its main economic activity is Commerce. The same thing happened to me with the Portrait a Garibaldi. In that precise moment, it was that I was told in a soft and auditory thought: "Be soft." Meanwhile, My Mother was the one who manufactured and embroidered the uniforms of all workers. He even dared to ask, despite the violin studies. Being amateur does not make anyone professional. He insists on the likings of Emilio Bacardi in various texts, which try to justify his sudden and late work. In: Emilio Bacardí in his time. It is necessary to document and Investigate. It would be of my interest the study by some highly specialized investigator of the accounts of the Bacardi, between 1909 and 1912, as well as review a whole set of notarial transactions in the period 1909-1919. Understood as public office or leading figure of a political party. The majority left the country, after the Revolution of 1959. They were renewed in each generation. The Park was like a vice in some santiagueros. I personally met those people. Done, you have to check and document. And, if possible, from several countries. Vista Alegre marked the tonic and good taste, from it emerged new neighborhoods of middle bourgeoisie and, later, upper middle class. Dwarfs a great man measuring beyond his height. In the same way, it makes a great man small not to respect the heights. There are writers, writers and chroniclers, then journalist and reporters. Not every Chronicler or chronicler is a Historian. It is not the same an amateur that a professional, greater difference with an intellectual. Academies are not always respected. However, to the Authors, to the Writers it is necessary to respect them, for being the highest thought and select of all the human conglomerate. You can not pretend to be a writer without being one. There are many narrators and few writers. There, he resides for a year and his firstborn is born. Unlike these, his was masonry and tiles, being predominantly wooden houses. It is located to the right of the Entrance. Literary works read and studied by me, which I have acquired online in various parts of the Planet. Two beings who knew each other and had friendship in the Peninsula. It is a battle of 1895, which never existed, at least, in the way it is novel. The same locomotive term indicates to be a by-product of the locomotive. Its other ancestor is the bicycle, mainly, the tricycles. At first, Europe had the supremacy in the automobile production. The other is not mentioned, although it is possible that it was used by a correspondent of the Gazette itself. Precisely, these two automobile devices are those arrived from New York. The American Ambassador complained, two years later, about how unattractive the American cars were for Cubans. But noise also literally put together the first car that arrived in Santiago. The device, of the Locomóvil brand, was moved by a steam engine and large wheels similar to a bicycle. As not all streets were conducive to rolling the contraption, their routes were limited to the center of the city. He went slowly, lavishing snorts and smoke. The people stopped to look at him and the boys followed him without missing some who threw stones at him ". This assumes that he resided in the city, to which he returns after a prolonged trip. The first drew the letters up to write. I suppose, when they saw the "locomobile" parked, they would put cans tied to the back. It is essential to point out, that an indispensable condition for the circulation of automobiles is the existence of flattened roads, although they do not have paving. In addition, it is observed, that in the old cars the chassis was elevated and they themselves, light. This network of real roads made possible and useful the transportation by car in the surroundings of the city and within the city, when covering the longest distances. Therefore, it was more a matter of having significant economic income, allowing such a surplus to afford to buy a car, when it could still be boasted with a quitrine. It is very probable that in the corridors some resistance was made in the first years of the decade when the local bourgeoisie did not have a chance before the defeat of the War. to the left and its coconut trees. Note the dress of the ladies and the non-existence of pavement in its central promenade, possibly designed for pedestrians, and Sunday and festive walks. It is already in the presence of the sources. Bystanders, by their position, are accustomed to living with the automobile device. The importation of 2 Locomobile in 1901 was indicated above. It would be an automobile incursion, traveling the Island or part of it. It would be necessary to identify the individuals dressed in the photo of Remedios, obviously, they are the ones who take the car and the rest of the bystanders. One of them with a white cap resembles what is called José Muñoz. The presence of the Oldsmobile 1901 in Remedios makes mandatory an exhaustive search of import documents and relegating journalistic information to the background, although it remains a primary source. In this case, a biographical book about the life of Emilio Bacardi is no more than a partial and not always exact recollection, although it can be used as a guide. I consider it unlikely that the brand was Locomobile when observing the postcard, which presents a huge difference in relation to the Locomobile of 1901. A posteriori has been checked and dated in two ways: 1. Richard Schweid, in his most interesting book, It signals the purchase of that second car in 1904, a Fiat. The American author only makes a mistake when writing the last name, instead he wrote "Grinasy". The Peugeot on the left still does not have front lights, in this model of 1899, there can be more than one model. The one arrived in Santiago de Cuba does carry them and corresponds to the model outlined above, more likely, and which is reproduced in this box on the right. The photo suggests the presence of fenders. This drew the attention of this social Scientist, above all, the conformation of the surnames under the Spanish norm of the moment: surnames of the father and mother united by a conjunction. In addition, a Gaul can indicate an origin or a relationship with France or with Gaul, in a broader form. You could even think of a doctor. Coincidentally, arrived in the city the same year, that the "Locomóvil". Authors use secondary sources without the slightest questioning. Maybe, also in the History Academy of the time. Replace the name of La Alameda in the bust. It is necessary to search and cite documents; verify and contrast graphic information, use the documentary funds of several countries. Santander, February 20-21, 2012 Bibliography: 1. Fiat manufactured at the beginning of the century on the basis of the 1899 prototype. It is very likely that a similar one was the one purchased by Grimany in 1904. Later in the story, the police he uses motorcycles, not like that in 1901. He has to talk to the true historians, specialized training historians in search of files. The postcard constitutes primary information, in the form of a colored photograph, very well colored. Michaelsen was awarded in 1929, in a new remodeling, after the death of said individual, although it will be treated in another specific essay. It has not been possible to locate the model with that name, either, among the Peugeots. The Fiat factory opened in 1900 and manufactured the first 35 first-passenger cars, designed in 1897. According to his eldest son, he had emigrated to Havana in 1897. However, I requested the number of his immigration file in 1897 and It was not found that year. Even newspaper archives can be manipulated with numbers made to replace the original. It is an alert, in this case and, in general, for all historical research. I have read with interest the brief article on the Bacardi signature logo, which appears in "Santiago in me". These in several later notarial deeds are recognized special rights: that of 1862 and successive. Even the bat is original. I am happy to see a positive meaning of that animal, because it is known as the animal of hell. There is much to investigate and clarify in the life of Emilio Bacardi and in Ron's signature, even in that of his father. You are commenting using your Twitter account. You are commenting using your Facebook account. You are commenting using your Google+ account. Cancel Connecting to% s Notify me of new comments by email. Receive new posts via email. Error checking email. Please try again Sorry, your blog can not share posts by email.

We place it here only for didactic purposes and as long as it is not put on sale again. Chapter 3: The Threat: Mental Control Cults Today. Every time I needed them, they were there for me. They risked everything to rescue me from the "Moonies" * and I will be eternally grateful for what they did. Without your help, I could have spent many more years with the Moonies. Some people have been my teachers and, at times, my inspiration. My warm thanks to all those who contributed significantly to the development of this book. I also want to thank Leslie Colket, editorial manager, who believed in this book, made innumerable contributions and supervised its development from the first page to the end. I also want to express my appreciation to Ed Conroy for his contribution in reviewing and editing the manuscript. He joined the project with enthusiasm, and with his knowledge he managed to make this work more comprehensive and effective. Along the way many other people have helped me substantially with their information, evaluations and literary comments. I am very grateful for your help and encouragement. Throughout the many years that I have been linked to the field of sects, I have found some of the most talented, interested and kind people in the world. The clock read 4:30 in the morning. Here is a mother whose husband and twelve-year-old son are there, and she is desperate. We do not know if they are all dead or if there are survivors. Apparently, Jones used his "angels" to avenge his followers who had abandoned him and those who had helped them. The woman whose husband and son were identified among the Jonestown dead was only one among many. I spent hours and days in meetings and talks with various survivors who were returning from Guyana to the Bay area and trying to rebuild their lives after the Guyanese holocaust. There were the members of the basketball team who had escaped suicides and mass murders. I started working with former members of sects about six years before the events in Jonestown, and I continue to do so today. I have given psychological attention to more than 3,000 people who were in sects. I have written about this work and have spoken with groups of lay people and professionals from many countries about the programs of thought modification, intensive indoctrination programs, sects and related topics. West, Doctor of Medicine, pioneers in the study of the effects of intensive indoctrination programs. I was dedicated to follow-up studies of former prisoners of war. I interviewed soldiers who were for a long time prisoners of the Chinese, and I participated for many years in a large part of the conceptual thinking modification programs. Steve Hassan has clearly and convincingly described how mental control is induced. He has included his personal experiences in a sect and the practical knowledge he has acquired over twelve years of counseling to people who have been found in mental control situations, together with the theories and concepts of the scientific literature. The book is alive thanks to the examples taken from real life. It is based on various academic works in the fields of thought modification, persuasion, social psychology and hypnosis to offer us the theoretical framework of how mental control is achieved. Counseling to quit sects is a new profession, and Steve Hassan explains the kind of ethical and educational advice he and others like him have developed. He has spent a lot of time and all his literary skills and knowledge to make this book a very important contribution to the subject. The reader is taken from Steve's first telephone contacts with desperate families to the final result of his interventions. These counseling techniques and tactics are socially and psychologically well developed. They are ethical and contribute to the attainment of maturity. Despite being increasingly necessary, very few counselors are really well prepared and have the right experience. They do not offer what psychologists and psychiatrists guarantee, nor can they replace these or other mental health professionals. Counseling in abandonment of sects is a special field that requires specific knowledge, techniques and methods, as well as a high degree of skill. This book will have a great resonance. Anyone who has a family member or friend who has committed to a group that uses mind control procedures will find it useful. It will also be of benefit to any individual, because it shows how vulnerable we all are to influences and warns that mind control is not a myth but actually exists. We must pay attention to the destructive potential and the terrible impact that the use of mind control by groups with selfish motives can have on many sectors of society. This book satisfies a need and deserves a wide audience. Maybe I'll meet a few new people at this party. The question: -And you, what do you do? The excuse: -I work on my own. Since February 1974, I have been involved with the problems caused by destructive cults. After two and a half years as a member of the sect, I was deprogrammed after suffering serious injuries in a car accident. Since then I have been actively engaged in the fight against destructive sects. I have become a professionally experienced therapist and travel anywhere where my help is truly necessary. My phone rings at all times of the day. My clients are people who for one reason or another have suffered emotional, social, and sometimes even physical damage from their relationships with destructive sects. I help these people to recover and start a new life. My approach to counseling allows them to make the transition in a way that avoids most of the traumas they present with the most rigorous techniques known as "deprogramming." I prefer to call my work "abandonment counseling" to distinguish it from "deprogramming" and other forms of counseling that are practiced today. The work is intensive and involves me completely with the person and with his family, sometimes for whole days. I call these intensive periods "interventions". Usually, I am able to help a person to achieve an impressive recovery of their original identity. Since only a handful of people around the world perform similar work with members of destructive sects, this book reveals, for the first time, most of the significant aspects of this unique profession. Having seen that the destructive sects deliberately undermine the democratic way of life, I am also an activist in the protection of the rights of the people. I am especially interested in the right of everyone to know how destructive sects use extraordinarily complex techniques to recruit, retain and exploit productive and highly talented people. During the last twelve years, my activism and my work as a therapist have focused on these problems. My life as an adviser in the abandonment of sects often makes me feel like I am in the middle of a battlefield. In the seven years that we have been together, Aureet has had to endure in our home the most incredible situations imaginable. Although I try to adjust the number of cases to only attend a reasonable number of clients per week, plan only one or two interventions per month, my well-structured plans are always altered by some unexpected event. One Friday night, Aureet and I returned home late after having been with some friends. registered in the answering machine. When I heard them again, they all turned out to be from a Minnesota family. Next Monday he will leave with them to Pennsylvania, to a three-week workshop. Please answer our call. "I called them immediately, and I was talking to the parents for almost an hour. I discussed the situation with the parents. The next day, they would take the flight from 6.45 in the morning to Boston. They would go to their son's apartment, take him to a restaurant and evaluate his situation. Success or failure depended on how close Bruce was to his parents and how far the Moonies had gone in their indoctrination. Both the mother and father assured me that they would be able to talk to him. I was not so sure, but I agreed that it was worth trying. The next step would be for the parents to convince Bruce to talk to me. I doubted they could get it. The next morning I recorded a program about sects for television, something I do frequently in different parts of the country. After the recording, I canceled all my commitments for the rest of the day. Bruce's parents called me from the Boston airport. They had arrived well and were preparing to go to their son's apartment. We review our strategy once again. Two hours later the telephone rang. They had managed to take him to a Chinese restaurant that was not far from his home. Bruce agreed to meet with me. When I arrived and met with the family, the faces of the parents reflected concern and despair. Bruce tried a shy smile and shook my hand. After an hour, after raising enough questions to form a fairly accurate opinion of his mental state, I decided to take a risk and ask the big question. At that moment I knew that Bruce would get ahead. Bruce was still able to think for himself, but, in my opinion, he had been about to be recruited. His participation in the three and seven day workshops had prepared him for the twenty-one day program. Bruce and I spent the next two days analyzing other information, watching videos and talking about mind control and destructive sects. To the great relief of his parents, he finally announced that he would not go to the workshop. He made another visit to the chaplain and told him the experience. A week later, the chaplain was calling to see if I could hold a brief informative talk with the school's directors. East case was easy and had a happy ending. It was a facade of the Moonies and they found other people who put them in touch with me. Their quick acting allowed them to help their son effectively and promptly. The telephone calls I receive are usually variations of the same request for help. Sometimes, he or she has just been recruited; At other times, the call refers to someone who has been in a sect for many years. It is relatively easy to deal with someone who is not yet fully indoctrinated, as in the case of Bruce. However, most people who call me face the problem for a long time. Some cases are real emergencies; others, on the other hand, require a slower and more methodical approach. Emergencies like Bruce's are somewhat risky because there is not enough time to be prepared. However, I have learned that it is often necessary to act quickly. If someone is involved in a situation of mind control, sometimes a difference of a few hours can be crucial. More than once I have found myself in a train or in a plane sitting next to a discontented member of some destructive sect. During the meeting, I discovered that the person wanted to have more information about how to change their life. I always offer this information for free. These meetings are "mini-interventions". I use the same listening and advising techniques in them as in the most important interventions, only I spend less time with them. My work has two parts: to advise individually and to alert the general public about the phenomenon of sects. I think that raising public opinion about the problem of mental control is the only way to moderate the growth of these groups. It is relatively easy to warn people about the things they should be careful of, even if they only half listen to the radio while they are washing the dishes. It is much more difficult and complicated to get someone out of a sect when he is already in it. Sometimes I have the impression that for every person I get away from a sect, they recruit a thousand new followers. He believed that the only solution to the damage inflicted on people in destructive sects is to "immunize" the general population against mental control groups. The most effective means to achieve this is to provide the public with information on how such groups act. Individual resistance increases if the person knows what to be careful of when facing a recruiter. For this purpose I give lectures and seminars, and appear on television and radio programs on every possible occasion. This is also the reason why I write this book. I wanted to be a poet and a writer, I thought that one day I would become an English teacher. The world in general has not become the nightmare that Orwell described: a place where the "mental police" maintained a state of absolute control over the emotional and mental life of citizens, and where it was a crime to act and think independently, and even fall in love. As a result, they become completely dependent on the group; they lose their ability to act according to their own will, and are often exploited for the benefit of the group's political or economic ends. The world of 1984 was a distant echo of my childhood in the American world of the middle class. He was the youngest of three children and the only male. I remember clearly how I helped my father in the store he had in Ozone Park. My mother, art teacher in an institute, raised me in a warm and loving environment, and always gave me her unconditional support. I remember the times of childhood and I see myself more as a loner than as a participative being. While I've always had several close friends, I've never felt comfortable with student groups. The only The group he actually belonged to was the synagogue basketball team. Before I knew what was happening, my world underwent a dramatic change. Well groomed, courteous and persevering, the Moonies proliferated for years while they were the subject of heavy criticism in the press from almost everywhere. As far as the media is concerned, the Unification Church and its followers vanished in the eighties. Because the Unification Church keeps the figures of its members in the most rigorous secrecy, it is impossible to determine a reliable number that represents the number of followers. As a result, they become beings with a total group dependence for economic and emotional support, and lose their ability to act independently of themselves. I was a leader in the Moon sect. There are many different forms of mind control, and most people think about brainwashing as soon as they hear the term. In this book I will refer to the negative uses of mind control. Not all mind control techniques are intrinsically bad or unethical; in some, the way they are employed is what is really important. The domain of control must always belong to the individual. At present, there are numerous mind control techniques that are far more complex than the brainwashing techniques used in the Second World War and the Korean War. Some include covert forms of hypnosis, while others are instrumented through the social environment; very rigid and controlled, destructive sects. Above all, we must keep in mind that mental control is a very subtle process. I have included more extensive information about mind control in Chapter 4, and also some basic guidelines for recognizing the signs of mind control when practiced in a group. All the groups mentioned in this book as destructive sects that use mind control techniques have deserved such qualification after a thorough investigation. It would be unfair to accuse a group of practicing unethical mind control without a solid basis to do so. The investigation exposed to public opinion the fact that the Unification Church is not only a group of believers but also a political organization with a very active political program. Upon leaving the sevice in the Korean government, Han became Moon's personal secretary and guardian of his children. However, many ex-believers, like myself, have observed that Moon's vision of that kingdom is of a marked Korean accent. During the two and a half years of my Church period, I realized that the highest positions in the hierarchy were accessible only to Koreans, with the Japanese in second place. American members like me were in the third tier. The adepts believe, as I believed, that the donation of their time, their money and their effort is contributing to the salvation of the world. If the United States and the other countries do not fight against communism, they will become weak and succumb. The only salvation for the world lies in Moon and the establishment of a theocratic form of government that replaces secular democracies. One of the speeches that was included in the report corresponds to 1973 and in it Moon says: "When our time comes, we must have an automatic theocracy that governs the world. So we can not separate the political field from the religious one. However, not everything is rosy for the group. The report estimates that only one percent of victims of consumer fraud file a lawsuit, and concludes that the 165 million are only "the tip of the iceberg." Around 200 million dollars have already been invested in this newspaper, 28 but so far the business has not produced benefits. However, the newspaper serves its true purpose: to allow Moon access to circles of power in American politics. The Unification Church is the destructive sect par excellence. However, there are many other groups that hold strange theological doctrines and whose members indulge in practices that, for many people, are totally ridiculous. American political and religious life is as diverse as in any other country in the world. The bases for this diversity are found in the principle of respect for the rights of the individual that are written in the Constitution. Although it is hard to believe, organizations that systematically violate the rights of their members, subject them to multiple forms of abuse and make them less capable of acting and thinking as responsible adults have emerged in American society in the last twenty-five years. For people who adhere to such organizations, the result is harm not only to their self-esteem but also, often, to their sense of identity. Your links with other people will also be affected, and in some cases you will completely lose contact with your family and friends for long periods of time. The damage that results from living in a sect may not be immediately apparent to family members or friends, and even in the initial stages - to someone who knows that person for the first time. But the most varied forms of violence, from the most primal to the most subtle, are the inevitable result. The moment they fall ill or stop producing, they are often expelled from the group. In general, the groups that carry out these practices are, apparently, respectable associations. Cults that use mind control appeal to many different human impulses. The religious sects, which are the best known, focus on religious dogmas. Political sects, which appear frequently in the news, are structured around a very poor political theory. The psychotherapeutic educational sects, which has enjoyed great popularity, proclaim that they provide their members with "inner knowledge" and "culture." The commercial sects play with the desires of the people to obtain prestigious and lucrative careers. None of these destructive sects can fulfill what it promises; in the long run they all hook their members and destroy their self-esteem. The destructive sects cause the most varied damage to their followers, and, I will demonstrate it with several real cases including my own. It is not easy to recover from the damage suffered as a member of a destructive cult, but it is possible. My experience shows that you can take some definitive steps to learn to help, a friend or yourself, to return to a normal productive life. The mental control of the sects does not have to be permanent. My confrontation with life was exacerbated by the depression in which I fell after the breakup of my courtship in January 1974. I was wondering if I would ever find my true love. I have always been an avid reader, and at that time I began to read many books on psychology and philosophy. Through the writings of G. 1. Much of what I read described the natural condition of man as "asleep" before the truth, and in need of someone spiritually more advanced to guide him to higher levels of awareness. The suggestion that it was imperative to join a spiritual school was implicit in those books. At age 19, I sensed that I would never be happy as a businessman, dedicated my whole life to making money. I wanted to know the answers to deeper questions. And if it exists, why does it allow so much suffering? At that time, I felt an enormous pressure to do something that was a great contribution to humanity. All my life they had told me how smart I was and how much I would get when I was an adult. The following year I would get my degree, and I did not have much time left. I had already become in "adoptive father" of a little girl in Chile to whom he sent money every month. I decided that being a writer was the best one for me, so I dedicated myself to writing. However, I thought that was not enough. I looked at the world and saw so much social injustice, political corruption and ecological problems that I felt that I had very little to offer. I was aware of my desire for things to change, but I did not know which way to go to get it. One day, while reading a book in the student union cafeteria, three attractive women of Japanese origin and an Italian-American man approached my table. They were dressed as students and carried books. They asked me if they could share my table. I nodded, and a few minutes later we were talking amicably. Since I had a three-hour break between classes, I stayed with them and continued the conversation. They told me that they were also students and that they belonged to a small community of "young people from all over the world". They invited me to come visit them. When I arrived, I found a lively group of about thirty people from half a dozen countries. I asked them if they were a religious group. I enjoyed the stimulating conversations and the enthusiastic atmosphere of the meeting. These people related to each other as if they were brothers, and it was evident that they considered themselves part of a global family. They seemed very happy with their lives. After my depression of the previous month, I felt energized with all that positive energy. I returned home feeling lucky to have met such lovely people. The next day I came across Tony, the man who had approached me in the cafeteria. It was vague and simplistic, but nice, and I agreed with almost everything he said. However, the content of his speech did not explain why all the members of the group always seemed so happy. I ended up returning the next day, and on this occasion another person gave a talk about the origin of all the problems that humanity had. At that time I did not realize that my questions were never answered, and I did not suspect that they were deliberately manipulating me. However, I felt somewhat confused and expressed the intention not to return to meetings. As soon as I spoke these words, it seemed that an alarm sounded among all present. When I left the house and got into the car, a dozen people appeared running, in the cold February air, barefoot and surrounded my car. They said they would not let me leave until I promised them I would return the next night. After a few minutes, I agreed more than anything because I did not want to feel guilty that one of them caught a cold, Once I gave them my word I could not back out, although I did not want to return. When I showed up Thursday night, I was flattered by everyone throughout the evening. This practice, as I learned later, is called "amorous bombing". No less than thirty times I was invited to accompany them to "a weekend out of town for a retreat in a beautiful area north of the state." Again and again I replied that on weekends I worked as a waiter and that I could not go. The next day, I phoned my boss at the Holiday lnn banqueting office to inform me of my weekend commitments. I wondered what Gurdjieff or Ouspensky had done in my situation. They had devoted years to the search for superior knowledge. I called the people in the house and I went with them on Friday night. My immediate reaction was to ask myself a series of questions that I did not express aloud at the time. They took us in a pack from the van to a small wooden structure sheltered between large trees. I experienced a sense of fear. I decided to make the best possible use of the situation and not set up a scene. We went up the stairs and entered a room that, I learned later, had been an artist's studio. A large blackboard hung on the far wall. In one corner there were several well-ordered piles of folding metal chairs. After a few minutes, we had already been divided into several small groups. Nobody asked why; we just obeyed everyone. We were presented in turn while we were sitting cross-legged on the floor of the beautiful compound that is part of a large estate with a huge mansion that had been purchased, as I learned later, the Seagram family. They made us sing folk songs while we sat on the floor. I was embarrassed by how childish everything was, but no one else seemed to care. The atmosphere of the moment, with all those enthusiastic young people who sang, brought me warm memories of the summer camps. That night we were taken to the bunk beds installed on the top floor of a renovated garage, and the men and women occupied separate rooms. To conciliate the dream was almost impossible Not only were we squeezed, but to make matters worse there were two who snored deeply. Too many to think I was in a summer camp. The other newcomers and I spent the night in white. In the morning, one of the spirited young people of the Queens house group came and chatted with me. He told me that he had also been a little surprised at the strange things he had seen and heard in his first workshop. He begged me not to adopt a closed attitude and to give "them" the opportunity to expose what he called the Divine Principle. His voice was imbued with so much mystery and intrigue that it dissipated my suspicions while arousing my curiosity. Soon after, they made us practice a few minutes of calisthenics before having breakfast. When we sat on the floor, a charismatic man with cold blue eyes and a piercing voice introduced himself and enunciated the rules to follow during the weekend. He was the director of the workshop. We were told that we should always remain in the small groups that had been assigned to us. You could not walk alone through the farm. The questions would be asked only after the conference was over and when we were back with our group. Next, he introduced the speaker, Wayne Miller. Mr. Miller, an American about to turn 30 dressed in a blue suit, white shirt and red tie, radiated the charm and confidence of a family doctor. As his lecture went on for hours, I began to feel very uncomfortable. The workshop was too strange for me. I liked most of those present as individuals: they were happy and well-intentioned students, like myself. But I disliked the rigidly structured environment, the somewhat childish religious atmosphere, and the fact that I was deceived about the nature of the place. Every time I tried to make an objection, they asked me to keep my questions for after the conference. In the small group the answer was invariable: "It's a good question. Do not forget it because it will be answered at the next conference ». Again and again they told me that I should not judge what I was listening until I had heard everything. The whole weekend was scheduled from morning to night. There was no possibility of being alone, The members outnumbered the newcomers in a ratio of three to one, and kept us under siege. We were not allowed to talk to each other without the presence of one of them. The first day passed, leaving my sense of reality more or less intact. Before we went to bed, they asked us to answer some "reflection" sheets designed to reveal everything we thought and felt. I spent another restless night, but I was so emotionally and physically exhausted that I managed to sleep for a few hours. The second Sunday, started exactly like the previous one. But now we had all endured 36 hours in that feverish and crazed environment, and it seemed like a week had gone by. I began to question myself: "Is there something wrong with me? At dusk on Sunday, I was more than willing to start the trip back home, but the hours passed and no one made the slightest gesture of leaving. Finally, I asked for the floor and said I had to leave. The director of the workshop took me aside and informed me that everyone else had decided to stay the third day. Tomorrow, he promised me, everything would be clear. A part of me was really curious to know how it ended. Also, I depended on these people to take me. I did not want to worry the family or my friends with an emergency call to come pick me up or, worse still, hit the road to hitchhike in an unknown part of the state, in the middle of the night and in the middle of winter. On Monday they stimulated us to an unprecedented emotional level. It was intended to be a precise and tight script of God's methods to lead mankind to the path of His original intention. No one among those present at the workshop could say it. When the time came when we were ready to return to the city, I not only felt exhausted but also very confused. I was excited by the very slim possibility that God had been directing my whole life for the sole purpose of preparing me for this historical moment. Other times, I thought the whole thing was a hoax, a practical joke. An atmosphere of profound seriousness reigned in the overcrowded study. I remember the final speech of Mr. Miller's conference. Finally, the director of the workshop stood up and began to pray a very emotional prayer that we were all God's lost children and that we needed to maintain our lives. He kept praying, asking that all mankind stop living sunk in materialistic egoism and return to Him. He repeatedly asked for forgiveness at all times throughout history when God had asked men to do His will and I had been deceived. For his part, he promised to put all his effort and dedication. His sincerity was overwhelming. One could not help but be moved. But I was not allowed to leave yet. Jaap van Rossum, director of the house, insisted that I stay and talk with him for a while. I could not wait to leave, but he was adamant. When he finished reading, Jaap begged me to pray for everything he had just heard. He told me that now I was responsible for the great truth that I had been taught. If I turned my back, I would never forgive myself. Afterwards, he tried to persuade me to spend the night in the house. Inside I shouted: "Get out! In order to escape, I shouted: "No! However, I felt guilty for being rude to such honest and wonderful people. When I arrived, my parents thought I was drugged. They said that he looked terrible: his eyes were glassy and evidently he was suffering from great mental confusion. I tried to explain what had just happened. I was exhausted and spoke incoherently. When I told them that the workshop was linked to the Unification Church, my parents became upset and believed that I was preparing to convert to Christianity. His immediate response was: "Tomorrow we will go talk to the rabbi." I did not know what to do or what to say. I left there saying to myself, "The only way I can make this whole thing clear is to investigate it on my own." I wished I could talk to someone who had information about the group but was not an adept. In February of 1974, no one I knew had heard of the Moonies. Innumerable questions assailed my mind. I prayed fervently that God would send me a sign. It did not occur to me to think, in my state of confusion, that I had been subjected to mental control, 1 that only a week before I did not believe in the existence of Satan and that I was now afraid that he was influencing my thoughts. My parents advised me to stay away from the group. They did not want him to abandon Judaism. I did not want to leave it either; I wanted to do what was right. I thought that if Moon was the Messiah, then I would be fulfilling my Jewish heritage by following him. Even though my parents opposed the group, I believed that as an independent person of nineteen years of age I was able to make my own decisions in the matter. The group members had told me that if I did, I could intercede for my parents and save them spiritually. After several days of prayer, I received what I assumed was a "sign". Unable to concentrate on my student tasks, I was sitting on the edge of my bed. I leaned over to pick up one of my philosophy books and, opening it at random, read a paragraph that said that history goes through certain cycles that help human beings in their evolution towards a higher plane. At that time, I thought I had had a spiritual expérience. I thought God was telling me to pay attention to Mr. Miller's lectures. I felt I had to go back and learn more about this movement. The bond gets narrower: I become an "adept" As soon as I called the center, I was immediately taken to another three-day workshop. I had to admit that I had not. He added: "Stop thinking from the point of view of fallen man. Think of God's point of view. Since the members are so imbued with accomplishing the assigned goals, there is no room for "old morality." Although the workshop was almost identical in content to that of the previous week, I felt that this time I had to listen with an open mind and take notes. This time, Miller gave a conference on communism. He explained that communism was the satanic version of God's ideal plan, although he denied the existence of God. It was, therefore, the religion of Satan on earth and had to be opposed to it with all vehemence. I was excited to think that I was one of God's "chosen ones" and that the path of my life was now on the "true path". There would be no more wars, no more poverty or more ecological destruction. Only love, truth, beauty and kindness. However, in the depths of my being, a voice told me to be alert, to keep questioning everything. After that workshop, I went back to Queens. I was immediately attracted to him. I was impressed by his spiritual and humble nature. He wanted to learn everything he could from him. In hindsight, I realize that Mr. Kamiyama attracted me because he possessed qualities very different from those I had known since I was a child. My father, a simple businessman, had told me on countless occasions that there was no person who could change the world. Kamiyama believed with all his strength that a person could make a big difference. He was very religious and emotionally expressive. My father, despite being a sincere man in his own way, was not really so. Looking back and analyzing the relationship, I see that I allowed Kamiyama to take my father's place. The kind of verbal approval and physical affection I was looking for in my father was given to me by this man, who knew how to use this emotional advantage to motivate and control me. It was the case that I was the first new recruit from the center of Queens. Just a month before, the great center of Manhattan had been divided into eight satellite centers scattered throughout the different districts. Since I was the first, Mr. Kamíyama said that it was a sign that I was destined to be a great Leader. He made me one of his twelve American disciples, and he supervised everything I did. Although I had never liked to belong to groups, my privileged situation in this group made me feel special. He was born in 1920 in what is now North Korea. He moves with the demeanor of a small sumo wrestler, and wears $ 1,000 suits. He is a cunning manipulator and a great communicator, especially with those who have been indoctrinated in the belief that he is the most important man on the surface of the earth. Usually, Moon speaks Korean or Japanese and uses the services of an interpreter. They told me I was doing it for "spiritual" reasons. During my stay in the sect, I attended more than a hundred of his conferences and participated in some twenty-five meetings of leaders chaired by him. Messrs. Moon and Kamiyama knew how to cultivate their disciples to be loyal and well disciplined. The highest members of the hierarchy were trained to carry out their orders without question or hesitation. When I was completely indoctrinated, all I wanted to do was comply with the instructions they gave me. I was so committed that I suppressed my authentic self by the new identity. Every time I remember it, I am amazed at the manipulation I was subjected to and how I manipulated other people "in the name of God." I can also see clearly that the higher I went up in the hierarchy, the more I became corrupt; Moon was molding us in his likeness. In fact, he once explained to the leaders that if we remained faithful and carried out our missions properly, we could become presidents of our respective countries. We would all have Mercedes Benz cars, personal secretaries and bodyguards. I learned to present the introductory lectures of the Divine Principle three months after my admission. By that time, I had already recruited two people who became my "spiritual children," and I was ordered to drop out of school and work and move to the center. I cut my hair very short and began to dress in a suit and tie. I donated the money from my bank account to the center, and I would have given them my car if it had not been in my parents' name. I had to abandon my Chilean "adoptive daughter" because I had no way of earning the money I should send her. I was asked to sacrifice my "Isaac", a term used by the Moonies to refer to what their members most value. I threw away everything I had written. After officially leaving school, they sent me to the campus to recruit new members. The leaders assured me that I could return to the university the following year to get my degree. When I expressed my desire to be a teacher, I was informed that the "family", which is what members call the movement, was planning to open their own university in a few years and that I could give my classes there. I was ordered to set up an official student club at Queens College although I was no longer a student. I had no connections with other groups, I received the instructions and funds from the director of the Unification Church in Queens. We offered free lectures, poetic readings, political rallies against communism and free movie functions, while looking for potential members. He lived wrapped in a kind of cloud, exhausted, full of zeal and emotionally overloaded. I only slept three to four hours each night. Almost all my time, during that first year, was devoted to recruiting new members and giving lectures. I learned how to fast for three days by drinking only water. Later, he would have to do three water-fast fasts of one week each, as part of a purification process. Before joining the Moonies, I had had long discussions with my father, in the dining room at home, about Nixon. My father, a businessman, was at that time a firm supporter of Nixon. Since my father had always supported Nixon, I thought he would be satisfied. Only after leaving the group could I laugh at the irony of that sudden change of roles. Sun Myung Moon was personally responsible for issuing the relevant orders. He told us that we should not tell anyone that we were members of the Unification Church and deny that we had any political motivation. The delegates voted against. The Moonies claimed the victory and we were informed that the South Korean government was satisfied. Being so close to the "Messiah" was very stimulating. I felt tremendously fortunate to be part of this movement and I took myself very seriously because of the spiritual repercussions of everything I did. I thought that every action I did had a great historical impact. I strived to become the perfect "son" of "True Parents," 7 loyal and obedient. I always did what they sent me. I wanted to prove my loyalty, and I was tested many times by Kamiyama and other leaders. As a leader, I could see and hear things that ordinary members would never know anything about. On one occasion, at the end of 1974, Moon took several of us to inspect some farms he had bought in Tarrytown. As always, he gave us one of his usual talks. However, it stuck in my mind. In this way we would do him a favor and it would be much easier to lead him to the right path within the spiritual world. Being a leader also reported other benefits. On one occasion, Moon gave me an Italian handmade glass statuette and $ 300 in cash. I came to desire the feeling of being in front of hundreds of people and officiating the Sunday service or giving a lecture on the Divine Principle, of seeing how the members looked at me as a spiritual and wonderful person. He even speaks "miracles" in my life. Once, I learned that Moon had ordered all the American members to participate in a leadership training course that should last 120 days. To my great surprise, Kamiyama interceded with Moon so they would not send me to the course. I was led to the presence of Moon-designated as "Father" by the members-and before I knew what was happening, he put his hand on my head and announced that I had just graduated in the course of 120 days. I felt that I had obtained the approval of the man whom I considered to be God's representative on earth. Moon used a new style to motivate the leaders, at first he was kind to us, buying us gifts or taking us to dinner or the movies. Then, he invited us to his mansion and screamed and scolded us for how badly we were doing our work. Moon also liked to maximize the degree of competitiveness among leaders to achieve the best performance. I chose someone who was very successful in recruiting new members or raising funds and presented it as a model of perfection, embarrassing others so they would pay more. It was ironic to see that while the goal proclaimed by Moon is the unification of the world, most of his strategies stimulated rancor and jealousy among leaders, virtually ensuring the lack of unity. When I met him, Moon was a movie addict. One of his favorite movies was Rocky, which according to his words had seen several times. On a memorable occasion, he told us that all of us should have the same determination as Rocky Balboa to defeat our enemy. It was the most expensive film of its time, and all the criticisms were unfavorable.8 When remembering all these episodes, I think that one of the main problems of Moon as a leader was his short-sightedness. He always seemed to be more concerned with immediate results than with the future. For example, his carelessness Due to the legal and accounting aspects, he was taken to jail.9 The hardships he used to buy land and businesses earned him bitter feuds in many towns. His political entanglements, like Nixon's support, led him to be known throughout the country, but they also alerted society about his antecedents and his unethical practices. This lack of vision has caused huge problems for your organization over the years. In a new stage, I became the main speaker in Manhattan and suffered a strange change in my relationship with another American in the group. In this new position, my task was to recruit new members for the workshops. Many of the group's activities had come to light, and we were facing a kind of public "persecution" without quarter. We identified sincerely with the first Christians; the more people opposed us, the stronger we felt. Motivated even more by this growing fear, we continue our recruiting activities at a feverish pace. We were pressured to have each member recruit at least one new person per month, and all members reported to their central boss each night of the day's activities. It was as if we were the army of God in the midst of a spiritual battle; the only ones who could march to the front and fight daily against Satan. They sent me with other North American leaders to Manhattan and we formed a model team to raise funds. We worked twenty-four hours a day. We were constantly on the street, in the worst places you can imagine. On one occasion I was about to be assaulted in Harlem by a man armed with a club that saw me when I sold candles at night. Another day, a man tried to steal my money at the point of a knife. Since I was a loyal and disciplined Moonie, I could not allow anyone to keep God's money and I refused to give it up. Luckily, I managed to escape both times. Asleep at the wheel One of the ironies of my experience with the Moonies was that the higher I was in the organization. I was closer to total exhaustion, which in the end would be the cause of my leaving the group. Since I was so successful in raising funds, I demanded myself to the limit over and over again. In those days I worried very little about myself. The only important thing was to work as much as possible for the «Father». Luckily, my family had not forgotten me and they were very worried about my well-being. When I had finished my work with the fundraising team in Manhattan, they told me that my family was trying to kidnap me and deprogram me. They sent me secretly to Pennsylvania and gave me orders not to inform my relatives about my whereabouts; the correspondence was to be received at an address in another city. Years later, after leaving the group, I came to the conclusion that I had been taken out of the city with a deception. I had discovered several incongruities that cried out to heaven. It was dangerous for someone with my position within the organization to ask questions that could not be answered. The other group leaders infused me with so much fear of the deprogrammers that I forgot my questions. I believed that my spiritual survival was threatened. They told me terrible stories about deprogramming. Even though I did not realize it at the time, each new story about deprogramming was more exaggerated than the previous one. After a couple of months of collecting funds with a Pennsylvania team, I was in charge of the fundraising in Baltimore. My regional commander ordered that each member collect a minimum of $ 100 a day even if he had to be up all night for that. I had a "young" team made up of eight inexperienced people. As a good leader, I had to set an example and accompany them at all hours. I demanded my team to the fullest, and collected more than 1,000 dollars a day, in cash and free of taxes. We sold chocolates, candies, roses, carnations and candles. A box of candy that cost no more than thirty cents was sold for two dollars. We sold a ten-cent flower at a minimum of one dollar, if not two dollars. People bought these items because they believed that they were making a donation to a charitable cause. Our consciences had been reprogrammed according to Moon's scale of values. We told people that we sponsored programs for Christian youth: a lie. We said we ran centers for the rehabilitation of drug addicts: another lie. I declare, that we helped orphaned children: more lies. He had not slept in the last 48 hours, and he was traveling alone. In general, he accompanied it to be protected against the attack of the forces of evil, the "spirits of sleep." As ridiculous as it seems now, I believed that spiritual beings were around me, waiting for the moment to invade my body and possess me. All this was part of the indoctrination of mind control. Keeping the focus on the True Parents was the only means to ward off the evil spirits. If my attention faltered, it could be mastered. Phobias such as these served to maintain the dependence and discipline of all members. On this occasion he was too confident. I fell asleep and woke up abruptly. All I could see was the back of a huge truck that was approaching me at high speed. I hit the brakes, but it was too late. The van was crushed, and I was trapped in its remains. The pain was unbearable, but it was impossible for me to do anything: I could not leave. The emergency team used more than half an hour to assemble a pulley that could pull the steering bar and set it aside to have space to get me out of there. Again and again I repeated these words to try to center my mind on God and beg His forgiveness. Like any other good member of the sect, I blamed myself for not being "pure" enough. It never occurred to me that I should have slept at least my usual three or four hours a night. I felt that I had been chosen by God for this holy mission and that I had failed. The accident, however, caused that subtly began to cut the ties that bound me to the Moonies. First of all, I could sleep, eat and rest. Second, at last I could see my family. My parents and my other sister, Stephani, were "satanic" beings according to the Moonies, but I still loved them and wanted to convert them. Third, I could take things more calmly and think, because I was away from the constant indoctrination of the group. Fourth, my parents had decided to deprogram me. In fifth, I had a cast on my leg from the tips of my fingers to my pelvis, so I could not move without crutches. I could not resist physically or flee. I was sitting on the sofa in the dining room of my sister's house when my father showed up unexpectedly. He sat next to me and asked how I was doing. When I answered that I was fine, he stood up. I was amazed, and then I realized that I had been caught. I was very well indoctrinated, and I immediately "knew" that the team of deprogrammers had been sent by Satan himself. Therefore, I was very surprised when they proved to be kind and friendly people. They spent several hours talking about what they knew was wrong with the Moonies. As a sworn member, I was reluctant to hear his words. After all, group leaders had taught me about deprogramming. I would not allow Satan to make me lose my faith in God. The next morning, my father told me we were going to visit my mother. How I thought my mother would get on my part and finish with the deprogramming, I hurried to take my crutches and I settled in the back seat of the car, with the leg stretched. My father was driving, and two deprogrammers were at his side. I was enraged, however, when my father did not take the Long Island Expressway exit that led to his house. Although it is hard to believe, my first impulse was to try to escape by breaking my father's neck. I thought it was better to kill him than to betray the Messiah. As a member, I had been told repeatedly that it was better to die or kill than to leave the Church.12 However, at that time I was confident that they could not defeat me. I knew there would be new opportunities to escape, so I decided not to kill my father. When we arrived at the apartment where the deprogramming sessions were to continue, I tried to resist forcing me out of the car. I threatened my father with great violence, and told him that he would open my wounds and let them bleed to death. My father turned in his seat and started crying. I had only seen my father cry before on one occasion: when I was fifteen years old and my grandmother died. Then, as now, I felt a lump in my throat and a heavy weight in my heart. He understood his pain and his anger, and also his paternal love; but he still believed that the Communists had brainwashed him. Listen to what they have to say. As a parent, I can not sleep at night knowing that you have not listened to both parties. I knew that what I was doing was right. He knew that God wanted him to remain in the group. I knew the Messiah personally, in flesh and blood. I knew the Divine Principle by heart. Besides, I thought that this way I would show my parents, once and for all, that they had not brainwashed me. On the other hand, I knew that if I stayed with my parents against my will and then escaped, they could force me to file a complaint against them, and I did not want to do such a thing. I would talk to ex-members in the apartment and listen to what they had to say, taking as many breaks as I wanted. The old members were not at all as I expected. As former members, they should have shown themselves unhappy and tormented by guilt. On the contrary, they seemed very happy and satisfied not to be in a group and to be free to live their lives as they wished. All that was very contradictory. I was a very difficult person to deprogram. It was obvious to me that the procedures we used in the Moonies were almost identical. Thinking and reasoning was so difficult in those moments like walking with mud to the waist. On the fourth day, they talked about Hitler and the Nazi movement. They compared Moon and his philosophy of the world theocracy to Hitler's global goals for German national-socialism. In the morning of the last day of deprogramming, I had the indescribable experience of feeling how my mind opened, as if a light had suddenly been turned on. The old members read me one of Moon's speeches to the representatives of the Congress. I thought: "Good viper," when they read me the hypocritical words of Moon. He talked about Americans being too smart to be brainwashed by a Korean, and how much he respected Americans. The three former American members, who were sitting in front of me, told me one after the other how Moon had brainwashed them. I asked everyone to leave the room. In comparison, the pain of the accident was not even half of what he felt at that moment. Someone came in and put a cold compress on my forehead. My head was pounding, and I felt as if I had a large open wound. It was the most terrible night of my life. Recovery: the return to a normal life After rediscovering myself, a million questions danced in my head. What remained was a frightened and confused person, but still proud. It was like if I had woken up from a dream and was not sure I had returned to reality, or as if I had fallen from a skyscraper but without actually crashing to the ground. I was seized with very different emotions. I was sad and I missed my friends in the group, especially my "spiritual children", the people I had recruited. I lacked the excitement of feeling that what I was doing was of cosmic importance. I missed the feeling of power that confers mental simplicity. At that moment all I knew was that my leg was broken. I felt a tremendous shame for having let me get entangled in a sect. My parents had already warned me that it was a sect. It was weeks before I could thank my parents. And it took months before I could refer to the Moon as a sect. For me, the most worrisome question was how the Moonies had managed to convert and indoctrinate me to such an extent that I could no longer think for myself. I read everything that fell into my hands. At the beginning, the same to read was tremendously difficult. For years I had only read Moonie literature. It was difficult for me to concentrate and there were moments when I was left with a blank mind without understanding what I was reading. Living at home also presented its difficulties. Having my leg in a cast, I needed help < de un lugar a otro, para comer e incluso para ir al bañó. No estaba acostumbrado a ser tan dependiente. Había sido el responsable de una casa y dirigido las vidas de ocho personas. Me sentía muy mal por la experiencia que le había hecho vivir a mí familia. Se comportaban maravillosamente bien conmigo, pero yo no podía evitar un tremendo sentimiento de culpa. Me sentía aún más culpable por mi actitud como Moonie. Es como una mutación híbrida de un virus maligno!». Lifton cambió todas las perspectivas sobre mí mismo cuando me dijo: «Steve, tú sabes mucho más que yo sobre todo esto por que lo has vivido. Yo sólo lo sé en teoría y de segunda mano. Deberías estudiar psicología y aplicar lo que has aprendido en tus experiencias para poder explicárselo a otras personas». También me preguntó si quería compartir con él la autoría de un libro sobre control mental, un proyecto que no se pudo concretar. Me sentí halagado por el ofrecimiento y pensé que lo podríá hacer, pero todavía no era el momento apropiado para mí. Salgo a la luz pública Conocer a Lifton cambió mi vida. En lugar de examinarme a mí mismo y verme como un estudiante fracasado, un poeta sin poemas y un ex miembro de una secta, comprendí que tal vez había un destino más importante para mí. El experto en lavados de cerebro más conocido del mundo pensaba que yo podía aportar una contribución muy importante, que mis experiencias podían servir.para ayudar a otras personas. En aquella época, comencé a asistir a reuniones donde se trataba de los problemas que acarreaban las sectas, y me abordaron numerosos padres que tenían hijos con los Moonies. Me preguntaban si podía hablar con sus hijos. Fue entonces, en 1976, cuando comencé en serio a dar los primeros pasos para convertirme en consejero profesional. En primer lugar, debía establecer el marco de mi trabajo; no había entonces alternativa alguna a la desprogramación a fondo. Había asistido a un breve cursillo como consejero estudiantil en la universidad antes de unirme a los Moonies. Yo mismo había sido desprogramado. El punto más importante a la hora de hablar con los miembros era que yo había sido un Moonie de alto rango, y sabia qué era lo que provocaba una respuesta en su interior. Estuve trabajando en desprogramación alrededor de un año. Algunos eran casos legales de ejercicio de la patria potestad, donde la familia recibe la custodia legal de su hijo adulto. Estas leyes ya no son aplicables. En mi opinión, conseguir que fueran abolidas es otra victoria de los abogados de las sectas. Por fortuna, nunca me demandaron. Tuve éxito en la mayoría de los casos. Sin embargo, no disfrutaba con la tensión de una desprogramación a la fuerza, y deseaba buscar otros medios para ayudar a los miembros de sectas destructivas. Abandoné mi vida de cazador de sectas y volví a la universidad. Durante aquel tiempo, sin embargo, Moon estaba en la cresta de la popularidad. Acepté colaborar en las investigaciones del comité, siempre y cuando no me pidieran testimoniar públicamente. En realidad, no presté mucha atención al desarrollo de la investigación del «Coreagate», aparte de leer algún que otro artículo. Tenía la más absoluta confianza en que el gobierno revelaría a la opinión pública los entresijos del grupo Moon y que acabaría con él. El informe final de la investigación15 incluía una sección de ochenta páginas dedicadas a los Moonies. Poco podía saber yo sobre los hechos que se producirían en el futuro próximo y que me llevarían a adoptar una posición mucho más pública. El informe vio la luz el 31 de octubre de 1978. Vi las telenoticias sobre las novecientas personas que habían muerto porque el líder de la secta había enloquecido. Un sudor frío me corría por la espalda. Jamás había oído mencionar antes el Templo de la Gente, pero conocía a la perfección los mecanismos mentales de sus miembros. Recordé las arengas que nos dirigía Moon, en las que nos preguntaba si estábamos dispuestos a seguirle hasta la muerte. Pasé muchos días reflexionando sobre el problema de las sectas. Más que ninguna otra cosa, la masacre de Jonestown me indujo a convertirme de nuevo en un activista público. Acepté varias invitaciones para aparecer en televisión. Pero, en el último momento, todos los ex miembros de sectas que habían sido invitados a participar fueron retirados del programa. Después de eso, la influencia política de Moon fue en aumento. Al comprender que el gobierno federal no tenía ninguna intención de actuar contra los Moonies, decidí organizarme. Había considerado la posibilidad de formar un grupo con antiguos miembros de diferentes sectas, pero decidí que tras la publicación de los resultados de la investigación del Congreso, sería mucho más efectivo centrarme en los Moonies. La solicitud fue rechazada basándose en que revelar tal información comprometía la seguridad de Estados Unidos. Hasta el día de hoy, no he conseguido averiguar la verdad. Tenía claro que no deseaba realizar ninguna desprogramación más. El siguiente y prometedor campo a explorar era la hipnosis. Quedé impresionado por lo que aprendí, pues me proporcionaba una llave para acceder a las técnicas mentales y para poder combatirlas. Para aquel entonces, me había enamorado y contraído matrimonio. Aprendí muchísimo sobre el funcionamiento de la mente y la manera de comunicarme más efectivamente con una persona. Estos estudios me brindaron la posibilidad de aplicar lo que sabía para ayudar a las personas atrapadas en las sectas. Descubrí que era posible analizar y crear un modelo para los procesos de cambio que se desarrollan cuando una persona ingresa en una secta y luego consigue abandonarla. Comenzaron a aparecer unos patrones. Descubrí que quienes se marchaban sin más eran personas que habían conseguido mantener el contacto con individuos ajenos a la secta destructiva. Era consciente de lo importante que habían sido para mí las lágrimas de mi padre. Y más importante aún, me daba cuenta de que él había sido capaz de invitarme a que me mirara a mí mismo desde su perspectiva y a reordenar mi información desde su punto de vista. En el fondo, mi verdadero yo no estaba muerto. Tal vez estaba atado y amordazado, pero estaba bien vivo. El accidente y la desprogramación me habían ayudado a moverme física y psicológicamente a un lugar donde podía estar en contacto conmigo mismo. Desde que obtuve la licenciatura de psicólogo consultor en 1985 en el Cambridge Colíege, he comenzado una nueva fase de mi vida. Las sectas destructivas van a la caza y captura de muchos tipos diferentes de personas y continúan captando nuevos adeptos, como demostraré a continuación. Sin embargo, al tiempo que las sectas destructivas prosiguen su crecimiento, también crecen nuestros conocimientos sobre los procesos del control mental antiético. El campo del asesoramiento en abandonos se amplía conforme. Hay algunas pautas básicas para identificar a las sectas destructivas, protegerse a sí mismo del control mental y ayudar a otros a desembarazarse del yugo de su influencia. Este libro pretende proporcionarle a usted las llaves de este conocimiento. Hombres vestidos con túnicas de color azafrán que bailan y cantan en las esquinas acompañados de címbalos y tambores. Adolescentes desastrados que se afanan de coche en coche vendiendo flores bajo una lluvia torrencial. Mencione la palabra «sectas» y éstas serán las imágenes que evocará en muchas personas. Muchos de nosotros hemos visto tales imágenes con nuestros propios ojos, ya sea por experiencia personal o a través de los medios de comunicación de masas. Sin embargo, estas imágenes no representan por completo el alcance que tiene en la actualidad el fenómeno de las sectas destructivas. No son sino su aspecto más visible. Imagine, entonces, otra serie de imágenes. Ejecutivos de negocios vestidos con trajes de tres piezas sentados en salones de hotel para participar en cursillos de concienciación organizados por sus compañías, que no pueden ni levantarse para ir al lavabo. Amas de casa que asisten a «sesiones de estímulo moral» para que puedan reclutar a amigos y vecinos y hacerles entrar en una estructura de ventas piramidal. Cientos de estudiantes reunidos en una universidad de renombre a quienes se les dice que pueden levitar y «volar» por los aires con sólo un esfuerzo de meditación. Alumnos de instituto que practican rituales satánicos con la utilización de sangre y orina, dirigidos por un anciano líder que proclama que él les hará desarrollar su poder personal. Cientos de personas de la más variada procedencia que pagan sumas enormes para aprender las verdades cósmicas que son «canalizadas» a través de un espíritu. Estas son algunas de las formas que adopta en la actualidad el fenómeno de las sectas destructivas ¿Conoce usted a alguien que haya sufrido un radical cambio de personalidad debido a su pertenencia a un grupo de esta clase? Si no es así, es sólo una cuestión de tiempo el que esto ocurra. En los últimos veinte años, el fenómeno de las sectas destructivas se ha convertido en un problema de tremenda importancia social y política. Algunas sectas cuentan con cientos de millones de dólares, mientras que otras son muy pobres. Algunas, sin embargo, son sin duda mucho más peligrosas que otras. Si tenemos en cuenta lo hábiles que han sido las sectas destructivas para ocultarse del escrutinio público durante los últimos años, puede parecer un tanto alarmista considerarlas como una amenaza para la libertad individual y la sociedad general. Sin embargo, están influyendo en el panorama político mediante la creación de grupos de presión y el apoyo a determinadas campañas de algunos candidatos. Algunas se infiltran en las empresas con la excusa de ofrecer entrenamiento para líderes ejecutivos, y mientras tanto realizan su labor secreta para apoderarse de la compañía. Otras buscan tener influencia en el sistema judicial mediante el pago de millones de dólares al año a abogados famosos en un intento de quebrantar la ley a su antojo. Dado que todas las sectas destructivas creen que el fin justifica los medios, se consideran por encima de la ley. Mientras que crean que lo que hacen está «bien» y es «justo», a muchas no les importa mentir, robar, estafar o utilizar el control mental antiético para conseguir sus propósitos. Violan, de la forma más básica y fundamental, las libertades civiles de los individuos que reclutan. Convierten a personas de buena fe en esclavos. De todas maneras, ¿qué derecho tengo yo a llamar secta destructiva a un grupo? Mi derecho a expresar libremente mi opinión sin llegar a la calumnia está, desde luego, garantizado en la Constitución de mi país. Sin embargo, cuando a una secta la llamo «destructiva», lo hago porque se ajusta a los criterios descritos con más detalle en el capítulo 6. En resumen, me refiero a un grupo que viola los derechos de sus miembros y que les perjudica por medio del empleo de técnicas de control mental antiéticas y abusivas. No todos los grupos que pueden ser considerados «sectas» porque incorporan creencias y prácticas extrañas son necesariamente destructivos. Una secta destructiva se distingue a sí misma de cualquier grupo normal, social o religioso, por someter a sus miembros a persuasión u otras influencias perjudiciales para retenerlos en el grupo. De no haber sufrido personalmente la experiencia de estar sometido a control mental durante dos años y medio, probablemente sería un convencido defensor de los derechos de tales grupos para practicar libremente a salvo de la curiosidad pública. Soy un firme defensor de las libertades civiles, preocupado por la defensa de la libertad personal y de la libertad religiosa garantizadas por la Constitución. Doy mi más completo apoyo al derecho de las personas a creer en lo que quieran, sin importarme lo ridículo o poco ortodoxo de sus creencias. El propósito de este capítulo es demostrar el predominio del control mental correctivo y antiético mediante la descripción de los diferentes sectores de la sociedad en los que surgen!as sectas y las técnicas utilizadas para el reclutamiento. Son sus formas de actuar las que convierten a una secta en destructiva. Si se utiliza el engaño, la hipnosis o cualquier otra técnica de control mental para reclutar y controlar a los adeptos, se están violando los derechos de la persona. Las «sectas» no son algo nuevo. A lo largo de la historia, grupos de entusiastas se han agrupado alrededor de líderes carismáticos de todo tipo. Pero en los últimos años ha venido a añadirse algo más: el uso sistemático de las técnicas de la psicología moderna para dominar la voluntad de un individuo y obtener el control sobre sus pensamientos, sentimientos y conducta. Si bien por lo general pensamos que las «sectas» son grupos religiosos, en la actualidad muchas son completamente seculares. El Webster’s también define «secta» como «un pequeño o reducido círculo de personas unidas por la devoción o aceptación de un programa artístico o intelectual, tendencia, o figura ». La segunda acepción se acerca un poco más al significado de una secta moderna, pero todavía se queda corta Las sectas actuales poseen un atractivo popular virtualmente ilimitado. Para ser breve, de ahora en adelante me referiré a muchos grupos simplemente como «sectas». No obstante, debe usted entender que utilizo el término únicamente para aquellos grupos que son destructivos. En épocas pasadas, los líderes de las sectas podían ser muy dominantes, a menudo incluso demasiado. Las acusaciones contra ellos por control mental tienen una larga historia, Pero los Líderes conseguían el dominio sobre sus seguidores un poco al azar, aprendiendo sobre la marcha. El liderazgo de sectas era un arte que alcanzaban muy pocas personas. En algunos casos, grupos que eran considerados como sectas en sus primeros tiempos evolucionaron luego hasta convertirse en religiones respetadas, como por ejemplo Christian Science, que comenzó a destacar a principios de siglo. Sin embargo, incluso las principales organizaciones religiosas pueden tener aspectos destructivos y elementos que comparten con las nuevas sectas destructivas. En estos tiempos, el control mental es algo más que una ciencia. A partir de la segunda guerra mundial, las agencias y secciones de Inteligencia de todo el mundo se dedicaban activamente a la investigación y desarrollo del control mental. Desde hace una generación, el movimiento psicológico de potencial humano comenzó a experimentar con procedimientos orientados a dirigir la dinámica individual y de grupos. Estas técnicas se desarrollaron con los mejores propósitos: hacer que las personas superaran sus trabas mentales y desarrollaran su auténtica personalidad. A finales de los años sesenta se hizo muy popular una forma de terapia de grupo conocida como sesiones «sensitivas». En estas sesiones, se estimulaba a los presentes a que discutieran entre sí sus asuntos más íntimos dentro del marco del grupo. Una técnica muy conocida en aquel tiempo era la «silla caliente», y consistía en que un miembro del grupo se sentaba en el centro de un circulo rodeado por los miembros que le manifestaban aquello que, a su juicio, eran sus defectos o problemas. Esta claro que, sin la supervisión de un terapeuta experimentado, se podía llegar a auténticos abusos. Un número cada’ vez mayor de personas aprendieron unas técnicas determinadas para inducir el trance hipnótico, pero a menudo sin ser advertidas de los aspectos éticos del trabajo con el subconsciente. Al principio, estos métodos se aplicaban tan sólo a los participantes de los grupos que se ofrecían voluntariamente, y hubo muchas experiencias positivas. Sin embargo, muy pronto algunas de estas técnicas se filtraron en la cultura general de la psicología pop, donde era fácil que cualquiera abusara de ellas. Gente sin escrúpulos comenzó a utilizarlas para conseguir dinero y poder, manipulando a sus seguidores. La «silla caliente», en particular, se utiliza todavía en muchas sectas destructivas, según declaraciones de antiguos miembros. Muchos de los integrantes de los grupos de psicología pop iban de una organización a otra, llevando con ellos las técnicas de la dinámica de grupo. Los líderes de cualquier clase de secta comenzaron a darse cuenta de los beneficios que les podían aportar los nuevos métodos de control. El fenómeno de las sectas modernas se había puesto en marcha. Debido a la creciente información que ofrecían los medios de comunicación, los ciudadanos de Estados Unidos tuvieron conocimiento de las nuevas sectas en la segunda mitad de la década de los setenta. A medida de que el público adquiría conciencia, del potencial destructivo de las sectas, asistimos al nacimiento de la desprogramación. Pero en otros muchos casos la desprogramación ha fracasado, y los adeptos y las sectas han presentado demandas judiciales contra las familias y los desprogramadores. Muchas familias que tienen a uno de los suyos en sectas destructivas consideran repugnante el secuestro, intolerable la carga económica, e intimidatoria la amenaza de demandas. Si no deseaban intentar una desprogramación forzada, no tenían más remedio que ser pacientes y esperar a que, en algún momento, se produjera un cambio. A mediados de los años setenta, familiares y amigos de muchísima gente permanecían en las sectas. Entonces ocurrió algo que hizo cambiar la opinión general sobre las sectas destructivas: la masacre de Jonestown. Sobre el trono de Jones había un cartel que rezaba: «Aquellos que no recuerdan su pasado están condenados a repetirlo». En la década siguiente a la masacre, las sectas han continuado su crecimiento sin obstáculos. Aparecen nuevas sectas y las antiguas se vuelven más complejas y menos aparentes. En la actualidad, hay grupos que utilizan técnicas de control mental en varios y diferentes sectores de la sociedad. Estos grupos incluyen las sectas religiosas, las políticas, las psicoterapéuticas/educacionales y las comerciales. Son las más conocidas y las más numerosas. Estos grupos están centrados en los dogmas religiosos. Algunos se basan en la Biblia, otros en religiones orientales, otros en temas esotéricos, y los hay que siguen las invenciones de sus líderes. Un ejemplo, ya presentado con cierto detalle, es la Iglesia de la Unificación. A menudo aparecen en las noticias, con el añadido de la palabra «marginal» o «extremista», pero la mayor parte de la gente no ha oído hablar de los engaños para reclutar adeptos o las prácticas de control mental que las distinguen de los fanáticos del montón. Organizan talleres de trabajo y seminarios, por lo general en los salones de algún hotel, con unas cuotas de inscripción de cientos de dólares, para desarrollar el «conocimiento interior» y la «concienciación». Estas sectas emplean muchas de las técnicas básicas del control mental para que los participantes vivan una experiencia que satisfaga sus expectativas. Esta satisfacción momentánea es todo lo que consiguen la mayor parte de los clientes, pero hay otros a quienes se manipula para que se inscriban en cursos más avanzados y más caros. Los graduados de estos cursos superiores pueden acabar enganchados por el grupo. Una vez comprometidos, se les pide que traigan a amigos, parientes y compañeros de trabajo, o bien que los abandonen. No se permite a los reclutadores que expongan el programa con detalle. Muchos de estos grupos han provocado en sus miembros crisis nerviosas, separaciones y fracasos empresariales, e incluso existen pruebas bien documentadas de suicidios y muertes por imprudencia temeraria. En algunos casos, las personas que liderean estos grupos tienen antecedentes más que dudosos y pocas o ninguna referencia fiable. Creen en el dogma de la codicia. Engañan y manipulan a las personas para que trabajen por muy poco dinero o gratis, con la esperanza de hacerse ricos. Existen muchísimas organizaciones mercantiles estructuradas como pirámides, o de múltiples niveles, que prometen enormes ganancias pero exprimen a sus víctimas. Luego aplastan la autoestima de los explotados para que no protesten. El éxito depende del reclutamiento de nuevas personas, que a su vez reclutan a otras. Otras sectas comerciales son aquellas que convencen a los incautos para que vendan suscripciones de revistas o artículos diversos de puerta en puerta. Estas sectas publican anuncios en los periódicos locales en los que prometen viajes emocionantes y carreras lucrativas. Los reclutadores organizan «entrevistas» en sus habitaciones de hotel, a la caza de estudiantes de bachillerato y universitarios. Cuando la persona es «aceptada», por lo general tiene que pagar una cantidad para su «entrenamiento» y después la envían en furgoneta a lugares lejanos para vender sus mercancías. A estos vendedores se les manipula a través del miedo y la culpa, y en ocasiones sufren abusos físicos y sexuales. Estas personas se convierten en esclavos de la «compañía» y tienen que entregar lo que ganan para pagar su «manutención y alojamiento». El reclutamiento: cómo se hace Como puede verse, hay muchas formas diferentes para atraer a la gente a un grupo que utiliza el control mental. Dado que los grupos destructivos buscan deliberadamente a personas que son inteligentes, tienen talento y triunfan, los propios miembros resultan muy persuasivos y seductores para los nuevos. El simple número de miembros comprometidos y sinceros que el recién llegado conoce es probablemente mucho más atrayente para el posible converso que cualquier doctrina o proyecto. Las grandes sectas dan sobrada prueba de que saben entrenar muy bien a sus «vendedores». Adoctrinan a los miembros para que sólo muestren los aspectos favorables de la organización. Se les enseña a suprimir cualquier sentimiento negativo que tengan sobre el grupo y a que siempre muestren una expresión de felicidad y alegría en su rostro. De la misma manera, se les enseña a evaluar la personalidad del recién llegado y a cómo presentar al grupo para que éste se trague el anzuelo. En los Moonies, me enseñaron a utilizar un modelo de personalidad dividido en cuatro categorías. Las personas estaban catalogadas en pensadores, emotivos, activos o creyentes. Los pensadores eran aquellos que enfocan su vida con la mente, como los intelectuales. Los emotivos se dejan regir por sus emociones. Los activos realizan alguna actividad continuamente y tienen un físico muy desarrollado. Los creyentes tienen inclinaciones espirituales. Si una persona estaba catalogada como pensadora, utilizábamos un acercamiento intelectual. Le mostrábamos fotografías de ganadores del premio Nobel mientras participaban en una de las conferencias científicas patrocinadas por el grupo, o a filósofos que discutían una amplia variedad de temas de interés. Se trataba, deliberadamente, de dar la impresión de que estos gigantes de las comunidades científicas y académicas apoyaban nuestro movimiento. En realidad, hasta donde yo he podido saber, ni uno solo de ellos ha apoyado nunca la causa Moon. Estaban interesados tan sólo en reunirse con sus colegas profesionales y sus amigos. Desde luego que los viajes pagados y los miles de dólares que recibían en concepto de honorarios representaban un incentivo extra. Los emotivos siempre respondían bien a un acercamiento amable y cariñoso por parte de los miembros. Con estas personas mi grupo ponía de relieve nuestro bienestar emocional, y hacíamos hincapié en el aspecto de gran familia del grupo. Les hablábamos siempre del amor y de que no había suficiente amor «real» en el mundo. Los emotivos deseaban automáticamente ser aceptados por los demás en el grupo, así que hacíamos todos los esfuerzos para transmitirle a la persona una sensación de cariño y de aceptación incondicional. A los activos les agradan los desafíos y buscan el triunfo en muchos aspectos de su vida, Son personas orientadas a la acción. Quizás habían visto la miseria y el sufrimiento del mundo y deseaban ponerle fin. Nosotros les contábamos lo mucho que hacíamos al respecto. Tal vez estaban preocupados por la guerra o el comunismo, y nosotros enfocábamos nuestro discurso de forma que llegaban a creer qué éramos el único grupo con un plan de acción que funcionaba. Les hablábamos de los cientos de programas que patrocinábamos para reparar y sanar a este mundo «destrozado». Considerábamos a los creyentes como personas que se centraban en la búsqueda de Dios o de un significado espiritual para sus vidas. Era habitual que nos relataran sus experiencias espirituales: sueños, visiones, revelaciones. En la mayoría de los casos, estas personas estaban «abiertas de par en par», y en realidad se reclutaban a sí mismas. Muchos creían que habían sido guiados «espiritualmente» hasta uno de nuestros miembros. Con estas personas no había más que compartir nuestros «testimonios» para convencerlas de que Dios les había guiado hasta nosotros. Al contrario de lo que cree la gente, la mayor parte de las personas que reclutábamos no pertenecían a la categoría de los creyentes, sino que eran emotivos o activos. En cuanto a los clasificados como «intelectuales», los más de ellos se convertían en líderes de la organización. El trabajo de los pescadores, sin embargo, se ve considerablemente facilitado por el hecho de que la mayor parte de la gente no tiene idea de los enormes recursos de las principales sectas destructivas. Muchas de éstas se han hecho ricas gracias a las técnicas y estrategias para recaudar fondos a través de las aportaciones del público y de la apropiación del dinero y propiedades de sus propios adeptos. Reinvierten una gran parte de este capital en reclutar nuevos miembros. Hoy en día, es bastante común que algunas sectas dediquen sumas muy elevadas en contratar empresas de relaciones públicas. Pagan las tarifas más altas a los expertos para que les ayuden a conseguir la «imagen» positiva que necesitan para obtener mejores resultados en la consecución de sus propósitos secretos. Contratan a especialistas en marketing para que diseñen sus campañas de reclutamiento. Utilizan cualquier método que funcione. Una persona normal no tiene muchas posibilidades de resistencia. No conoce la forma de actuar de las diferentes sectas. No sabe cuáles son las preguntas que debe formular ni los comportamientos que debe vigilar. La persona normal supone que nunca la podrán captar. Este principio no admite ningún tipo de control mental. En segundo lugar, todos nosotros creemos en nuestra propia invulnerabilidad. Resulta alarmante pensar que alguien pueda hacerse con el control de nuestra mente. Por último, el proceso de influencia comienza en el instante mismo en que nacemos, así que es muy sencillo asumir la posición de que todo es control mental. Comencemos con la idea de que el hombre es un ser racional. Este argumento sería válido si no se emplearan engaños para influir de forma indebida en la «elección» de dicha persona. Aunque puede resultar obvio, los seres humanos no somos criaturas totalmente «racionales». La racionalidad completa negaría nuestra naturaleza emocional y física. No podríamos funcionar sin nuestras emociones. Todos necesitamos amor, amistad, atención y aprobación en nuestra vida. Casi todos nosotros estaríamos de acuerdo, por ejemplo, en que es maravilloso enamorarse. Tampoco negaría nadie que nuestros cuerpos tienen una enorme importancia en la manera en que actuamos. Si ha sido así, dudo mucho que sin dormir haya podido actuar racionalmente y con un completo control de todas sus acciones. La mente comienza a sufrir alucinaciones cuando el cuerpo no ha ingerido suficiente comida. En tales circunstancias, nuestra psicología mina nuestra racionalidad. A continuación encontramos, desde luego, los problemas derivados de creer en nuestra propia invulnerabilidad. Cuando nos enteramos de que a alguien le ha sucedido algo malo, por lo general tratamos de encontrar una razón que explique por qué aquella persona fue la víctima. La gente intenta buscar una relación directa de causa-efecto a lo que ha sucedido: si algo malo le ha ocurrido, entonces tiene que haber hecho algo mal. Este tipo de comportamiento se denomina culpar a la víctima. A pesar de que intentar evaluar la posibilidad de un comportamiento descuidado tiene su valor, la realidad es que la persona bien podría hallarse en el lugar inadecuado a la hora incorrecta. Culpar a la víctima desempeña un importante papel psicológico al permitir que nos distanciemos de la persona que ha resultado herida. De esta forma, nos decimos a nosotros mismos: «Tal cosa no me pasaría a mí porque soy diferente. A menudo la gente ve una víctima de las sectas y se equivoca al decir: «Qué persona tan débil; estaría buscando un medio para eludir las responsabilidades y que alguien controlara su vida». Así las personas niegan la realidad de que a ellas les podría pasar lo mismo. Nuestra necesidad de creer que somos invulnerables es, en realidad, una debilidad de la cual se aprovechan fácilmente los reclutadores de sectas. A usted le gusta tomar Sus propias decisiones. Usted no se deja asustar por todas esas tonterías de la prensa sobre el control mental. Por último, ¿qué puedo decir sobre el postulado filosófico que afirma que «todo es control mental»? Bueno, es muy cierto que sufrimos influencias a lo largo de nuestra vida. La mayoría de las sectas de las que me ocupo se ubican en la parte destructora del continum. El término se refiere a un conjunto de técnicas que influyen en la forma de pensar, sentir y actuar de una persona. Como la mayor parte de los conocimientos, no es en sí mismo ni bueno ni malo. Si las técnicas de control mental son utilizadas para que un individuo pueda tener más oportunidades, y la autoridad sobre su vida permanece en sus manos los efectos pueden ser muy beneficiosos; por ejemplo, toda la gente que se ha sometido a la hipnosis para dejar de fumar. Sin embargo, si el control mental es empleado para cambiar el sistema de valores de un individuo sin su consentimiento y le hace dependiente de una figura autoritaria exterior, los efectos pueden ser devastadores. Algunos grupos destructivos convierten a sus miembros en adictos. Con tantos programas para el tratamiento de alcohólicos y drogadictos, es importante que los profesionales de la salud mental presten atención a los numerosos ex miembros de sectas. Las personas adoctrinadas para realizar horas y horas de meditación o entonar cánticos a diario pueden llegar psicológica y fisiológicamente a convertirse en adictos a las técnicas de control mental. Esto genera en el cerebro fuertes descargas químicas que causan no sólo un estado de disociación mental sino también una «euforia» similar a la que producen las drogas ilegales. Básicamente, las fobias son una intensa reacción de miedo a algo o a alguien. La reacción fóbica puede variar desde una muy suave a una muy intensa. Una reacción fóbica intensa puede causar reacciones físicas como aceleración del ritmo cardíaco, sequedad de boca, sudores y tensión muscular. Hay fobias que llegan a inmovilizar a las personas impidiéndoles hacer cosas que en realidad desean hacer. Es muy cierto que las fobias pueden anular en el individuo la capacidad de elegir libremente. Tras una experiencia semejante, nuestros miedos pueden tomar vida propia y, en cuestión de minutos o después de algunos años, convertirse en una fobia. La estructura de una fobia incluye diversos componentes internos que interactúan originando un círculo vicioso. Estos componentes incluyen los pensamientos preocupantes, las imágenes internas negativas y los sentimientos de temor y de estar fuera de control. A veces, el simple hecho de pensar en el objeto puede poner el ciclo en marcha. Ve una imagen de sí misma que avanza hasta la pizarra y se queda helada. En esta «película» tan vívida se ve a sí misma sudando y moviéndose inquieta mientras la mente se le queda en blanco. Todo el mundo se ríe y el profesor comienza a increparía. Este ridículo imaginario le aumenta la sensación de inquietud ante la posibilidad de ser la próxima de la lista, y así ya está en el buen camino para tener una fobia completamente desarrollada. La gente que sufre abusos sexuales en la infancia a menudo adquiere fobias que le impiden una correcta actividad sexual incluso, en la madurez, a menos que reciban el tratamiento adecuado. En algunas sectas, se consigue que los miembros tengan fobia a abandonar el grupo. Las sectas actuales saben cómo implantar de forma efectiva en el subconsciente de los adeptos, vívidas imágenes negativas que hacen imposible que el individuo pueda imaginar siquiera la posibilidad de ser feliz y tener éxito fuera del grupo. Cuando se programa el inconsciente para que acepte las imágenes negativas, éste se comporta como si fueran realidad. Se consigue que el inconsciente almacene una serie de imágenes que representan todas las cosas malas que le pueden ocurrir al sujeto si, alguna vez, intenta traicionar al grupo. A los miembros se les programa abierta o sutilmente para que crean que si abandonan el grupo sufrirán una muerte horrible o provocarán la muerte de un ser querido. Algunos grupos programan a sus adeptos para que crean que si se marchan, el resultado será el holocausto nuclear a escala planetaria. Desde luego, todos estos pensamientos son irracionales y no tienen el menor sentido. Sin embargo, no olvide que la mayoría de las fobias son irracionales. En muchos casos, las fobias inducidas por las sectas están tan bien ideadas e implantadas que la gente ni siquiera sabe que existen. Los miembros están tan condicionados para suprimir su verdadera personalidad que ni tan sólo se dan cuenta de su deseo de marcharse. Creen que son tan felices en el grupo que jamás querrán abandonarlo. Estas personas no pueden generar imágenes positivas de sí mismas después de abandonar el grupo. Imagine lo que pasaría si usted creyera que unas personas misteriosas están resueltas a envenenarlo. Si esta idea estuviera implantada dentro de su inconsciente, ¿cree que podría ir a un restaurante a disfrutar de la comida? Si, por casualidad, la persona que ha ido a comer con usted a un restaurante se pone enferma de repente, ¿cuánto tiempo pasaría antes de que dejara de comer del todo? Esta creencia limitaría radicalmente sus elecciones. Claro está que usted puede intentar disimularla o incluso racionalizar su comportamiento diciéndole a sus amigos que no le agrada comer fuera porque está a dieta, o tratar de convencerlos de que los restaurantes son poco limpios y peligrosos. Por lo tanto, su elección en materia de comida ya no incluye la posibilidad de ir a un restaurante a disfrutar de una buena mesa. De la misma manera, las fobias implantadas por las sectas despojan a la gente de su posibilidad de elegir. Los adeptos creen a pies juntillas que serán destruidos si abandonan la seguridad del grupo. Piensan que no tienen otro camino para crecer espiritual, intelectual y emocionalmente. Están prácticamente esclavizados por esta técnica de control mental. El inconsciente: la llave de la creatividad. y la vulnerabilidad ¿Qué es lo que nos hace tan vulnerables a estos procesos de influencia? La respuesta está en la naturaleza de la mente en sí misma. La mente ha sido descrita como un biocomputador increíblemente complejo, construido para que podamos sobrevivir. Es notable su habilidad para adaptarse en forma creativa y responder tanto a las necesidades de una persona como a su entorno. Nuestra mente filtra cada segundo enormes cantidades de información para que podarnos hacer frente a aquello que consideramos importante. De un modo sistemático, toda esta información es traducida a formas significativas. Nuestro sentido del yo se desarrolla a lo largo de años de vida y experiencias. A medida que crecemos y cambiamos, también cambian nuestras creencias sobre nosotros mismos y el mundo. Nuestras creencias son el medio más especializado que tenemos para el proceso de la información y para determinar nuestro comportamiento. Poseemos un cierto grado de control consciente, pero hay muchísimas más cosas que controlamos inconscientemente. La mente consciente tiene un estrecho campo de atención. El inconsciente hace todo lo demás, incluyendo la regulación de todas las funciones corporales. Imagine que tuviera que decirle a su corazón que ha de latir 72 veces por minuto. No tendría usted tiempo para nada más. La mente inconsciente es el controlador primario de la información. Nuestro inconsciente creador es el que nos permite formar imágenes mentales y sentirlas como «reales». Intente hacer el siguiente experimento: durante unos instantes, deje que su mente le transporte a un maravilloso paraíso tropical. Sienta el calor del sol, la brisa fresca y el olor del océano. Aunque usted no haya estado jamás en un sitio así, le será posible realizar este experimento. Nuestra imaginación puede ser, canalizada también en otras direcciones. Por ejemplo, los jugadores profesionales de baloncesto pueden visualizar cómo la pelota sale de sus manos y encestan antes de hacer el tiro. Esta capacidad para la fantasía y la visualización existe en cada uno de nosotros, y es una parte esencial del ser humano. Todos hemos soñado con los momentos más felices de nuestra vida, como encontrar la pareja «ideal», o que nos toque la lotería. Pero la hipnosis también puede crear en nuestra mente inconsciente un mundo fantástico susceptible de ser utilizado para esclavizarnos. A medida que pasan los años, la mente no borra los recuerdos anteriores, sino que sistemáticamente forma sobre ellos varias capas con las nuevas experiencias. Es sorprendente la facilidad con que podemos rememorar los acontecimientos del pasado. Por ejemplo, intente recordar cómo jugaba de pequeño con su juguete preferido, o mientras comía su plato predilecto. Nuestros recuerdos de la niñez forman un gran archivo que puede ser investigado y explotado por las técnicas hipnóticas. No es mera casualidad que muchas sectas destructivas pidan a sus miembros que «se conviertan en niños pequeños». Los adultos pueden ser conducidos con facilidad a través del tiempo hasta el momento en que tenían muy poca o ninguna capacidad crítica. Como niños, dependemos por completo de nuestros padres como figuras de la máxima autoridad. La mente, a pesar de toda su fuerza y capacidad, no está exenta de sus debilidades. Depende de un suministro de información coherente para tener un funcionamiento apropiado. Encierre a una persona en una cámara de aislamiento sensorial y al cabo de pocas horas comenzará a padecer alucinaciones y se volverá muy sugestionable. De la misma manera, coloque usted a alguien en una situación en la que sus sentidos sean sobrecargados con informaciones incoherentes, y la mente se «adormecerá» como medida de protección. Se le nublan las ideas y se confunde; las facultades criticas ya no trabajan correctamente. En tal estado de debilidad, las personas son muy vulnerables a las sugestiones de los demás. La mente necesita marcos de referencia para poder estructurar la realidad. Modifique el marco de referencia y la información recibida será interpretada de una manera diferente. Tome, por ejemplo, el rito judío de la circuncisión. Si usted le quita su significado cultural y las ventajas sanitarias, se convierte en un ataque a un niño indefenso. Nuestro sistema de valores nos permite interpretar la información, tomar decisiones y actuar de acuerdo con nuestras creencias. Cuando una persona es sometida a un proceso de control mental, por lo general carece de marcos de referencia para valorar la experiencia y por lo tanto acepta con frecuencia los marcos de referencia que le ofrece el grupo. Cuando tomamos decisiones, habitualmente nos basamos en la información que creemos auténtica. No tenemos tiempo para verificar toda la información que recibimos. Cuando vamos de compras, creemos lo que nos dicen sobre que un artículo determinado es más barato que en cualquier otra tienda. Después de todo, ¿qué motivos tiene el vendedor para mentirle cuando sabe que usted puede volver a reclamar? Si desconfiáramos de todo, nos volveríamos paranoicos. Una persona con una mente abierta intenta vivir con un equilibrio saludable. Los estafadores son mentirosos profesionales. Sus cualidades más estimadas son su buena presencia y su habilidad para actuar. La mayor parte de las víctimas de los estafadores declaran que confiaron en la persona porque él o ella «no tenía aspecto de ser un delincuente». Los grandes estafadores jamás lo parecen. Dan una impresión de «confianza» que les permite franquear las defensas de la gente. Por lo general, son grandes conversadores pero sin llegar a parecer demasiado astutos. El delincuente quiere evaluar a su víctima, montar la estafa, coger el dinero y huir. Creen que lo que hacen es realmente beneficioso para usted. Sin embargo, quieren algo más valioso que su dinero. Desde luego, al final también se harán con su dinero, pero no echarán a correr como si fueran delincuentes comunes. Quieren que usted vaya con ellos. Y no satisfechos, pretenderán que usted vaya y haga lo mismo con otras personas. Todos, nos guste o no, somos vulnerables al control mental. Todos necesitamos afecto y comprensión. Son éstas las cualidades y necesidades humanas sobre las que se ceban los reclutadores de las sectas. Es muy importante tener presente que, en general, la gente no se une a las sectas. La mejor manera es ser capaz de reconocer al punto las formas en que las sectas tratan de conseguir nuevos adeptos. Muy a menudo, el individuo no sospecha que está siendo reclutado. El amigo o el pariente acaban de tener unas experiencias interiores increíbles y desean compartirlas, o bien sólo «quieren conocer su opinión», simulando que necesitan ayuda cuando en realidad lo que pretenden es engañarle para que asista a una sesión de adoctrinamiento. Si el reclutador es un extraño, las más de las veces el individuo pensará que ha hecho un buen amigo. Las personas en tales situaciones tienden a que sus mecanismos de defensa estén sobrecargados o debilitados. Sí no saben cómo descubrir y evitar a las sectas destructivas, son presa fácil. Es importante tener en cuenta que el reclutamiento no ocurre así sin más. Es un proceso impuesto por unas personas a otras. Los estudiantes universitarios presionados por el trabajo académico y la necesidad de ser aceptados se harán amigos de un reclutador de sectas profesional, o asistirán a una conferencia del grupo sobre algún tema de actualidad. Un ama de casa empujada por la necesidad de «hacer algo con su vida» sigue el ejemplo de una amiga y entra en la pirámide de una compañía de ventas a domicilio. Un estudiante de bachillerato es alentado por sus compañeros a participar en ritos satánicos. Otras personas entran en contacto con las sectas a través de un medio impersonal. Hay gente que empieza por comprar un libro de la secta anunciado en la televisión como un best seller; habrá otros que reciban por correo una invitación para asistir a una, en apariencia inocente, reunión de «estudio sobre la Biblia». Otras personas responden a una oferta de trabajo. Algunas son reclutadas cuando entran a trabajar en una empresa propiedad de la secta. Cualquiera que sea la forma de aproximación, al fin se consigue el contacto personal. Cuanta más información pueda conseguir el reclutador, mayor será su capacidad para manipular al individuo. El reclutador planifica su estrategia para conducirle paso a paso hasta el grupo. El plan puede incluir continuas loas y alabanzas, presentarle a una persona con intereses y antecedentes similares, mentirle deliberadamente sobre el grupo y responder con evasivas a las preguntas que se le formulen. Hoy por hoy, cualquier individuo puede ser reclutado por una secta destructiva. A los miembros de edad se les dedica a la búsqueda de contribuciones financieras importantes o a campañas de relaciones públicas. Muchas personas de mediana edad son reclutadas por su capacidad profesional para organizar o dirigir empresas que pertenecen a las sectas. Los jóvenes, en la mayoría de los casos, serán los trabajadores de base. Pueden dormir menos, comer menos y trabajar más. A pesar de que los hombres blancos de clase media son el objetivo principal del reclutamiento, diversos grupos han empezado a trabajar activamente para reclutar negros, hispanos y asiáticos. A medida que captan individuos de estas comunidades, pueden utilizarlos para diseñar programas que atraerán a otros. Las grandes sectas, por ejemplo, ya han desarrollado programas de adoctrinamiento en castellano. Otro grupo de población que forma parte de su objetivo es el integrado por los europeos que visitan o trabajan en Estados Unidos. Después de unos cuantos años de entrenamiento y adoctrinación, son enviados de regreso a sus países de origen para que recluten nuevos miembros. Es digno de hacer notar que, por lo general, las sectas evitan reclutar personas que puedan representarles una carga, como son aquellos que padecen graves problemas emocionales o psíquicos. Buscan gente que pueda soportar las pesadas exigencias de la vida en la secta. Si por ejemplo reclutan a un drogadicto, le piden que deje las drogas o que se marche. Por lo que sé, prácticamente no hay disminuidos físicos en las sectas porque cuesta tiempo, dinero y esfuerzos cuidar de ellos. La vida en la secta: la ilusión y el abuso La persona que ingresa en una secta destructiva disfruta, durante las primeras semanas o meses, de una especie de luna de miel. Le tratan como si fuera un miembro de la realeza. Le hacen sentir muy importante mientras toma forma su nueva vida en el grupo. El nuevo adepto todavía no sabe lo que le aguarda en el futuro. Aunque la mayor parte de los miembros de las sectas declaran que son «más felices que nunca en toda su vida», la realidad es, por desgracia, muy diferente. La vida en una secta destructiva es, en gran medida, una vida de dolor y sacrificio. Las personas que están plena dedicación en la secta destructiva conocen lo que es vivir sometidos al totalitarismo, pero no son capaces de ver objetivamente qué les está sucediendo a ellos. Viven en un mundo de fantasía creado por el grupo. Los miembros de las sectas emplean todo su tiempo en reclutar a más gente, en recolectar fondos o trabajar en proyectos de relaciones públicas. Cuando ya están totalmente enganchados, entregan grandes sumas de dinero y propiedades al grupo, a veces todo lo que tienen. A cambio, les prometen cuidados y cariño durante el resto de sus vidas. Esta transacción deja al sujeto en completa dependencia del grupo: comida, vestidos, alojamiento y atención médica. En muchos de estos grupos, la manutención es más que insuficiente, y la negligencia médica, vergonzosa. Se convence a los enfermos de que son sus propias debilidades físicas o espirituales las causantes de sus problemas de salud. Todo lo que deben hacer para que el mal desaparezca es arrepentirse y trabajar más. Muy pocas sectas cuentan con un seguro médico para sus adeptos, así que cuando uno de ellos cae gravemente enfermo, mental o físicamente, a menudo se le envía como indigente a un hospital o clínica gratuita. A los que han de someterse a tratamientos muy caros se les pide muy a menudo que vuelvan con su familia para que ésta pague las facturas. Si el sujeto no tiene familiares que le ayuden, se ha dado el caso de que le llevan hasta las puertas de un hospital y lo abandonan allí. Estos hechos están basados en mi propia experiencia personal y en los informes facilitados por ex miembros. Algunas sectas practican la curación por la fe como único tratamiento de los problemas médicos. El resultado es el sufrimiento y, a veces, la muerte. A los enfermos se les dice que sus males tienen una causa «espiritual», y les hacen sentirse culpables por no haberse dedicado enteramente al grupo. Hay sectas que dicen a sus miembros que ir al médico es una prueba de su falta de fe, e incluso los amenazan con expulsarlos si lo hacen. Junto a la falta de atención médica está el problema del abuso infantil. Algunos grupos abogan por castigar e incluso torturar a los niños para reforzar la disciplina. En Jonestown, por la noche metían a los niños en pozos sin luz y les decían que estaban llenos de serpientes, mientras los adeptos agitaban cuerdas desde lo alto para asustarles aún más. Pese a que Jonestown representa un ejemplo extremo, ciertas sectas utilizan palos y bastones para golpear a los niños, a veces durante horas y a veces por todo el cuerpo. Otras sectas someten a los niños a abusos sexuales. Dado que los niños a menudo no van a la escuela y están apartados de cualquier otro contacto con la sociedad, no se denuncian los abusos. A menudo, los niños son criados de forma comunal y sólo pueden estar con sus padres en contadas ocasiones. Les enseñan a depositar su cariño en el líder de la secta o en el grupo, no en sus padres. A pesar de que se les podría considerar como el futuro del grupo, por lo general son vistos como un obstáculo para las exigencias inmediatas de “trabajo”. Las víctimas del control mental de las sectas incluyen no sólo a los millones de adeptos, a sus hijos, a sus amigos y a sus familiares, sino también a nuestra sociedad. Se le está robando a nuestra sociedad uno de sus mayores recursos: las personas brillantes, idealistas y ambiciosas capaces de realizar una enorme contribución a la humanidad. Muchos de los ex miembros que conozco se han convertido en médicos, profesores, consejeros, inventores o artistas. Mientras tanto, las sectas destructivas continúan haciéndose más grandes y poderosas, actuando con total impunidad para esclavizar a la gente. Resulta irónico que en Estados Unidos, un país que honra la libertad y la independencia, haya más interés en proteger al ciudadano de las presiones de los vendedores de coches usados, que en defenderla de organizaciones cuya intención es despojar a la persona de su capacidad de actuar por sí misma. Hasta que la ley no sea capaz de establecer las normas que regulen dichas prácticas por parte de individuos u organizaciones, y reconozca la existencia de técnicas modernas de control mental, a la gente no le queda otra opción que defenderse con sus propios medios. Quizá lo más importante que debemos comprender al enfrentarnos a las sectas destructivas es que todos somos vulnerables. Lo mejor que podemos hacer para protegernos a nosotros mismos es informarnos a conciencia sobre las formas de actuación de las sectas destructivas, y ser «consumidores exigentes» cuando nos interese integrarnos en un grupo. Los amigos o familiares de alguien que está buscando entrar en una secta, o que atraviesa una crisis emocional, deben estar alertas a cualquier repentino cambio de personalidad en dicho sujeto. Si usted sospecha que algún conocido suyo ha entrado en la órbita de influencia de una organización de control mental, actúe con rapidez y busque la ayuda de alguien capacitado. La mayoría de las enfermedades responden mejor al diagnóstico precoz y al tratamiento inmediato, y este mismo principio es válido también para el problema de las sectas destructivas. Después de unos instantes de reflexión, casi todos comprenden que si uno está bajo control mental, le sería imposible saberlo sin la ayuda de otras personas. Además, uno debería comprender muy bien qué es el control mental. En la época en que yo estaba sometido a control mental, en realidad no entendía muy bien de qué se trataba. Suponía que el control mental guardaba alguna relación con ser torturado en un sótano húmedo con una luz muy fuerte enfocada directamente a mi rostro. Desde luego, jamás experimenté algo semejante mientras estuve con los Moonies. Siempre que alguien me gritaba llamándome «robot sin cerebro», lo consideraba como parte de la persecución habitual. Me hacía sentir aún más comprometido con el grupo. En aquellos años, no tenía un marco de referencia para el fenómeno del control mental. No fue hasta el momento de desprogramación que me mostraron exactamente en qué consistía y cómo se aplicaba. Esta obra me fue muy útil para comprender lo que me había sucedido en los Moonies. Aprendí que Lifton había identificado ocho elementos básicos en el proceso de control mental que utilizaban los comunistas chinos. Sin embargo, antes de que pudiera abandonar a los Moonies tuve que enfrentarme a unas cuantas preguntas de tipo moral. Tenía que preguntarme a mí mismo si los medios determinaban el fin. Tras formularme estas preguntas, decidí que ya no podía participar en una organización que utilizaba prácticas de control mental. Abandoné el mundo de fantasía en el que había vivido durante años. Desde que salí del grupo, he llegado al convencimiento de que millones de personas han estado sujetas a un régimen de control mental sin que ni siquiera se apercibieran de ello. No pasa una semana sin que tenga que hablar con varias personas’ que todavía sufren los efectos negativos del control mental. A menudo, les proporciona un gran alivio saber que no están solos y que sus problemas vienen de sus relaciones con el grupo. Tal vez el principal problema con el que se encuentran quienes han abandonado las sectas destructivas es el desmoronamiento de su propia identidad. Hay una buena razón para que así sea: durante años han vivido con una identidad «artificial» que les ha proporcionado la secta. Aunque el control mental de las sectas es algo de lo que se puede hablar y definir de muchas maneras, creo que se comprende mejor como un sistema que desbarata la identidad del individuo. La identidad está formada por elementos tales como las creencias, el comportamiento, los procesos de pensamiento y las emociones, que constituyen un patrón definitivo. El control mental practicado por las sectas destructivas es un proceso social, a menudo relacionado con grandes grupos de personas que lo refuerzan. Se consigue al rodear al individuo de un entorno social donde, para poder funcionar, debe despojarse de su vieja identidad y apegarse a la nueva identidad deseada por el grupo. Cualquier realidad que pudiera recordarle su identidad original -cualquier cosa susceptible de confirmar su anterior forma de ser- es apartada y reemplazada por la realidad del grupo. Aun en el caso de que, al principio, el individuo sólo simule aceptarla, el acto tarde o temprano llega a ser real. Acepta una ideología totalista que, al ser interiorizada, sustituye a su anterior sistema de valores. Por lo general, el individuo experimenta un cambio radical de personalidad y una drástica interrupción del curso de su vida. Este proceso puede ser activado en unas pocas horas, pero habitualmente necesita días o semanas para consolidarse. Desde luego, todos nosotros estamos sujetos a diario a diversas presiones sociales, las más evidentes en nuestro trabajo. La presión para que se acepten ciertas normas de comportamiento existe en casi todas las organizaciones. Estamos sometidos constantemente a muchas formas de influencia, algunas de ellas obvias e inofensivas, y otras más sutiles y destructivas. Así pues, no puedo aseverar firmemente que cuando utilizo el término «control mental» haga referencia específica al extremo destructivo del espectro. En consecuencia, como ya he recalcado antes, el término «control mental» utilizado en este libro no se aplica a ciertas técnicas que se utilizan para reforzar el control personal y estimular la capacidad de elección. Se referirá, en cambio, sólo a aquellos sistemas que pretenden socavar la capacidad de/individuo para tomar sus propias decisiones. La esencia del control mental consiste en fomentar la dependencia y el conformismo, y desalentar la autonomía y la individualidad. Aun así, es digno de mencionarse que no siempre el propósito del control mental del grupo es malo. Por ejemplo, hay muchos programas de rehabilitación de drogadictos y delincuentes juveniles que utilizan algunos de estos métodos para destruir la antigua personalidad de adicto o criminal. Pero estos programas, por mucho éxito que tengan, están cargados de peligros. Después de que se ha conseguido «quebrar» a un individuo y se le ha facilitado una nueva identidad, también se le debe restaurar su autonomía y su individualidad, un proceso que depende por completo del altruismo y comportamiento responsable de los directores del grupo. Un programa de rehabilitación de drogadictos, Synanon, al parecer ha orientado sus actividades de tal manera que han sido demandados en numerosas ocasiones por atropellar los derechos más elementales de sus miembros. Por desgracia, cuando la gente común discute sobre el tema, muchísimas veces se utiliza el término «lavado de cerebro» como sinónimo de «control mental». Sin embargo, hoy en día los dos procesos son muy diferentes y no deben ser confundidos. El control mental no es un lavado de cerebro. El término «lavado de cerebro» lo acuñó el periodista Edward Hunter en 1951. Lo utilizó para describir cómo los militares estadounidenses capturados en la guerra de Corea cambiaban súbitamente su escala de valores y sus lealtades y creían haber cometido crímenes de guerra inexistentes. Hunter tradujo el término del chino hsi nao, «cerebro lavado». El lavado de cerebro es típicamente coercitivo. El sujeto sabe desde el primer momento que está en manos del enemigo. Se inicia con una clara demarcación de los respectivos roles -quién es el prisionero y quién el carcelero-, y el prisionero no tiene ninguna alternativa. Los malos tratos, e incluso la tortura, se utilizan normalmente. Encerrada durante semanas en una armario a oscuras, fue privada de alimentos y violada. Posteriormente, pareció convertirse en miembro activo del grupo. No aprovechó las oportunidades que tuvo para escapar y participó en el robo de un banco, delito por el cual fue condenada y encarcelada. Por desgracia para ella, Patty Hearst fue víctima de un juez y un jurado ignorantes. Tan pronto como el individuo se aleja de sus secuestradores y vuelve al entorno familiar, los efectos tienden a desaparecer. Creía que su seguridad estaba en permanecer junto al grupo más que en buscar la liberación. El lavado de cerebro resulta eficaz para conseguir que se acepten exigencias tales como la firma de una confesión falsa o denuncias contra el gobierno. Los individuos que son coaccionados se avienen a realizar ciertos actos específicos para salvaguardar lo que han hecho. Pero estas nuevas creencias no están por lo general bien interiorizadas, y cuando el prisionero escapa del campo de influencia es capaz, casi siempre, de quitárselas de encima. El control mental, casi siempre, llamado «reforma del pensamiento», es más sutil y retorcido. Quienes lo practican son considerados como amigos o compañeros, de forma que el sujeto no está tan a la defensiva. Inconscientemente, colabora con sus controladores y les suministra información privada sin saber que la utilizarán en su contra. El nuevo sistema de valores es interiorizado en la estructura de una nueva identidad. En el control mental hay muy poco o ningún abuso físico. Por contra, los procedimientos hipnóticos se combinan con los de dinámica de grupo para conseguir un fuerte efecto de adoctrinación. El individuo es engañado y manipulado -sin amenaza directa alguna- para que acepte las alternativas ordenadas. Las más de las veces, el individuo responde positivamente a lo que le hacen. No es buena cosa que los medios de comunicación utilicen la expresión «lavado de cerebro» con tanta ligereza. Evoca imágenes de conversión por la tortura. Quienes están en una secta saben que no han sido torturados, así que piensan que aquellos que les critican son unos mentirosos. Cuando yo era miembro de los Moonies, «sabía» que no me habían lavado el cerebro. Recuerdo, sin embargo, la ocasión en que Moon nos dio una charla en la que dijo que una revista muy popular le acusaba de habernos lavado el cerebro. Una nota sobre el hipnotismo Si la expresión «lavado de cerebro» se confunde a menudo con «control mental», también el término «hipnotismo» es muchas veces mal interpretado. El empleo de la palabra «hipnotismo» en varias formas es muy común en nuestras conversaciones habituales. En realidad, la mayor parte de las personas no entienden muy bien lo que es la hipnosis. Cuando se menciona el término, la primera imagen que acude a la mente es la de un doctor barbudo que balancea de la cadena un viejo reloj de bolsillo ante la cara de una persona a quien se le cierran los párpados. Si bien esta imagen es desde luego un estereotipo, apunta al objetivo central del hipnotismo: el trance. Los individuos que son hipnotizados entran en un estado como trance que es fundamentalmente distinto de la conciencia normal. Uno escucha, ve y siente internamente. El hipnotismo está relacionado de muchas maneras con las prácticas de control mental antiético de las sectas destructivas. Las sectas no religiosas emplean otras maneras de introducir individual o de grupo. Además, como estar en trance resulta por lo general una experiencia relajante y placentera, la mayor parte de la gente desea entrar de nuevo en trance tantas veces como sea posible. Es importante resaltar que los investigadores psicológicos han establecido clínicamente que las facultades críticas de los individuos disminuyen en el estado de trance. Uno está menos capacitado para evaluar la información recibida en un trance que en un estado normal de conciencia. La capacidad de la hipnosis para afectar a las personas puede ser considerable. Es posible ponerlas en trance en cuestión de minutos, y realizan entonces proezas notables. Quizás el ejemplo más conocido es aquel en que a un sujeto hipnotizado se le clava una aguja muy larga en el muslo y no siente dolor. A un individuo hipnotizado se le puede hacer bailar como Fred Astaire, tenderse entre dos sillas y adoptar la rigidez de una tabla, comportarse como si tuviera las manos «pegadas» a los costados, y cosas por el estilo. Si puede lograrse que realicen semejantes hazañas, lograr que los sujetos hipnotizados crean que forman parte de unos «pocos escogidos» también es fácil de conseguir. Por lo general, las sectas destructivas inducen el trance en sus miembros a través de largas sesiones de adoctrinamiento. Las repeticiones y el forzar la atención son buenos medios para la inducción de un trance. Si observamos a un grupo en esa puesta en escena, es fácil distinguir cuándo se ha conseguido el trance. Los presentes parpadean y tragan con lentitud, y sus expresiones faciales se relajan y adoptan una actitud vacía y neutra. Con los individuos en semejante estado, los líderes sin escrúpulos pueden implantarles creencias irracionales. Yo he visto a personas de una gran fuerza de voluntad que hipnotizados hacían cosas que normalmente no habrían hecho jamás. Desde el final de aquel conflicto, se han realizado miles de experimentos de psicología social que han permitido descubrir las diversas maneras de influir en las personas, ya sea en grupos o individualmente. El resultado neto de estos estudios ha sido la bien comprobada demostración del enorme poder de las técnicas de modificación del comportamiento, la conformidad generalizada y la obediencia a la autoridad. Estos tres factores son conocidos en términos psicológicos como «procesos de influencia». Uno de los descubrimientos más notables de la psicología social es que en nuestros intentos por encontrar la respuesta más apropiada a la situación social, a veces respondemos con información que recibimos de forma inconsciente. Por ejemplo, una clase de estudiantes de psicología «conspiró» para emplear las técnicas de modificación de comportamiento con su profesor. Mientras éste les dictaba la clase, los estudiantes sonreían y se mostraban atentos cuando él se movía hacia la izquierda de la habitación. Cuando se movía hacia la derecha, adoptaban un aire de aburrimiento y de falta de atención. Al cabo de poco, el profesor comenzó a desplazarse siempre hacia la izquierda, y después de unas cuantas clases daba sus explicaciones apoyado en la pared izquierda. Y ahora llegamos al punto clave: cuando los estudiantes hicieron partícipe de la broma al profesor, éste insistió en que nada de esto había sucedido, que le estaban tomando el pelo. No le parecía extraño que se apoyara en la pared, y declaró enojado que era su estilo personal de dar las clases, algo que había escogido por su propia voluntad. Era del todo inconsciente de cómo había sido influido. Desde luego, en circunstancias normales, la gente de nuestro entorno no está conspirando en secreto para hacernos algo. Simplemente actúan más o menos de la forma en que han sido culturalmente condicionados a actuar, lo que a su vez nos condiciona a nosotros. En una secta destructiva, sin embargo, el proceso de modificación del comportamiento se monta alrededor de los nuevos reclutas, que por supuesto no tienen ni la menor idea de lo que está pasando. Si las técnicas de modificación del comportamiento son poderosas, también lo son las influencias de conformidad y obediencia a la autoridad. Otro psicólogo, Stanley Milgram, descubrió en unas pruebas de obediencia a la autoridad que más del 90 % de los sujetos examinados obedecían las órdenes aunque creyeranque al hacerlo causarían así sufrimientos físicos a otra persona. Si tomamos estos presupuestos de la psicología social como punto de partida, nos será posible identificar los componentes básicos del control mental. Si conseguimos cambiar los tres, desaparecerá el individuo. Sin embargo, como resultado de mis experiencias en la investigación de las sectas destructivas, he añadido un cuarto componente que es vital: el control de la información. Si alguien controla la información que recibe un individuo, restringe su libre capacidad para pensar por sí mismo. Yo llamo a estos factores los cuatro componentes del control mental. Y sirven como puntos de referencia básicos para comprender cómo funciona el control mental. La teoría de la disonancia cognoscitiva no es algo tan intrincado como parece indicar su nombre. En palabras sencillas, se refiere al conflicto que se plantea cuando un pensamiento, un sentimiento o un comportamiento es alterado en oposición a los otros dos. Un individuo puede tolerar sólo una cierta discrepancia entre sus pensamientos, sentimientos y acciones, que en definitiva son los diferentes componentes de su identidad. La teoría de Festinger propone, y numerosas investigaciones han venido a darle la razón, que si uno cualquiera de estos tres componentes se modifica, los dos restantes cambiarán para reducir la disonancia. Festinger buscó un lugar donde contrastar sus ideas en el mundo real. El líder de la secta afirmaba estar en contacto mental con alienígenas de otro planeta. Los seguidores vendieron sus casas y repartieron el dinero, y en la fecha señalada esperaron durante toda la noche, en la ladera de una montaña, la llegada de los platillos volantes que debían recogerles antes de que a la mañana siguiente un diluvio arrasara el mundo. Cuando llegó la mañana sin que los platillos volantes hubieran hecho acto de presencia, ni tampoco el diluvio, se podría suponer que los seguidores estarían desilusionados y enojados. Unos pocos reaccionaron así, pero la mayoría de los adeptos estaban más convencidos que nunca. El líder proclamó que los alienígenas habían sido testigos de su vigilia y su fe y habían decidido perdonar a la Tierra. Los miembros se sintieron más unidos con su líder después de realizar una dramática demostración pública, que acabó en humillación pública. La teoría de la disonancia cognoscitiva explica por qué se produjo esa mayor identificación. De acuerdo con Festinger, el individuo necesita mantener un orden y un sentido en su vida. Necesita pensar que actúa de acuerdo con su propia imagen y sus propios valores. Si por cualquier motivo su comportamiento cambia, también cambian su propia imagen y sus valores para mantener el equilibrio. Lo importante es saber que las sectas crean deliberadamente las disonancias entre sus adeptos y las utilizan para controlarlos. Examinemos ahora con un poco más de detalle cada uno de los componentes del control mental. La necesidad de tener el control del comportamiento es la razón por la cual la mayoría de las sectas prescriben unos horarios muy rígidos a sus miembros. Cada día, una parte importante del tiempo se dedica a los rituales de la secta y a las actividades de adoctrinamiento. También es habitual que a los miembros se les asigne el cumplimiento de unas metas y tareas específicas, lo que restringe su tiempo libre y su comportamiento. En la secta destructiva siempre hay algo que hacer. En algunos de los grupos más restrictivos, los miembros tienen que solicitar el permiso de los líderes para casi todo. En otros, el individuo es tan económicamente dependiente que sus opciones de comportamiento se reducen de forma automática. El miembro ha de pedir el dinero para el billete de autobús, la ropa o la visita médica, opciones que todos nosotros damos por supuestas. Debe pedir permiso para llamar por teléfono a un amigo o pariente que no esté en el grupo, y se ve obligado a dar cuenta de su actividad a todas horas del día. Así, el grupo controla las riendas del comportamiento, y en consecuencia las del pensamiento y las emociones. A menudo, el comportamiento se controla mediante la exigencia de que cada uno actúe como grupo. Se trata de desalentar el individualismo. A veces se le asigna a la persona un «compañero» que no se aparte de ella, o bien es ubicada en un grupo más reducido de media docena de miembros. Por lo general, la cadena de mando en las sectas es autoritaria, y fluye desde el líder a través de sus lugartenientes hasta los sublíderes, y de allí a los miembros de base. En un entorno tan bien regulado, todos los comportamientos pueden ser premiados a castigados. Esto sirve a la jerarquía para mantener a sus adeptos fuera de equilibrio. Si un individuo se porta bien, recibirá las alabanzas públicas de sus jefes y tal vez premios o una promoción. Si el individuo no observa un comportamiento correcto, se le acusará y criticará públicamente y se le obligará a realizar tareas domésticas como limpiar los lavabos o lustrar los zapatos de los demás miembros. Otras formas de castigo pueden incluir el ayuno «voluntario», las duchas con agua helada, permanecer una noche entera de vigilancia, o algunos trabajos de penitencia. Una persona que participe activamente en su propio castigo llegará a creer que lo tiene merecido. Cada grupo en particular tiene su propia serie de comportamientos rituales que fortalecen su cohesión. Estos tanto pueden incluir particularidades en el lenguaje, posturas o expresiones faciales, como también las formas más tradicionales de representar las creencias de la secta. Practicar estas pequeñas cosas nos ayudaban a sentirnos especiales. Si un individuo no se comporta con el suficiente «entusiasmo», puede ser llamado por un líder y acusado de conducta egoísta o impura, o de no esforzarse lo bastante. Se le exigirá que emule a un miembro más antiguo del grupo, incluso hasta el extremo de imitar el tono de su voz. La lección más importante que deben aprender es la obediencia a las órdenes del líder. Los líderes no pueden mandar en los pensamientos íntimos de un adepto, pero saben que si gobiernan su comportamiento, el corazón y la mente vendrán a continuación. A fin de ser un buen miembro, la persona debe aprender a manipular sus propios procesos de pensamiento. En las sectas totalísticas, la ideología es interiorizada como «la verdad», el único «mapa» de la realidad. La doctrina no sólo sirve para filtrar la información que se recibe sino también para regular cómo se debe pensar sobre esta información. Todo lo que es bueno está representado por el líder y el grupo. Todo lo que es malo se halla en el exterior. Una gran parte de los sectas totalísticas afirman que sus doctrinas están científicamente probadas. La doctrina se proclama capaz de responder a todas las cuestiones planteadas por cualquier problema o situación. El adepto no necesita pensar por su cuenta porque la doctrina piensa por él. Es habitual que una secta destructiva cuente con su propio «lenguaje simplificado» de palabras y expresiones. Dado que el lenguaje suministra los símbolos que utilizamos para pensar, controlar ciertas palabras ayuda a controlar el pensamiento. Muchos grupos sintetizan situaciones complejas, las etiquetan, y después las convierten en frases hechas de la secta. Estas etiquetas, que son la expresión verbal del lenguaje simplificado, gobiernan la manera de pensar en cualquier situación. No importaba quién estuviera involucrado o de qué problema se tratara, era simplemente un «problema Cain-Abel». El término en sí mismo dictaba cómo debía resolverse el problema. Un pensamiento critico acerca de un mal paso del líder no podía atravesar este bloqueo en la mente de un buen adepto. Las frases hechas dé la secta, o lenguaje simplificado, también levantan una pared invisible entre los creyentes y los advenedizos. El lenguaje ayuda a que los miembros se sientan especiales y distintos de las personas comunes. En realidad, al incorporar el lenguaje simplificado, lo que aprenden es a no pensar. Aprenden que comprender significa creer. Otro punto clave del control del pensamiento se basa en entrenar a los miembros para que bloqueen cualquier información que sea crítica con el grupo. Los mecanismos de defensa típicos del individuo son reorientados para que defiendan la nueva identidad que le ha proporcionado la secta contra la antigua identidad original. La primera línea de defensa incluye la negación, la racionalización, la justificación, y el deseo intelectual. Si la información transmitida a un miembro de la secta es interpretada como un ataque al líder, a la doctrina o al grupo, se levanta un muro de hostilidad. Los miembros están entrenados para no aceptar ninguna crítica. Aunque resulte paradójico, las críticas al grupo confirma que el punto de vista de la secta acerca del mundo es correcto. La información que reciben no se interpreta correctamente. Les dicen que les ayudará a desarrollarse o a ser más eficaces. Cuando el miembro de una secta empieza a tener un «mal» pensamiento, utiliza la interrupción del pensamiento para ahogar el «negativismo» y centrarse a sí mismo. Así aprende a aislarse de cualquier cosa que amenace su realidad. Estas acciones, muchas de ellas habituales por su valor y utilidad, son pervertidas en las sectas destructivas. Se convierten en algo mecánico porque el individuo está programado para activarías al primer síntoma de duda, ansiedad o incertidumbre. En cuestión de semanas, la técnica se vuelve innata, se hace automática. De hecho, el individuo a veces ni siquiera se da cuenta de que ha tenido un «mal» pensamiento. Sólo advierte que de pronto se ha puesto a cantar o ritualizar. Mediante la utilización de la interrupción del pensamiento, los miembros piensan que se están desarrollando cuando en realidad sólo se están convirtiendo a sí mismos en adictos. Después de abandonar una secta que emplea exhaustivamente las técnicas de interrupción del pensamiento, la persona atraviesa un difícil proceso de readaptación antes de poder superar el hábito. La interrupción del pensamiento es la forma más directa para córtocircuitar la capacidad de un individuo para aquilatar la realidad. Además si alguien es capaz de pensar sólo cosas positivas sobre su participación en el grupo, resulta evidente que está enganchado. Puesto que la doctrina es perfecta y el líder también lo es, cualquier problema que surja es asumido como una falta del miembro individual, que aprende a culparse a si mismo y a trabajar con mas ahínco. El control mental puede bloquear efectivamente cualquier sentimiento que no se corresponda con la doctrina del grupo. También sirve para mantener al miembro de la secta trabajando como un esclavo obediente. En todo caso, cuando los pensamientos son controlados, el comportamiento y los sentimientos también están controlados. El miedo y la culpa son las herramientas necesarias para mantener a la gente bajo control. La culpa es, con toda probabilidad, el arma emocional más sencilla y eficaz que existe para conseguir la conformidad y la sumisión. Sin embargo, la mayor parte de los miembros de una secta no pueden ver que utilizan la culpa y el miedo para controlarlos. Están tan condicionados a culparse siempre a si mismos que responden con gratitud cada vez que el líder les señala uno de sus «defectos». El miedo se utiliza para aprisionar a los miembros del grupo de dos maneras. La segunda es el terror a ser descubierto y castigado por los líderes. El miedo a lo que podría sucederte si no haces bien tu trabajo puede ser muy eficaz. Algunas sectas proclaman que el holocausto nuclear o cualquier otra catástrofe sería el resultado de la indisciplina o la negligencia en el compromiso de los miembros. Para poder controlar a alguien a través de sus emociones, a menudo hay que redefinir sus sentimientos. La felicidad, por ejemplo, es una sensación que todo el mundo desea. Sin embargo, si la felicidad se define como estar cerca de Dios, y Dios no es feliz, entonces la única manera de ser feliz es ser desgraciado. En consecuencia, la felicidad consiste en sufrir para poder estar más cerca de Dios. Tal idea aparece también en algunas teologías ajenas a las sectas, pero en éstas es una herramienta para la explotación y el control. En algunos grupos, la felicidad estriba en seguir las órdenes del líder, en reclutar el máximo número de individuos o en donar una buena cantidad de dinero. La felicidad se define como el sentido de comunidad que brinda la secta a todos aquellos que disfrutan de una buena posición. La lealtad y la devoción son, entre todas las emociones, las más respetadas. Los miembros no están autorizados a sentir o expresar emociones negativas, excepto hacia los foráneos. Se les enseña que nunca han de experimentar sentimientos hacia su propia persona o sus propias necesidades, sino que deben pensar siempre en el grupo, sin quejarse jamás. No podrán nunca criticar al líder, pero en cambio deberán criticarse a sí mismos. Muchas sectas ejercen un control total sobre las relaciones interpersonales. Los líderes pueden decir y dicen a los adeptos que deben evitar a ciertos miembros o que deben pasar más tiempo con otros. Algunos llegan incluso a «recomendar» a los miembros con quién han de casarse, y controlan toda su relación, incluyendo su vida sexual. Hay sectas en las que se pide a los seguidores que nieguen o supriman sus sentimientos sexuales, lo cual se convierte en una fuente de frustración contenida que puede ser canalizada hacia otras salidas, como por ejemplo trabajar con más ahínco. Pero otros grupos, en cambio, exigen la sexualidad, y al miembro que se contiene le hacen sentir egoísta. De una manera u otra, el grupo ejerce el control emocional. A menudo, se mantiene a los individuos en constante desequilibrio. En un momento dado se les alaba, y al siguiente son insultados. Este mal uso de las técnicas de modificación del comportamiento -recompensa y castigo- crea una sensación de dependencia e indefensión. La confesión de antiguos pecados o de actitudes equivocadas es también un recurso poderoso para lograr el control emocional. Lo cierto es que una vez confesado públicamente, en contadas ocasiones se perdona o se olvida de verdad el antiguo pecado. En el instante en que uno se aparte de la fila, se sacará de nuevo a la luz y se utilizará para manipular al adepto y conseguir su obediencia. Cualquiera que se encuentre en una sesión confesional de una secta debe recordar esta advertencia: cualquier cosa que diga es susceptible de ser y será utilizada en su contra. Este ardid puede llegar incluso al chantaje si no abandona la secta. La técnica más efectiva para el control emocional es la implantación de fobias, ya mencionada en el capítulo 3. Con ella se consigue que los individuos experimenten una reacción de pánico al pensar en marcharse: sudores, palpitaciones, intensos deseos de evitar la posibilidad. Les dicen que si se marchan se encontrarán perdidos e indefensos en medio de los más terribles horrores; se volverán locos, les asesinarán, se convertirán en drogadictos o se suicidarán. Ejemplos de casos semejantes se narran continuamente tanto en las conferencias como a media voz en los corrillos informales. Es casi imposible que un miembro adoctrinado de una secta llegue a sentir que encontrará alguna seguridad fuera del grupo. Sin embargo, los’ miembros tal vez no dispongan de la posibilidad real de escoger, porque se les ha adoctrinado para tener fobia al mundo exterior. Las fobias inducidas eliminan la posibilidad psicológica de que un individuo decida abandonar el grupo simplemente porque no es feliz o porque desea hacer otra cosa. Si las emociones de una persona caen bajo el control de un grupo, acto seguido lo harán sus pensamientos y su comportamiento. Control de la información El control de la información es el último componente del control mental. La información es el combustible que utilizamos para que nuestra mente funcione correctamente. Niéguele a un individuo la información que necesita para emitir un juicio acertado y será incapaz de hacerlo. La gente permanece atrapada en las sectas destructivas porque no sólo se le niega el acceso a una información crítica sino que además ha sido despojada del mecanismo interno necesario para procesaría. El control de la información tiene un impacto tan dramático como devastador. En muchas sectas totalísticas, los adeptos cuentan con un mínimo acceso a los periódicos, revistas y programas de radio y televisión ajenos a la secta. Esto se debe en parte a que están tan ocupados que no disponen de tiempo libre. Cuando leen, por lo general se trata de libros o folletos de propaganda editados por la secta, o de material que ha sido censurado para «ayudar» a los miembros a que se mantengan centrados. El control de la información también se extiende a todas las relaciones. No se permite a los miembros que discutan entre si nada que sea crítico respecto al líder, la doctrina o la organización. A los nuevos conversos no se les permite que mantengan conversaciones entre sí sin la presencia de un miembro más antiguo que les vigile. Lo más importante es que se les exige que eviten todo contacto con los ex miembros o con quienes se muestran críticos. Se deben alejar sobre todo de la gente que podría facilitarles la mayor cantidad de información. En algunas sectas se llega incluso a leer la correspondencia de los miembros y a escuchar sus conversaciones telefónicas. Por lo general, la información es fragmentada para que los miembros no obtengan un panorama global. En las grandes sectas, se informa a los adeptos únicamente de aquello que «necesitan saber» para realizar sus trabajos. Las sectas destructivas también controlan la información mediante la creación de muchos niveles de «verdad». Las ideologías de las sectas tienen doctrinas «exteriores» y doctrinas «interiores». El material exterior es propaganda relativamente suave destinada al público en general o a los nuevos adeptos. Las doctrinas interiores se van desvelando sólo a medida que aumenta el compromiso del individuo con el grupo. Por ejemplo, los Moonies siempre han declarado en público que son pro americanos y que están a favor de la democracia y la familia. Eran partidarios de la familia porque creían que la «verdadera» familia de todos los seres humanos estaba formada por Moon, su esposa y sus hijos espirituales. Un adepto puede creer sinceramente que las doctrinas exteriores no son mentiras, sino tan sólo un nivel diferente de verdad. Al crear un entorno donde la verdad tiene múltiples niveles, los líderes de las sectas consiguen que al individuo le resulte imposible efectuar una valoración final objetiva. Si plantea problemas, le dicen que no es todavía lo bastante maduro para conocer la verdad íntegra, pero que dentro de poco quedará todo muy claro. Si trabaja con entusiasmo, ganará el derecho a conocer los niveles más altos de la verdad. Pero hay muchos «niveles interiores». A menudo, un miembro avanzado que cree que lo sabe todo aún se encuentra a varios niveles del centro. A los preguntones que insisten en saberlo todo y además enseguida, naturalmente, son reorientados hacia una meta externa hasta que se tranquilizan. juntas, constituyen una red totalística que puede manipular incluso a las personas de gran fortaleza mental. De hecho, son precisamente los individuos con mayor capacidad mental quienes más se comprometen y más entusiastas se muestran con las sectas. No hay ningún grupo que haga todo lo que se describe en este capítulo. He procurado citar sólo las prácticas más comunes y que más se aplican en cada componente del control mental. Existen otras prácticas que seguramente se aplican en determinadas sectas, pero no las he incluido. Hay prácticas que encajan en más de una de estas categorías. Por ejemplo, ciertos grupos cambian el nombre de sus adeptos para acelerar el proceso de formación de la nueva «identidad de secta». Esta técnica puede catalogarse en cualquiera de las cuatro categorías. Existen muchas variaciones entre las sectas. Por ejemplo, algunos grupos realizan abiertamente la implantación de fobias; otros son muy sutiles. Lo más importante es el efecto global en el individuo. La única manera de saberlo es darle la oportunidad de reflexionar, de tener acceso a toda la información, de saber que tiene libertad para abandonar el entorno. Los tres pasos para conseguir el control de la mente Una cosa es ser capaz de identificar los cuatro componentes del control mental, pero otra muy distinta es saber cómo se utilizan en la práctica para cambiar el comportamiento de las personas confiadas. A primera vista, los tres pasos del proceso para conseguir el control de la mente parecen bastante sencillos. Yo lo denomino descongelación, cambio y congelación. Su libro, basado en las entrevistas con antiguos prisioneros estadounidenses, es un valioso estudio del proceso. Sus tres etapas conceptuales se aplican igual de bien al control mental no coercitivo como al lavado de cerebro. De acuerdo con su descripción, el descongelamiento consiste en destruir las defensas del individuo, el cambio es el proceso de adoctrinamiento, y la congelación es el proceso de formación y reforzamiento de la nueva identidad. Las sectas destructivas actuales cuentan con la ventaja de treinta años de investigaciones y técnicas psicológicas desarrolladas desde los tiempos de Mao, con lo cual sus programas de control mental son mucho más efectivos y peligrosos. Los procesos hipnóticos, por ejemplo, han adquirido mucha más importancia en el moderno control mental. Además, las sectas destructivas actuales son más flexibles en sus planteamientos. Están preparadas y son capaces de cambiar su forma de abordar a una persona para adaptarse al perfil psicológico específico del individuo, mediante la utilización del engaño y un lenguaje básico muy elaborado, o el empleo de técnicas como la interrupción del pensamiento y la implantación de fobias. Examinemos con más detenimiento este modelo de tres etapas para ver cómo el programa va creando paso a paso a un bien disciplinado miembro de una secta destructiva. La descongelación Para predisponer a una persona para un cambio radical, lo primero es perturbar su realidad. Sus adoctrinadores deben desorientarlo. Sus marcos de referencia para comprenderse a sí mismo y a su entorno deben ser cuestionados y destrozados. Cambiar su visión de la realidad abatirá sus defensas naturales contra los conceptos que desafían su realidad. Hay muchísimos métodos para conseguir el descongelamiento. Desorientar psicológicamente a una persona puede resultar muy efectivo. Privarle del sueño es una de las técnicas más comunes y más eficaces para quebrar su resistencia. Además, el cambio de las dietas alimenticias y de los horarios de comida también puede producir un efecto de desorientación. Algunas sectas utilizan dietas bajas en proteínas y alto contenido de azúcar, o una alimentación escasa durante períodos prolongados, para minar la estabilidad del individuo. La descongelación se consigue más fácilmente en un entorno controlado por completo como en una casa aislada, pero también en lugares mucho más accesibles como el salón de un hotel. Los procedimientos hipnóticos constituyen otra eficaz herramienta para descongelar a un individuo y burlar sus mecanismos de defensa. Una técnica hipnótica particularmente efectiva se basa en el uso deliberado de la confusión para inducir el estado de trance. La confusión es el resultado habitual de presentar de forma congruente cualquier información contradictoria. Por ejemplo, si el hipnotizador dice con un tono de voz autoritario: «Cuanto más intente comprender lo que les digo, menos capaces serán de comprenderlo. El resultado es un estado de confusión temporal. Si lo repite una y otra vez puede que al final tenga sentido. En un entorno así, la tendencia observada en la mayoría de la gente es la de dudar de sí mismos y seguir al grupo. La sobrecarga sensorial, lo mismo que la privación de sensaciones, también consigue desequilibrar por completo a una persona y hacerla más abierta a la sugestión. Un individuo puede ser bombardeado con datos de una fuerte carga emocional a un ritmo superior al que puede digerir. El resultado es una sensación de estar desbordado. La mente se pone en punto muerto y deja de evaluar los datos que recibe a raudales. El recién llegado puede pensar que esto es algo que ocurre espontáneamente en su interior, pero es el grupo quien lo ha estructurado así de forma intencionada. Otras técnicas hipnóticas, como el vínculo doble,13 pueden también utilizarse para ayudar a descongelar el sentido de la realidad de un individuo. El doble vínculo fuerza a la persona a realizar lo que desea el controlador manteniendo la ilusión de que puede elegir. El individuo puede creer o no las palabras del líder, pero las dos posibilidades están cubiertas. Es típico que estas actividades comiencen de forma inocente, pero poco a poco se vuelven más intensas e intencionada conforme progresa el taller de trabajo o el seminario. Casi siempre son realizadas en grupos, lo que implica la falta de intimidad y frustra la necesidad del individuo de estas a solas, pensar y reflexionar. Cualquier problema que sea importante para el individuo, como el bajo rendimiento en los estudios o en el trabajo, el exceso de peso o las dificultades en sus relaciones personales, son exagerados hasta el infinito para probar que uno no vale nada. Algunas sectas pueden ser bastante virulentas en sus ataques personales, llegando con frecuencia a la humillación delante de todo el grupo. Una vez que la persona se hunde, está lista para la segunda fase. El cambio El cambio consiste en imponer una nueva identidad personal -una nueva serie de comportamientos, pensamientos y emociones- para llenar el vacío dejado por la desaparición de la identidad anterior. El adoctrinamiento de esta nueva personalidad se realiza tanto formal como informalmente. Muchas de las técnicas utilizadas en la fase de descongelación son también aplicadas en ésta. La repetición, la monotonía y el ritmo: he aquí las tres adormecedoras cadencias hipnóticas a través de las cuales se realiza normalmente el adoctrinamiento. Los datos se repiten una y otra vez. Si los conferenciantes tienen una preparación más seria, varían en algo sus charlas para mantener la atención, pero el mensaje es siempre el mismo. Durante la fase de «cambio», todas estas repeticiones se centran en unos cuantos temas básicos. Se les dice a los novicios lo malo que es el mundo, y que los no iluminados no saben cómo arreglarlo. Esto es así porque la gente común carece del nuevo «entendimiento» que ha traído el líder. El líder es la única esperanza para conseguir una felicidad duradera. A los reclutas les dicen: «Tu personalidad es la que te impide experimentar plenamente la nueva verdad». Tus “viejos conceptos” son los que te mantienen sujeto. Tu mente “racional” te impide acercarte a este fantástico progreso. Los comportamientos se moldean al principio de forma sutil, después con más determinación. El material que servirá para construir la nueva identidad se suministra gradualmente, pieza a pieza, y sólo se aumenta el ritmo cuando se considera que el sujeto está preparado para asimilarlo. La regla elemental es: «Dile sólo lo que pueda aceptar». Cuando yo era conferenciante de los Moonies, a menudo discutía las tácticas a emplear con los otros conferenciantes. Para racionalizar nuestras manipulaciones utilizábamos la siguiente analogía: «Tú no le darías a un bebé trozos de filete, ¿no es cierto? Tienes que alimentarle con algo que pueda digerir, como las papillas. Bueno, estas personas son como bebés espirituales. No les digas más de lo que puedan asimilar o se morirán». Si un novicio se enfadaba porque estaba aprendiendo demasiado sobre nosotros, la persona que trabajaba con él se hacía a un lado y dejaba que otro miembro le diera un poco de papilla. Las sesiones formales de adoctrinamiento pueden ser muy monótonas y rítmicas: una forma de inducir estados hipnóticos. Resulta bastante corriente que la gente se duerma durante estos programas. Cuando yo era conferenciante de la secta, reprendía a las personas cuando se dormían y las hacía sentirse culpables, pero de hecho significaba que estaban respondiendo bien a la hipnosis. Más adelante aprendí que la hipnosis es algo habitual en muchas sectas. Aun cuando se ponga a echar una cabezada, la persona permanece más o menos atenta a la información y es afectada por ésta, al estar sus defensas intelectuales normales con la guardia baja. Otra técnica muy eficaz para el cambio es la «experiencia espiritual» inducida, que a menudo se consigue de manera por completo artificial. Su amigo más íntimo en el grupo se encarga de recoger toda la información privada del recluta y se la pasa en secreto a los líderes. Más tarde, en el momento preciso, esta información se utiliza de improviso para crear una «experiencia». Tal vez semanas después, en otra ciudad, un líder entrevista al recluta y le habla de pronto del suicidio de su hermano. Como sabe que no ha hablado de ello con nadie de este nuevo lugar, el recluta piensa que el líder ha leído sus pensamientos o que ha sido informado directamente desde el mundo de los espíritus. Se siente sobrecogido y pide perdón por no ser mejor hermano. Las sectas religiosas destructivas no son las únicas en organizar experiencias «místicas». Un psicoterapeuta manipuló a una de sus clientes echándole en cara su incapacidad para seguir la dieta. No le dijo que la había visto horas antes cuando se comía un helado. Ella creyó que el hombre tenía poderes ocultos. Una técnica bastante común en las sectas religiosas consiste en pedirle a sus adeptos que le pregunten a Dios qué quiere Él que hagan. Les exhortan a que estudien y recen para llegar a conocer la voluntad de Dios. Siempre se insinúa que unirse al grupo es lo que Dios quiere, y que abandonar el grupo es traicionar su voluntad. Claro que si una persona le dice al líder de la secta que Dios le ha indicado que debe abandonar, tal deseo no será aceptado como válido. Tal vez la persuasión más poderosa es la ejercida por los otros miembros de la secta. Para una persona normal, hablar con un adepto adoctrinado es toda una experiencia. Es muy probable que usted no haya conocido jamás a nadie, amigo o familiar, que esté tan absolutamente convencido de saber qué es lo mejor para usted. Un buen adepto jamás acepta un no por respuesta, porque ha sido adoctrinado para creer que si usted no se adhiere, el culpable es él. Esto genera una gran presión sobre el adepto para que triunfe. Cuando uno está completamente rodeado por esta gente, la psicología del grupo desempeña un papel muy importante en el proceso de «cambio». Se organiza adrede a los individuos en pequeños grupos específicos. Quienes hacen demasiadas preguntas son aislados enseguida del grupo principal. En los Moonies, organizábamos equipos pequeños al empezar los talleres de trabajo para evaluar a los reclutas. Los dividíamos en «ovejas» y «cabras», y los destinábamos a sus respectivos grupos. Las «ovejas» eran aquellos que estaban «preparados espiritualmente». Las «cabras» eran individualistas recalcitrantes de quienes no se podía esperar que fueran buenos miembros. Más tarde, después de abandonar el grupo, me sorprendí mucho al saber que otras sectas muy distintas a la nuestra hacían lo mismo. Nosotros pensábamos que habíamos inventado la técnica. Pero el proceso de cambio engloba mucho más que la obediencia a las figuras autoritarias de la secta. Incluye las numerosas sesiones de «participación» con los miembros de base, en las cuales se confesaban los antiguos pecados, se narraban los triunfos del presente y se fomentaba el sentimiento de comunidad. Los seres humanos tienen una capacidad increíble para adaptarse a nuevos entornos. Las sectas destructivas saben cómo explotar esta capacidad. Mediante el control del entorno del individuo, el uso de la modificación del comportamiento para recompensar ciertas conductas y suprimir otras, y la inducción de estados hipnóticos, pueden verdaderamente reprogramar la identidad de una persona. Cuando la persona ha «cambiado», está lista para el siguiente paso. La congelación Después de que alguien ha sido quebrado y adoctrinado en el nuevo sistema de creencias, debe ser reconstruido como el «nuevo hombre». Se le debe dar un nuevo propósito en la vida y nuevas actividades que consolidarán su nueva identidad. Una vez más, muchas de las dos primeras etapas son empleadas en la fase de congelación. Los líderes de la secta deben estar razonablemente seguros de que la nueva identidad se halle bien consolidada cuando la persona salga de su entorno inmediato. De este modo, los nuevos valores y creencias deben ser interiorizados por el nuevo recluta. La primera y más importante tarea de la «nueva» persona es denigrar su anterior personalidad. Lo peor que le puede pasar a la persona es actuar como él mismo, a menos que ésa sea la nueva personalidad de la secta, que está completamente formada al cabo de varios meses. La memoria del individuo se distorsiona, minimizando las cosas buenas del pasado y exagerando los pecados, los fallos, las heridas y la culpa. La confesión se convierte en otro medio para purgar el pasado e integrarse en la secta. Durante la fase de congelación se modela el método primario para proporcionar la nueva información. Los nuevos miembros forman pareja con los antiguos, que se encargan de enseñarle los entresijos. El «hijo espiritual» es instruido para que imite en todo al «Padre espiritual». Esta técnica cubre también otros varios propósitos. Mantiene al miembro «antiguo» en la buena senda al tiempo que gratifica su ego, y estimula las ansias del nuevo miembro de convertirse en un modelo respetado para poder él también entrenar a los miembros más jóvenes. El grupo es ahora la «verdadera» familia del miembro; cualquier otra es sólo su vieja familia «física». Algunas sectas insisten en una transferencia muy literal de la lealtad familiar. Jim Jones no era ni por asomo el único líder de una secta que insistía en que sus seguidores le llamaran «Papá». Conforme se afirmaba mi nueva identidad, yo quería pensar como él, sentir como él, actuar como él. Para acelerar la congelación de un individuo, algunas sectas le dan un nombre nuevo. Muchas le cambian su forma de vestir, el peinado, y todo aquello que pueda recordarle el pasado. Como ya he mencionado, muchas veces los miembros deben aprender a hablar una jerga distintiva o lenguaje simplificado de la secta. Por lo general se ejerce gran presión sobre el nuevo miembro para que entregue sus ahorros y demás posesiones. Esto persigue un doble propósito, además de enriquecer a la secta. Donar los ahorros de toda una vida congela al individuo en el nuevo sistema de creencias. Sería demasiado doloroso admitir el error, y también consigue que la supervivencia económica en el mundo exterior parezca mucho más difícil en caso de que la persona piense alguna vez en abandonar la secta. El impedirle dormir, la falta de intimidad y los cambios dietéticos se prolongan durante varios meses, y a veces más. Al nuevo miembro se le traslada a algún lugar lejos de su vecindario y de sus fuentes de influencia, incluso en una nueva ciudad donde no ha estado jamás y donde no conoce a nadie. Esto fortalece aún más la dependencia total respecto a las figuras autoritarias de la secta. Es típico que al nuevo miembro se le asignen tareas de proselitismo tan pronto como sea posible. Las investigaciones realizadas en psicología social demuestran que nada afirma tan rápidamente las nuevas creencias como intentar convencer a otros para que las acepten. Buscar nuevos adeptos cristaliza la identidad construida por la secta en un plazo muy breve. Algunos grupos se autofinancian mediante la utilización de métodos para recaudar fondos que son arduos y humillantes, como por ejemplo pedir limosna en las calles durante las veinticuatro horas del día. Esta labor se convierte en una forma de glorioso martirio que ayuda a congelar el compromiso con el grupo. Después de unas cuantas semanas de proselitismo y recolección de fondos en el mundo exterior, el miembro es, por lo general, reenviado a nuevas sesiones de adoctrinamiento. Este ciclo puede repetirse docenas de veces en el transcurso de los años. Cuando el novicio ya ha pasado el tiempo suficiente con los miembros «antiguos», llega por fin el día en que se puede confiar en él para que entrene a otros recién llegados. De esta manera, la víctima se convierte en victimario, con lo que se perpetúa el sistema destructivo. Sin embargo, los criterios éticos para determinar qué es «mejor» deberían ser propios, y no de algún otro. En un entorno de control mental, la libertad de elección es lo primero que se pierde. La razón para esta pérdida es muy simple: el miembro de la secta ya no actúa por sí mismo. Tiene una nueva estructura de identidad creada de forma artificial por la secta, que incluye nuevas creencias y un nuevo lenguaje. La doctrina de los líderes de la secta se convierte en el único «mapa» de la realidad con que cuenta el nuevo miembro. El adepto de una secta de control mental está en guerra consigo mismo. En consecuencia, cuando se trata con un miembro, es de suma importancia tener siempre presente que posee dos identidades. Al principio, identificar estas identidades duales resulta a menudo confuso para los familiares de los adeptos, sobre todo en las primeras semanas o meses después del ingreso, cuando la nueva identidad es la dominante. En un momento dado, el individuo está hablando en la jerga de la secta con un aire hostil o elitista, de sabelotodo. Entonces, sin previo aviso, parece volver a su viejo yo, con sus viejas actitudes y modos de ser. Hasta que, de repente, de nuevo se convierte en un extraño. Este comportamiento resulta muy familiar para cualquiera que trabaje con miembros de sectas, como es mi caso. Por lo general, sólo uno de los dos yos ocupa la conciencia cada vez. La personalidad que la ocupa más tiempo es la identidad de la secta. La vieja identidad únicamente se presenta de manera intermitente. Es esencial que los familiares del adepto se acostumbren a las diferencias entre estos dos patrones de identidad, tanto en cuanto al contenido como a las modalidades de comunicación. Cuando Juan Secta habla, su discurso es el de un «autómata» o como la grabación de una conferencia de la secta. Hablará con una identidad y volumen inapropiados. Adoptará la típica postura rígida, con los músculos faciales tensos. A los familiares les llamará la atención el aspecto de sus ojos, vidriosos o fríos, y su mirada, que a menudo parece observar algo situado detrás de los interlocutores. En el otro extremo, cuando Juan Juan habla lo hace de forma emocional. Será más expresivo y estará más dispuesto a compartir sus sentimientos. Será más espontáneo, y hasta puede mostrar un cierto sentido del humor. Su actitud será más relajada y amistosa, y el contacto visual no parecerá forzado. Esta cruda descripción de una personalidad dividida puede parecer demasiado simplista, pero es asombrosamente ajustada. Empezar a hablar con alguien y sentir que, cuando estás a mitad de una frase, una personalidad diferente se apropia de su cuerpo, resulta una experiencia estremecedora. Advertir el cambio, y actuar de forma apropiada, es la llave para alcanzar la personalidad real del sujeto y liberarlo de las cadenas de la secta, como describiré en los próximos capítulos. Pese a los reiterados intentos del adoctrinamiento de la secta para destruir y suprimir la vieja identidad y reemplazarla por la nueva, casi nunca se consigue un éxito total. Las buenas experiencias y los recuerdos positivos rara vez desaparecen del todo, aunque, desde luego, la identidad de la secta intentará enterrar los viejos puntos de referencia y sumergir el pasado del individuo. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, la vieja identidad se rebela y busca caminos para recuperar su libertad. Este proceso se acelera mediante los contactos positivos con personas que no son adeptos, y mediante la acumulación de las malas experiencias vividas en el grupo. Es la identidad «real», enterrada muy hondo, la que ve y registra las contradicciones, las preguntas y las desilusiones. Siempre me sorprende, aunque pasé por la misma experiencia durante mi desprogramación, que durante las largas sesiones de una intervención, mis clientes sean capaces de verbalizar incidentes negativos muy específicos que ocurrieron en su etapa de miembros de una secta. Las personas son capaces de recordar cosas horribles, como ser violadas por el líder de la secta, o verse forzadas a mentir, estafar o robar. A pesar de que en ese momento sabían que estaban haciendo algo mal, o que se abusaba de ellos, no podían enfrentarse al hecho o actuar en su contra porque la identidad de la secta tenía el control. Era sólo cuando su identidad «real» recibía permiso y se la alentaba a hablar que estas cosas llegaban a la conciencia. Por cierto que una parte esencial del asesoramiento en abandonos consiste en que la persona saque a la luz sus propias experiencias, de forma tal que pueda procesarías. En mi trabajo de asesor, he visto una y otra vez que la personalidad «real» tiene las claves de lo que hay que hacer para invertir el proceso de control mental. Está claro que la personalidad «real» es la responsable de la aparición de las frecuentes enfermedades psicosomáticas que sufren los miembros de las sectas. He conocido gente que había desarrollado graves problemas epidérmicos, con lo cual se evitaban los agotadores horarios de trabajo y tenían tiempo para dormir. Otros desarrollaban asma o profundas reacciones alérgicas para poder buscar atención médica y ayuda en el exterior. La personalidad «real» se expresa también de otras maneras. Puede ejercer presión sobre la personalidad de la secta para ir a visitar a su familia, poniendo como excusa la necesidad de recoger ropas o dinero, o la de hacer nuevos reclutas. También puede mostrar indicios de que la persona desea ser rescatada cuando habla con familiares o amigos. Antes de que el adepto formulara tal advertencia, las familias ni siquiera tenían idea de que existía alguien a quien podían pedirle ayuda. La personalidad «real» también es la responsable de generar sueños temáticos. He conocido a centenares de ex miembros que me han contado que tenían continuas pesadillas durante su permanencia en la secta. Eran los típicos sueños donde aparecían los temas de estar perdido, herido o atrapado. Me han explicado que en sus sueños estaban perdidos en un bosque oscuro, se ahogaban o estaban prisioneros en un campo de concentración. Algunas personas me han dicho que tuvieron una «revelación» que les indicaba que debían abandonar el grupo. Comentaban que, en aquella época, ellos no querían abandonar el grupo, pero que su experiencia «espiritual» era tan poderosa que siguieron las instrucciones y buscaron ayuda. Yo creo que Dios trabaja a través de las personas, y que es capaz de indicarles que abandonen las sectas destructivas. Mi creencia de que Dios actúa a través de otras personas se basa, en parte, en una de mis propias experiencias. Cuatro años después de que abandonara la secta, por accidente escuché a mi madre que hablaba con otra persona. Yo decía: Querido Dios, no le hagas mucho daño. Sólo el necesario para que podamos encontrarlo y rescatarlo». Me quedé anonadado y le pregunté a mi madre por qué no me lo había contado después de tantos años. Ella me respondió: «No está bien rezar para pedir que alguien se haga daño. No quería que te enfadaras conmigo». En cambio, acudió a mi memoria lo que me había dicho uno de los enfermeros cuando me sacaban del interior de la furgoneta: «¡No estás muerto de puro milagro!». Como hombre de fe, creo que Dios escuchó las oraciones de mi madre. Creo que en algún nivel inconsciente, mi yo «real» fue influido desde lo alto para que me quedara dormido y me despertara en el momento exacto. Desde luego, no puedo probarlo, pero he oído hablar de otras personas que han sufrido «accidentes» que les condujeron a la libertad. No importa el tiempo que una persona haya pasado en una secta destructiva, siempre hay esperanzas de poder ayudarla. No hace mucho hablé con una abuela de 85 años de edad que abandonó una secta destructiva de Nueva jersey después de estar quince años en ella. Le brotaban las lágrimas mientras describía lo maravilloso que era volver a ser libre. Sabía exactamente lo que ella quería decir. Eran personas de la más variada extracción social, y sus edades iban desde los 22 hasta los 85 años. A pesar de que resultaba evidente que algunos de ellos tenían graves problemas emocionales antes de convertirse en adeptos, la gran mayoría eran sujetos estables, inteligentes e idealistas, con una buena educación y procedentes de familias respetables. En cambio, el individuo con problemas emocionales siempre tenía dificultades para ajustarse a la rígida agenda diaria y á las enormes presiones psicológicas a que le sometíamos. Como cualquier otra empresa, todas’ las grandes sectas vigilan la relación coste/beneficio. Tienen miedo de que, si no lo hacen, sus organizaciones desaparezcan al cabo de unos años. Las sectas que cuentan con más de una década de existencia disponen de personal competente que se ocupa de los asuntos prácticos que cualquier organización con objetivos a largo plazo debe controlar. Los grupos grandes se pueden permitir la contratación de personas extrañas para que realicen las tareas ejecutivas y profesionales, pero no se confía tanto en un profesional contratado como en alguien que está comprometido emocionalmente con la secta. Además, al adepto no le pagan por sus servicios. Las sectas intentan reclutar a profesionales para que administren sus asuntos y den una fachada respetable a la organización, así como también para asegurarse el éxito. Los foráneos que tratan con los líderes de las sectas destructivas nunca dejan de asombrarse ante el hecho de que éstos no son unos locos de atar. Una secta, por lo general, busca a las personas más educadas, activas y capaces que puede encontrar. He escuchado comentarios como éstos: «No sabía que había tanta gente brillante en este tipo de grupos», o «Aquel líder es de verdad una persona muy agradable, bondadosa y muy inteligente. Cualquiera, no importan sus antecedentes familiares, puede ser reclutado por una secta. La variable importante no está en la familia de los posibles miembros sino en el nivel de capacidad del reclutador. La participación en las sectas destructivas proporciona a algunos individuos una salida para diversos aspectos de si mismos que no encuentran en su vida familiar o en sus otras actividades sociales. Muchos hombres y mujeres sienten una auténtica necesidad de trabajar en equipo con otras personas en pro de las más variadas causas sociales o religiosas. Sin embargo, son relativamente pocas las comunidades que ofrezcan actividades organizadas de este tipo a las personas idealistas. La vida en una secta les brinda esta oportunidad, junto con los aparentes beneficios del «compañerismo» que se vive al participar en una intensa experiencia de grupo. Para esta gente la pertenencia a una secta puede ser una forma de sustituir a su familia por los líderes del grupo mientras se alejan del hogar. A veces me he encontrado con problemas mas graves, como el alcoholismo o la drogadicción en el seno familiar, lo que hace que la persona sienta intensos deseos de alejarse de la familia disfuncional tan pronto como sea posible. Sin embargo, no parece ser éste el tipo de familia patrón de la que provienen los novicios. La mayoría de las familias son relativamente normales. Si es como la mayor parte de los miembros, probablemente le habrán abordado durante un momento de mucho estrés, o tal vez cuando ocurría un cambio importante en su vida. El estrés es algo habitual en el mundo moderno. Por lo general, nuestros mecanismos de defensa nos ayudan a salir del paso, pero todos pasamos por momentos en que somos vulnerables. A pesar de que en momentos de debilidad podemos sucumbir al control mental, esto no significa que sea permanente. Cuando los reclutas abandonan el entorno del grupo durante el tiempo suficiente para poder descubrir libros, artículos o testimonios de ex miembros, casi siempre se desvinculan de la secta. El problema se presenta en caso de que las personas dependan del grupo para toda la información clave. Al no tener a mano nada mejor, le otorgan a los miembros y a los líderes de la secta los beneficios de la duda. Pueden creer que cualquier problema que surja no es más que el resultado de la idiosincrasia particular de un miembro, y no del sistema en sí. Este capítulo tiene la intención de ayudarle a «ponerse en la piel» del miembro de una seca, a comprender su psicología y algo de cómo es su vida dentro del grupo. En la primera mitad del capítulo se identifican algunos de los temas básicos de la vida en las sectas destructivas, el común denominador que todas comparten en lo que dicen y hacen. La segunda parte se centra en cómo es la vida personal en una secta destructiva, mediante el análisis de los perfiles de diversas personas que han pertenecido a una secta. Yo he conocido a algunas de ellas durante mucho tiempo. No importa lo extraño que puedan parecer estos relatos, son absolutamente verídicos. La experiencia en la secta ¿Cómo es la experiencia de vivir en una secta destructiva que utiliza el control mental? Dado que existen tantos tipos diferentes de sectas que practican el control mental, sería imposible describir las creencias y prácticas de cada una. La mejor manera para obtener datos de un grupo concreto es localizar a un ex miembro, o al menos buscar un relato escrito por un ex miembro. Un pariente preocupado puede aprender la jerga especial de un grupo en particular y sus palabras en clave. Los ex miembros son una gran fuente de información, porque nadie mejor que ellos conoce la experiencia de vivir en una secta. A pesar de que las sectas destructivas pueden presentar diferencias individuales, hay ciertos tenias de la pertenencia a una secta que son más o menos universales. Desde luego, el grado en que estos temas influyen en las personas depende de la fortaleza del vínculo, de cuánto tiempo hace que es miembro y de cuál es el nivel jerárquico que ha conseguido. Para la mayoría de los adeptos, los siguientes temas estarán muy próximos a sus propias experiencias. Algunas sectas llegan tan lejos que enseñan que todo el mundo material es una ilusión, y en consecuencia todos los pensamientos, deseos y acciones no tienen existencia real. La doctrina debe ser aceptada, no comprendida. Así pues, la doctrina debe ser vaga y global, a la vez que lo bastante simétrica como para que parezca congruente. Su poder proviene de afirmar que hay una sola y única verdad que lo abarca todo. Dado que el control mental se basa en la creación de una nueva identidad en el individuo, la, doctrina sectaria requiere siempre que la persona desconfíe de sí misma. La doctrina se convierte en el «programa maestro» de todos lo pensamientos, sentimientos y acciones. Se le enseña que debe seguir las fórmulas prescritas aunque en realidad no las comprenda. Al mismo tiempo, se le dice que debe intentar esforzarse más en su trabajo y tener más fe para poder llegar a comprender la verdad con mayor claridad. Jamás hay lugar para el pluralismo. La doctrina no permite que ningún grupo exterior sea reconocido como válido porque significaría una amenaza al monopolio que la secta ejerce sobre la verdad. Tampoco hay lugar para la interpretación o la desviación. Si la doctrina no le ofrece una respuesta directa, el adepto debe formular la pregunta a un líder. Si éste no tiene una respuesta, siempre puede eludir la pregunta calificándola de poco importante o improcedente. Los demonios domésticos varían de un grupo a otro. Las «grandes conspiraciones» que trabajan para acabar con el grupo son, desde luego, la prueba de su gran importancia. Algunas sectas practican la paranoia psíquica, pues asegura a sus adeptos que los espíritus les observan continuamente, y que pueden llegar incluso a apoderarse de ellos cada vez que sienten o piensan en desacuerdo con las normas de la secta. Después les dijo que correrían la misma suerte si alguna vez pensaban en abandonar el grupo. Esta película fue un magnífico medio para la inducción de fobias. Mentalidad elitista A los miembros se les hace sentir que forman parte de un cuerpo de élíte de la humanidad. Este sentimiento de ser especial, de participar en los actos más importantes de la historia humana como parte de una vanguardia de creyentes comprometidos, es él fuerte vínculo emocional que mantiene a la gente haciendo sacrificios y trabajando al máximo. Resulta irónico que los miembros de una secta miren por encima del hombro a los adeptos de los otros grupos. Son muy rápidos en percatarse de que: «Aquéllos están en una secta», o «A ellos sí que les han lavado el cerebro». Son incapaces de desmarcarse de su propio entorno y contemplarse a sí mismos de forma objetiva. El miembro de base se muestra humilde ante sus superiores y los reclutas en potencia, pero arrogante frente a los extraños. A casi todos los miembros les han dicho en el momento de su adhesión que llegará un día en que se convertirán en líderes. Sin embargo, los ascensos se conseguirán tan sólo con un rendimiento notable ó mediante el compromiso político. La mayor parte de los adeptos no llegan nunca a ser líderes, sino que permanecen entre los miembros de base. Pese a ello, se consideran a sí mismo mejores, con más conocimientos y más poderosos que cualquier otro ser en el mundo. Como resultado, a menudo los miembros se sienten más responsables de lo que han sido en toda su vida. Caminan como si tuvieran que soportar sobre sus hombros el peso del mundo. Los adeptos no entienden lo que quieren decir los foráneos cuando afirman que no hay que intentar escapar de la realidad y de la responsabilidad afiliándose a una secta. La voluntad del grupo sobre la voluntad individual En todas las sectas destructivas, el individuo deberá someterse al grupo. La «intención total» debe ser el foco; la «intención personal» debe quedar subordinada. En cualquier grupo definido como secta destructiva, pensar en sí mismo o para sí mismo está mal. La obediencia absoluta a los superiores es uno de los puntos en que coinciden la práctica totalidad de las sectas. Todo el sentido de la realidad de un adepto se basa en referencias externas: aprende a ignorar su ser interior y confía en la figura autoritaria exterior. Aprende a mirar a los demás en busca de guía y significados. He observado que los miembros de base, sin excepción, tienen dificultades para tomar decisiones, tal vez por el excesivo énfasis puesto en las referencias externas. En este estado de extrema dependencia, los adeptos necesitan que alguien les diga qué deben pensar, sentir y hacer. Los líderes de las diferentes sectas utilizan tácticas muy similares para fortalecer la dependencia. Otra técnica consiste en asignarles metas imposibles del alcanzar. Les aseguran que si son «puros» tendrán éxito, y les obligan a confesar que son «impuros» cuando fracasan. Se urge al recién llegado a que sea esa otra persona. También se incita a los líderes de nivel medio a que copien a sus superiores, siendo el mismísimo líder supremo el modelo final que todos deberán imitar. Lo que el observador está viendo es la personalidad del líder transmitida a través de varias etapas de modelado. La felicidad a través del buen rendimiento Una de las más atractivas cualidades de la vida en las sectas es el sentido de comunidad que inspira. Al principio el amor parece ser incondicional e ilimitado, y los nuevos miembros se ven arrastrados a una luna de miel llena de alabanzas y atenciones. Pero al cabo de unos meses, conforme el adepto se involucra más en la secta, las alabanzas y las atenciones se vuelcan hacia los nuevos reclutas. El miembro de la secta aprende que el amor no es incondicional, sino que depende de su buen rendimiento. Los comportamientos son controlados a través de las recompensas y castigos. Se utiliza la competencia para estimular y avergonzar a los miembros a fin de que sean más productivos. En algunas sectas piden a los individuos que confiesen sus pecados para tener garantizada la «felicidad» y, en caso de que no recuerden ninguno, que se los inventen. Al final llegan a creer que de verdad han cometido los pecados inexistentes Las buenas amistades representan un riesgo, y son desalentadas con disimulo por los líderes. El compromiso emocional del miembro de una secta debe ser vertical, no horizontal. Los amigos son peligrosos, en parte porque si un miembro abandona la secta podría llevarse a otros con él. Cuando alguien deja el grupo, por supuesto el «amor» que se le dirigía se convierte en irritación, odio y burla. Las relaciones dentro de estos grupos son por lo general superficiales, porque se desaconseja activamente compartir sentimientos íntimos, sobre todo los negativos. Esta característica de la vida en una secta, prevalece incluso cuando el adepto siente que está unido a sus camaradas como nunca lo ha estado con cualquier otra persona. Cuando pasan vicisitudes o son perseguidos, tienen una excepcional sensación de profunda camaradería y de compartir el martirio. Pero ya que la única fidelidad real es hacia el líder, una observación más profunda demuestra que tales lazos en el fondo son débiles, y a veces producto de la fantasía. La manipulación mediante el miedo y la culpa El miembro de una secta llega a vivir dentro de un ámbito delimitado por el miedo, la culpa y la vergüenza. Se siente constantemente culpable por no dar la talla. Llega a creer que «el demonio» le persigue. En todas las sectas destructivas que he conocido, el miedo es el principal motivador. Cada grupo tiene su propio diablo particular agazapado a la vuelta de la esquina que espera a los miembros para tentarlos y seducirlos, para matarlos o volverlos locos. Cuanto más vivo y tangible es el demonio que la secta puede conjurar, más intensa es la cohesión que alimenta. Altibajos emocionales La vida en la secta es como un viaje en una montaña rusa. El adepto oscila entre la felicidad extrema de experimentar la «verdad» junto a una élíte privilegiada, y el aplastante peso de la culpa, el miedo y la vergüenza. Los problemas son siempre debidos a su incapacidad, no a la del grupo. Es el eterno culpable por no alcanzar las metas. Si plantea objeciones, se le aplicará el «tratamiento de silencio» o se le trasladará a otra parte del grupo. Estos extremos imponen una pesada carga en la capacidad de la persona para funcionar. Cuando los miembros están «arriba», pueden convertir su celo en una gran productividad y capacidad de persuasión. Pero cuando caen, se transforman en unos completos inútiles. La mayoría de las sectas no permiten que los «bajones» duren demasiado tiempo. Un procedimiento habitual consiste en someterlo nuevamente al adoctrinamiento para que vuelva a funcionar. No es raro que alguien reciba un adoctrinamiento formal varias veces al año. Algunos de los miembros más antiguos se queman sin llegar a renunciar. Estos individuos ya no pueden soportar por más tiempo la carga ó la presión para que rindan, y comienzan a señalar las incongruencias en la política del grupo. Se les puede enviar a que realicen tareas manuales en lugares alejados donde no molesten, y se espera que permanezcan allí durante el resto de su vida; ó si se convierten en una carga, se les pide que se marchen. A uno de mis clientes le habían enviado dé vuelta con su familia, después de diez años en la secta, porque había comenzado a solicitar que le trataran mejor y que le dejaran dormir un poco más. Cambios en la orientación temporal Una interesante dinámica de las sectas es que tienden a cambiar la relación de la persona con su pasado, su presente y su futuro. Como ya he mencionado antes, el pasado del miembro es reescrito. Tiende a observar su vida pasada con una memoria distorsionada que lo pinta todo de color oscuro. Aun los recuerdos más positivos son desviados hacia lo malo. El sentido que del presente tiene el adepto también es manipulado. Experimenta una gran sensación de urgencia por realizar las tareas que le han asignado. Recuerdo muy bien la sensación constante de que había una bomba de relojería bajo mis pies y que el mundo podía convertirse en un infierno o en un paraíso según mi capacidad para realizar el proyecto en curso. Muchas sectas enseñan que el fin del mundo está a la vuelta de la esquina. Algunas dicen que ellas evitan su llegada; otras simplemente creen que sobrevivirán. Para el miembro de una secta, el futuro es el tiempo en que será recompensado porque ya se habrá producido el gran cambio. En casi todos los grupos, el líder proclama que tiene el control del futuro, o al menos es el único que lo conoce. Sabe cómo pintar visiones del paraíso celestial o del infierno para dirigir a los adeptos hacia un camino u otro. Estas predicciones tienen la virtud de desaparecer de escena a medida que se aproxima la gran fecha. Otros grupos, en cambio, mantienen la fecha hasta que llega el día anunciado y no sucede nada. Por lo general, el líder se limita a fijar una nueva fecha que aplaza el gran momento unos cuantos años. Después de hacerlo unas cuantas veces, puede ocurrir que algunos de los miembros más antiguos se vuelvan cínicos respecto al tema. Para aquel entonces, desde luego, ya hay miembros nuevos que no saben que el líder ha modificado las fechas varias veces. Moon predijo que la tercera guerra mundial estallaría en 1977. Cuando no fue así, todas las miradas convergieron en 1981. Las personas reclutadas alrededor de 1977 me han dicho que recordaban con toda claridad la mágica excitación que despertaban las palabras «¡1981!» cuando las oían susurradas en boca de los conferenciantes. No hay salida En las sectas destructivas, jamás existe una razón legítima para marcharse. A diferencia de las organizaciones no sectarias que reconocen el derecho inherente a la persona de abandonarlas, los grupos que practican el control mental dejan bien claro que no existe un modo legítimo para dejarla. Están encerrados en una prisión psicológica. Incluso después de haber recibido tratamiento, algunos antiguos miembros no desean comunicar sus experiencias de una manera pública. Otros, en cambio, están convencidos de que la sociedad en general tendría que comprender los sufrimientos que padecieron mientras estaban sometidos a control mental, y no tienen miedo de dar sus nombres. Aunque yo comprendo muy bien la reticencia de quienes desean mantener el anonimato, también admiro el coraje de aquellos que dan un paso al frente y exponen sus historias. Estas personas son más fuertes desde el momento que son capaces de compartir sus vivencias personales, y también nos ofrecen una valiosa fuente de información sobre la experiencia de ser reclutado, vivir en una secta destructiva y abandonarla. Sin embargo, la mayoría de las personas que pagan cientos de dólares para asistir a los programas de Erhard no participan en los numerosos seminarios para «graduados», promovidos con gran entusiasmo. No obstante, hay quien entra a formar parte del personal o se hace voluntario gratuito. De acuerdo con las experiencias de algunos ex miembros a los que he atendido, el programa est más intenso incluye algunos de los rasgos que he definido antes como característicos de una secta destructiva. En mi opinión, Wener Erhard está explotando el deseo de la gente de tener un alto grado de concienciación y está comercializando una especie de “iluminación instantánea”. Y pienso que esto manipula y distorsiona profundamente el significado de iluminación.» Carol, una activa mujer de poco más de 40 años, conoció a Noel cuando éste todavía se estaba recuperando de su divorcio después de veinticinco años de casado. Noel, consejero de escuelas primarias ya retirado, había participado en el entrenamiento est y se lo recomendó a Carol. juntos, se convirtieron en «adictos a los talleres de trabajo» y asistieron a seminario tras seminario. Durante la época en que ambos estaban en el est, la hija que Noel había tenido en su primer matrimonio se incorporó a los hare Krishnas. Al principio, los Giambalvo se mostraron muy comprensivos y apoyaron la decisión de su hija. Pero luego comenzaron a notar sus drásticos cambios de personalidad y decidieron investigar las sectas y el control mental. Intentaron que recibiera asesoramiento profesional para abandonar el grupo, pero el intento no resultó y volvió a él. A pesar de que su participación en las actividades est era considerable, vivían en una cómoda casa en Long Island. Sólo cuando comenzaron a analizar las técnicas y procedimientos específicos empleados en los seminarios est y en las reuniones del Hunger Project, reconocieron los elementos de engaño y de control mental practicados por la organización. Se dieron de baja e iniciaron el difícil proceso de analizar sus experiencias. Cuando me preguntó por qué estaba sentada allí, le expliqué que era porque sufría de diabetes. En cuestión de segundos, me acusó de crear mi propia diabetes cuando era niña con el propósito de atraer la atención de mi madre; me avergonzó delante de 250 personas Más o menos vino a decir que si yo deseaba “borrar” mí enfermedad, podía hacerlo porque yo tenía el poder para crear mi realidad. Fue una buena cosa que no dejara de tomar la insulina. Sin embargo, Carol permaneció en el seminario y asistió a muchos más. Estuvieron en activo durante más de cinco años, alentando a la gente para que participara en el est y enrolando voluntarios para el proyecto. Con Noel, dedica mucho tiempo al asesoramiento de personas que abandonan las sectas. Miembros de la organización LaRouche la llamaron por teléfono, se encontraron con que se mostraba receptiva, y comenzaron a visitarla con frecuencia durante la noche. Elizabeth también contó a su hija que con su afiliación ayudaría a la «colonización de Marte», y que tal vez ella fuese «la primera abuela en ir a Marte». Es muy persuasiva y eficaz a la hora de convencer a otros ancianos de que entreguen sus ahorros, a cambio de pagarés con un 10% de interés. Igual que hicieron con ella cuando la abordaron los adeptos de LaRouche, apela tanto a los sentimientos patrióticos de la gente como a su temor de qué los bancos «no son de fiar». Viaja por todo el mundo para defender la organización LaRouche, convencida de que la persecución contra el grupo está inspirada por la propaganda izquierdista. La mayoría de la gente piensa que la MT es una forma inocente de relajarse a través de la meditación. Pero para todos aquellos que se comprometen en profundidad con la organización de la MT, adquiere los rasgos de las sectas destructivas. En sus anuncios, la MT recalca los beneficios prácticos de la meditación, en especial la reducción del estrés. Los promotores de la MT proyectan vídeos en los cuales adeptos de todas las clases sociales dan testimonio de sus ventajas. Después de que el estudiante de MT paga su cuota de inscripción, más bien alta, y recibe el mantra personal que debe recitar, le dicen que no deberá revelarlo jamás a persona alguna. Esto no puede considerarse propiamente como pertenecer a una secta. Pero hay quien continúa visitando los centros de MT para someterse a «controles», y sigue pagando por recibir cursos más y más avanzados. A la larga, se puede caer en el extremo al que llegó Pat: pagó 3.000 dólares por adelantado para aprender a levitar y volar. En la práctica, se encontró a si mismo recitando los mantras más «avanzados» mientras saltaba enérgicamente con las piernas cruzadas en la posición del loto, dos horas por la mañana y otras dos por la tarde. No es de extrañar que sufriera violentos espasmos musculares, dolores de cabeza y contracciones faciales involuntarias. Así que acudió a sus instructores en busca de ayuda. Se dio cuenta de que sus problemas provenían de las prácticas, que provocaban un cortocircuito en su sistema nervioso. Pat echó mano de todas las fuentes que pudo encontrar en busca de la información que le permitiera entender la historia y los antecedentes de Maharishi y su organización. Sin embargo, los grupos pequeños suelen causar tanto daño como los grandes. Creían ser las únicas personas que vivían como «auténticos cristianos», y creían también en la curación por la fe. Gretchen me describió las largas reuniones del grupo en un atestado salón en el que el líder se pasaba horas sometiendo a los adeptos a la «silla caliente», donde los insultaba y humillaba mientras todos los demás miraban. Todos tenían que quedarse y ser parte del proceso», me dijo Gretchen. Pretendía que los miembros creyeran que el «pecado» de cada uno de ellos debía ser «sacado a la luz» para destruirlo. Nadie sabía quién sería el próximo en sentarse en la silla caliente, y todos suspiraban con alivio para sus adentros cuando el llamado era otro. El grupo tenía su propia jerga especial para abordar los problemas. Dudar de la autoridad del líder, por ejemplo, era «abrir paso» a los espíritus satánicos. Aceptar sin reservas la infalibilidad del líder y la interpretación de la Biblia enunciada como «La verdad» se consideraba el. distintivo de un «verdadero creyente». Los seguidores llegaban a cualquier extremo para demostrar que eran «verdaderos creyentes». Un joven a quien Gretchen se refirió sólo como David, que contaba 26 años en la época en que ella entró en la secta, notó el sutil poder del grupo cuando le presionaron para que se volviera más espiritual. Como demostración del compromiso con el grupo y para ganar una mayor aceptación, decidió dejar de tomar la insulina para su diabetes, en la creencia de que Dios le curaría. Los miembros aplaudieron su fe y lo animaron a que tirara la insulina, cosa que él hizo. En cuestión de días, la salud de David empeoró a ojos vista, y después de una semana el líder organizó equipos de oración durante las veinticuatro horas del día. El equipo de Gretchen era el que estaba de guardia cuando David exhaló su último suspiro. Gretchen sostuvo la mano de David gran parte del día, hasta que el cadáver se volvió de color azul y rígido por completo. Incluso después de que llegara la policía y el forense ordenara el levantamiento del cadáver, todos los miembros creían aún que el joven volvería. Durante los tres meses siguientes al fallecimiento, se le guardó sitio en la mesa, y los miembros tuvieron visiones, sueños y profecías sobre su resurrección. Gretchen consiguió convencerles de que en realidad el joven no había muerto. El líder le había dicho que se produciría un gran milagro y despertaría, y que los no creyentes acudirían en manada al grupo. Transcurridos dos años de la muerte de David, Gretchen fue expulsada del grupo por su «espíritu de rebelión». Ella daba y daba y nunca era suficiente. A pesar de que aún tenía miedo de hacer algo equivocado o de estar “fuera del Espíritu”, ya no podía sentir arrepentimiento por los “pecados” que inventaban sobre mí. Me di cuenta de que ya nadie era feliz ni sonreía. Todos tenían miedo de hablar entre sí porque podían no estar hablando “en el Espíritu”. Pese a todo, incluso después de que me expulsaran seguía creyendo que ellos estaban en lo cierto y que tenían la única llave de la salvación. Hasta que mis padres me hicieron desprogramar no comencé a comprender que me habla enfrentado con los abusos del control mental, no con mi relación con Dios. Los adeptos de esta secta creen que si cantan repetidamente una serie de palabras místicas delante de un pergamino de papel de arroz -el gohonzon- obtendrán el poder de conseguir todo lo que deseen. Nancy llevaba en la secta más de dos años cuando comenzó a cantar «Nam myoho renge kyo» durante horas al día para cumplir su deseo de conocer a un médico y casarse con él. Gary, que había sido educado en la fe metodista, pasaba por una crisis en su vida cuando conoció a Nancy. Era presa fácil para cualquiera que prometiese las llaves para resolver los problemas de la vida. Conseguían transportarme a lo más alto. Compré un gohozen, contraje matrimonio con Nancy y permanecí en el grupo durante más de cinco años». El otro gran banderín de enganche es «trabajar por la paz mundial». En lo más profundo de su ser, eso era justo lo que él deseaba. Estaba cansado de las presiones y las manipulaciones. Por último, la pareja fue expulsada del grupo, pero Nancy se pasó el año siguiente en un diván convencida de que padecía un cáncer en fase terminal. Entonces no se daba cuenta de que simplemente estaba actuando de acuerdo con su adoctrinamiento. Su vida en un grupo destructivo fue bastante común en sus aspectos externos, y desde luego nunca les pidieron que montaran guardia junto a un moribundo. Por fortuna, pudieron abandonar el grupo juntos. Les costó varios años poder rehacer sus vidas. Al principio pensó que tan sólo le enseñaban la Biblia. Recuerda con claridad cómo le enseñaron en El Camino a utilizar las técnicas de interrupción del pensamiento. Wendy y los otros miembros aprendieron a utilizar un fusil y a vivir de la tierra para estar preparados ante la inevitable invasión. Sin embargo, no todas las personas implicadas en estas actividades son adolescentes que se rebelan contra la autoridad. Linda, vendedora profesional y escritora, perteneció al Templo de Set durante varios meses. En aquel período estuvo bajo la influencia directa del líder del grupo, Michael Aquino, un oficial de alta graduación del ejército norteamericano. Linda había leído en una revista un relato de ciencia ficción escrito por Aquino y le envió una carta. Tras varios meses de correspondencia, se unió al grupo, lo conoció y se enamoró de él y se vio envuelta en una compleja relación emocionalmente traumática con el líder. Quedé impresionada por la inteligencia de Aquino y su cuidada presentación, vestido con los hábitos negros de sacerdote de Satanás. A pesar de que hacía ya varios años que Linda había abandonado la secta, resultaba obvio que él todavía la afectaba profundamente. Era la primera vez que le veía desde que dejó el grupo en 1980. El teniente coronel Aquino es astuto, bien educado y un hábil comunicador. Estuvo asignado durante muchos años a la división de guerra psicológica del Ejército. He hecho y dicho algunas cosas estúpidas en los momentos que estaba trastornada emocionalmente, tanto en la secta como fuera de ella, y él podría haberlas utilizado para humillarme. Pero habría valido la pena si hubiese servido para desenmascararle. Creo que es trágico lo que ha hecho consigo mismo. Le pregunté si temió por su vida. Pero las sectas satánicas más violentas actúan con mayor secreto, y se recrean en dar una imagen de maldad. Algunas realizan rituales muy bien estudiados para impresionar y horrorizar a sus miembros, a menudo con sexo ritual, derramamiento de sangre y sacrificio de animales. También se han dado casos de asesinato ritual. Antiguos participantes en tales actividades no pueden hablar de sus experiencias sin desencadenar una intensa reacción emocional entre sus oyentes y, posiblemente, una acción legal. Estos grupos se hallan en alza porque los jóvenes están motivados emocionalmente por libros, películas, e incluso la música heavy metal, para creer que el culto a Satanás les dará poder. Poco a poco, el reclutador se hace con el control ganándose la confianza y lealtad del recluta. Sólo cuando se le considera preparado es introducido directamente en el culto a Satanás. Llegado este punto, el nuevo miembro ya no puede marcharse porque está implicado en actos ilegales. A quienes han presenciado y participado en asesinatos rituales, se les advierte claramente que serán asesinados por el grupo si pretenden abandonarlo en algún momento. Con el transcurso de los años he desarrollado un método para evaluar a un grupo y valorar su impacto negativo. He descubierto que muchas organizaciones, que quizá parezcan poco ortodoxas e incluso simplemente ridículas, no causan perjuicios a sus miembros. He recibido alguna llamada ocasional de padres o amigos preocupados por grupos que, en mi opinión, no practican el control mental. También he atendido una docena de llamadas de padres a quienes no les caía bien el hombre con el cual su hija iba a casarse y le acusaban de practicar el control mental. En un caso la acusación resultó ser cierta, pero en la mayoría de las peticiones personales, sencillamente me he negado a intervenir o a verme implicado de cualquier manera. Creo firmemente que las personas tienen todo el derecho a tomar sus propias decisiones, incluso las equivocadas, si son legalmente adultos. Aunque siempre estoy dispuesto a trabajar para que la gente tenga más oportunidades de elegir, decidir y comunicarse, no me interesa aceptar todos los casos que me plantean. Muchos grupos presentan algunos aspectos destructivos, pero no son destructivos en o por sí mismos. En este capítulo intentaré señalar con mayor detalle las características generales de las sectas destructivas de forma que usted pueda protegerse a sí mismo de su influencia. Con esto, intento ofrecer una respuesta a algunas de las preguntas que con mayor frecuencia me formulan sobre las sectas. Al final, incluyo una lista de preguntas que cualquiera puede utilizar para iniciar la evaluación de un grupo. Al examinar y evaluar cualquier grupo del que sospecho que pueda tratarse de una secta destructiva, me fijo antes que nada en el terreno de la psicología y no en el de la teología o la ideología. Mis marcos de referencia para valorar las sectas destructivas son los procesos de influencia del control mental, hipnosis y psicología de grupos. Observo lo que hace el grupo, no lo que dice. Intento analizar la forma de comunicación entre la secta destructiva y sus miembros, mientras que otros analistas y críticos se aproximan al miembro de la secta convencidos de que su interpretación de la Biblia o su punto de vista político es el correcto. Tengo la impresión de que buscan convertir al miembro de la secta a su propio sistema de creencias. Mi orientación, en cambio, es estimular al individuo para que aclare las cosas por si mismo investigando una extensa gama de posibilidades. El derecho que tiene una persona a creer no significa, sin embargo, la concesión automática de una licencia para actuar indiscriminadamente de acuerdo a dichas creencias. Si un grupo cree que está bien mentir a los foráneos con el propósito de avanzar en su causa, y dicha mentira infringe los derechos del individuo garantizados por la Constitución, está violando su libertad. De igual manera, si un grupo viola día tras día los derechos civiles de sus miembros mientras trabaja para destruir la democracia, entonces no se sirve a la libertad. Debe existir una protección igualitaria de las libertades bajo la ley. La gente tiene derecho a librarse de las influencias de las sectas destructivas, lo mismo socialmente que como individuos. Desde luego, algunas personas pueden responder con algo así como: «¿Por qué tengo que preocuparme de estas cosas? Siempre hay alguien que viola mis derechos cada día, y no hay nada que yo pueda hacer para evitarlo». Después de todo, lo que destruyen las sectas que utilizan el control mental es la vida de las personas. Suponga que usted conoce a alguien de quien sospecha que es un reclutador de una secta destructiva. Tal vez usted no le hubiera dado a esta persona ni la hora si no fuese por el hecho de que él o ella es especialmente atractivo. Esta persona no deja de insistir para que usted asista a determinada reunión. Usted no tiene interés en ir, pero en cambio no deja de pensar que le agradaría conocer mejor a dicha persona. En una situación como ésta, la regla básica a seguir es: No le dé su número de teléfono ni su dirección hasta no saber algo más. Conténgase, aunque le resulte difícil, porque quizá su derecho a la intimidad esté a punto de ser violado por alguien que representa a un grupo muy bien organizado que no se da por vencido con facilidad. Muchas personas acaban por sucumbir a la constante presión. Provistos de su dirección o de su número de teléfono, los miembros del grupo pueden ejercer esta presión de una manera muy directa. Y cuando usted se convierte en miembro de una secta destructiva, pierde por completo su derecho a la intimidad, y en el futuro puede sufrir graves daños. Yo me dedico a desenmascarar las sectas destructivas debido a mi propia experiencia personal, y no porque crea que los gobiernos deban restringir las nueva religiones o legislar sobre las creencias de cualquier grupo. En cambio, sí creo que los grupos pueden y deben ser considerados responsables de sus acciones. Los grupos que califico cómo sectas destructivas tienen unas características muy especificas que socavan el libre albedrío y la libertad del individuo. En este capítulo describiré mi esquema para evaluar la destructividad de cualquier grupo u organización. Las tres áreas básicas son liderazgo, doctrina y afiliación. Al examinar estas tres áreas, usted podrá determinar sin lugar a dudas si determinado grupo puede llegar a ser una secta destructiva. Liderazgo A pesar de que las sectas destructivas intentan disfrazar lo mejor posible la verdadera naturaleza de su organización, un buen punto de partida para recabar información y hacer una primera valoración es el liderazgo. Sin embargo, es de dominio público que’ en algún momento comenzó a tomar anfetaminas, tal vez con el propósito de aumentar su capacidad de trabajo y poder así ayudar a un mayor número de personas. Conoció a otros líderes comprometidos en las falsas «curaciones por la fe», y comenzó a experimentar con estas y otras técnicas para «enardecer» a su congregación. Conforme su poder crecía, se volvió más y más inestable. Desde luego, no todos los ex miembros fundan su propia secta, pero hay personalidades que están dispuestas a hacerlo. A mí me parece obvio que algunos líderes de sectas tienen complejo de inferioridad y una personalidad un tanto antisocial. A pesar de que muchos líderes desean y necesitan la opulencia material, lo que buscan es, en mi opinión, atención y poder. De hecho, el poder acaba por convertirse en una adicción. Con el tiempo, los líderes de sectas desarrollan la necesidad de tener más y más poder. Lo que hace muy peligrosos a estos individuos es su inestabilidad psicológica, y el hecho de que llegan a creer en su propaganda. Si es así, ¿de qué lo acusaron? Resulta sorprendente la cantidad de líderes de sectas que tienen antecedentes dudosos. Al observar la biografía de un líder y su estilo de vida, usted puede sacar algunas conclusiones generales acerca del grado de confianza que le puede otorgar. Por ejemplo, si una persona está pronunciando un discurso sobre cómo tener una buena relación matrimonial, el hecho de que se haya divorciado tres veces es significativo. Muchas sectas destructivas tienen una junta directiva, pero lo habitual es que sus integrantes sólo sean marionetas del líder. Su estructura auténtica es una pirámide con el líder de la secta como cabeza omnipotente. Por debajo de él hay un grupo de lugartenientes, totalmente serviles. Después encontramos a los sublíderes. Esta estructura operativa no permite ningún tipo de controles o inspecciones. El líder detenta el poder absoluto. Lord Acton tenía toda la razón cuando escribió: «El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente». Si un líder tiene unos antecedentes personales dudosos y estructura su organización de tal forma que todo el poder se centralice y esté controlado por él, el grupo posee las características de una secta destructiva. En cambio, si en el sistema hay previstos medios de control e inspección, y el líder está obligado a satisfacer las necesidades y objetivos de los miembros, la organización resultante será mucho más sana. Tenga presente que una secta destructiva no siempre tiene un líder que es glorificado o que disfruta de una gran riqueza personal. Dado que muchos líderes actuales de sectas destructivas estuvieron también afiliados a una secta, quizás actúen así por pura desilusión y por el control mental, y no con una intención deliberada de obtener dinero y’ manipular a la gente. He atendido a muchas personas que abandonaban grupos cuyos líderes no «iban detrás del dinero» pero que, en mi opinión, eran adictos al poder personal. Doctrina Dado que la Constitución protege el derecho de las personas a creer en lo que les apetezca creer, un estudio en profundidad de la doctrina de cualquier sectario ofrece garantía alguna y es innecesaria. Sin embargo, pienso que las creencias del grupo deben ser explicadas abiertamente a toda persona que desee afiliarse. La doctrina del grupo, ¿proclama públicamente ser una cosa cuando en realidad es otra? Me refiero al factor estructural de la existencia de una doctrina interior y otra exterior. Sin embargo, las sectas destructivas cambian la «verdad» para adecuaría a las necesidades de la situación, porque creen que el fin justifica los medios. Ayudar a la «salvación» de alguien es una racionalización utilizada para justificar el engaño y la manipulación. Las organizaciones legítimas no cambian sus doctrinas para engañar al público. Afiliación La afiliación es el último y más importante criterio para la evaluación de las sectas. La he dividido en tres componentes: reclutamiento, mantenimiento del grupo y libertad para marcharse. El impacto de la afiliación al grupo sobre el individuo, su identidad, sus relaciones, y la modificación de sus objetivos e intereses es algo fundamental. La característica básica del reclutamiento en la mayoría de las sectas es el engaño. Como ya he dicho antes, las sectas destructivas no tienen el menor inconveniente en utilizar el engaño para reclutar nuevos adeptos. Actúan con la presunción de que la gente es demasiado «ignorante» o muy poco «espiritual» para saber qué les conviene. En consecuencia, se atribuyen la prerrogativa de tomar las decisiones por las personas que reclutan. Cuando las facultades críticas del individuo están intactas y a pleno rendimiento, la información que le proporciona la secta destructiva es muy escasa. Sólo cuando tales facultades se hallan disminuidas y no funcionan correctamente, la secta le brindará más información. El engaño incluye las mentiras más descaradas y el ocultar o distorsionar informaciones importantes. La mayor parte de los reclutadores de las sectas destructivas negarán que intenten reclutar, a nadie. Cuando se les pregunta qué están haciendo, por lo general responden que sólo quieren compartir algo significativo y dar la oportunidad de reflexionar sobre el tema. Lo que no le dirán al recluta en potencia es que deben alcanzar unas cuotas de reclutamiento. La práctica del engaño por parte de las sectas destructivas llega a la utilización de diversas «organizaciones pantalla» que sirven para confundir al posible recluta y ocultar los auténticos propósitos de la organización. Cuando se establece una relación de reclutamiento, el reclutador busca la máxima información del posible recluta para establecer la forma más efectiva de atraerlo al grupo. Un buen reclutador sabe cómo conseguir que la «presa» se sienta cómoda para poder sonsacarle informaciones muy íntimas y confidenciales. Mientras tanto, el reclutador revela lo mínimo posible acerca de sí mismo, y menos aún sobre el grupo, a no ser que resulte absolutamente necesario. La mayor parte de la información la suministra el recluta. Este, desequilibrado flujo de información es otra señal de advertencia de que algo está mal. Casi siempre, la impresión más común que recibe el recluta en potencia es que está haciendo un nuevo amigo. Sin embargo, en el mundo real las amistades necesitan cierto tiempo para consolidarse. No se hacen de la mañana a la noche. Los dos individuos comparten más y más información personal de manera recíproca, con muy poco o a veces ningún desequilibrio: cada persona da y recibe de forma equilibrada. Cuando el posible converso es invitado a una reunión o un seminario de la secta, le someten a una gran presión, tanto abierta como disimulada, para que se comprometa lo antes posible. Las sectas destructivas, como los buenos estafadores, entran a matar en cuanto han calibrado a la víctima. No les conviene permitir una reflexión tranquila. Por contra, en los grupos legítimos no mienten al converso en potencia ni le presionan para que se comprometa rápidamente. Una secta destructiva reclutará nuevos miembros mediante el empleo de técnicas de control mental, que ya hemos visto. El control de las experiencias del individuo es esencial para quebrarlo, adoctrinarlo y volver a formarlo a imagen de la secta. Durante la etapa de reclutamiento, los marcos de referencia de la identidad personal sufren un cambio drástico. A veces, mientras le están adoctrinando, no se le permite ponerse en contacto con su familia o amigos durante días o semanas. Cuando vuelve a verles, el cambio radical de su personalidad resulta evidente. El individuo cambia con frecuencia su manera de vestir y de hablar, y actúa con un distanciamiento que no le es propio. A menudo, ha perdido el sentido del humor. Sus intereses anteriores, aficiones y metas pueden ser abandonados «porque ya no son importantes». Este cambio de personalidad parece reducirse después de un tiempo, si el individuo no continúa en contacto con el grupo ni participa en sus actividades. Sin embargo, cuando se mantiene el contacto, la nueva identidad se fortalece cada vez más. Para la familia y los amigos, la persona parece no sólo más distante, sino también falsa y evasiva. En ocasiones es posible convencerla para que revele sus nuevas creencias. El síntoma más revelador del trabajo de una secta destructiva es este radical cambio de personalidad que sufre el nuevo miembro. Quizás antes fuese partidario de la política liberal, pero ahora es un fanático conservador. Le podía gustar la música rock, pero ahora piensa que es algo diabólico. Tal vez fuera muy cariñoso y estuviese muy unido a su familia, pero ahora no confía en ellos para nada. Podía ser ateo, pero ahora Dios lo significa todo para él. Por descontado que la gente cambia sus creencias y valores como consecuencia natural de las experiencias de su vida. Sin embargo, cuando intervienen el engaño y el control mental, el cambio es espectacular, repentino y elaborado por medios artificiales. Una y otra vez he oído comentar a los familiares: «Ahora es una persona diferente. Se sabe de personas que tras ingresar en una secta han cambiado de nombre, abandonado los estudios o el trabajo, hecho donación de sus ahorros y propiedades, y se han trasladado a cientos o miles de kilómetros de su casa. Sin embargo, la ausencia de estos requisitos no significa por fuerza que el grupo no sea una secta destructiva. Es cada vez mayor el número de grupos que deliberadamente postergan estas prácticas durante algún tiempo con el propósito de acallar cualquier sospecha. El mantenimiento de la afiliación se consigue mediante las actividades de la secta deliberadamente organizadas para socavar las relaciones del nuevo miembro con sus familiares y amigos. Una manera de lograr este objetivo es encomendar al nuevo miembro que reclute a todos sus conocidos. Mientras los familiares y amigos sean «carne cruda», como los denominan en la Iglesia de la Cienciología,12 los reclutas tienen permiso para estar y trabajar con ellos. Pero tan pronto como manifiestan su inquietud y anuncian que jamás se unirán al grupo, los líderes ordenan al nuevo miembro que deje de malgastar su tiempo con los no creyentes. En última instancia, si la familia del nuevo adepto se muestra demasiado crítica con la secta, le dirán a éste que corte todos los contactos. Las sectas destructivas no pueden tolerar ningún tipo de oposición. O bien la gente está de acuerdo con el grupo, o son el enemigo. Cuando el individuo se convierte en miembro, sus patrones de sueño a menudo sufren cambios sustanciales. La privación del sueño es algo habitual en muchas sectas destructivas. En muchas sectas se aseguran de que los miembros duerman sólo de tres a cinco horas por noche. No es que estos grupos tengan una norma escrita al respecto -la mayoría no la tiene-, simplemente se cercioran de que el individuo esté tan saturado de trabajo que no le quede mucho tiempo para dormir. También prodigan alabanzas a los líderes que duermen muy poco y denigran a quienes duermen demasiado. Con el tiempo, los adeptos aprenden a dormir muy poco. Los cambios en las dietas alimenticias también son frecuentes al adherirse a una secta. Algunos grupos practican el vegetarianismo más estricto, pero utilizan excesivas cantidades de azúcar para que los miembros se sientan «enardecidos». Hay sectas que promueven largos y frecuentes ayunos, con muy pocos o ningún cuidado para el cuerpo ni antes ni después. Existen incluso un par de grupos que hacen que los adeptos busquen su comida en los cubos de basura.13 Se producen drásticos cambios de peso. Aunque la mayoría de la gente pierde peso durante su permanencia en una secta destructiva, hay quien lo aumenta hasta la obesidad. Lo que uno come, su actitud hacia la comida y la manera de comer contribuyen al sentido de identidad de la persona. Si a un miembro se le hace sentir que debe «morir para si mismo y para sus necesidades humanas», puede mostrarse de acuerdo en ayunar gran parte del tiempo y negarse cualquier placer en la comida. Si una persona es muy desgraciada y sus necesidades emocionales no son satisfechas, el resultado puede ser el exceso de peso. Al contrario de lo que piensa mucha gente, las más de las sectas que practican el control mental no privan sistemáticamente a sus miembros de una comida decente. Si lo hicieran durante mucho tiempo, se resentirían sus cuerpos y no estarían en condiciones de trabajar. Las sectas destructivas se caracterizan, sin embargo, por hacer muy poco para mantener la buena salud de sus miembros en todos los sentidos. Las enfermedades psicosomáticas abundan entre los adeptos, tal vez como un reflejo de su necesidad inconsciente de ayuda y cuidado. Los tratamientos médicos son mínimos, y en algunos grupos virtualmente inexistentes. En las sectas destructivas se dedica muchísimo tiempo a las actividades de grupo, y se permite sólo un mínimo para dedicarlo a uno mismo, a los amigos o a la familia. No hay casi tiempo disponible para leer nada que no sea literatura de la secta o para aprender cualquier cosa aparte de las prácticas del grupo. Claro está que los miembros utilizan todos los medios para convencer a los foráneos de que llevan una vida «normal». Uno de los síntomas más evidentes de que una persona está en un grupo de control mental es la falta de capacidad para tomar decisiones independientes. A pesar de que los adeptos intentan convencer a los extraños de que son autónomos, en cuanto se rasca un poco la superficie resulta obvio que no pueden tomar decisiones importantes sin primero pedir permiso a sus superiores. Este tipo de dependencia es evidente en todos los niveles de la secta excepto en la cumbre. La madre de un adepto al que yo conocía se sentía feliz al pensar que su hijo había decidido por sí mismo ir a casa por Navidad, pero se desilusionó cuando su hijo le contó el motivo de la visita. Los adeptos a menudo les dicen a sus familiares que «ya verán» si pueden ir a su casa por sucesos familiares importantes, como una boda, un sepelio o un cumpleaños. Lo cual significa que deberán preguntar a su líder. De la misma manera, los miembros de una secta tienen que pedir permiso para hacer cualquier cosa que la mayor parte de la gente da por sentada. Es casi imposible de imaginar que una persona deba tener permiso de un sacerdote para ir a visitar a un pariente enfermo. Sin embargo, un miembro de uno de estos grupos que simplemente vaya y haga lo que considera necesario es tildado de «egoísta», «independiente», «rebelde» y enemigo del «desarrollo positivo». Algunos grupos llegan al extremo de controlar todas las relaciones sociales, y dicen a sus miembros con quién pueden o no tener una cita, e incluso con quién pueden o no casarse. Las sectas más extremistas regulan hasta la actividad sexual, indicando a los adeptos cuándo pueden hacer el amor y cuáles son las posturas aceptables, además de apartar a los hijos de sus padres con el propósito de adoctrinarles de una forma mucho más completa. La vida en una secta destructiva presenta grandes variaciones. Algunas personas pueden vivir con otros miembros en un «ashram», un centro o una casa, mientras que otros miembros contarán con domicilios propios. Algunos adeptos pueden desempeñar tareas domésticas, que les exigen pensar muy poco, en tanto que otros están dedicados a trabajos mucho más exigentes. Estas mujeres operan cerca de las grandes bases militares estadounidenses de ultramar, y se aprovechan de los soldados solitarios. Algunos tienen un trabajo ajeno a la secta, con horario laboral, lo que les obliga a aislar los procesos mentales inculcados por el grupo. Lo normal es que estas personas, después de su afiliación, continúen con sus trabajos debido al dinero, el prestigio y las oportunidades que tienen para reclutar nuevos adeptos e influir en otras personas. Estos individuos son muy afortunados por disponer de algunas horas lejos del grupo y en contacto con no miembros, porque los efectos perjudiciales de la secta quedan así minimizados. El último criterio para juzgar a un grupo es la libertad de marcharse de los adeptos. En otras palabras, los miembros de las sectas destructivas son prisioneros psicológicos. Como ya he mencionado antes, las sectas destructivas implantan fobias en las mentes de sus seguidores para fomentar el temor a abandonar el grupo. De esta forma, cierran de hecho la puerta a la libre elección. La gente tiene libertad para adherirse, pero no tiene libertad para abandonar una secta destructiva. En realidad, a los ojos de estas sectas, no existe una razón «legítima» para que una persona abandone el grupo. Los grupos legítimos tratan a los individuos como adultos, capaces de determinar qué es lo que más les conviene. A pesar de que todas las organizaciones intentan retener a sus afiliados, los grupos legítimos nunca llegan a los extremos de controlar a sus miembros por medio del terror y el sentimiento de culpa como hacen las sectas destructivas. Algunos de los grupos más violentos no vacilan en perseguir y tratar de silenciar a sus antiguos adeptos a través de la violencia encubierta, el acoso legal, la intimidación emocional y el chantaje. La libertad de escoger no le puede ser arrebatada a nadie que haya decidido afiliarse a cualquier organización. Una pregunta que escucho muy a menudo es si todas las sectas destructivas son igual de peligrosas. La respuesta es un simple «no», como cualquiera con un poco de sentido común puede comprobar. Tampoco todas las sectas son tan falsas, exigentes y peligrosas para el individuo, su familia y la sociedad como lo es la organización Moon. Al hablar de sectas destructivas, debemos comprender que caen en el extremo del espectro de influencias de nuestra vida diaria. Otra pregunta que a veces me plantean es si las sectas destructivas cambian de forma significativa con el paso del tiempo. Algunos grupos que utilizan el control mental comenzaron con muy buenas intenciones, y han acabado por manipular a sus miembros y engañar a la población. Este precisamente es el caso del Templo de la Gente, que al principio era un grupo parroquial dedicado a socorrer a los pobres de la ciudad. La tragedia es que las personas a quienes la secta pretendía ayudar acabaron siendo víctimas de la propia secta y convirtieron en víctimas a otros. El Templo de la Gente fue un grupo que se autodestruyó, pero hay otros que simplemente se desvanecen o se dispersan. A pesar del hecho de que muchos grupos intentan ofrecer la imagen de que son muy grandes, poderosos y monolíticos, a menudo hay grandes variaciones en su funcionamiento interno. Puede existir una enorme diferencia en el grado de destructividad de una secta, que dependerá de la personalidad del líder, la severidad y el tratamiento. Por ejemplo, en el Este la disciplina militarista y el control eran exagerados. No se permitía que hombres y mujeres se abrazaran, se besaran, o se tomaran de las manos a menos que estuvieran casados y pidieran permiso. En cambio, en la Costa Oeste, los adeptos disponían de mucha más libertad y podían hacer todas estas cosas, si bien eran mucho más engañosos en las tácticas de reclutamiento. Debido a que muchas sectas destructivas ofrecen técnicas de meditación o terapéuticas que proclaman unos resultados beneficiosos universales, una pregunta lógica es si las sectas afectan por igual a todo el mundo. Por ejemplo, hay quien no responde bien a las técnicas de relajación pasivas. Como resultado, muchas de estas organizaciones han sido demandadas ante los tribunales por numerosos participantes perjudicados.22 Por último, están las consideraciones acerca del tamaño del grupo. He conocido relaciones de control mental entre dos personas, «cara a cara», con unos efectos tan destructivos como los de los grupos grandes. Cada vez que intentaban comunicar sus necesidades o deseos, eran golpeadas. Les hacían sentir que cualquier problema matrimonial era culpa suya, y que con sólo un mayor esfuerzo por satisfacer a su esposo, todo iría de maravilla. La autoestíma de estas mujeres era tan escasa que llegaban a creer que no había futuro para ellas sin su marido. Algunas mujeres tenían un esposo que no sólo implantaba fobias en su mente para que no rompieran el matrimonio, sino que la amenazaba con perseguiría y matarla si alguna vez abandonaba el hogar. Hacer preguntas: la clave para protegerse a uno mismo de las sectas destructivas Aprender a ser un consumidor exigente puede ayudarle a ahorrar tiempo, energías y dinero. En el caso de las sectas destructivas, ser un consumidor exigente puede ayudarle a salvar su mente. Si alguna vez es abordado por alguien que intenta sonsacarle información sobre usted mismo o le invita a participar en un programa,,usted puede formularle algunas preguntas muy concretas que le ayudarán a eludir a más del 90% de los reclutadores de las sectas. Estas preguntas serán más efectivas si las formula de forma muy directa pero amistosa, y exige respuestas muy concretas. Por este motivo, al formular estas preguntas directas una tras otra, por lo general podrá descubrir si le están contando una historia falsa, o si el adepto no sabe que está mintiendo. Dado que a los miembros les han entrenado para evitar los pensamientos negativos sobre el grupo, las respuestas serán con frecuencia poco concretas. Entre las tácticas más comunes de los reclutadores figuran el uso de generalidades indecisas, observaciones evasivas e intentos de cambiar de tema. Otra técnica habitual entre los reclutados es cambiar de tema. Cuando, por ejemplo, usted pregunta si el líder de la secta tiene o no antecedentes delictivos, le pueden soltar un larguisimo monólogo acerca de las persecuciones que han sufrido todos los grandes líderes religiosos del mundo. Pueden charlatanear acerca de que Sócrates fue acusado de molestar a los niños, de que a Jesús se le acusó de vinculación con las prostitutas, etc. No entre en el juego y no se deje llevar a un debate sobre Sócrates o Jesús; a usted lo que le interesa es una respuesta concreta sobre el líder del grupo. Si el reclutador no le contesta de forma clara, concisa y directa, puede estar seguro de que algo falta en su respuesta. Existe además una réplica que ningún reclutador es capaz de contradecir: puede usted dejar de escucharle y marcharse con toda tranquilidad. Como ya he dicho al principio de este capítulo, jamás debe facilitar su número de teléfono ni su dirección a alguien de quien sospecha que pertenece a una secta. En cambio, pídale usted a él su número de teléfono y dirección, e inicie usted el contacto si es que desea hacerlo. No permita que le presionen para sonsacarle información personal; la gente que ha facilitado su dirección y número de teléfono ha sufrido en carne propia las increíbles molestias que esto puede ocasionar. Sobre todo, no olvide que la gran ventaja que tiene sobre el reclutador es la posibilidad de formularle preguntas directas y profundas. Las que incluyo a continuación han demostrado ser de las más efectivas: • ¿Cuanto tiempo hace que usted se dedica a esto? A mí me gusta saber de inmediato con quién trato. Una persona que no lleve más de un año en una secta destructiva es por lo general bastante inexperta. Es menos probable que mienta, y sus mentiras no resultan tan convincentes como las de un reclutador más experimentado. Si la persona en cuestión está comprometida desde hace muchos años, espero que dé respuestas concretas a todas mis preguntas, y si no es así le espetaré algo como: «¡Vaya! Cuando se plantea el tema del reclutamiento, casi siempre la réplica del reclutador será: «No. Es sólo que usted me agrada y quisiera compartir esto con usted. Lo que decida hacer con la información es cosa suya». No olvide la respuesta, porque si el grupo resulta ser una secta destructiva, llegará un momento en que le resultará obvio que quieren reclutarlo. En ese instante, puede recordar que el reclutador le mintió. Muéstrese lo bastante enfadado y márchese. Lo que se pretende descubrir con esto es el nombre de los grupos que sirven de pantalla. Es bastante habitual que esta pregunta pille al reclutador con la guardia baja, y le pregunte a su vez qué pretende usted decir. Insista en saber si existen otros grupos u organizaciones que la secta utilice o haya utilizado antes como filiales. Si el reclutador contesta que no lo sabe, pídale que lo averigüe y que haga una lista por escrito. Usted le llamará al día siguiente para conocer los nombres. Incluso aunque su interlocutor le diga que no existen otros nombres, en algún momento puede usted descubrir que miente. Es su oportunidad para montar en cólera, volverse agresivo y marcharse. Si nunca formula esta pregunta, entonces no podrá tener la seguridad de que le han mentido. Quizá consiga una respuesta concreta a estas preguntas. El reclutador tal vez le diga el nombre del líder supremo. Lo más probable es que no consiga nada en ambos casos. En ocasiones dan el nombre del sublíder en el país, la provincia o la ciudad, en un esfuerzo por encubrir la verdad. También es posible que él ignore los orígenes del líder y si tiene o no antecedentes delictivos, porque jamás se preocupó de averiguarlo. En tal caso usted puede preguntarle: «¿Cómo es que se ha comprometido con un grupo sin inquirir primero estas cosas?». No lo olvide: las sectas destructivas intentan primero atraer a la gente antes de revelar informaciones importantes. Un grupo legítimo siempre facilitará primero la información, y sólo pedirá la afiliación cuando la persona esté dispuesta. A la mayor parte de los reclutadores no les gusta dar en el acto explicaciones acerca de sus creencias. Están entrenados para despertar su curiosidad y llevarle a oír una conferencia, a ver un vídeo o a participar en un programa. Si lo consiguen, saben que dispondrán de una mejor oportunidad de influirle al tenerle en su propio ambiente. Si el reclutador no está dispuesto a resumir en ese mismo instante los puntos clave de las creencias del grupo, puede estar seguro de que le oculta algo. Desde luego, él puede argumentar que tiene miedo de que usted haga una interpretación errónea basada en una breve descripción. Cualquier grupo legítimo es capaz de resumir sus principales creencias. Pero éste no es el caso de las sectas destructivas. Si más tarde descubre que el resumen es una grosera distorsión plagada de inexactitudes, tiene todo el derecho a enfadarse e irse. Los miembros de la secta intentarán seguramente convencerle de que se han visto obligados a mentirle porque la prensa y la televisión le han lavado a usted el cerebro y le han predispuesto contra ellos, por lo que nunca les hubiera escuchado si le decían la verdad. No pase por alto esta racionalización de que «el fin justifica los medios». Ninguna organización legítima necesita mentir para ayudar a la gente. Si la persona que le aborda es reclutador de una secta destructiva, le dirá que no tendrá que hacer prácticamente nada después de su ingreso. Sin embargo, esta pregunta consigue que la mayor parte de los adeptos se muestren muy incómodos y a la defensiva. Observe con atención las reacciones no verbales del reclutador mientras le plantea esta cuestión. Pregúntele qué hacía él antes de unirse al grupo y qué hace ahora. Si la gente formula críticas, ¿cuáles son las principales objeciones? A este, último punto, suelo responder: «Vaya. Por lo general, compruebo que mi interlocutor se siente muy incómodo, y si continúo insistiendo busca una excusa para marcharse. Si no es así, ¿por qué no lo ha hecho? Esta serie de preguntas es una de las más reveladoras que se pueden formular a un adepto. Cualquier organización legítima jamás desaconsejará el contacto con antiguos seguidores. Del mismo modo, apoyará la decisión que tome el miembro, incluso si ésta no es de su agrado. En cambio, las sectas destructivas no aceptan ninguna justificación para la marcha de un adepto, cualquiera que sea el motivo. Además, las sectas inculcan el miedo. en sus afiliados, para asegurarse de que se mantienen apartados de quienes les critican y de los ex miembros. Una vez más, el reclutador no sabrá qué responder. El adepto, por lo general, sonríe y responde: «Desde luego que no. Sin embargo, es absurdo esperar una respuesta objetiva de alguien que está bajo control mental. Una pregunta mucho más acertada es: «Dígame tres cosas que no le agraden del grupo o del líder». Si tiene la oportunidad de coger desprevenido al adepto y le formula esta pregunta, le sugiero que observe con cuidado la expresión de su cara. Se le dilatarán las pupilas de sus ojos, y por un momento se quedará atónito. Cuando por fin responda, probablemente dirá que no puede pensar en algo que no le guste. Si tiene ocasión de seguir preguntando, intente averiguar qué otra cosa le gustaría hacer en la vida aparte de pertenecer al grupo. La respuesta habitual es: «Nada». La pregunta definitiva es si la persona ha tenido tiempo o no para hablar con antiguos adeptos y leer informaciones críticas a fin de efectuar su propia valoración. Un individuo sometido a control mental puede decir que sí. No obstante, muy a menudo he visto cómo sus familiares le llevaban la contraria, y en general el adepto no replica. Si lo hace, es que está en camino de abandonar el grupo. Si usted ha formulado todas estas preguntas y está razonablemente convencido de que la persona con la que habla es sincera, y está interesado en saber más del grupo, le recomiendo que haga aún varias cosas. Puede plantear las mismas preguntas a otros miembros del grupo y ver si coinciden las respuestas. Si hay grandes diferencias, puede intentar enfrentarlos a este hecho y observar cómo reaccionan. Antes de participar en cualquier programa, recuerde que aún puede efectuar más averiguaciones por su cuenta sobre el grupo. Póngase en contacto con alguna organización especializada en sectas para saber si ellos tienen mayor información. No le causará ningún daño ser prudente. Si así no consigue más información sobre el grupo, y todavía está interesado, asista a una reunión con un amigo de confianza. De esta manera, tendrá a alguien con quien poder discutir todo lo que vea y oiga. Las sectas destructivas, por norma, intentarán siempre encontrar algún modo de separarle de su amigo. La regla es «divide y vencerás». Desde luego, todo parecerá muy espontáneo e inocente, pero el resultado es siempre el mismo. Por lo general, un adepto iniciará una conversación con su amigo mientras otro comienza a formularle preguntas a usted. Al principio estarán juntos, al cabo de unos minutos les separarán un par de metros, y si usted lo permite, al final de la velada estarán en esquinas opuestas de la habitación. Algunos grupos no son tan disimulados y piden a los participantes que se emparejen con personas a quienes no conocen. No permita que nadie les separe. Insista en permanecer junto a su amigo. Si le presionan, o si tiene que enfrentarse con los líderes del grupo, márchese. Si se ve inmerso en una sesión de adoctrinamiento, póngase de pie y anuncie que no le agrada que le manipulen y controlen. Cuanto más alto hable, más rápido le expulsarán de la habitación. Tal vez otras personas aprovechen la oportunidad para marcharse con usted. No permita que le venza la curiosidad. Demasiada gente ha sido reclutada por estas organizaciones porque se creían capaces de poder «controlar» cualquier situación. La curiosidad y el exceso del confianza significaron la caída de muchas personas, entre las cuales me incluyo. Ponerse uno mismo en una situación peligrosa no vale la pena. y las largas sesiones para intentar que el individuo recupere su antigua personalidad. Hoy en día existen medios de ayuda no coercitivos. Los asesores en abandonos, como yo mismo, utilizan en la actualidad técnicas terapéuticas avaladas por todos los profesionales de la salud mental, junto con las últimas técnicas en asesoramiento. Además en nuestros días casi todos los asesores en abandonos son ex miembros de alguna secta. Este capítulo pretende ser una guía para ayudar a comprender cómo trabaja un asesor en abandonos, para lo que me serviré de las historias de tres casos que yo mismo atendí. Los diálogos del texto están reconstruidos de memoria, pero son fiel reflejo de acontecimientos reales que ocurrieron con personas reales durante mi trabajo de consejero. Tengo la esperanza de ayudar a que la gente comprenda que existe una alternativa eficaz a la desprogramación. Puesto que yo fui desprogramado, estoy familiarizado con sus desventajas. Cuando me desprogramaron, en 1976, había muy pocas opciones disponibles tanto para mis padres como para los preocupados parientes de otros miembros de sectas. O bien intentaban seguir en contacto con el adepto, con la esperanza de que abandonara el grupo sin ayuda, o contrataban a un desprogramador. Hacia finales de 1970, el tema del control mental estaba ligado, en opinión de la gente, con la desprogramación forzosa. Esta asociación de ideas se debió en parte a las campañas de relaciones públicas financiadas por algunas de las grandes sectas, con el propósito de desacreditar a sus críticos y llevar el debate lejos de las sectas en sí mismas1. La propaganda etiquetó a la desprogramación como “la mayor amenaza de todos los tiempos contra la libertad religiosa”. Se acusó a los desprogramadores de golpear y violar a las personas para obligarlas a abjurar de sus creencias religiosas. Como resultado de esta campaña, se realizó al menos una película donde los desprogramadores aparecían como unos malhechores ávidos de dinero que eran tan malos como los líderes de las sectas. Quiero dejar aquí constancia de que no conozco ningún caso de desprogramación en que se hayan cometido abusos físicos o violaciones. Ninguna de las familias con las que me he reunido hubiera llegado al extremo de recatar a un ser querido para someterlo a una desprogramación donde pudiera sufrir el más mínimo daño físico. Una vez allí, un equipo de seguridad le vigila las 24 hrs. Del día mientras el desprogramador, ex miembros de la secta y familiares le presentan información y discuten con él. Las ventanas están cerradas a cal y canto, porque se han dado casos en que el adepto se ha lanzado por la ventana de un segundo piso para evitar lo que ellos llaman el proceso de “quebrantamiento de la fe”. Muchas veces le acompañan al lavabo para prevenir cualquier intento de suicidio. En las desprogramaciones en las que participé, durante los años 1976 y 1977, nos enfrentábamos con el adepto cuando visitaba su casa en lugar de cogerlo en la calle. Aun así, cuando le decíamos que no podría marcharse de nuevo, casi siempre se producía una reacción violenta. Me han dado puñetazos, propinado puntapiés y me han escupido; me han lanzado café caliente a la cara, y hasta un magnetófono a la cabeza. De hecho, si yo no hubiera estado enyesado desde la punta del pie hasta la cadera durante mi propia desprogramación, estoy seguro de que habría hecho lo mismo. Los miembros de una secta están adoctrinados para comportarse de esta manera: a permanecer “fieles” al grupo en cualquier circunstancia. En un primer momento, el adepto está más convencido que nunca de que su familia, que ha recurrido a semejantes extremos, es la mismísima encarnación del demonio. En tal situación, la rabia y el resentimiento que experimenta el converso pueden tardar años en disiparse, aun si la desprogramación resulta efectiva. Por desgracia, durante su segunda estancia en el grupo la exhibieron por todo el país para que hablara en contra de la desprogramación. No hay nada tan terrorífico como hallarse prisionero y creer que uno está a punto de ser torturado o de ser blanco de un ataque sexual; experiencias que, según los líderes de las sectas, sufrirán los adeptos en la desprogramación. Como puede imaginar, ofrecer un buen asesoramiento en semejante situación es algo, en el mejor de los casos, bastante difícil. El miembro se cierra de inmediato en sí mismo, comienza a cantar, a rezar o meditar para aislarse de cualquier influencia exterior. Sólo entonces comienza a responder. Decidí no participar en ninguna intervención forzosa, porque creía que era cada vez más necesario buscar otra forma de enfocar el tema. Había que encontrar una manera legal y voluntaria para llegar al adepto; la familia y los amigos eran la clave. Pero éstos necesitaban aumentar su conocimiento de las sectas y del control mental, y necesitaban también asesoramiento para aprender a comunicarse de forma efectiva con el adepto. Asesoramiento no coercitivo en abandonos: las historias de tres casos La aproximación no coercitiva que he desarrollado intenta conseguir con delicadeza lo que la desprogramación obtiene por la fuerza. Los familiares y los amigos deben trabajar juntos como un equipo y planificar su estrategia para influir en el miembro de la secta. Aunque la aproximación no coercitiva no dará resultado en todos los casos, ha demostrado ser la opción preferida por la mayoría de las familias. La intervención forzada siempre puede reservarse como un último recurso si todo lo demás falla. Para tener éxito, la aproximación no coercitiva precisa de una información excelente. La recogida y difusión de la información debe comenzar inmediatamente después de la primera llamada telefónica. El señor O´Brien me explicó que cada día estaba más y más preocupado por su hijo. George había perdido varios kilos de peso, parecía siempre agotado, había abandonado sus planes de graduarse en un pequeño colegio de artes liberales en el norte del estado de Nueva York, y se había vuelto incapaz de tomar las más simples decisiones. Siempre tenía que consultar a su compañero “discipulador” antes de hacer cualquier cosa. El señor O´Brien me preguntó por mis antecedentes personales y mi opinión sobre si este grupo en particular era una secta destructiva. En primer lugar, le hablé de mis referencias y le informé que en los últimos cinco años había atendido con éxito a más de 30 personas que había abandonado el grupo al que pertenecían. El se mostró satisfecho al escuchar esto. Los O´Brien quisieron saber qué es lo que convierte a un grupo en una secta destructiva, y me formularon otras preguntas acerca de mis valores y mi ética. Les dije que, para mí ayudar a una persona a que pensara por sí misma era lo más importante, y que tenía muchísimo cuidado en no imponer mis propias creencias a un cliente. Mi papel era presentar la información, dar asesoramiento individual, y familiar si era necesario, y facilitar la comunicación familiar. También les facilité los números de teléfono de algunas familias a las que yo había atendido. Les pedí que contestaran a las preguntas del formulario con mayor extensión posible: cuanta más información sobre ellos mismos pudieran darme la familia y los amigos, mejor. Obtener información escrita de una familia es un buen punto de partida. Obliga a que los familiares se planteen una amplia gama de temas relacionados con el adepto en cuestión, con ellos mismos, lo que significa la adhesión a una secta, y cómo han reaccionado frente al problema hasta el momento. También me da tema para iniciar las discusiones persona a persona. Para mí es muy importante el esfuerzo de la familia para hacer un trabajo minucioso. Los cuestionarios pueden sonsacar diferentes respuestas, desde contestaciones de una línea hasta 44 páginas mecanografiadas a un espacio. Por lo general, se llenan de seis a ocho páginas. Hay algunas secciones que merecen una atención especial. Cuanto más saludables fueran las relaciones familiares y el sentido de identidad del individuo antes de entrar en la secta, más fácil será mi trabajo. En concreto, quería saber todo lo que pudiera de George. Quería saber con qué miembro de la familia estaba más unido. Quería saber cuál era su estado mental antes de entrar en la secta, y también quería saber sobre su educación, sus intereses y aficiones, su experiencia laboral y sus antecedentes religiosos. En todos mis casos, siempre quiero saber cuánto tiempo tardó el sujeto en ser reclutado. Por último, quiero saber cómo reaccionaron sus familiares y amigos; qué hicieron o dijeron acerca de su adhesión a la secta ¿Qué libros o artículos han leído? Necesito saber quién está y quién no está dispuesto a ayudar a rescatarlo. Es interesante señalar que, con frecuencia, algún familiar que al principio no se muestra muy dispuesto a ayudar acaba por convertirse en el elemento clave para tener éxito en un caso. Cuando me devuelven el cuestionario, el paso siguiente es volver a hablar con la familia por teléfono. Entonces ya estoy en condiciones de formular preguntas más concretas para terminar de encajar el rompecabezas y determinar lo que haré a continuación. En la mayoría de los casos pido a los familiares que hablen con otras personas para obtener más información, y a veces para conseguir un asesoramiento adicional. Es importante que durante este período de preparación la familia conozca y hable con otros que tienen el mismo problema, sobre todo con quienes han tenido éxito en rescatar a alguien. También es beneficioso para la familia hablar con ex miembros del grupo, porque así entenderán menor lo que pasa en la mente del ser querido. A continuación, organizo una reunión con cuantos familiares y amigos sea posible, por lo general en casa de la familia. Allí trato de observar cómo se relacionan entre sí las personas presentes. En estas reuniones dedico mucho tiempo a explicar qué son las sectas y el control mental, y preparo a la gente pata los papeles que deberán interpretar. Es vital que las personas comprendan con toda exactitud cuál es el problema y qué pueden hacer para ayudar. Describo las estrategias de comunicación: los modos de conectar con el adepto y conseguir que se abra. También podemos analizar diversos planes para una intervención. A menudo grabo la reunión para que aquellos que no han asistido puedan también sacar provecho de ella. Hay algo en lo que pongo un énfasis especial: en que todos deben presionar a la vez y considerar el rescate como una tarea de equipo. Esto elimina el peso de la responsabilidad de los hombros de alguien en concreto, y garantiza que el adepto recibirá la influencia de todas las personas disponibles. Si ha contactado conmigo cuando sólo han transcurrido unos meses desde el reclutamiento, la probabilidad de conseguir que abandone la secta en el plazo de un año es muy buena. Por lo contrario, si cuando me llaman el individuo lleva por ejemplo diez años con el grupo, quizás haga falta algo más de tiempo antes de poder siquiera intentar una intervención con éxito. Pero los miembros más veteranos, desde luego, no son irrecuperables. Sólo requiere mucha más paciencia y un esfuerzo continuado. De hecho, he descubierto que en muchos aspectos es más fácil ayudar a alguien que lleva años en una secta. En este caso en particular, George llevaba en el grupo dos años y medio. Vivía en un apartamento con otros “creyentes”. Aún mantenía contacto con sus padres y, algo menos, con su hermana Naomi. Sus padres no eran demasiados religiosos y criticaban la rigidez de la creencia de George en la interpretación de la Biblia que hacía el grupo. George había llegado a considerar la actitud de sus padres como “no cristiana”. Al igual que en muchas otras familias, la adhesión a la secta había provocado algunos enfados y profundos resentimientos por ambas partes. La familia había llegado a un punto muerto. Cuando los padres de George decidieron intervenir, hacía ya tiempo que se daban cuenta de que su posición antagónica no les llevaba a ninguna parte. El padre de George decidió entonces cambiar la táctica. Le pregunto a su hijo si podía acompañarlo a una de sus sesiones de estudio de la Biblia, e incluso asistió a un par de servicios dominicales. Desde luego, George y sus compañeros “discípulos” interpretaron la presencia del padre como una señal de que “Dios había entrado” en su vida. Desde un punto de vista estratégico, ese fue un paso importante para recomponer las relaciones de George con su familia. El señor O´Brien explicó a su hijo que deseaba aprender más cosas acerca de su iglesia porque le amaba. Con toda honestidad pudo no haberle dicho que no deseaba afiliarse, porque no lo deseaba. Lo que pretendía era hacerse con más información y reconstruir la relación con su hijo. De hecho, no sólo el padre de George sino cada uno de los miembros de la familia intentaban averiguar todo lo posible acerca del grupo. George jamás dudó del amor que sus padres le tenían, ni tampoco, en lo más hondo, de su amor por ellos. Lo que ocurría, simplemente, era que le habían enseñado que la gente o bien estaba de parte de Dios o del lado de Satanás. Después de numerosas reuniones y llamadas telefónicas, la familia y yo comenzamos a trazar planes. George no tenía ni idea de que su familia estaba en contacto conmigo o con Buddy Martin. La cuestión de si había que recurrir al engaño era, como siempre, importante y peliaguda. Los O´Brien tuvieron que decidir entre varias opciones. Eticamente, eso era lo que deseaba hacer. Sin embargo, se las tenían que ver con una secta de control mental. Si le decían que querían que se entrevistara con personas que eran críticas con el grupo, ¿se trastornaría y rompería el contacto? Alenté a la familia para que hablara con varios ex miembros y les preguntaran cómo respondería un adepto a una aproximación franca y directa. Sin excepción, todos ellos coincidieron en que, si lo hacían, George consultaría de inmediato a su compañero discipulado en busca de consejo. A partir de ese momento, el grupo estaría sobre aviso y emplearía todos sus recursos para convencerle de que evitara cualquier contacto con una familia obviamente controlada por Satanás. Yo siempre he preferido que alguien le pregunte al adepto si estaría dispuesto a investigar en “la otra cara de la historia”, y observar la reacción que esto provoca. Una propuesta así debe ser realizada por un hermano o un amigo, mejor que por los padres. Si se hace de esta manera, resulta mucho menos amenazador. Si el adepto acepta la oportunidad de conocer a antiguos miembros, el lugar y la fecha del encuentro han de convenirse de inmediato. Además, la persona que ha propuesto la entrevista debe mencionar el hecho de que si los otros miembros del grupo se llegan a enterar, intentarán convencerle de que no acuda a la cita. Así se establece un contrato verbal. Este tipo de intervención “a la descubierta” o abierta funciona mejor con quienes no están acabados de doctrinar, tiene dudas o se plantean interrogante sobre las sectas Yo quería saber si George había expresado alguna insatisfacción o desilusión respecto al grupo. No respondieron los O´Brien, absolutamente ninguna. Por lo visto, estaba totalmente comprometido. Sólo confiaba en las personas del grupo. Estaba programado para pensar que todos los demás estaban “muertos”, lo que equivalía a “no espirituales”. Advertí a los padres de George que la decisión era cosa suya, pero que había muy pocas posibilidades de llegar hasta él si intentaban la aproximación abierta. Después de la fiesta, el domingo por la noche, los padres buscarían cualquier excusa para quedarse a dormir, y comentarían a George que ellos podían llevarle de vuelta a Boston al día siguiente. Por la mañana, la familia le diría que lamentaban mucho no haberle informado antes, pero que tenían previsto pasar los próximos tres días con un ministro de la Iglesia de Cristo, un asesor y un ex miembro. Instruí a fondo a la familia sobre lo que tenían que decir y como decirlo. Quería que se aseguraran de que no telefoneara al grupo, y que hicieran todo lo posible para que no saliera corriendo. Debían convencerle de que no pretendían apartarlo de Dios, ni tampoco causarle el menor daño. Que lo único que deseaban era facilitarle el acceso a algunas informaciones sobre el grupo que de otra manera no podría conocer jamás. Nos sentamos alrededor de una mesa y esperamos durante 4 horas. Mientras tanto, la familia intentaba persuadir a George de que aceptara sus condiciones. Me llamaron por teléfono media docena de veces para pedirme ayuda y consejo. La familia probó todo lo que les dije que hicieran, pero George se mantenía en sus trece. Sólo aceptaba reunirse con nosotros durante unas pocas horas. Decidimos seguir adelante y hacer todo lo que estuviera en nuestras manos. Antes de que saliéramos de la cafetería, un grupo de lugareños nos comentó que acabábamos de establecer un récord en lo relativo a permanecer sentados en el mismo sitio. Yo me eché a reír y dije para mis adentros: “¡Si supieran lo que está pasando!”. George estaba acalorado, furioso y hostil cuando llegamos a la casa y nos encontramos. Era la primera vez que le veíamos en persona. Nos presentamos, y se mostró muy sorprendido al conocer a Buddy. Esto fue lo que intenté decirle cuando quiso hablar conmigo en privado. George demostró estar tan adoctrinado como cualquiera de los seguidores de una secta que yo había tratado. Se mostraba extremadamente reacio a aceptar la idea de que podría beneficiarse de todo aquello que llegáramos a discutir. La participación de Buddy Martin fue decisiva. En su conversación a solas con George, comenzó a citarle versículos concretos de la Biblia y le preguntó cuál era su interpretación del significado de los mismos. Luego le demostró que, a pesar de que el grupo se proclamaba seguidor de la Biblia, en realidad sacaban las citas de contexto, ignorando deliberadamente otros versículos que alteraban su significado. Dado que el grupo había programado a George para que creyera en una interpretación literal de la Biblia, no podía negarse a examinarla. Este fue el resquicio por el cual comenzó a admitir la posibilidad de que el grupo no fuera absolutamente perfecto. Tal vez fuera entonces cuando Mckean aprendió a utilizar los métodos de control mental que ahora ponía en práctica. George jamás había oído hablar de Encrucijada. Con este punto de partida pudimos empezar a discutir las características generales de las sectas destructivas y el control mental. Sin este marco de referencia hubiera sido imposible mostrarle a George lo que había ocurrido a él. En este punto de la discusión siempre hablo de otros grupos. Por experiencia personal, sé que la mayor parte de los adeptos de hoy en día tienen una visión negativa de los Moonies, así que por lo general comienzo con mi propia historia. Esta forma de empezar ayuda a minimizar la resistencia defensiva y la técnica de interrupción del pensamiento. A continuación describo lo que sucede en el seno de otro grupo similar al que nos ocupa. De esta manera, los paralelismos entre los grupos se ponen de manifiesto con toda claridad, y resulta mucho más efectivo porque es el propio individuo quien establece las conexiones. La información que le dábamos era demasiado intensa para George. Tenía que regular el flujo de lo que escuchaba. Cada dos horas, más o menos, se ponía de pie y anunciaba que necesitaba salir para dar un paseo y rezar. Esto sucedió varias veces cada día a lo largo de los tres días. Por la noche, yo iba a una pensión cercana donde podía descansar y planificar la estrategia. En cada ocasión que George salía de la casa, no podíamos estar muy seguros de si volvería o no. Le hubiera resultado muy fácil levantar el pulgar mientras caminaba por la carretera y hacer autostop hasta Boston, o telefonear a la secta para que vinieran a buscarlo. Pero intentar detenerle habría significado la pérdida de su confianza en nosotros. Nos habíamos metido en esto para hacer todo el trayecto. Si se marchaba en ese momento, la familia no tendría más opción que seguir suministrándole información cada vez que le vieran o hablaran con él. Debíamos confiar en que él quería hacer lo que considerase correcto. Además, la familia sabía que yo no estaba dispuesto a participar si intentaban cualquier tipo de intervención forzada. Cuando George se quejaba de la estratagema que sus padres habían empleado para llevarle hasta la casa de su abuela, éstos se deshacían en disculpas. Le pedían que se pusiera en su lugar y que sugiriera cualquier otro acción que podrían haber realizado y que fuera igual de efectiva. Pero George no fue capaz de dar con ninguna. Se daba cuenta de que si le hubieran puesto sobre aviso, él se habría dirigido en el acto a sus superiores y éstos se hubiesen encargado de disuadirle. Sus padres le recordaron que él ya había rechazado una invitación anterior para reunirse con ex miembros y leer unas cuantas informaciones críticas. Se quedó boquiabierto: ni siquiera guardaba en la memoria de la invitación. También le recordaron que un mes antes se había reunido con su prima Sally, quien a petición de los padres se había encargado de transmitirle el ofrecimiento. George la había rechazado de plano. Sus padres le explicaron que en su opinión ya no les quedaba más salida que ésta. Durante aquellos tres días, pude realizar con la familia una excelente tarea de asesoramiento sobre las formas de comunicarse con mayor efectividad, y trabajar en algunos de sus propios problemas y preocupaciones, que poca relación guardaban con la participación en una secta. Declaró que necesitaba más tiempo para estudiar y reflexionar sobre todo lo que había aprendido, Decidió no volver a su apartamento y quedarse en casa de sus padres. Allí podría leer libros y artículos, ver vídeos sobre actividades de las sectas, y continuar las charlas y reuniones con otros antiguos miembros. Hoy en día afirma sentirse muchísimo más feliz que cuando estaba en la secta, y tiene una mejor comprensión de la Biblia. Desde que abandonó el grupo, ha dedicado buena parte de su tiempo a ayudar a otras personas a comprender los aspectos destructivos de esta secta. Su padre asiste con él a sesiones de un grupo de estudio de la Biblia, cada martes por la noche, con el propósito de aprender y estar más cerca de su hijo. Yo jamás acepto que clientes que apuntan como motivo para una intervención su propio interés. Deben comprometerse a ayudar al individuo a pensar por si mismo. Las creencias que refuerzan mi método Dado que las sectas atraen a la gente a lo que podríamos llamar una trampa psicológica, mi trabajo como asesor en abandonos es mostrar al adepto 4 cosas. En primer lugar, le demuestro que él está en una trampa: una situación en la que se encuentra psicológicamente incapacitado y de la que no puede salir. En segundo lugar, le hago ver que cuando realizó la elección no deseaba meterse en una trampa. En tercer lugar, le señalo que las personas que están en otras sectas también se encuentran en una trampa. Por último, le digo que es posible salir de la trampa. Si bien estos cuatro puntos le pueden parecer muy obvios a cualquier persona que no pertenezca a una secta, no son tan evidentes para quien está bajo control mental. Se necesita alguien que comprenda lo que de verdad significa estar apresado en la trampa de una secta destructiva para transmitir este mensaje con la fuerza y determinación necesarias. Esta última razón es la que convierte a los antiguos adeptos, y en especial a los antiguos líderes de sectas, en los mejores asesores en abandonos. Mi método descansa en varias creencias esenciales sobre la gente. Una es que las personas necesitan y desean desarrollarse. La vida está en perpetuo cambio, y es inherente a la persona moverse en una dirección que apoye y estimule el crecimiento. Es importante que la gente se centre en el aquí y ahora. Lo hecho en el pasado ya ha quedado atrás. El enfoque no debe centrarse en lo que “hicieron mal” o en lo que “no hicieron”, sino en lo que pueden hacer en la actualidad. El pasado es útil sólo en la medida que facilita unas informaciones que pueden resultar valiosas en le presente. También he observado y creo que la gente siempre elegirá lo que piensan que es mejor para ellos en un momento dado. Según mi experiencia, las personas siempre harán aquello que creen que es lo mejor para ellos en base a su información y vivencias. También creo que cada persona es única y que cada situación es diferente. Toda persona tiene una forma particular de comprenden e interactuar con la realidad. Por lo tanto, mi aproximación está por completo centrada en el cliente. Me ajusto a mí mismo para encajar con las necesidades del cliente. No espero que él se adapte a las mías. Debo esforzarme por encontrar un camino que me lleve al interior de su cabeza, en cierto sentido “ser él”, con el fin de comprenderle y ayudarle a hacer lo que él desea hacer. Mi aproximación se basa en el convencimiento de que, en lo más profundo de él, hasta el miembro más comprometido de un grupo de control mental sea abandonarlo. Por último, mi aproximación está centrada en la familia. Ciando alguien es reclutado por una secta destructiva, todos y cada uno de quienes él conoce y ama resultan afectados. De esta manera, su influencia emocional y personal puede ser utilizada para conseguir su cooperación, Desde luego, esta forma de trabajar exige un gran esfuerzo por parte de la familia. Tienen que estar dispuestos a aprender nuevas formas de comunicarse, y a enfrentarse con algunas cuestiones molestas que pueden estar latentes. Si hay algún problema familiar importante, es mejor expresarlo y, si es posible, resolverlo antes de intentar una intervención. Cuando se mantiene el foco sobre la familia, todos cambian. El miembro de la secta toma conciencia de que hay cosas positivas que ocurren fuera del grupo, los familiares aprenden a establecer un clima de respeto y confianza, y a cómo sembrar en la mente del adepto. El amor familiar apoya el derecho del individuo a convertirse en un adulto autónomo y a tomar sus propias decisiones en la vida. El amor de la secta pretende mantener siempre a la persona en un estadio de adolescente dependiente, de ahí las amenazas de retirarle el amor si el individuo adopta decisiones sobre su propia vida en oposición a las órdenes del líder. Cuando los familiares aprenden cómo interactuar de manera eficaz, son de vital importancia para ayudar al sujeto a alejarse del grupo. Durante la intervención, este factor se convierte a menudo en determinante. Cuan asesoro a un adepto, jamás intento separar el grupo de él o separarlo a él del grupo. Si lo hiciera, él sólo se sentiría amenazado, y tendría motivos para ello. En cambio, siempre busco la forma que madure ofreciéndole diversas perspectivas y posibilidades. Hago todo lo que está a mi alcance para que lleguen a sentir que tienen el control. Como ya he dicho antes, el control mental de la secta jamás consigue borrar del todo la personalidad anterior. Lo que hace es imponer una identidad de secta dominante que suprime continuamente el yo real. Como miembro de la Iglesia de la Unificación, pensaba que había tenido éxito en “morir para mí mismo”. Sin embargo, el “yo” dormido se despertó durante mi desprogramación. Fui capaz de recordar todas las contradicciones, los conflictos y las promesas rotas de Moon que viví –pero sin actuar- cuando era un converso, y estos recuerdos fueron lo que me hizo capaz de abandonar la secta. Algo dentro de mí lo había sabido desde siempre. Tener éxito al intentar conectar con la personalidad soterrada de un individuo es lo que me permite ayudarle a abandonar un grupo. Si la personalidad soterrada está feliz y contenta con su participación en la secta, es muy poco lo que yo puedo hacer. Una persona así jamas ha estado bajo control mental. Pero en contadas ocasiones me encuentro con un caso semejante. Las familias me llaman porque ven que algo terrible está sucediendo. Junto con estas creencias tan firmes, mi método tiene algunas características muy definidas. En primer lugar, me centro en el proceso de cambio. Dado que yo creo que las personas están interesadas en desarrollarse y aprender, mi aproximación también es educacional. Los casos difíciles: La intervención encubierta Cuando el miembro de una secta se niega a hablar con personas que pueden “presentarle la otra cara de la historia”, o se marcha en medio de una intervención y vuelve al seno del grupo, no está perdido. Al menos se ha establecido una comunicación sobre temas de importancia. El adepto puede sentir remordimientos por haber tratado mal a sus seres queridos y estar dispuesto a hablar en un futuro encuentro. El momento de la intervención quizá fuera poco propicio. Tal vez se realizó justo después de que la persona saliera de un curso intensivo de readoctrinamiento, de que se acabara de casar dentro del grupo, o de que le hubieran ascendido. Elegir bien el momento puede marcar la diferencia entre el éxito o el fracaso. Como es lógico, la mejor ocasión es cuando el miembro está en un período “bajo”, y existen ciclos de altibajos emocionales en la vida del miembro de una secta como en la vida de todas las demás personas. Tras el fracaso de una intervención, a la familia le puede llevar varias semanas, cuando no meses, restablecer las relaciones con el adepto. En ese punto, sólo tienen dos opciones. Pueden dar marcha atrás, y decirle al miembro que han hecho todo lo que estaba a su alcance y que cuando él desee recibir información o entrevistarse con ex miembros, se sentirán felices de poder ayudarle. La otra opción es intentar una intervención encubierta. Es muy difícil tener éxito con una intervención encubierta. Se trata de un intento de asesorar al adepto sin que él tenga conocimiento de la participación de su familia para ayudarle a realizar una nueva valoración de su compromiso con la secta. A mí me resulta bastante arduo encontrar una excusa para reunirme con una persona y conseguir el tiempo suficiente para sacar algo de provecho. Alguien que observase los preparativos de una intervención encubierta podría creer que está viendo otra vez Misión: Imposible. Se escruta e perfil psicológico del objetivo para dar con sus puntos débiles, intereses y patrones de comportamiento. Se urde una trama a fin de ponerse en contacto con él y retenerle el tiempo suficiente para encarrilar la misión. Una intervención encubierta puede llegar a ser necesaria si las relaciones del adepto con sus familiares y amigos están muy deterioradas. La intervención encubierta implica la utilización del engaño, algo de lo que acuso a las sectas, lo que me hace sentir incómodo. Durante todo este tiempo sus dos hermanas y su hermano, sólo habían recibido de ella media docena de cartas. Margaret, que utilizaba el nombre con que la había rebautizado el grupo, viajaba por todo el mundo con esta insólita secta. Su familia, habitualmente, nunca sabía cómo ponerse en contacto con ella, excepto en una ocasión en que pudieron ir a visitarla a Filipinas. Cuando eso sucedía, ella estaba casa con un miembro del grupo y tenía tres hijos. En el transcurso de la visita, su familia le rogó que se alejara durante un tiempo de la secta y que hablara con algunos antiguos miembros. Ella se mostró dispuesta a hacerlo, y de hecho necesitaba con urgencia una buena alimentación y descanso además de una exhaustiva revisión médica. Aunque no lo mencionaron, ellos sabían que el grupo la había puesto a hacer “la pesca del flirt”, un término que los Niños de Dios utilizan para referirse a la prostitución.10. Esta es la principal fuente de ingresos de la secta y de reclutamiento de seguidores varones. La familia Rogers era consciente de que no tenían el valor suficiente para discutir el tema. También se hizo evidente que su marido era un adepto convencido que ni siquiera dejo entrever su identidad anterior, Además, siempre era él quien tomaba las decisiones por ella. Sus padres asistieron a uno de mis cursillos sobre comunicación para familiares de adeptos, y me pidieron ayuda,. Me dijeron que les hubiera gustado contar con los consejos del curso antes de su viaje a Filipinas, e incluso haberme llevado con ellos. Les respondí que debían continuar aprendiendo todo lo que pudieran sobre le grupo: su expresiones características, su estilo de vida y sus creencias. Con este propósito les puse en contacto con varios ex miembros. También les aconsejé que no dejaran de practicar las técnicas de comunicación que les había enseñado. Transcurrido un año, Margaret les llamó desde México y les pidió que fuesen a visitarla de nuevo. Nos reunimos y discutimos las posibilidades. Llegamos a la conclusión de que los padres no debían emprender el viaje, pues representaban una clara amenaza al compromiso de Margaret con la secta por las amargas críticas que habían formulado desde el primer momento. Sus dos hermanas y el hermano irían a pasar una semana. Yo les acompañaría, en el papel de novio de su hermana Lisa. Invitamos una historia según la cual el señor Rogers no podía realizar el viaje por órdenes del médico: nada menos que una enfermedad cardíaca. En cuanto a la señora Rogers, no podía abandonar su trabajo y se sentía obligada a quedarse para ayudar a su marido en caso necesario. La colonia formada por los miembros de la secta se había dispersado por todo el país, y las familias de adeptos tenía órdenes de trabajar por su cuenta. A continuación, Bob convenció al marido de su hermana para que aceptara la oferta de una entrevista de empleo. Confiábamos en que tras la visita anterior sintiera nostalgia del hogar, y creíamos que si en realidad no amaba a sus marido, como sospechábamos, las posibilidades de tener éxito eran bastante grandes. Todo comenzó a funcionar sobre ruedas. Cuando llegamos, Margaret y su marido no mostraron síntomas de inquietud. Pasamos el primer día juntos, y nuestro grupo pintó un cuadro de color de rosa sobre nosotros mismos. En ningún momento dimos muestras de estar preocupados por su forma de vida. Fuimos a comer a un buen restaurante, recorrimos las tiendas y compramos ropa nueva para toda la familia, y nos divertimos. También nos dimos cuenta de un detalle que nos pareció interesante: no Margaret ni su marido intentaban convencernos de las excelencias de su secta. Al día siguiente Bob se marchó con el marido, y nosotros invitamos a Margaret a nuestro hotel, donde alquilamos una habitación para ella y los niños. Nos ofrecimos para llevar a los niños de paseo y le recomendamos que entre tanto aprovechara la ocasión para meterse en la cama y descansar un rato. Cuando volvimos, cinco horas después, Margaret aún dormía. Resultaba obvio que estaba exhausta. Cuando por fin se levantó, su rostro tenía mucho más color. Llamamos al servicio de habitaciones e hicimos un pedido. Era evidente que no estaba acostumbrada a comer tan bien ni a que le sirvieran en un hotel tan bueno. Después de la comida empezamos a charlar. En primer lugar rememoramos los gratos recuerdos de la infancia. Luego sus hermanas le hablaron de lo mucho que la echaban de menos, y de su sensación de que les habían robado a una hermana a la que tanto querían. Aparecieron algunas las lágrimas y los largos y entrañables abrazos. Después la conversación derivó hacia los niños y su futuro. Pero de inmediato se hundió en sus sillón y añadió -: Pero no puedo hacerlo. Además, Tom nunca lo aceptaría a menos que Elías se lo dijera. Por primera vez, Margaret mencionaba este aspecto de la secta a sus hermanas. No creo que pueda – dijo con tono de disgusto. Estaba apretando mucho, pero quería saber hasta dónde podía llegar. Aunque no creo que su voluntad sea que yo me marche a Connecticut. Reza con fervor y claridad, y pon toda tu fe en que lo que El quiere será bueno para ti. Margaret me preguntó si de verdad yo cría con tanta fuerza en Dios, y yo le respondí que sí. Entonces quiso saber más cosas sobre mi vida espiritual. Esto me brindó la oportunidad que necesitaba para referirle mi experiencia en los Moonies: cómo o había llegado a creer que Dios hablaba a través de mis líderes y al convencimiento de que no podía dudar, plantear cuestiones críticas o ni siquiera abandonar el grupo. Le expliqué el proceso de implantación de fobias, y le hablé de cómo fui capaz al fin de imaginar un futuro para mi fuera de la secta, gracias a mi encuentro con muchos ex Moonies que seguían siendo muy espirituales y buenas personas después de abandonar el grupo. Ella me escuchaba con suma atención. Piénsalo ¿Crees en un Dios que quiere que sus hijos sean autómatas o, en el mejor de los casos, esclavos? Margaret estaba boquiabierta y con los ojos desorbitados. Le di un abrazo y me excusé: necesitaba estar a solas e iba a dar un paseo. Ella precisaba algún tiempo para asimilar lo que le había dicho. Yo confiaba en que sus hermanas serían capaces de ayudarla a ordenar sus pensamientos y de manejar los sentimientos que habíamos despertado. Aquella misma noche volví a hablar con ella durante unas cuantas horas, más que nada para infundirle confianza en sí misma. Le dije que tenía una mente privilegiada y que debía aprovecharla. Ella que siempre había sido una persona ética, ¿de verdad creía que el fin justifica los medios? También apelé a sus instintos maternales y le pregunté cómo se sentía al permitir que sus hijos crecieran en medio de la pobreza, sin educación y sin cuidados médico. Sabía que ella no ignoraba que los hijos de otros miembros habían muerto porque sus padres no pudieron llevarles a un médico. Antes de que se fuera a la cama le recordé que debía rezar, y rezar con fervor. Pídele a Señor que te muestre el camino. Aquella noche permitimos que los niños durmieran con nosotros para que ella pudiera descansar sin interrupciones. A la mañana siguiente, Margaret nos contó unos sueños increíbles llenos de símbolos de grandes luchas y desórdenes. En uno de los sueños era de noche, ella se había perdido en un bosque y no sabía cómo salir. En otro, sufría los embates de las olas tempestuosas del océano cuando navegaba sola en un pequeño bote. En el tercer sueño se veía a sí misma paseando por un campo de flores silvestres en un soleado y cálido día de primavera. Durante el desayuno le pregunté si era consciente de la respuesta de Dios a su pregunta. Esbozó una sonrisa, pero de inmediato ésta se transformó en un gesto de preocupación. Abandonó su lugar de la mesa y caminó hasta la ventana. Sentí como si me hubieran quitado del pecho un peso de cien kilos, pero intenté ocultar mi entusiasmo. Sus hermanas se echaron a llorar. Lanzó un suspiro y reflexionó durante un largo rato. Luego respondió: – Tengo miedo. Sus hermanas y yo fuimos a su lado u los cuatro nos fundimos en un estrecho abrazo. Nosotros te ayudaremos en todo lo que podamos. Nos comportamos como si ya hubiéramos resuelto el problema. Había llegado la hora de ponernos en movimiento. En menos de dos horas estábamos camino del aeropuerto. Antes había telefoneado a los padres para transmitirles las buenas noticias. No hubo ningún problema en el aeropuerto. En una situación como ésta siempre tengo miedo de que suceda algún tipo de catástrofe, pro ejemplo que todos los aviones estén llenos o que los miembros de la secta se presenten en la sala de espera. Estuvimos hablando durante el vuelo y le dije que tenía unos cuantos amigos que habían sido miembros de los Niños de Dios. Hay un par de clientes que hasta el día de hoy no saben que les ofrecí mi asesoramiento a petición de sus familias. La casa estaba llena de familiares y amigos. Las lágrimas se deslizaban por sus mejillas. Había olvidado lo maravillosa que la vida había sido para ella en aquel lugar. Más tarde me confesó que en aquel momento se sentía como un prisionero de guerra al que acababan de liberar tras diez años de cautiverio. Tantas personas habían crecido y cambiado. El vecindario había variado mucho. Y no sabía absolutamente nada de los sucesos ocurridos en el país y en el mundo durante la última década. Tenía que ponerse al día en muchísimas cosas. Al cabo de un par de días, le concerté una entrevista con algunos antiguos miembros, y tuve la suerte de encontrar a uno a quien ella había conocido en el grupo. LA mejoría de Margaret era impresionante. Día a día ganó peso, comenzó a recuperar el sentido del humor, y el color y la expresión volvieron a su rostro. Sus hijos se adaptaron rápida y alegremente a su nueva vida. Más adelante se tomaron las oportunas disposiciones para ayudar al marido con el apoyo de la familia. Nadie puede salir de una experiencia tan larga como ésta sin sufrir problemas emocionales, y ella no era la excepción. Sin embargo, no todos los casos tienen un final feliz. Sobre todo en los primeros años de mi carrera como asesor, trabajé en varios casos en los que no fui capaz de ayudar a la persona para que abandonara la secta. Al revisar estos casos en retrospectiva, me doy cuenta de que había demasiados factores en contra como para tener éxito, pero aun así lo intenté. Algunos caos estaban relacionados con la psicopatología del individuo en el grupo, o con los propios familiares. En otros, las familias habían omitido detalles de la historia familiar, mientras que en otros hubo un sabotaje intencionado por parte de uno de los miembros de la familia. Alan fue reclutado cuando, tras escuchar una noche el programa envió dinero para comprar las grabaciones de Masters sobre “meditación”. Yo he escuchado estas cintas y he llegado a la conclusión de que el propósito de Masters es inducir un poderoso estado hipnótico, no meditación, como pretende en su programa. Más tarde, cuando me dediqué a investigar a Roy Masters, me enteré de que se había metido en el negocio del “exorcismo”: descubría entre su audiencia a quienes poseídos y tras el pago de una suma de dinero los liberaba. Su lugar de trabajo habitual era el salón de baile de un hotel, atiborrado de público12. A diferencia de la mayor parte de mis clientes, los Brown tenían graves problemas psicológicos. Supe que algo andaba muy mal en cuanto atravesé el umbral de la puerta. El perro de la familia estaba virtualmente fuera de control: saltaba, ladraba, corría de arriba abajo como desesperado. Los Brown se disculparon, pero resultaba evidente que estaban para volverse locos. No paraban de sabotear la autoridad del otro sobre el perro: uno decía que se echara al suelo, y entonces el otro le animaba a que se le subiera a la falda. El perro no es que estuviese mimado: estaba arruinado. Más tarde, cuando conocí a Alan, me encontré con un hijo único que por supuesto estaba mimado y sobreprotegido. En cierto momento, su madre le alababa porque había cortado el césped, y al siguiente, su padre le criticaba por haber dejado pasar dos semanas antes de hacerlo. El padre le decía que debía buscarse un empleo, pero entonces la madre comentaba que sería mejor que esperara unas cuantas semanas más. Me resultaba evidente que Alan intentaba a toda costa alejarse de la influencia de sus padres. Deseaba ser independiente, pero no sabía ni por dónde comenzar. Quería demostrar a sus padres que era una persona capaz, pero su autoestima estaba tan deteriorada que siempre parecía estar al borde de una depresión. Alan tenía dificultades sociales, y cuando le conocí no contaba con ningún amigo fuera del grupo. En este caso, Alan-Alan no era feliz ni tenía éxito. Era, de verdad muy desgraciado. Desde la perspectiva del asesor en abandonos, había muy pocas coas en su pasado que pudieran utilizarse como punto de conexión. A pesar de las inquietantes características de su secta,13 mientras los padres continuaban con su anormal estilo de relacionarse y comunicarse con él, parecía que permanecer en el grupo en aquel momento era la mejor elección que podía hacer. Al menos el grupo le ofrecía una oportunidad para relacionarse socialmente con otras personas, además de la esperanza de poder mejorar si seguía las instrucciones de su salvador, Masters. Estaba claro que comprender el funcionamiento del control mental y de las sectas destructivas no era suficiente para Alan. Lo que él necesitaba era un entorno seguro y protector, y una buena dosis de asesoramiento personal y familiar. Por desgracia, aunque sus padres le querían, no estaban dispuestos a buscar el tipo de ayuda que ellos precisaba. Querían que yo “sacara a Alan de la secta”, y nada más. Por colmo de males, los Brown tampoco se mostraban conformes de desembolsar el dinero necesario para pagar un buen programa de rehabilitación para Alan. Necesitaba de forma imperiosa encontrarse en un lugar saludable, no en su casa ni en la secta. A pesar de todos mis esfuerzos, la intervención estaba condena al fracaso desde el principio. Los padres no comprendían lo que representaban las sectas y el control mental, ni tampoco estaban dispuestos a examinar su propio comportamiento y dar los pasos necesarios para cambiar. En aquel entonces, Alan recibía tanto de la secta como para ni siquiera pensar en abandonarla. Sin embargo, son contadas las ocasiones en que gente como él “lo consigue” dentro del grupo. Las más de las veces son empujados hasta el límite, se queman, y o bien se van o los echan. Tal vez cuando llegue ese día Alan recordará algunas de las cosas que le dije. Cuando abandoné el caso, en 1980, había aprendido varias lecciones importantes. Primero, había aprendido que reunirse con, evaluar y preparar a la familia es vital. Si la familia no estaba dispuesta a invertir el tiempo, la energía y el dinero necesarios para una intervención con éxito, no debía aceptar el caso. Segundo, si la familia no estaba dispuesta a afrontar sus propios problemas y hacer un esfuerzo para cambiar y madurar, perjudicaría los progresos del adepto. A lo largo de los años, es cierto que he tenido mi parte de casos fracasados. Sin embargo, hace poco he llegado a comprender las variables críticas para tener éxito, y tan solo intento la intervención cuando estoy seguro de que será un paso positivo para el individuo y para su familia. Además, tres días completos de asesoramiento parecen suficientes para asegurar el éxito. A partir de mi propia experiencia he aprendido que la gente llegará hasta extremis increíbles para defender una causa que creen grande y justa. También he aprendido que nadie quiere sacrificar su tiempo, sus energías y sus sueños por una causa falsa y nociva. Por último, es importante que los antiguos adeptos y sus familias no consideren todo lo ocurrido en la secta como negativo. Yo siempre aconsejo a los miembros que recuerden lo bueno y se lo lleven con ellos cuando decidan abandonar el grupo. No obstante, está claro que pertenecer a una secta destructiva siempre te marca para siempre. Abandonar una secta brinda la ocasión única de sentarse “desnudo” con uno mismo y analizar todo lo que has conocido o creído alguna vez. Este proceso puede ser liberador, como también bastante terrorífico. Es una oportunidad para comenzar de nuevo tu vida. Al intentar ayudar al ser querido a que recupere su personalidad original, es muy fácil cometer errores que harán todavía más difícil su tarea. No obstante, si usted responde al desafío de una manera clara y bien equilibrada emocionalmente, las posibilidades de que sus esfuerzos fructifiquen son mucho mayores, y será además una experiencia muy gratificante y enriquecedora. Esto, al menos, es lo que he podido observar una y otra vez en las familias con las que he trabajado como asesor en abandonos. Adoptar unas cuantas precauciones elementales puede evitarle un cúmulo de frustraciones. La mejor manera de empezar es con los ejemplos de las reacciones opuestas de dos familias frente al problema de perder un hijo en una secta destructiva. Las historias que siguen a continuación están basadas en casos de personas reales a las que he atendido. Sus nombres, y también los de las sectas en las que estaban comprometidos, han sido cambiados. Neil, que era su hermano mayor, también había mostrado un comportamiento extraño y atípico cuando tenía la misma edad. Nancy se encontraba en la región del Medio Oeste, y se dedicaba a vender libros a domicilio para ayudarse a pagar los estudios, pero sus ventas habían sufrido un bajón. Sin embargo, cuando llamó a sus padres y les comentó las dificultades que tenía en su trabajo, a éstos les sorprendió la aparente tranquilidad emocional de su hija, como si no tuviera ni una sola preocupación. Había algo que no andaba bien, pero eran incapaces de saber de qué se trataba. Unas semanas después recibieron una llamada telefónica de Leslie, una de las mejores amigas de Nancy. Leslie había dudado antes de llamar a los padres de su amiga, pues no quería traicionar su confianza. Pero en el contenido de la carta había tan poco de Nancy que decidió arriesgarse a un enfrentamiento con su amiga. En ella decía, entre otras cosas: «Leslie, por fin he encontrado el lugar que de verdad me corresponde en el mundo. Dios me ha llamado para que forme parte de la Hermandad, que son los únicos cristianos verdaderos en la Tierra. La prenda favorita de Nancy siempre había sido su pantalón tejano. Normalmente era una muchacha alegre con la que resultaba fácil llevarse bien, porque no tenía prejuicios. También, hasta cierto punto, tenía algo de feminista. Aquellos sentimientos de sumisión que manifestaba en la carta no eran muy propios de ella. Todos estos detalles que habían preocupado a Leslie preocuparon aún más a los padres de Nancy, porque su hija al parecer les había ocultado su afiliación. Siempre se había comportado con ellos de forma abierta y sincera. No era habitual en ella que les mintiera deliberadamente acerca de su compromiso con un grupo religioso. Cuando le preguntaron qué novedades tenía para contarles, les respondió: «No muchas». A juzgar flor el tono de la carta, las novedades eran muchas. Los Johnson telefonearon enseguida al ministro de su Iglesia para pedirle consejo. Ante la sola mención de la palabra «secta» el pánico se adueñó de los padres. El señor Johnson estuvo a punto de cometer el típico error. Su primer impulso fue el de llamar a Nancy y pedirle explicaciones sobre el grupo, la carta a Leslie y las mentiras que les había contado. La señora Johnson era incapaz de controlar su llanto. Sentía que había fracasado como madre. Algo debía de faltar en la vida de Nancy para tener que ir a buscarlo en uno de esos grupos. Comenzó a revisar mentalmente todos los detalles de los incidentes más significativos de la vida de su hija, para tratar de saber qué la había hecho tan susceptible. Decidió llamar a Neil y pedirle que dejara lo que estuviera haciendo y acudiera a su casa sin pérdida de tiempo. Nunca; imposible», exclamó Neil. Por fortuna, el clérigo fue capaz de persuadir a los Johnson de que no hicieran nada de momento. Les prometió que haría todo lo posible para obtener una mayor información sobre el grupo llamado la Hermandad y que buscaría asesoramiento sobre cómo podían ayudar a su hija. Tan pronto como pudimos conseguir la suficiente información concreta para empezar trabajar, los Johnson llamaron a sus amigos y parientes para invitarles a participar en un programa de aprendizaje y consultas que se desarrollaría durante el siguiente sábado. Les aconsejé que buscaran toda la ayuda y apoyo que fuera posible. Con ese material como base, estuvimos en condiciones de organizar rápidamente una intervención. Dado que ni Nancy ni el grupo sabían que la familia estaba al corriente de su afiliación, fue relativamente sencillo planificar una intervención sorpresa. La familia estuvo de acuerdo en tomar un avión todos juntos al cabo de una semana. A la mañana siguiente de nuestra llegada, montamos guardia frente a la casa de la secta y esperamos la salida de Nancy. Pensábamos que sería mucho más fácil hablar con ella si estaba fuera del domicilio del grupo y alejada de los otros adeptos. Tras un par de horas de espera, Nancy y otra mujer salieron de la casa y subieron a una furgoneta. Las seguimos hasta un supermercado de un centro comercial cercano donde, al parecer, compraron provisiones. Les di a los Johnson instrucciones muy concretas sobre lo que tenían que decir y hacer. El plan consistía en esperar, si era posible, a que Nancy estuviera sola. En ese momento, tendrían que acercarse a ella y darle un fuerte abrazo. Como era de suponer, contábamos con la sorpresa y el asombro que sentiría Nancy al verles. Ya que ella no le había hablado a su familia de la existencia del grupo, le resultaría mucho más difícil negarse a su insistente invitación de llevarla a comer a un restaurante. Los señores Johnson le dirían únicamente que necesitaban comentar con ella una cuestión familiar de suma urgencia, y ni una palabra más. Se mostrarían cariñosos y amables, pero firmes. Neil se encargaría de que la otra mujer no interfiriera en el asunto. Yo les observaba a través de una de las vidrieras del establecimiento. Nancy no opuso la menor resistencia. Parecía estar muy contenta de ver a su familia, aunque también sorprendida y confusa. Nancy le gritó: «Creo que está en la sección de limpieza». Sus padres ya se encaminaban hacia la salida. Neil esperó un minuto, oculto tras unas estanterías, y luego salió a toda prisa del supermercado. Por mi parte, llamé a un taxi y me dirigí al hotel donde tenía reservada una habitación contigua a la de los Johnson, y allí esperé a que la familia me llamara. En el entreacto, puse al corriente de todo lo su cedido hasta entonces al antiguo miembro del grupo que había venido conmigo para colaborar en la intervención. No tuvimos que aguardar mucho tiempo. Tal como habíamos acordado, los Johnson esperaron a estar instalados en su habitación antes de decir a Nancy que habían volado hasta allí porque tenían dudas acerca del grupo al que pertenecía. En un primer instante, Nancy negó estar comprometida con grupo alguno. Entonces el señor Johnson le mostró la carta que ella había enviada a Leslie. Me contaron luego que el color de su cara se tiñó de rojo y que, a continuación, se echó a llorar. Nuevas lágrimas rodaron por las mejillas de Nancy. Conforme Nancy les contaba todo lo ocurrido, llegó a un punto en el cual adoptó una actitud muy de la secta y comenzó a citar la Biblia y a su líder. Los Johnson me contaron más tarde que, en aquel instante, se asustaron. La expresión de Nancy había cambiado, y se convirtió en otra persona. Le preguntaron si en lo más profundo de su corazón aún les quería y confiaba en ellos. La muchacha pensó un momento y dijo: «Sí». Nancy reflexionó sobre la propuesta durante unos minutos que parecieron eternos. Quería saber quiénes eran esas personas y por qué el encuentro debía durar tres días. Están en la habitación de al lado. Todo lo que te pedimos es que confíes en nosotros y les des la oportunidad de contarte algunos hechos que tal vez el grupo no quiere que conozcas», contestó el señor Johnson. La intervención sólo requirió dos días, Nancy nos prestó el máximo de atención una vez comprobó que éramos personas sinceras y que no llevábamos ni cola ni cuernos. Estaba inmensamente agradecida por toda la preocupación y cariño de que era objeto. Ella ya había tenido dudas acerca del grupo pero, como la mayor parte de los nuevos adeptos, pensaba que no era lo bastante espiritual para criticar las palabras de los miembros más antiguos. En primer lugar como hablaban con Nancy cada semana, pudieron darse Cuenta de algunos de los cambios en su voz y en su personalidad casi desde el principio. Instintivamente comprendieron que debían mantenerse en estrecho contacto, porque Nancy era joven, estaba casi en la otra punta del país y atravesaba un período de mucho estrés en su trabajo como vendedora a domicilio. Aunque los Johnson podrían haberse asegurado de que Nancy supiera qué son las sectas destructivas antes de su partida, no creyeron que el problema podía afectar a cualquiera, incluso a un miembro de su familia. Cuando comprendieron las técnicas y los efectos del control mental, estuvieron en condiciones de adoptar soluciones constructivas en lugar de permitir que el sentimiento de culpa por haber «fracasado» como padres les incapacitara para tomar decisiones. Leslie se comportó como una heroína. Fue capaz de superar su miedo a un posible enfado de Nancy y actuó como una verdadera amiga al avisar a los padres. Gracias a ello, los Johnson fueron capaces de identificar y resolver el problema a las primeras de cambio. Tan pronto como salió del grupo, Nancy no tenía palabras para agradecerle lo que había hecho. Los Johnson también tuvieron la gran fortuna de que el ministro de su Iglesia les aconsejó con acierto y no vaciló en acudir rápidamente en su ayuda. No sólo les ayudó a identificar el problema, sino que también consiguió evitar que cometieran los clásicos errores que hacen mucho más difícil y complicado el proceso de abandono. A diferencia de la mayoría de los clérigos, su ministro había participado poco antes en un seminario sobre sectas destructivas y pudo prestar una ayuda significativa. Comprendió que la familia no debía actuar de forma apresurada. Ellos también advirtieron algunos cambios drásticos en su personalidad y manera de ser, pero consideraron que la mayor parte de estos cambios eran algo muy positivo. Henry ya no soltaba tacos, y les dijo que había dejado de fumar y de beber. Henry presentó a sus padres algunos de sus amigos del grupo. Les resultaba un tanto extraño que se hubiera vuelto tan religioso. Jamás había manifestado el menor interés por el cristianismo. En general, los miembros de la hermandad les impresionaron favorablemente. A primera vista todo les pareció perfecto. Comenzaron a preocuparse cuando vieron las calificaciones que había obtenido al final del semestre. Les dijo que había hecho todo lo que podía, pero que le habían tocado malos profesores. Por otro parte, agregó, estaba pensando en cambiar de carrera. Ya no tenía interés en el marketing. Quería licenciarse en estudios religiosos. Henry siempre había sido una persona de ideas claras y muy independiente. Sus padres llegaron a la conclusión de que sabía lo que hacía. Pasó otro semestre y los Marlowe seguían sin comprender lo que ocurría. Henry se las apañó para mejorar sus notas, pero todavía estaba por debajo de las calificaciones que solía obtener. Aquel verano les dijo que tenía pensado viajar a Kansas para participar en una «reunión anual de creyentes». Sin embargo, cuando llegó allí, les volvió a telefonear para comunicarles que había escuchado «la llamada del Señor» pidiéndole que abandonara el instituto. Iba a comprometerse con el grupo durante un año para ir adonde le enviaran, buscar un trabajo de media jornada para cubrir sus gastos y dedicar al menos veinte horas semanales a la labor evangelizadora. Henry se enfadó a su vez al notar el tono de rabia en la voz de su padre. Entonces intervino la madre de Henry, que había escuchado toda la conversación desde un supletorio: —¿Por qué no vienes a casa y hablamos sobre el tema? Yo sé lo que hago—replicó Henry. Roger y Kitty pudieron oír una serie de murmullos al otro extremo de la línea. Parecía que alguien estuviera junto a Henry y le dictara las respuestas. Repetía las palabras como si las leyera en un folleto de propaganda. Henry, tu padre está muy alterado. Dime la verdad, Henry, ¿no estarás metido en una secta? Henry no volvió a su casa para hablar con sus padres. Pidió a sus padres que pusieran algunas de sus pertenencias en cajas y que se las enviaran, lo que hicieron. Incluso le mandaron 500 dólares en efectivo para ayudarle a establecerse. El padre de Henry estaba disgustado. Comenzó a frecuentar la biblioteca y a sacar fotocopias de los artículos que consideraban a La Palabra como una secta, y se las enviaba por correo. Pensaba que esos artículos le probarían que sus objeciones estaban documentadas. Lo único que consiguió fue demostrar a Henry que sus padres estaban poseídos por el demonio y no se podía confiar en ellos. La madre consideraba que su hijo era demasiado inteligente como para permanecer en un grupo como aquél durante demasiado tiempo. Se convenció a sí misma de que descubriría su error y se marcharía. A medida que transcurrían los meses y él parecía más y más distante, ella se volvió histérica y echaba la culpa de todo lo sucedido a sí misma y a su marido. Día tras día, tenían que soportar las obsesiones de sus padres por la integración de Henry en una secta y comenzaron a odiar a su hermano por haber llevado a la familia a semejante situación. Le dijeron que el fundador y líder de la secta era un plagiario, que bebía en exceso y soltaba tacos, pero estas noticias no influyeron en su hijo. Durante todo este tiempo, los Marlowe no dijeron ni una palabra a sus amigos y parientes acerca de la afiliación de Henry. Roger era un político estatal y estaba preocupado por su propio trabajo. En cuanto a Kitty, ésta pensaba que la gente diría que había sido una mala madre por alterar a su hijo hasta tal extremo. Tenían un miedo horrible a lo que pensaría la gente si decían la verdad. Con el paso de los años, Henry se distanció cada vez más de su familia. Sólo se hablaban esporádicamente por teléfono o se enviaban una carta de vez en cuando. Henry sentía que no había razón alguna para ir a visitarles. A su juicio, estaban poseídos por Satanás. Los Johnson fueron capaces de descubrir enseguida que había algo que andaba mal y pudieron conseguir un buen asesoramiento. El señor Marlowe perdió una oportunidad muy valiosa al enfrentarse a su hijo y darle el equivalente a un ultimátum. Hay personas que llegan a desheredar a los hijos que han caído víctimas de las sectas destructivas. Por desgracia, los errores cometidos por los Marlowe son muy comunes y ocurren en la mayor parte de las familias. En el caso de las sectas destructivas, las reacciones instintivas de los padres hace más mal que bien. De todo esto se pueden aprender varias lecciones. Cualquier cambio súbito y atípico en la personalidad de un amigo o un ser querido debe ser investigado a fondo. Si el individuo comienza de pronto a ausentarse con frecuencia por períodos largos, descubra el porqué. Formule muchas preguntas pero siempre sin amenazas. Recuerde que cuando la gente se une a una secta, a menudo se vuelve mentirosa o responde con evasivas cuando se le pregunta por los cambios que experimenta su vida. Si usted está preocupado, hable con todos los amigos y parientes de la persona que le sea posible. No haga como los Marlowe que intentaron mantener el problema oculto ante amigos y familiares. Al hacerlo, se están privando de un apoyo emocional muy valioso y también de las posibles ayudas. Tal vez alguien a quien conocían podría haberles buscado a un ex miembro de la secta o a un asesor en abandonos que les hubiera aconsejado. Tal vez uno de los amigos o parientes podría haber sido el encargado de establecer contacto con Henry y trabajar con él. Por lo general, una persona que ingresa en una secta ha tratado de confiar en alguien, posiblemente durante la etapa del reclutamiento. Cuando las personas tardan en hablar con otras acerca del posible problema pensando que el adepto resolverá la cuestión por su cuenta, las consecuencias pueden llegar a ser desastrosas. Si usted ve a un amigo con problemas, no vacile en ponerse en comunicación con la familia. Ellos casi siempre le estarán muy agradecidos por su interés. El problema más común consiste en que la familia experimenta el típico exceso de culpa y vergüenza. La gente parece estar constantemente acusándose a sí misma por el ingreso de un ser querido en una secta. La culpa por las cosas hechas o no en el pasado es uno de los más grandes obstáculos para la acción positiva y eficaz. La gente ha de saber que la culpa no ha sido suya. Y, como en buena parte de los problemas actuales, la gente no se da cuenta de lo perniciosos que llegan a ser estos grupos hasta que enganchan a alguien que conocen. Otro problema emocional bastante común es que las personas olvidan sus propias necesidades. La mejor manera de ayudar a alguien es estar seguro de que uno se preocupa de sus propias necesidades. La participación en la secta tiene que situarse en la perspectiva correcta. La gente sólo puede hacer lo que está dentro de su capacidad. Las personas terminan por dañarse a sí mismas y a los seres que aman cuando no son capaces de descansar, relajarse y hacer otras cosas que necesitan para seguir adelante. La gente se quema cuando cae presa de la obsesión, y a menudo acaba afectando a los otros familiares que intentan ayudar. Por ejemplo, los Marlowe castigaron sin darse cuenta a sus otros hijos debido a que dedicaron demasiada energía inútil a Henry. Ambos acabaron exhaustos y desesperanzados. No importa cuánto tiempo lleve una persona en una secta destructiva para renunciar en algún momento a la esperanza. Yo he conocido personas que habían estado treinta años en una secta, la han abandonado y han vuelto a tener una vida feliz y normal. Aprender a tratar sus propias necesidades y las de su familia le permitirá ayudar mejor a la persona atrapada en una secta. Otro error que se repite es que las personas reaccionan emocionalmente en exceso a la integración en una secta. Esto puede llegar a ser más peligroso que no hacer absolutamente nada. Una persona puede sentirse impulsada a comprometerse todavía más en un grupo por culpa de discursos histéricos y la utilización indebida de palabras como «secta» o «lavado de cerebro». Comportarse de una manera emocionalmente agresiva con el miembro de una secta casi siempre produce un efecto contrario. También otra equivocación frecuente es que los familiares intenten persuadir a la persona para que abandone su compromiso utilizando una actitud condescendiente y antagónica. Las discusiones racionales no tienen ninguna aplicación con alguien que ha sido adoctrinado por medio del control mental. No se debe culpar a una persona que ha sido reclutada por una secta destructiva. Los familiares y amigos deben considerar lo sucedido como un ejemplo del control mental destructivo. Me han repetido una y otra vez que la persona que consigue abandonar una secta destructiva se siente violada psicológicamente. Póngase furioso con las sectas. Grite contra todas las sectas destructivas de control mental. Si usted quiere ajustarle las cuentas al grupo, en primer lugar rescate a la persona. Luego haga todo lo que esté a su alcance para denunciar a la secta ante la opinión pública. Si puede, presenté una demanda judicial. En el pasado, las sectas destructivas parecían tener dominio sobre el sistema legal debido a su enorme poder económico. Ya es hora de utilizar la ley para reforzar la Justicia. Concentre su atención en ayudar a la persona que ha sido reclutada. Para conseguir este objetivo, la información y la estrategia son las dos herramientas más importantes. El objetivo primordial debe ser éste: haga todo lo que esté en su poder a fin de crear las condiciones necesarias para ayudar al adepto en su proceso de cambio y maduración. Los miembros de la familia y los amigos deben tener siempre presente este objetivo a la hora de decidir qué hacer o qué decir. Tenga en cuenta que he omitido decir que el objetivo debe ser «sacar a la persona del grupo». He cometido deliberadamente esta omisión porque he descubierto que las personas abandonan las sectas destructivas como una consecuencia natural del cambio y la maduración. Si las personas se centran en la maduración positiva, habrá mucho menos resistencia y todo el mundo será más feliz y actuará con mayor eficacia. Es esencial adoptar la actitud positiva de que el individuo abandonará el grupo. La única pregunta es si lo hará antes o después y si la transición será fácil y suave, o difícil y dolorosa. Las personas sólo pueden hacer lo que está dentro de su alcance y control. Las personas pueden ayudar a crear las condiciones positivas necesarias con el fin de ayudar a la persona atrapada en un culto para que madure fuera de los grilletes del control mental. La mejor manera para ayudar a un adepto a abandonar el grupo es que usted esté adecuadamente preparado para asumir la tarea. He aquí unas cuantas maneras de asegurarse de que usted será capaz de sobrellevar el estrés que inevitablemente sufrirá. Cómo prepararse para una intervención eficaz Atienda a sus necesidades emocionales Aprender a no esperar resultados inmediatos y saber repartir el esfuerzo para el largo camino que tiene por delante le ayudará a mantener una perspectiva equilibrada. Cuando el individuo lleva muchos años en la secta, los esfuerzos por ayudarle no deben hacerse a costa de la salud o el bienestar de otra persona. Sufrió un ataque de corazón y falleció. Imagine el sentimiento de culpa con el que tendrá que vivir su hijo después de abandonar el grupo. Recuerde que está usted implicado en una especie de guerra contra la secta. Como parte del proceso de preparación, identifique y evalúe las preocupaciones y necesidades emocionales de los demás siempre que le sea posible. Un buen asesoramiento individual y familiar puede ser inmensamente útil. Los padres y demás familiares han de intentar mantener el problema de la secta en una perspectiva equilibrada. La vida de ellos y de su familia debe continuar, sobre todo cuando el individuo lleva mucho tiempo como adepto. Consolide sus recursos Tome ejemplo de los Johnson, e implique en la intervención a la mayor cantidad posible de familiares y amigos con los que usted pueda trabajar sin dificultades, y ayúdeles a informarse. Invítelos a que participen en una reunión preparatoria. Si no encuentra a nadie en su ciudad, entonces búsquelos donde sea. Busque también personas de su propia ciudad que estén dispuestos a aprender. La coordinación, el trabajo en equipo y la buena comunicación forman la combinación que garantiza el éxito. Si un miembro clave de su familia está muy unido a la persona integrada en la secta, haga todo lo posible para que colabore en la intervención. Si es necesario, planifique primero una mini intervención con esta persona. Luego, cuando la tenga de su parte, le será mucho más fácil conseguir que el adepto abandone la secta. Organícese y trace un plan Comience por enterarse de todo lo que pueda. Una buena preparación es la clave del éxito. Estudie al «enemigo» y a otros grupos destructivos similares. Aprenda cómo piensan y cómo trabajan. Conviértase en un conocedor del control mental. Organice un archivo, haga copias de todos los artículos y notas importantes para compartirlos con las personas implicadas. Haga copias de todas y cada una de las cartas escritas al adepto y de toda la correspondencia que éste ha recibido. Esto puede resultar muy importante durante o después de la intervención. En muchas ocasiones he enfrentado a los adeptos con cartas escritas por ellos en las que formulaban promesas que no se cumplían, e incluso algunas en las que mentían descaradamente a su familia. Tenga al corriente de cuanto sucede a todas las personas que participan en la intervención. Una comunicación constante con el adepto es siempre mejor que un contacto esporádico. Pida al adepto que le llame a cobro revertido cada vez que sienta necesidad de hablar; en el momento que sea y desde donde sea. Saber escoger al asesor en abandonos adecuado es un paso clave para la organización y trazado de un plan. La mayor parte de estas personas son profesionales de primera fila y han demostrado su capacidad ayudando a una innumerable cantidad de adeptos a abandonar las sectas. Preste atención al hecho de que muchas familias sólo recomendarán a miembros locales o a personas con las que hayan trabajado antes. La desprogramación forzosa va contra la ley y, como ya se ha dicho antes, comporta un grave riesgo. La única manera de encontrar uno es buscar a alguien que, en alguna ocasión, haya contratado a un desprogramador. Pero sobre todo, sea un consumidor exigente. Después de la tragedia de Jonestown, aparecieron más de una docena de estafadores que, con el cuento de que eran desprogramadores, se aprovecharon de numerosas familias y les robaron el dinero. Algunos de estos delincuentes eran adeptos de alguna secta e intentaban desprestigiar la desprogramación. El solo hecho de que una persona diga que es asesor en abandonos no la convierte necesariamente en uno de ellos. Verifique las credenciales de la persona en todas las fuentes que sea posible. En mi opinión, los mejores asesores en abandonos son aquellos que durante algún tiempo pertenecieron a una secta. Ellos saben lo que se siente al estar sometido al control mental. Por otra parte, los mejores asesores en abandonos tienen muchísima experiencia. Hable con varias familias para las que el asesor haya trabajado a lo largo de los años. Pida la opinión de otros asesores en abandonos. Averigüe si tienen preparación como asesores; mi propio aprendizaje me ha sido siempre de una gran ayuda. Sin embargo, tener preparación como asesor no lo es todo. Hay una gran mayoría de profesionales de la salud mental que no saben absolutamente nada sobre cómo asesorar a alguien para que abandone una secta. Además de controlar las credenciales y antecedentes del asesor en abandonos, confíe en sus instintos a la hora de seleccionar. Usted tiene que sentir que el adepto será capaz de confiar y de relacionarse con él como persona. Ser asesor en abandonos es algo muy serio y no hay lugar para los aficionados. Los asesores en abandonos tienen unas tarifas que van desde los 250 a los 1.000 dólares diarios. Los ex miembros que ayudan al consultor reciben, más o menos, entre 100 y 300 dólares por día. por lo general, todos los gastos, como el alojamiento y los viajes, son aparte. A pesar de que cada caso es diferente, la mayoría de las intervenciones se realizan en un plazo de tres días. El coste medio de una intervención oscila entre los 2.000 y 5.000 dólares; casi todos los asesores en abandonos tratan de atender casos gratuitos cada vez que les es posible. Después de la intervención se necesita, por lo general, un seguimiento, ya sea en un centro de rehabilitación o mediante el contacto de la persona con el mayor número posible de ex miembros. Una vez haya usted completado todos estos preparativos preliminares, es importante trazar planes a un mes, tres meses, seis meses y un año vista. A pesar de que las intervenciones han de hacerse lo antes posibles, no tienen que ser apresuradas. La mayoría de las intervenciones se realizan dentro de los doce meses, preferiblemente tan pronto como se hayan completado los preparativos y se presente la oportunidad favorable. No se olvide de que los acuerdos para contratar a un equipo de asesores en abandonos se hacen, por lo general, con muchos meses de antelación. Después de todo, ¿no es el objetivo primordial apartarlo físicamente de las personas que le tienen bajo control mental? Sin olvidar ni por un solo instante el objetivo a largo plazo, todos los que se han comprometido a ayudar al adepto deben centrar su atención en tres importantes objetivos a corto plazo. El primero es establecer una relación de mutua confianza. Si no hay confianza, nada de lo que usted haga resultará eficaz. El segundo objetivo es recoger información, acerca de cómo piensa, siente y ve la realidad el miembro de la secta. El tercer objetivo es utilizar técnicas específicas para sembrar la duda sobre la secta y alentar una nueva perspectiva. Establecer una relación de mutua confianza En el momento en que usted toma conciencia del problema con el miembro de la secta, intente comportarse como si no supiera que pertenece a dicho grupo. NO le diga que está usted en contacto con personas antisectas o conoce información critica sobre las mismas. Si lo hace, el resultado será una falta de confianza. Adoptar una postura de curiosidad un tanto preocupada es la actitud más efectiva que se puede tomar en la relación con el miembro. Resulta relativamente fácil establecer una relación de mutua confianza cuando usted se muestra curioso, porque lo único que hace es formular preguntas sin una intención critica. Usted se preocupa por la persona, por lo tanto es lógico que desee saber todo aquello que es importante para ella. Muestre aprobación y respeto por el individuo, sus ideales y su talento. Sin embargo, tenga mucho cuidado y demuestre sólo una aprobación condicional de su pertenencia a la secta. Hágale saber que usted se reserva la opinión final sobre el grupo hasta no conocer todos los detalles. En algunos casos, puede ser conveniente decirle que tiene la sensación en la boca del estómago de que hay algo poco claro en el grupo, aunque no está muy seguro de lo que es. Evalúe su actual relación con la persona de la secta. Si no es así, comience a pensar qué puede hacer para fortalecer la relación. Recuerde que si el adepto establece muchas relaciones con personas que no pertenecen a la secta, le resultará mucho más fácil abandonarla. Siempre se sentirá más unido a unas personas que a otras, pero todo el mundo deberá hacer un esfuerzo para estrechar sus relaciones con él. Coordine el flujo de comunicación. No le resultará natural que, de pronto, diez personas le envíen cartas al mismo tiempo. A usted no le interesa despertar sus sospechas. Evite los envíos de dinero, y menos en efectivo, porque lo más probable será que los entregue al grupo. Es muchísimo mejor enviar ropas, fotografías, libros y otros objetos que tengan un significado más personal y duradero. Las rosquillas de la abuela tienen más importancia a la hora de establecer una relación que una tarjeta y un cheque. Pregúntele qué puede hacer usted para sentirse más unido a él. Haga todo lo que esté a su alcance para acomodarse a sus necesidades, pero actúe con juicio. Si él le pide que deje de formular críticas al grupo, pregúntele cómo puede hacer para comunicarle sus preguntas y preocupaciones sin que él se ponga a la defensiva. Hay personas que han hecho muchas cosas creativas para poder establecer una relación de mutua confianza. Han escrito poemas y cuentos cortos, han preparado álbumes de fotografías, y han pintado cuadros y retratos. Han enviado calzado y prendas de invierno, así como entradas para espectáculos que sabían que eran del agrado del adepto. Algunas personas han llegado incluso a invitar al miembro de la secta a un viaje al extranjero, y en algunos casos han sido capaces de convencer al individuo para que permaneciera alejado del grupo el tiempo suficiente para ser asesorado. Reúna información valiosa Una vez establecida la relación, reunir información será muchísimo más sencillo. Cuanta más información pueda usted reunir, en mejores condiciones estará para saber qué está pasando en la mente del miembro. Comuníquese con él lo más regularmente que pueda. Si usted puede reunirse con él, hágalo, si es posible, a solas. Resulta muy difícil llegar a alguna parte si tiene que hablar con dos o más adeptos a la vez. Tenga presente que llegará un momento en que le invitará a que hable con miembros más antiguos o con los líderes. Demore este encuentro todo lo que pueda. Dígale a la persona que usted se preocupa por él y le tiene confianza, que no está interesado en hablar con desconocidos. Usted quiere que él se encargue de explicárselo todo. Sugiérale que podría no seguir adelante, de momento, y alejarse unas cuantas semanas para reflexionar sobre el grupo de forma objetiva. Si es un grupo legítimo; ¿qué podría perder con ello? La información también puede ser muy útil para evaluar hasta qué punto está adoctrinada la persona. Cuando yo hablaba con Bruce, estaba capacitado por evaluar su grado de integración. Sabía, por lo tanto, que si le hablaba del juramento de fidelidad de los Moonies, se sentiría profundamente desilusionado. Si la familia puede determinar lo que el miembro sabe y lo que no sabe; entonces la labor del asesor en abandonos será mucho más sencilla y aumentarán las posibilidades de que la intervención tenga éxito. Son demasiadas personas que intentan llegar a este último paso sin haber alcanzado los otros dos. Sólo cuando se han establecido las bases se puede actuar de un modo eficaz. Recuerde que lo que usted desea es establecer contacto y fortalecer la verdadera personalidad del individuo, no la de la secta. Hacerle rememorar las experiencias positivas de su vida anterior es una de las maneras más eficaces para conseguirlo. Por ejemplo, un amigo llama al adepto y le dice: «¡Hola! Sabes, hoy he visitado la vieja escuela, y recordé los tiempos en que tú y yo íbamos un poco más temprano, así podíamos jugar a la pelota en el frontón. Hace años que no vamos tú y yo a pescar. Te juro que me encantaría volver a aquel lago contigo este verano. Me gustaría poder estar contigo. Evocar esta clase de sentimientos y recuerdos puede ser un medio muy poderoso para socavar la influencia del grupo. Sin embargo, sea precavido y no abuse de esta técnica porque despertaría las sospechas del adepto. Al estar en estrecho contacto con el adepto y con la información recogida por los familiares y amigos, usted puede transmitirle mensajes significativos. El miembro de la secta puede pensar que se trata de una coincidencia o que estaba fijado en el destino. Incluso en el caso de que no se le permita ir, ayuda a despertar en él un deseo muy fuerte. Siempre que se establezca una comunicación, tenga presente que debe concentrarse en uno o dos puntos cada vez. Es mejor dejar bien asentada una cuestión que intentar el método del «bombardeo». Una vez más, el seguimiento es de una importancia crítica. si se olvida de responder a esta pregunta en su próxima carta o conversación telefónica, pregúntele otra vez. Hágalo amablemente pero con firmeza: «¿Por qué se produce esta aparente contradicción? Ayúdame a aclarar las cosas porque estoy un poco confuso». Hay muchísimas personas que consiguen establecer buenos puntos, pero después no aprovechan la ventaja. Tal vez porque encuentran muy difícil formular las preguntas que vienen a continuación sin que suenen amenazadoras, esas preguntas que obligan al miembro a pensar en la contradicción. No envíe artículos que formulen criticas, si no se los han pedido, como hizo el señor Marlowe. Estas informaciones siempre hacen más mal que bien. Si usted cree que su relación con el miembro es muy buena, intente sostener una discusión personal. Si va a pasar cierto tiempo antes de ver de nuevo al individuo, hable con él por teléfono sobre el artículo y su contenido. Si expresa interés en leerlo, dígale que se lo enviará por correo, siempre y cuando le prometa discutirlo con usted punto por punto. Hay demasiadas personas que no se preocupan por conseguir primero el permiso, y si lo hacen se olvidan de seguir el tema. Recuerde ser siempre usted mismo. El miembro sospechará si usted cambia de pronto su forma habitual de ser. Además, no se preocupe si comete errores. Si tiene que valorar cada una de sus palabras y movimientos, entonces se está incapacitando a usted mismo. No deje de aprender de sus errores, y con el paso del tiempo, podrá actuar con toda eficacia. Dado que cada situación es diferente, no hay ningún libro que pueda atender a todas las necesidades particulares. En las circunstancias ideales, aquel que reconozca que un amigo o un ser querido se está integrando en una secta destructiva tendrá que buscar de inmediato la ayuda de un profesional. La cuestión más importante es: no dejar que pase el tiempo Si usted conoce a alguien que lleva muchos años en una secta, comience a trabajar ahora mismo. Por sorprendente que pueda parecer, este tipo de episodios por sorpresa se repiten una y otra vez. Por lo general, cuando se presenta una situación como ésta es demasiado tarde para realizar todo el trabajo de base necesario para una intervención eficaz. Lo mejor que se puede hacer es estar preparado para tal posibilidad. Conozca y hable con ex miembros. Hable con asesores en abandonos y otros profesionales. Si usted se preocupa y se compromete en este proceso, será uno de los mayores retos, y al tiempo lo más gratificante que habrá hecho en toda su vida. Me siento cercano a ellos porque yo también estuve una vez en una trampa similar. Ante todos los miembros de sectas que conozco, trato de recordar que están esclavizados. Son también el hijo o la hija, el hermano o la hermana de alguien. Cada vez que encuentro a personas como estas, me siento profundamente agradecido de encontrarme libre. Yo he sido uno de los afortunados que tuvo la oportunidad de ser aconsejado para poder librarme. Dado que la gente me ayudó, yo trato de compartir mi buena suerte. En estos fugaces encuentros personales, sé que tan sólo dispondré de unos pocos minutos pero intento decir o hacer algo para ayudarles. A pesar de que las más de las veces nunca los vuelvo a ver, de vez en cuando descubro que aquel breve encuentro tuvo un impacto a largo plazo. Allá por 1980, comencé con toda deliberación a apartarme de mi forma habitual de trabajo para realizar mini intervenciones imprevistas. En aquel entonces, yo estaba ansioso por investigar y practicar los enfoques no coercitivos del asesoramiento en abandonos. Veía en cada miembro de una secta que encontraba la oportunidad para pulir mis aptitudes. Estas mini intervenciones me enseñaron otras formas de comunicación con los adeptos que eran más eficaces, métodos que servían como «llaves» para abrir el control mental de la secta. Este capítulo es un resumen de estas «llaves», acompañado de algunos ejemplos acerca de cómo las utilizo en una intervención. En pocas palabras, éstas son las tres llaves más básicas para ayudar al miembro de una secta: Llave No 1: establecer la relación y la mutua confianza. Llave No 2: utilizar comunicaciones orientadas a un objetivo. Llave No 3: desarrollar modelos de identidad. Llave No 5: conseguir que el adepto contemple la realidad desde perspectivas muy variadas. Llave No 6: evitar los procesos de interrupción del pensamiento mediante una forma indirecta de facilitar información. Llave No 7: visualizar un futuro feliz para vencer las fobias del adoctrinamiento. Llave No 8: ofrecer al adepto definiciones concretas sobre el control mental y las características de una secta destructiva. La primera se limita a imitar el lenguaje corporal de la persona con la que hablo. También utilizo un tono de voz no amenazador, como tampoco son amenazadoras las preguntas e intento evitar la manifestación de juicios. Como montar en bicicleta o aprender un idioma extranjero, establecer una relación es una técnica que cualquiera puede aprender y desarrollar. Este estilo es por completo diferente de los que utilizan habitualmente las personas cuando interactúan con miembros de la familia o los amigos. Cuando existe una relación de intimidad con las personas, por lo general decimos todo aquello que pensamos o sentímo, porque somos «nosotros mismos». No tenemos un plan establecido para influir en los demás. En el mundo empresarial, la mayor parte de las personas tiene que pensar en base a sus metas y objetivos y en la mejor forma de conseguirlos. Los altos ejecutivos comprenden que, a menudo, tienen que establecer un plan de acción gradual que les lleve a convertir sus sueños en realidad. Imaginemos, entonces, que yo ya he señalado un objetivo y que ya he trazado un plan de acción gradual. Lo siguiente que debo hacer es descubrir quién es esta persona en la que intento influir. Comprender cómo es una persona «en su interior» resulta una enorme ventaja. Cada vez que un gran actor prepara su papel, primero debe investigar a fondo cómo es el personaje y recurrir a todas las fuentes posibles para descubrir qué hace «vibrar» a la persona. El actor crea en su mente un modelo del personaje y luego se mete en su interior, dejando a un lado su propia identidad, sus creencias y valores. Entonces podrá poner a prueba la comunicación y determinar si produce la respuesta esperada. La regla elemental es hacer lo que funciona. Si lo que usted hace no funciona, intente otro enfoque. Llave no 3: Desarrollar modelos de identidad A través de la búsqueda de información, los familiares y los amigos pueden investigar en profundidad al miembro de la secta en el que esperan poder influir. Para una mayor eficacia, es necesario construir tres modelos que representen quién es esta persona. La mejor manera de reunir esta información es a través de lo que ha escrito o dicho a sus familiares y amigos. El segundo modelo es el del típico adepto de aquel grupo. Cualquier ex miembro puede facilitarnos un modelo genérico de cómo ve la «realidad» el típico Moonie o el miembro de cualquier otra secta. De una manera ideal, cualquier persona puede interpretar qué se siente como miembro de una secta. Igual que un actor ensaya los rasgos de su personaje, lo que importa aquí es la caracterización, aunque los diálogos sean improvisados. Los ex miembros pueden servir de maestros y enseñarle a pensar como lo hace el adepto de una secta. Los distintos familiares pueden turnarse para interactuar con el «miembro de la secta» y «ser» el miembro de la secta. A medida que progresen en la práctica de estas caracterizaciones, mejor comprenderán cómo piensa el adepto. El tercer modelo es el que corresponde a la persona dentro de la secta. Este modelo se irá transformando poco, a poco, a medida que represente los diferentes niveles de implicación que el miembro alcance dentro del grupo. Al contrastarlo con el modelo genérico del adepto y con la persona real, usted puede hacerse idea bien clara sobre cuándo la persona está siendo muy «sectaria» y cuándo es más él mismo. En cualquier momento, usted podrá ver cómo la persona cambia constantemente de una identidad a otra. Muchas personas intentan con verdadera desesperación luchar contra la identidad de la secta siempre que pueden. Por ejemplo, existen sectas cuyos miembros han de ser vegetarianos y no deben beber alcohol ni consumir drogas. Sin embargo, he conocido a varias personas de uno de estos grupos que solían escaparse de la casa de la secta y conducir cerca de 60 km para poder comer una hamburguesa y beberse una cerveza. Un hermano o un amigo íntimo que mantenga una buena relación puede descubrir y hacer buen uso de esta información. En cualquier momento, el miembro puede cambiar a su identidad «real» o a la «sectaria». Estos tres modelos son los que empleo en mi trabajo de asesor. Antes de conocer a la persona cara a cara, quiero disponer de estos tres modelos lo más ajustados posible. Luego, cuando estoy con la persona, puedo seguir refinando los modelos y formular un determinado tipo de preguntas. Al cabo de tres días, podré trazar una serie de planes muy elaborados. De la misma manera que el actor, estoy capacitado para meterme en el papel e imaginarme a mi mismo como la persona a la que estoy aconsejando. Estoy capacitado para sumergirme en su «realidad». Durante todo este procesó, paso continuamente de una personalidad a otra. Utilizo el modelo de quién es la persona en este momento, y lo pongo a prueba anticipando sus respuestas en una conversación imaginaria con el individuo. A continuación, le formulo las mismas preguntas y observo en qué medida he sido capaz de predecir sus respuestas. A medida que se avanza en el asesoramiento, puedo ajustar el modelo cada vez más. Cuanto más estrecha sea la relación que puedo establecer, más fácil será acceder a la información que necesito. Cuanto más deprisa elabore un modelo adecuado del miembro de la secta, más deprisa podré «convertirme» en él. Una vez adoptada su personalidad, ya puedo imaginar qué se necesita decir o hacer para ayudarle a recuperar el control de su vida. Es, por supuesto, la identidad real la que me enseña cómo abrir las puertas. Es la personalidad real la que me dice cuáles son las llaves que hay que utilizar, dónde y en qué orden. Ambos estábamos esperando el autobús. Discúlpame si te estoy molestando. Daba la impresión de que no sabía muy bien qué pensar de mí. Me gustaba ir por ahí con mis amigos y también me gustaban mucho los animales. Una cálida sonrisa iluminó su rostro, mientras recordaba a sus amigos y a sus animales. Se chiflaba por ir conmigo de paseo al bosque -afirmó Gary. Resultaba obvio que echaba mucho de menos a su perro. Yo estaba haciendo todo lo posible para animar a Gary a recordar las cualidades que en un tiempo había admirado. Infierno hacía lo que le apetecía. Y a mi me gustaba por eso -replicó Gary, un poco a la defensiva y con un tono un tanto puntilloso. En su rostro apareció una sombra de malhumor. Escuchábamos a la gente que hablaba de sus maravillosas experiencias del conocimiento y lo motivados que se sentían -me explicó Gary. Al principio, todo el asunto me parecía bastante raro. Pero después, cuando ella comenzó a meditar, sentí curiosidad y decidí meterme yo también -dijo. Rompimos pocos meses después de nuestro ingreso -me dijo Gary mientras su rostro volvía a ensombrecerse. que la persona que te metió en el grupo se marchó hace cuatro años? Le sonreí, miré un instante al suelo y después le miré directamente a los ojos. Dije: -Es que no lo entiendo, Gary. Si mi ex novia abandonase el grupo en el que me ha metido, a mí me interesaría poder hablar con ella y descubrir los motivos que tuvo para hacerlo. Debe haber tenido muy buenas razones para dejarlo después de tres años. Y es obvio que se preocupaba por ti, pues si no, ¿por qué te hubiera llamado y contado lo que había hecho? Esperé un par de minutos mientras Gary permanecía delante de mí, en silencio. Después, continué: -Supongo que ya no tienes manera de poder contactar con ella. Lo podría mirar en la guía telefónica. Bueno, Gary, te deseo mucha suerte. Ha sido muy agradable hablar contigo. Gracias -dije, mientras llegaba mi autobús. Me hizo un gesto de despedida con la mano cuando el autobús se puso en marcha. La conversación precedente demuestra lo mucho que puede hacerse en pocos minutos para ayudar a alguien comprometido con una secta de control mental. Durante ese tiempo fui capaz de establecer de inmediato una relación, recoger información muy valiosa acerca de Gary y utilizar lo que había aprendido para ayudarle a que diera un paso muy importante para apartarse de la secta. Como he afirmado antes, la relación es imprescindible para conseguir influencia. Si yo hubiera empleado un tono de voz amenazador o un poco condescendiente, no hubiera adelantado nada. Como utilicé un tono de curiosidad e interés, Gary se alegró de poder pasar el rato con un desconocido que se mostraba amable. Cuando supe el tiempo que Gary llevaba en el grupo, pude asumir de inmediato que después de siete años no sentía el mismo entusiasmo que al principio. Me resultó relativamente fácil hacer que G’ary recordara cosas de su vida antes de entrar en la secta. Cuando recordó lo que hacia antes, fue capaz de actuar de nuevo con su identidad real y su manera de pensar, sentir y obrar antes de ser adoctrinado por el grupo. Gary también recordó lo que pensaba, en un primer momento, sobre el grupo antes de caer en sus manos. Retrocedió en el tiempo y observó a la secta con su mirada de antes, pensando que era un tanto extraña. En aquel entonces, no tenía la intención de unirse a la secta por el resto de su vida. Una estrategia importante para probar la realidad es volver atrás en el tiempo desde el punto de vista presente y preguntar: «Si hubieras sabido entonces lo que sabes ahora, ¿hubieras tomado la misma decisión?». En el caso de Gary, es evidente que la respuesta hubiera sido un no. Dado que todos lo que están sometidos al control mental sienten fobias con respecto al abandono del grupo, no me sorprendió que Gary no quisiera averiguar el motivo de su abandono. Era muy posible que cuatro años antes no estuviera en condiciones de hablar con ella, aunque se trataba de una amiga íntima. Sin embargo, yo tenía muy claro que Gary aún sentía curiosidad sobre el por qué Carol había dejado el grupo. Ahora había llegado un momento en su vida en que estaba más abierto a esta posibilidad. Yo le di el empujón para que fuera a hablar con Carol. La primera experiencia de una mini intervención Cuando hacía poco que había abandonado a los Moonies, buscaba en mis recuerdos aquellos momentos en que había tenido dudas o me planteaba interrogantes. Me acordé de varias ocasiones en las que había pensado fuera de los marcos de referencia Moonies. A pesar de que estas experiencias no fueron tan importantes como para impulsarme a abandonar, resultaron ser muy significativas a la hora de mi desprogramación. Uno de estos recuerdos se refería a una persona cariñosa que conocí una vez por casualidad. Fue durante mi primer año como adepto. Yo me encontraba en Manhattan recogiendo fondos y el día era terriblemente caluroso. Me acerqué a un hombre de unos sesenta años y le pregunté si quería comprarme unas flores. Pero esta causa es muy importante, así que no me importa -respondí. Yo pensé para mis adentros: «Este tipo parece un buen hombre, pero tiene que comprarme las flores o no tendrá vinculación con el “Padre”». Entonces recordé que Jesús había dicho que quien da de beber al sediento está cumpliendo la voluntad de Dios. Te refrescarás y podrás vender aún más flores. Muchas gracias -le respondí mientras entrábamos en el local con aire acondicionado. Era maravilloso no estar bajo el sol. Yo también -comentó el hombre, sin dejar de sonreír. Tal vez, me dije a mi mismo, Dios me ha enviado a este hombre para que sea «testigo de». Nos habían instruido para que durante la recolección de fondos no dedicáramos más de un par de minutos a cada persona. Pero como mi trabajo principal era el de reclutador, y yo había sido enviado a recaudar fondos un sábado por la tarde, pensé que no había nada malo en que pasara unos cuantos minutos más en su compañía. Creo que pasé, al menos, media hora con él. Consiguió que casi todo el peso de la conversación recayera sobre mi. Antes de que me marchara insistió en que llamase a casa, me acompañó hasta el teléfono y él mismo echó la moneda. Recuerdo que sentí que aquel hombre me hacía pensar en mi abuelo, alguien a quien había querido mucho. Yo no tenía fuerza de voluntad para decir que no. Además, causaría una mala opinión sobre el grupo si me negaba a hablar con mis padres. Mi madre atendió la llamada y conversé con ella durante unos minutos. En cuanto colgué, sentí que tenía que librarme de aquel individuo. Mi identidad sectaria empezaba a manifestarse con mucha fuerza. Comencé a sentirme culpable de no estar en la calle recolectando dinero y permitiendo a la gente que «pagara indemnización» al tiempo que se vinculaban con el Mesías. Pese a mis esfuerzos, no podía concentrarme, así que no realicé ni una sola venta más en toda la tarde. Me dijo que en aquel momento había crucificado a Cristo una vez más. Aquella noche oré y me arrepentí tratando de borrar cualquier recuerdo de lo sucedido. Jamás volví a recordar esta experiencia hasta después de mi desprogramación. Phil se comprometió con el grupo unos seis meses después de que su hermano mellizo falleciera en un accidente automovilístico. La muerte fue un durísimo golpe para toda la familia y provocó en Phil una fuerte depresión, durante la cual consideró incluso la posibilidad de suicidarse. A pesar de los medicamentos y la terapia, nada parecía ayudarle. Entonces un día, mientras paseaba por el centro de la ciudad, fue abordado por una persona de los Krishna. Conocí a Phil en el transcurso de una de sus escasas visitas al hogar y fui presentado como el asesor de la familia que llevaba trabajando con sus padres y sus dos hermanas durante varios meses. Le dije que creía necesario hablar con él a solas antes de realizar las sesiones familiares. Le comenté además que, desde mi punto de vista, él era un miembro de muchísima importancia en la familia y que su participación no sólo sería muy valiosa sino que resultaba imprescindible. Después de presentarme, le sugerí que saliéramos a dar un paseo para poder, así, conocernos mejor. Dediqué los primeros minutos a explicarle mis antecedentes como asesor especializado en estrategias de comunicación y dinámica familiar, y que me había comprometido a ayudar a todos para que maduraran y disfrutaran de mejores relaciones con sus seres queridos. Se encogió de hombros levemente. Intenté sacarle más información preguntándole: -¿Qué quieres decir? Resulta tan diferente de la vida de devoción en el templo -respondió. Quiero mucho a mis padres, a mis hermanas y a mi hermano. Con esta pregunta intentaba atraerlo hacia su identidad anterior. En cuanto pronuncié estas palabras, Phil se echó a llorar y a ahogarse por la emoción. Me sorprendió la fuerza de sus sentimientos. Después juntó las manos y comenzó a mecerse. Pensé para mí: «Está cantando para dominar sus pensamientos». Después de unos minutos, recuperó la tranquilidad. El rostro de’ Phil comenzó a brillar mientras recordaba a su hermano. Era el más agresivo de los dos. Siempre me ayudaba a motivarme para hacer cosas. Yo deseaba que Phil volviera a pensar en la clase de vida que Tom habría llevado. Tom nunca tuvo mucho interés en la religión, aunque era muy espiritual. Sabía que si me respondía que sí, tendría otra perspectiva para trabajar con Phil más adelante. La pregunta había dado en el blanco. Sin embargo, decidí primero estudiar otro enfoque. Pregunté: -En aquellos tiempos, ¿que pensabas tú que ibas a hacer? Yo quería ser músico -exclamó con entusiasmo. Tú hermana mencionó que tocabas la guitarra eléctrica y que también escribías canciones. Tenía la sensación de que Phil comenzaba a hacer algunas de las importantes conexiones que yo esperaba que hiciese. Pretendía conseguir que Phil recordara todos los detalles posibles. Me gustaba tanto la música… Recuerdo cuando cantábamos mis canciones con Tom. Algunas veces, él me ayudaba a componer las letras -dijo, con mucho orgullo. Yo quería que se formara una imagen mental lo más fuerte posible. Pretendía que se le grabara muy hondo. Era obvio que estaba disfrutando con las imágenes mentales. Quería que Phil se pusiera en contacto con lo bien que se hubiera sentido como músico. Es una sensación maravillosa -afirmó. Imaginate disfrutando de tu música, y tal vez ver que tus amigos están presentes. Ellos deben admirar y respetar muchísimo tu talento musical. Tal vez te has casado y eres feliz en tu matrimonio, tal vez ya tienes hijos –continué. Sabía que estaba corriendo un riesgo, pero él parecía disfrutar aún más con sus fantasías si les añadía una esposa y unos hijos. Esperé durante unos minutos a que Phil volviera de su agradable viaje imaginario. Después contestó: -Se reina de mi y me diría que volviera al mundo real. Debo admitir que me pilló desarmado ver que Phil era presa de fuertes sollozos que se prolongaron cinco minutos. Estábamos sentados en un banco de un parque muy tranquilo. Phil se sujetaba el pecho con las manos y se mecía de un lado a otro. Los fuertes sollozos parecían un eco que salía de lo más profundo de su cuerpo. Me pregunté si sería conveniente o no pasarle un brazo por los hombros y consolarle; decidí que era mejor no interrumpirle. Por fin, dejó de llorar y se rehízo una vez más. Le dirigí una mirada de compasión y formulé de nuevo la misma pregunta -De verdad, ¿qué le hubieras dicho a Tom? Phil se secó las lágrimas y declaró con firmeza: -No quiero seguir hablando de este asunto, ¿de acuerdo? Asentí y permanecí en silencio por unos minutos. Decidí que debía darle tiempo para que meditara un poco más sobre la pregunta, con la esperanza de que la contestara para sus adentros. Le sugerí que continuáramos nuestro paseo. Yo deseaba cambiar su esquema mental. Si pudieras ponerte en el lugar de tu padre, ¿cómo te sentirías si perdieras a un hijo? Estuvo embarazada de Tom y de ti, os dio a luz, os amamantó, os cambió los pañales y os bañó. Cuidó de ambos cuando estabais enfermos. Jugó con vosotros, os enseñó y vio cómo os hacíais adultos. En realidad, hablaba como si de verdad fuera su madre. Para él fue un duro golpe -afirmó Phil. Sería como perder a los dos hijos. Es por ello que se mostraron tan críticos con respecto al grupo cuando te uniste a ellos. Hice una pausa y le dejé pensar unos instantes antes de continuar. Le expliqué que no podía comprender por qué tenía que sucederle a una persona tan maravillosa corrió él. Añadió que tenía que sentirme feliz de que Tom hubiera dejado su conciencia material para poder encarnarse en un ser más evolucionado en su próxima vida. Verás, yo le había pedido a Tom que aquel día fuera a la tienda a comprarme una cuerda nueva para la guitarra. Iba de camino cuando sufrió el accidente -respondió. Se me ocurrió que sería mejor que le ofreciera a Phil algunas perspectivas distintas sobre el accidente. Una vez más tardó en responder. Phil no parecía muy satisfecho. Había hecho blanco en el centro de la diana. Al cabo de unos minutos era Phil quien comenzaba a formular preguntas. Pensé que estaba intentando, con toda honestidad, poner a prueba su «realidad» y no buscar mis fallos para dejarme de lado. Sin embargo, yo también tengo sentimientos personales. Sabes, catorce años atrás me uní a un grupo religioso que mi familia reprobaba. Yo también me sentía deprimido antes de conocer a los miembros y no tenía muy claro qué quería hacer con mi vida. En aquel entonces, pensaba que ellos estaban interfiriendo en mis derechos como adulto a escoger lo que yo deseaba hacer. También se la conoce como la Iglesia de la Unificación -dije-. Bueno, la cuestión es que fui miembro devoto del grupo durante más de dos años. Dormía tres horas por noche, e incluso hice varios ayunos de siete días sólo a base de agua. Veía que no se perdía ni una sola de mis palabras. Adelgazaba entre siete y ocho kilos después de cada ayuno. Pero a lo que íbamos, en mi grupo reverenciábamos a nuestro líder como uno de los maestros espirituales más importantes de toda la historia. Nosotros creíamos en un mundo espiritual. De hecho, creíamos que cada vez que alguien moría, como Tom, era como el pago de una indemnización por algún pecado cometido en el pasado por uno de los ancestros de la persona. Preguntó: -¿De verdad creías en lo que dices? Sabes, en la Iglesia no se permitía a los miembros que formulasen preguntas críticas acerca de todo cuanto el líder dijera o hiciera. Nos enseñaban a creer que cualquier cosa que desafiara al líder o a las creencias del grupo era «negativa» y estaba originada por los espíritus malignos. Nos enseñaban a interrumpir el pensamiento para cerrar nuestras mentes. Es probable que tú la conozcas con el nombre de Moonies. No no me lo creo -exclamó Phil. Hubiera dado mi vida gustoso si él me lo hubiera ordenado -repliqué. Nos decían que traicionaríamos a Dios, al Mesías, a diez generaciones de ancestros y a todo el mundo. Nos decían que nuestros parientes que estaban en el mundo de los espíritus nos acusarían durante toda la eternidad de haber traicionado a Dios. Nos obligaban a evitar a los antiguos miembros porque estaban controlados por el diablo. Sufrí un accidente de automóvil en el que estuve a punto de morir -respondí- Después de dos semanas en el hospital y una intervención quirúrgica en la pierna, me dieron permiso para ir a visitar a mi hermana. Un año antes, ella había tenido un niño, mi sobrino, al que yo no conocía. Nunca había podido conseguir permiso de mi superior para ir a verle. Mis padres contrataron a unos ex Moonies para que hablaran conmigo. En el grupo me habían alertado acerca de la desprogramación -contesté-. Me habían dicho que me torturarían y que intentarían acabar con mi fe en Dios. Yo intenté escaparme, pero con una pierna rota y sin muletas no podía ir muy lejos. Yo podía ver que estaba muy interesado en mi respuesta. Le expliqué todo lo que aprendí durante la intervención. Le dije que había comprendido que los ex miembros continuaban amando a Dios y que en verdad eran muy buena gente. Los describí como personas que habían decidido abandonar el grupo, porque ya no querían seguir a un demagogo que sólo pretendía crear un mundo en el que todos fueran iguales en su manera de pensar, sentir y actuar. Me sentí muy culpable de lo que hice mientras estaba en el grupo. Continuamos hablando durante mucho rato antes de regresar a casa. Le dije a la familia que tal vez convendría que nos tomáramos unas horas de descanso, antes de comenzar con la sesión de asesoramiento familiar. Nadie se sorprendió de que Phil quisiera estar a solas y tener un poco de tiempo para reflexionar sobre nuestra conversación. La sesión familiar que realizamos después se basó en el trabajo que yo había hecho con Phil. Cuando hicimos un descanso a última hora de la tarde, la familia ya le había comunicado a Phil su deseo de que él se diera a si mismo la oportunidad de escuchar «toda la historia». Phil accedió a pasar unos cuantos días en casa para poder escuchar y hablar con ex miembros y así replantear su participación en la secta. Se llamó a varias personas para que le ayudaran en este proceso. En la actualidad sigue una carrera musical. Luego, con toda intención, metí las llaves en las restantes cerraduras del control mental, y él respondió de forma positiva. Estas llaves llegan a los niveles más ocultos de la persona, y los cambios que pueden producir son muy profundos, como fue en el caso de Phil cuando se echó a llorar desconsoladamente. Consigo que la persona repase todo lo que pensaba y sentía en cada una de las etapas del proceso de reclutamiento. Casi siempre, la persona tenía en aquella época dudas o preguntas significativas que ha reprimido durante mucho tiempo. Es dentro de esa personalidad anterior a la secta donde aprendo exactamente todo lo que el individuo necesita ver, oír y sentir para poder abandonar el grupo. Con algunas personas, el criterio a seguir puede ser enseñarle la manera en que su líder malinterpreta la Biblia. Con otras, demostrarles los antecedentes delictivos y manejos del líder. Hay quien necesita, en cambio, que se le enseñen las contradicciones específicas de la doctrina. La pregunta: «¿Cómo sabrá usted que ha llegado el momento de abandonar el grupo?» puede revelar hasta dónde el sujeto está dispuesto a tolerar a la secta. En el caso de Phil, antes de unirse a la secta era una persona depresiva, con tendencias suicidas, y que estaba atormentado por la culpa de sentirse responsable de la muerte de su hermano. Si yo no hubiera sido capaz de ayudarle a que se enfrentara con sus sentimientos y a dar un nuevo enfoque al accidente, jamás hubiera podido abandonar el grupo. Se podría especular que, en algún nivel inconsciente, al unirse a la secta se estaba castigando a sí mismo por el «crimen». Hasta que no se replanteara las circunstancias de la muerte de su hermano y verbalizase lo que sentía, no podría estar en condiciones de dar ni un solo paso adelante. En este y en otros casos semejantes, si el individuo no ha sido feliz o sano antes de unirse al grupo, resulta imperativo buscar un punto de referencia positivo que la persona pueda utilizar como anda de su identidad. Si no existen fuertes experiencias positivas para utilizar con este propósito, entonces es necesario inventarse una o cultivarla. La imaginación puede emplearse para crear ciertas experiencias positivas. Era preciso sacar a la luz y trabajar con su inmensa pena y su irracional sentimiento de culpa. Tenía que recordar a Tom como una persona llena de vida, y no simplemente como una víctima. Phil fue capaz de resucitar a Tom en su vida interior, su deseo de convertirse en periodista, su desagrado por las organizaciones religiosas, su postura agresiva frente a la vida. Dado que los mellizos casi siempre están extremadamente unidos, resultaba imperativo que restableciera su vínculo emocional positivo con Tom. 5: Conseguir que el adepto contemple la realidad desde perspectivas muy variadas Durante mi intervención con Phil, le pedí que se mirara a sí mismo desde diferentes puntos de vista. Cuando le pedí a Phil que cambiara de perspectivas y pensara como Tom, todo pareció dar un cambio dramático. Le pregunté: «¿Qué hubiera hecho Tom de haber si tú el que hubiera muerto? Phil había estado tan inmerso en su dolor que jamás se le había ocurrido considerar dicha posibilidad. Otra perspectiva importante que yo quería que Phil tuviera era la de sus padres. Necesitaba estar en contacto con el dolor y la sensación de pérdida que ellos sentían. Phil había estado tan absorto en su propia pena que no se había dado cuenta de lo mucho que sufrían todos los demás. Sus padres se habían contenido para ayudar a pasar el mal trance a sus hijos. Jamás habían tenido la oportunidad de expresar su sufrimiento. Ayudar a Phil a recordar y analizar sus experiencias cuando fue reclutado por la secta fue otra de las perspectiva importantes. Y no sólo eso, sino que al recordar su reclutamiento, Phil pudo también recordar algunas de las preguntas y dudas que se había planteado entonces. Recordó lo importantes que habían sido para él las explicaciones del devoto acerca del karma. Le ayudó a establecer Una barrera ideológica alrededor de la muerte de su hermano y a pensar que Tom estaba un paso más cerca de la iluminación. Recordó que cuando había comenzado a entonar los cánticos, el dolor había desaparecido. Recordó que, en aquel entonces, se había dicho a sí mismo: «Esto es muchísimo mejor que pensar en el suicidio». En otras intervenciones, es importante introducir perspectivas diferentes. Cada vez que el miembro de una secta considera una perspectiva distinta, el dominio que ejerce la secta sobre él se debilita un poco. Además de pedirle a la persona que recuerde quién era antes de ingresar en el grupo, también puede ser muy valioso pedirle que se imagine el futuro. Con toda sinceridad, ¿qué se ve haciendo en el futuro? Si no es así, ¿cómo se sentiría si continuase sin poder hacer nada más que vender flores por la esquinas durante los próximos diez años? Otra perspectiva muy valiosa puede ser la opinión sobre el líder del grupo. Ella me respondió: «¡Claro que no! Daría todo mi dinero para ayudar a los pobres. Viviría de una manera muy sencilla». Al escuchar su respuesta, pude preguntarle qué pensaba ella de que él lo hiciera. Me dijo: «Esto es lo que me preocupa. Cada vez que un miembro es capaz de salir de su personalidad y ponerse en el Lugar de otra, ya sea la de un miembro de otra secta, o incluso la de sus padres o su líder, está debilitando su rigidez psicológica. De hecho, alentar psicológicamente al adepto para que adopte otra perspectiva le permitirá poner a prueba su realidad. En este proceso, la información con que fue programado es considerada bajo otro prisma. El medio para suprimir la fe ciega es introducir nuevas perspectivas. El proceso para interrumpir el pensamiento se desencadena cada vez que se produce un «ataque frontal», o, en otras palabras, cuando la persona advierte que alguien ataca la validez del grupo. De esta manera, la interrupción del pensamiento actúa como un escudo que debe levantarse contra cualquier enemigo que se aparezca. Sin embargo, el adepto no emplea la interrupción del pensamiento cuando no hay una percepción del «peligro». En consecuencia, la forma de comunicarse con el adepto es a través del acercamiento indirecto. Usted estará suministrando al inconsciente de la persona los marcos de referencia imprescindibles para que comience a analizar lo que le ha sucedido a él. Tenga presente que en el caso de Phil, tuve mucho cuidado en no atacar a los Krishna. Si lo hubiera hecho, lo más probable es que se hubiera puesto a la defensiva y comenzara con los cánticos, y si yo me hubiese mantenido en mis trece, él se hubiera marchado. Toda la información se refería a los Moonies y a los otros grupos. Este método indirecto de transmitir información evita los mecanismos de interrupción del pensamiento. La identidad «sectaria» jamás piensa en abandonar el grupo. Ni que decir que está siempre feliz, entusiasta y obedece a sus líderes. Es «Fulano de Tal» el que está esclavizado. Después le pedí que «se metiera en la imagen» y que disfrutara con la experiencia. Al hacer esto, yo ayudaba a Phil para que abriera la puerta de salida de los Krishna. Esta técnica de visualización comenzó a desarmar las fobias del adoctrinamiento. Se convirtió en un puente para alcanzar una nueva vida. Al dar este paso, estoy en condiciones de comenzar a neutralizar los sentimientos negativos programados. Una vez establecido un punto de referencia positivo, la imagen generada por el grupo sobre una vida oscura y llena de desastres fuera de la secta comienza a modificarse. Cuando la imagen positiva está en su lugar, se tiende un puente hacia otras posibilidades. Se considera a la gente ajena al grupo como personas buenas y cariñosas, hay muchísimas cosas de las que disfrutar, puede lograrse la gratificación religiosa y espiritual. Cuando el mundo exterior se llena de experiencias positivas, el grupo pierde el control total sobre el sentido de la realidad del adepto. Este estará entonces en, una posición más ventajosa para decidir si quiere permanecer donde está, o cruzar el puente y hacer algo personal que sea más valioso y gratificante. Dado que yo había podido establecer una buena relación con Phil, estuve en condiciones de obtener mucha información sobre sí mismo y ayudarle. Durante el proceso, Phil sintió curiosidad por mi persona y quiso saber lo que yo pensaba. Llegado a este punto, pude comenzar a ofrecerle información más concreta sobre las sectas y el control mental a través de mi experiencia personal en los Moonies. También le expliqué a Phil que algunas de las creencias de los Moonies, por extrañas que parecieran, tenían sentido siempre y cuando uno creyera en la totalidad de la doctrina. Me preocupé de incluir la teoría de los Moonies sobre el porqué ocurren las «muertes por accidentes», para que viese que existían sistemas de creencias alternativos que ofrecían otra explicación. También era muy importante para él saber que hay otros grupos guiados por personas que proclaman ser superiores espiritualmente. No se podía considerar que hubiera muchas posibilidades de acierto. También le hice ver que yo me había entregado al grupo, y que había escogido abandonarlo por las razones «correctas». Pretendía poner en duda lo que le habían dicho en su adoctrinamiento: que las personas abandonaban el grupo por. razones equivocadas, porque eran débiles o indisciplinadas, o porque querían caer en el materialismo. Quería que supiera que yo había dejado el grupo debido a mi integridad y fuerza de voluntad. Abandoné el grupo porque había llegado a comprender de forma objetiva lo que había estado haciendo. Me había dedicado a una «fantasía» creada por el adoctrinamiento de los Moonies en sus talleres de trabajo. No me importaba sacrificarme en aras de estos nobles ideales. Pensaba que, como adepto, enseñaba a la gente los modelos más elevados del amor y la verdad, y a llevar una vida ejemplar. En cambio, para mi horror, me di cuenta de que había aprendido a comprometer mi integridad en nombre de Dios. Me di cuenta de que cuanto más alto ascendía en la organización, y cuanto más cerca estaba de Moon, me volvía cada vez más obsesivo. El poder casi se convirtió en adicción, y empecé a tomar decisiones con miras a defender y ampliar mi poder, no para defender lo que era moralmente correcto. Abandoné cuando comprendí que el engaño y el control mental no podían nunca ser parte integrante de ningún movimiento espiritual auténtico: con su utilización, el grupo había creado un virtual «Infierno en la Tierra», un reino de esclavos. Personalmente, llegué a un acuerdo con mis propios valores, creencias e ideales. Cuando lo conseguí, a pesar de lo mucho que había puesto de mí en el grupo, de haberme convertido en un líder y haber establecido fuertes vínculos con muchos miembros, no pude continuar en él. Nunca podría reintegrarme en su seno para volver a convertirme en un «auténtico creyente». Pese a que tienen la suerte de poder dejar el grupo destructivo, los ajustes para vivir en el «mundo real» pueden llegar a ser muy difíciles. Hay personas que después de abandonar la secta han vuelto a integrarse en la misma. Los que se marchan Es indudable que el número más grande de ex miembros pertenece a la primera categoría. Son las personas que han conseguido apartarse físicamente de la secta, pero que no han recibido ningún tipo de asesoramiento. De vez en cuando, conozco a alguno de ellos en alguna reunión y descubro que hay quien, a pesar de que hace años que ha dejado el grupo, aún está luchando con los problemas del adoctrinamiento debido al control mental. Por ejemplo., en el transcurso de una cena conocí una vez a una mujer que «había salido» de los Moonies. Durante nuestra conversación, me comentó que a pesar de que llevaba más de seis años casada y que era feliz en su matrimonio, sentía un profundo temor a quedar embarazada. Me dijo que no conseguía encontrar una explicación a estos temores porque, desde pequeña, siempre había deseado tener hijos. Ahora había entrado en la treintena y se daba cuenta de que estaba sosteniendo una carrera contra el tiempo para tener hijos, pero seguía sin poder superar su miedo. Hablando con ella supe que había sido reclutada por los Moonies en 1969, unos doce años antes de nuestra charla, pero que había estado con el grupo tan sólo tres meses. Estaba muy claro que se había despreocupado de la experiencia, pues consideraba que sólo había sido algo fortuito. En su rostro apareció una expresión de extrañeza. Dijo: -¿Qué quiere usted decir? Ella levantó la cabeza, como si su mirada quisiera perderse en el techo. Después de unos instantes, su rostro enrojeció y lanzó un grito. Su excitación al recordar el origen de su miedo a tener hijos era tremenda, y yo no podía menos que compartirla. Parecía como si pudiéramos oír el ruido que hacían las cadenas psicológicas que habían encerrado su mente al romperse y caer al suelo. En aquel momento, advertí que tendría que ofrecerle una explicación sobre la implantación de fobias. Tal vez usted pensó que había acabado con los Moonies en el momento en que cruzó la puerta de salida, pero le ha costado doce años localizar y desactivar esa bomba de relojería que le habían puesto en la mente. Es muy poco frecuente tener una conversación con un ex miembro durante una reunión social y que la charla desemboque en la eliminación de una fobia. Sin embargo, hay un gran número de personas que, como esta mujer, se las tienen que ver con las perjudiciales secuelas de haber pertenecido a una secta. Sus problemas a menudo se agravan por el hecho de que muchos profesionales de la salud mental no tienen los conocimientos suficientes sobre el control mental y no saben cómo ayudar, de una manera eficaz, a las personas que sufren dichas secuelas. Muchas personas son capaces de marcharse, sobre todo durante las primeras fases del adoctrinamiento. La mujer del ejemplo pudo rebelarse y valerse por sí misma en 1969, cuando los Moonies eran mucho menos efectivos en su adoctrinamiento. Los nuevos reclutas pueden huir de la secta si reciben un exceso de información sobre la doctrina interior, y aún no están en condiciones de asimilaría. Por ejemplo, una mujer a la que yo había reclutado, descubrió que Moon le asignaría un marido durante las primeras semanas de adoctrinamiento y este hecho la enfureció de tal manera que se marchó del grupo. Por ejemplo, muchísimas personas han terminado hartas y se han marchado porque no podían relacionarse con su superior inmediato y seguirle. Otros, que habían sido miembros durante muchos años, abandonaron al considerar que la política del grupo no se aplicaba justa y equitativamente a todos y que existían un lucha por el poder. A lo largo de los años, he conocido a docenas de personas que habían abandonados su secta porque ya no podían soportarla más, pero que aún creían en el líder supremo. En su interior, continúan esperando que llegue el día en que se modifique la política del grupo para volver a él. Son incapaces de comprender que el grupo está estructurado y se rige de esta manera por voluntad de Moon. Los expulsados Me he encontrado con muchas personas que fueron expulsadas de sus grupos, con la justificación aparente de que se rebelaban contra la autoridad y formulaban demasiadas preguntas. Otros habían sido sometidos a tantos abusos que estaban quemados y ya no eran «productivos». Y también los hay que fueron dados de baja por sufrir serios problemas físicos y mentales que requerían un tratamiento demasiado caro, convirtiéndose en un riesgo económico para la secta. Las personas que han sido expulsadas de una secta destructiva son siempre las que llevan la peor parte de entre todos los ex miembros. Se sienten rechazados no sólo por los adeptos del grupo sino también, en el caso de las sectas religiosas, por el mismo Dios. La mayoría de ellos han dedicado su vida entera al grupo, y han hecho donación de sus ahorros y propiedades al hacer su ingreso. Se les dijo que el grupo se había convertido ahora en su «familia». y que ésta cuidaría de ellos por el resto de sus vidas. Luego años más tarde, se les dijo que no eran capaces de satisfacer las exigencias del grupo y que tenían que marcharse. Estas personas, con sus fobias al mundo exterior, se han visto lanzadas a lo que ellos consideraban como la total oscuridad. Para muchos de los «expulsados», el suicidio parece ser la única salida real para librarse de sus sufrimientos.3 Nadie sabe cuánta gente se ha matado debido a su participación en una secta destructiva. Personalmente he conocido a tres personas que se suicidaron a causa de su pertenencia a un grupo destructivo. No se puede culpar a los médicos, carentes de información. Uno de mis clientes fue expulsado de una secta que se hallaba bajo el mandato de un gurú después de que su padre amenazara al líder con una demanda judicial y le persiguiera de otras maneras. El joven había sido programado durante seis años en la idea de que abandonar al gurú significaba la locura instantánea. Después de la expulsión se volvió locó. El joven interpretó el diagnóstico como una prueba de que su líder tenía razón: el que abandonaba al gurú se volvía loco. En el hospital psiquiátrico comenzó a darse de cabezazos contra las paredes. Le pusieron una camisa de fuerza y fue sometido a vigilancia constante. A nadie se le ocurrió preguntarle por qué hacía eso. En su esfuerzo por reproducir el camino seguido por el gurú, el joven casi estuvo a punto de matarse. Y, para colmo de los colmos, el episodio sólo sirvió para «confirmar» el diagnóstico de que era un esquizofrénico. Al repetir en su fuero interno las enseñanzas del líder de la secta, continuaba adoctrinándose y retardaba sus progresos durante años. También debía luchar contra los años de ayuda «negativa» que había recibido de los profesionales de la salud mental durante su «tratamiento». Uno de ellos incluso le había dicho que leyera libros de la secta. Durante todo el tiempo, se le recordaba a diario que era esquizofrénico. Sufría tremendos ataques de ansiedad, sobre todo durante la noche, y sentía agudos dolores en el pecho. Los médicos la habían sometido a innumerables pruebas, y llegaron a la conclusión de que todos los problemas estaban «en su mente». Ella había sido programada por el grupo para autodestruirse si alguna vez lo abandonaba, y cuando estuvo fuera, esto fue exactamente lo que sucedió hasta que fue asesorada. Cuando las personas que se han marchado o han sido expulsadas no tienen oportunidad de recibir asesoramiento, sus sufrimientos, por lo general, se ven prolongados. Sin embargo, hay muchos que, con la ayuda de familiares y amigos, son capaces de rehacer y progresar en la vida. No obstante, si estas personas no llegan a comprender el control mental y cómo se les utilizó para reclutarlas y adoctrinarías, jamás lograrán disfrutar de una vida tan plena como los que sí lo entienden. Estas personas tal vez consigan dejar en algún rincón de su mente sus experiencias con la secta y olvidarse de ellas. Pero, en algún momento pueden volver a presentarse en sus vidas. Rick era una de estas personas. Se marchó de los Niños de Dios con su esposa y su tres hijos después de estar seis años con ellos. Transcurrieron cinco años y un día apareció, en el buzón de su casa, un folleto de propaganda de la secta. Todo el adoctrinamiento sectario del que había sido imbuido se puso en marcha al ver la carta del líder, y perdió por completo su control mental. En un momento dado, según sus explicaciones, comenzó a sentir una voz interior que le ordenaba que subiera al primer piso y estrangulara a sus hijos. Rick fue asesorado y, en la actualidad, es un brillante profesor de informática. Sin embargo, son también numerosas las personas, en particular aquellas que fueron desprogramadas en los años 70 e incluso en los 80, que todavía cargan con el bagaje psicológico vinculado a la secta. El solo hecho de que hayan pasado varios años desde que abandonaron la secta no significa que todos los problemas estén resueltos. Ahora se sabe mucho más acerca del control mental y asesoramiento de abandonos de lo que se sabia hace unos años, y hay un número mucho mayor de asesores a los cuales acudir en busca de ayuda. Reunirse y hablar con ex adeptos del grupo concreto de cada uno, y de los grupos en general, es una forma muy efectiva para ayudar a la identificación y resolución de los problemas. Probablemente, la más común es la depresión que sufrieron durante los primeros meses después de la salida. Es difícil de describir el dolor que se siente al descubrir que te han mentido y esclavizado en un grupo de control mental, descubrir que tu «sueño» es, en realidad, una pesadilla. Muchas de las personas que he conocido describen la experiencia como si se hubieran enamorado profundamente de alguien a quien dan todo su amor, su confianza y entrega para después darse cuenta de que el objeto de su amor era un mentiroso, y que sólo les estaba utilizando. El dolor y la sensación de haber sido traicionado es enorme. Otros describen este descubrimiento en términos muchos más gráficos: es como si los hubieran violado espiritual y psicológicamente. La sensación de violación personal es indescriptible. Después de abandonar la secta advertí que yo no les interesaba en absoluto como persona. Si hubiese sido así, hubieran intentado ponerse en contacto conmigo para saber por qué me había marchado. En cambio, fui automáticamente tildado de «satánico» y traidor. Cuando las personas están deprimidas, tienden sólo a ver el lado negro de las cosas. Su dolor puede llegar a ser tan grande que borra cualquier esperanza de un futuro positivo. Es esencial que los ex miembros acepten y comprendan este dolor y que atraviesen ese período de pena. También es útil alentarlos para que consideren el episodio desde una perspectiva esperanzadora y útil. Siempre se pueden encontrar ejemplos de personas cuyas experiencias han sido mucho peores que las propias, y que no sólo fueron capaces de sobrevivir sino que triunfaron después del abandono. En los grupos donde los miembros viven en comunidad, la mayoría de las decisiones son tomadas por los líderes. A los miembros se les pide que no piensen y que sean obedientes. Esta forma de dependencia fomenta la disminución de la autoestima y retarda el deseo y la capacidad de desarrollo individual. Una forma específica que adopta este dependencia es la dificultad para tomar decisiones. A todos los que han tenido que pedir permiso a sus superiores para hacer las cosas más simples, verse de pronto lanzados al mundo de las responsabilidades personales les puede resultar muy complicado. Cuando abandoné los Moonies, yo no parecía tener esta dificultad. Mis desprogramadores advirtieron a mis padres que me sería difícil tomar decisiones. Mis padres se sentían bastante confusos cuando salíamos a comer, porque yo no tenía problemas a la hora de escoger los platos que deseaba. Tiempo después me dijeron que habían pensado, de una manera un tanto retorcida, que no había sido desprogramado. Lo que no tuvieron en cuenta fue que yo no había sido un recluta. Yo había sido un líder y estaba habituado a tomar ciertas decisiones sobre mí mismo y con respecto a los demás. Las decisiones de cada día no constituían para mi ningún inconveniente; en cambio, decidir si quería volver o no al instituto era mucho más difícil. Como sucede con casi todo, la toma de decisiones se hace más fácil con la práctica. Con el tiempo, las personas aprenden a asumir el control de sus vidas. Este proceso puede acelerarse con una dulce pero firme insistencia por parte de los familiares y amigos, a fin de que los ex adeptos tornen sus propias decisiones sobre lo que quieren comer o hacer. Al estimular la autoestima y la confianza en sí mismo del ex miembro, esta dependencia, por lo general, consigue superarse. Margot Sullivan, una estudiante de 19 años de edad, fue reclutada por Lifespring en un campamento de verano durante el año 1987. Esto le permitía una amplia libertad de movimientos, si bien la llamaban casi a diario para mantenerla bajo control. La madre de Margot, ministra metodista, observó los cambios de personalidad de su hija y se sintió tan preocupada que pidió dinero prestado para someterla a una intervención. Hay grupos como Manantial de la vida que utilizan la música popular como parte del adoctrinamiento precisamente por esta razón. Crea en el inconsciente del individuo una poderosa asociación que; para poder superarla, se necesitan meses y a veces años si no se posee el asesoramiento adecuado. Muchas sectas utilizan música en el adoctrinamiento porque constituye un fuerte punto de referencia en la memoria. Este mecanismo de estímulo-respuesta que trae a la mente la imagen retrospectiva o el «flotar» puede constituir un problema muy importante para los ex miembros. El mecanismo se pone en acción cuando el antiguo adepto ve, oye o siente algún estímulo externo o interno que forma parte del proceso de condicionamiento. Este hecho puede llevarlos durante unos momentos a que retrocedan a la identidad de la secta. Otro ejemplo de este fenómeno me ocurrió más o menos un mes después de dejar la secta. Yo iba en mi automóvil a casa de un amigo cuando de pronto pensé: «¡Este sería un lugar magnifico para recoger fondos!». Tuve que controlarme y recordarme a mí mismo que ya no estaba con los Moonies. Este pensamiento surgió porque, durante los últimos cinco meses de mi pertenencia al grupo, había pasado entre quince y veinte horas diarias conduciendo de un lugar a otro en busca de lugares adecuados para que los adeptos pidieran dinero. Esto puede ser muy peligroso cuando se conduce un vehículo. En una ocasión, un ex miembro de una secta bíblica me comentó: «Resulta muy frustrante darse cuenta una y otra vez de que tu mente está fuera de control, sobre todo cuando estoy en una situación estresante. De pronto, descubro que estoy balbuceando mentalmente palabras sin sentido y sílabas y que estoy completamente desorientado sobre lo que estaba haciendo». Si no se comprende qué es el «flotar» y no se trata el fenómeno de forma adecuada, puede dar lugar a que el ex miembro que está deprimido, solo y confuso, vuelva a la secta. Para aquellos que tienen la fortuna de recibir asesoramiento, el «flotar» sólo en contadas ocasiones llega a ser un problema mayor. Sin embargo, para la gente que no comprende el control mental, puede convertirse en una experiencia terrorífica. De pronto, se encuentra uno metido en la mentalidad de la secta, y se ve atormentado por una sensación de miedo y de culpa debido a que han traicionado al grupo y a su líder. Usted pierde el control racional y comienza a pensar de una manera mágica. Con esto quiero decir que uno puede interpretar palabras y hechos personales desde la perspectiva de la secta. Además, deberá buscar a alguien que comprenda lo que es el control mental de las sectas para poder hablar del tema de forma racional. Téngalo presente: «flotar» es un subproducto natural por haber estado sometido al control mental. Disminuirá con el transcurso del tiempo, y existen técnicas que se utilizan para ejercer un control sobre el mismo. La técnica más poderosa y efectiva es conseguir identificar el estimulo. Por ejemplo, podría ser una canción, ver a alguien que se parece a un miembro de la secta, o comportarse de una manera asociada con la forma de ser de un adepto. Cuando usted sepa cuál es el estímulo que hace de detonante, puede provocar deliberadamente el estímulo y esta vez asociarlo con algo diferente. Hágalo una y otra vez hasta que se convierta en una nueva respuesta aprendida. En mi caso, por ejemplo, si yo escuchaba la palabra «moon» proyectaba mentalmente la imagen de una hermosa luna llena. A lo largo de toda una semana me decía sistemáticamente la palabra «moon» y repetía la misma asociación una y otra vez. Me refiero siempre al líder de la secta como Mr. Moon, y no quiero llamarle «reverendo» por ser un título que se ha adjudicado él mismo. Una ex miembro me dijo que, a pesar de que a ella le encantaba la playa, evitaba ir allí porque el sonido de las olas del mar siempre le recordaba el adoctrinamiento del grupo. A pesar de que hacía ya cinco años que había abandonado la secta, esta asociación todavía le impedía poder disfrutar de algo que a ella siempre le había gustado. Le dije que modificara la asociación. Podía oír el ruido de las olas y programar deliberadamente una nueva asociación que le fuera gratificante. Le dije también que repitiera esta asociación hasta que automáticamente prevaleciera sobre la programación de la secta. Al cabo de unos días estuvo en condiciónes de poder ir a la playa de nuevo. Superar el «lenguaje cargado» Sustituir el «lenguaje cargado» de la secta por el lenguaje real suele acelerar la recuperación total de la persona. Cuando yo conseguí eliminar la jerga de la secta que tenía en la mente, fui capaz de volver a mirar al mundo sin tener que utilizar las «gafas» del grupo. El «lenguaje cargado» de la secta había creado pequeños cubículos en mi mente, y cuando yo era adepto, toda la realidad se filtraba a través de ellos. Cuanto más rápido el ex miembro recupera las palabras y su significado real, más deprisa se recuperará. El término «Cain-Abel», como ya he explicado antes, se utilizaba para designar a una persona como superior o subordinado a otra. Los «problemas del Capítulo 2» abarcaban todo lo referente a la sexualidad y la atracción que podían sentir los miembros entre sí. Por consiguiente, todas las relaciones personales entraban en una de estas dos categorías. El error más común que cometen los ex miembros es decirse a si mismos que no deben pensar en las palabras de la secta. La mente no sabe cómo no pensar en algo. El lenguaje está estructurado de forma tal que podamos pensar en asociaciones positivas. Por consiguiente, si usted es un ex miembro, haga una nueva asociación, de la manera que he descrito al tratar el problema del «flotar». Si usted es un ex Moonie y tiene problemas a la hora de relacionarse con alguien, considérelo como un conflicto personal o un problema de comunicación. La pérdida de poder psicológico Otro problema bastante frecuente es la pérdida de concentración y de memoria. Antes de unirme a los Moonies, solía leerme un libro de una sentada, y leía unos tres libros por semana. Sin embargo, durante los dos años y medio que pasé en el grupo, prácticamente lo único que leía era propaganda de la secta. Recuerdo la frustración que sentía cuando, después de abandonar el grupo, intentaba leer cualquier cosa que no fuera literatura Moonie. Al principio, conseguir acabar un párrafo era algo imposible. No había manera que dejara de divagar, o bien tenía que buscar en el diccionario el significado de palabras que yo conocía pero que, en aquellos momentos, no podía recordar. Tenía que leer una y otra vez la misma página antes de que los oxidados mecanismos de mi mente comenzaran a funcionar. Cuando miraba viejas fotografías, me tenían que indicar el nombre de personas que conocía o hablarme de cosas que yo había hecho antes de ingresar en el grupo. Por fortuna, la mente es como un músculo. A pesar de que tiende a atrofiarse por falta de uso, con un esfuerzo puede recuperar su poder. Me llevó casi un año recuperar el nivel que tenía antes de entrar en los Moonies. Pesadilla, culpa y otros problemas emocionales Las pesadillas constituyen una buena señal de que el antiguo adepto necesita recibir un apoyo adicional para superar la experiencia de la secta. Estos sueños desagradables provienen de la mente inconsciente que todavía está luchando con los problemas de la participación en el grupo. Algunas de las pesadillas más comunes se refieren a soñar que se está atrapado en algún lugar desconocido, con gente que nos persigue con aviesas intenciones, o estar en medio de una tempestad o en un campo de batalla. Otro tema muy importante para algunos ex miembros son los sentimientos de culpa por cosas que hicieron en la secta. Algunas personas se vieron implicadas en actos ilegales como la estafa, el robo, la prostitución, y el uso y venta de drogas. He conocido a personas que desertaron de las Fuerzas Armadas porque fueron reclutadas por una secta destructiva, y han tenido graves problemas al reintegrarse a la vida normal. Por suerte, la gran mayoría de ex miembros a los que he conocido no han tenido nada que ver con actos semejantes. Sin embargo, la mayor parte debe enfrentarse con la culpa que sienten por la forma en que trataron a sus amigos y familiares durante su etapa en la secta. Por ejemplo, algunas persona, cuando su padre o su madre cayeron enfermos, obedecieron las órdenes de los líderes del grupo y se negaron a ir a visitarlos al hospital. Hubo casos en que falleció uno de los padres y el miembro no fue autorizado a ir al funeral, a pesar de que a veces se celebraba a menos de treinta kilómetros de distancia. Puede resultar muy doloroso para una persona abandonar una secta y tener que enfrentarse con todo el caos y el daño emocional causado por su afiliación al grupo. En los primeros tiempos después de abandonar a los Moonies, yo tenía un increíble sentimiento de culpa por el papel que había jugado como líder. Me culpaba a mí mismo por haber mentido y manipulado a cientos de personas. Sentía que habla dejado que me utilizaran como el «hombre de paja» americano, un monigote en manos de coreanos y japoneses, los cuales tenían en realidad las riendas del poder dentro del grupo. Otra cuestión está relacionada con los sentimientos que se tienen por los amigos que continúan en la secta. Cuando yo me marché, deseaba con desesperación poder rescatar a los que había reclutado personalmente. Se les dijo que yo había sido enviado a cumplir con «una misión secreta». Mis «hijos espirituales», las personas a las que yo había reclutado, no supieron nada sobre mi abandono hasta tres meses después. Creo que se les informó sólo porque, en aquel entonces, inicié mis intervenciones en la televisión para hablar en contra de la secta. Jomaron asiento y durante más de una hora me escucharon hablar sobre el control mental. Ofrecí ejemplos muy concretos de que les había mentido y engañado con el propósito de reclutarlos. Al finalizar la conferencia, me acerqué a ellos y les pregunté, muy interesado, su opinión acerca de la charla. Al parecer, no habían escuchado ni una sola de mis palabras. Recordé cómo, cuando yo era miembro, el señor Kamiyama me había enseñado a «educar a mis hijos espirituales para que fueran fieles, incluso si yo abandonaba el grupo». En aquel entonces, no me había dado cuenta de por qué debía hacerlo, pues no pensaba abandonar la secta. Muchas personas que han estado en sectas partidarias de la curación por la fe tienen que enfrentarse con el fallecimiento de un hijo o un ser querido por haberse opuesto a que recibieran tratamiento médico. Los horrores que han tenido que soportar algunos de estos niños es inimaginable. En algunos grupos, corno los Krishna, separan por sistema a los niños de sus padres y sólo les permiten verlos muy esporádicamente. La secta que lidera el yogui Bhajan algunas veces manda a los hijos de los adeptos a su escuela de la India, separando de esta manera a los niños de sus padres para que su fidelidad se desarrolle sólo hacia el grupo. Para aquellos que han pertenecido a sectas menos destructivas, la carga emocional sobre los hijos puede dar, en última instancia, un resultado positivo. Esto lo he podido comprobar en el caso de Barbara, que me llamó el año pasado para pedirme ayuda. Tenía entonces veintidós años, y había pasado gran parte de su infancia viviendo con su familia en la comuna. Ella y su hermano habían tenido que aprender que todos los sentimientos negativos eran perjudiciales. Barbara y su hermano, Carl, se sintieron muy aliviados al saber que los problemas que llevaban soportando casi toda una vida no eran síntomas de desequilibrio mental y que con una adecuada ayuda podrían superarlos. Desde que tenían diez y doce años respectivamente, Barbara y Carl hicieron lo que se les decía y asistieron a las sesiones de adoctrinamiento, pero jamás se encontraron a gusto. Sin embargo, amaban a sus padres y trataban de hacerlos felices. Ahora eran mayores, estaban en el instituto y, tan pronto como descubrieron que el grupo era una secta, decidieron que un ex miembro y yo nos reuniéramos con ellos y los asesorásemos. Los padres eran personas muy inteligentes y preparadas, y ambos rondaban la cincuentena. El padre ejercía la abogacía, y la madre era maestra de escuela. El hombre había sido reclutado por un viejo amigo de su época de estudiante. La intervención fue un éxito total y la familia está más unida que nunca. Los padres se dedican ahora a ayudar a otros adeptos de la secta a que hagan una nueva evaluación de su compromiso. Varios de ellos han abandonado ya el grupo. Sólo en una ocasión fui agredido físicamente, cuando un Moonie me dio un puñetazo en la cara e intentó empezar Liria reyerta. Lo demandé ante los tribunales y alegó su inocencia. El juez decretó que debía pagarme unas gafas nuevas y le advirtió severamente que se mantuviera apartado de mí. Años más tarde, cuando esta persona abandonó el grupo, se puso en contacto conmigo. Si bien la violencia contra los ex miembros es poco frecuente, el factor miedo ha impedido a muchas personas salir a la luz pública para narrar sus experiencias. No se dan cuenta de que, una vez contada su historia junto con otras muchas, sería estúpido por parte de la secta tomar represalias, porque sólo serviría para desprestigiarse todavía más. La mayoría de estas demandas se presentaron sólo con el propósito de acosar y perjudicar económicamente a sus opositores. De hecho, la esposa de Hubbard y algunos de los altos jefes fueron condenados a penas de cárcel. Por otro lado, la experiencia de que se aprovecharan de ellos mientras estaban en la secta, hace que resulte muy difícil para estas personas correr el riesgo emocional de establecer una relación íntima con otros individuos. Algunos han negado su sexualidad durante tanto tiempo que pueden tener dificultades, incluso fuera del grupo, para superar las inhibiciones que les impiden expresar su sexualidad. Alguien que no haya vivido integrado en grupos donde permiten a las personas vivir en la sociedad normal, también suele encontrar una perspectiva nueva sobre las relaciones personales después de dejar la secta. Tal vez él o ella han mantenido una relación sexual con un «entrenador» o un líder, que les manipuló, sin respetar en absoluto sus sentimientos. Abandonar una relación semejante es difícil para cualquiera, pero el dolor y la desilusión pueden superarse. En ambos casos, lo mejor es buscar la ayuda de un terapeuta que entienda qué es el control mental. Es toda una hazaña coordinar un grupo de personas que han salido «quemadas» de sus propios grupos. Me costó todo un año, después de mi marcha de los Moonies, tomar la decisión de implicarme en un grupo. Lo hice en 1977, cuando volví al instituto y, en este caso se trataba de una organización de asesoramiento para estudiantes. Es responsabilidad de algunos miembros en diferentes ciudades organizar reuniones cada vez que pueden. Entre diez y veinte personas aparecen una vez al mes y, durante un par de horas, hablamos de nuestras respectivas experiencias personales, los problemas con los que nos enfrentamos y la manera de curar nuestras heridas. Deborah había pertenecido a una secta de orientación política. Por lo que pude averiguar, se trataba de un grupo de acción social que funcionaba como una secta autoritaria. Había estado con ellos aproximadamente diez años. Un día incumplió una de las reglas de la secta. Había ido a comer sola con una persona ajena al grupo. Como no quería enfrentarse con el líder pues la «reprendería» delante de todos los demás adeptos, llamó a sus padres y les pidió que le enviaran un billete de avión. Pero después tuvo miedo de volver a su hogar y acabó viviendo en las calles de Boulder durante varios meses, hasta que fue capaz de rehacerse y reintegrarse a la sociedad. Cuando me encontré con ella el año pasado, era una mujer que había triunfado en el mundo de los negocios. Se manifiestan en mi incapacidad para confiar plenamente en mi novio y formalizar nuestro compromiso. Debe existir una relación con lo que he vivido.» Todos estábamos sorprendidos de la capacidad de Deborah para compartir, durante tanto tiempo, su experiencia con el control mental. Cuando comenzó a hablar del tema, aparecieron grandes lagunas. Cuanto más hablaba, más insistíamos nosotros con nuestras preguntas y estímulos a su memoria. A medida que pasaban los meses, se ponía cada vez más en contacto con lo que le había ocurrido. Durante su permanencia en el grupo había sido sometida a un grado de abuso personal y emocional de una intensidad poco frecuente. Nunca había podido hablar con nadie acerca del grupo sin que me tomaran por loca o enferma.» Es evidente que formar parte de un grupo de apoyo puede enseñarle a la gente cómo funciona el control mental en las diferentes organizaciones. También permite a los que todavía buscan la forma de solucionar estos problemas, mantener la esperanza de que serán capaces de poder disfrutar de la vida y convertirse en personas felices y productivas. Para la mayoría de las personas que abandonan una secta destructiva, el primer paso es buscar la forma de enfrentarse a la experiencia con el grupo. Entonces, si hay otros puntos o problemas que existían antes de entrar en la secta, también pueden aprovechar la oportunidad para resolverlos. Además, tal vez pueda encontrar un centro de terapia de grupo en la zona, o un grupo en el que le agradaría participar. Sea un consumidor exigente, sobre todo cuando tenga que evaluar al líder del grupo. Durante el primer año de abandono del grupo, la mayoría de ex miembros toman conciencia de que los problemas que tenían antes de ingresar en la secta no han sido resueltos con su afiliación a ella. Esto puede resultar muy desalentador, porque precisamente la ilusión de convertirse en una persona más sana mentalmente fue uno de los factores que influyeron para continuar dentro del grupo, a veces durante muchos años. Por lo general, a los que han sido miembros durante años comprender este punto les resulta difícil, Imaginese lo que es entrar en una secta a los 18 años y abandonarla cuando ya se tienen 30. El individuo se ha visto privado de muchísimos años de experiencia en la vida. Algunos de estos ex miembros veteranos comparan su experiencia con las de los prisioneros de guerra que volvieron a casa al acabar las hostilidades en Vietnam. De hecho, el síndrome del estrés postraumático parece aplicarse perfectamente bien a algunos de estos ex miembros. Cuando regresan a casa tienen que ponerse al día de muchísimas cosas. Cronológicamente, la persona tiene 30 años. Psicológicamente, todavía se siente en los 18. A los 30, todavía es un inexperto en materia de mujeres y ha estado fuera de contacto con los hechos actuales y con lo que ocurrió en el mundo durante más de diez años. Esta persona a menudo siente una aguda sensación de tener que recuperar el tiempo perdido. Esta presión puede ser muy estresante. La realidad es que esta persona ha estado apartada del cuerpo social durante doce años. Debe aprender a que debe tomarse su tiempo para curarse, madurar y desarrollarse. El padre de un ex adepto supo resumir de modo muy sensato la situación de los ex miembros cuando dijo: «Si a alguien le atropella un camión, se da por supuesto que necesitará tiempo para recuperarse. Nadie espera que, al cabo de una semana, esté en pie y en condiciones de salir y conseguir un empleo». Cada una de las personas que ha estado en una secta es diferente y tiene sus propias necesidades. Algunas son capaces de adaptarse más deprisa. Otras, que están mucho más traumatizadas, necesitan más tiempo. En el caso de este padre, su hija vivió en el hogar durante el primer año y medio después de dejar la secta. Reconocía que ella estaba haciendo todo lo que podía. Los ex miembros necesitan aprender a confiar de nuevo en sí mismos. Se tienen que convertir en el mejor amigo de sí mismos, como también en su propio terapeuta. Tienen que comprender que no escogieron que se les mintiera y que se abusara de ellos. Con el tiempo, a medida que aprenden a confiar en sí mismos y en su propia sabiduría e instintos, se darán cuenta de que pueden volver a confiar en otras personas. Tienen que aprender que no todos los grupos son el demonio en persona. Usted no tiene por qué permanecer ni un solo minuto más si no le apetece. No tiene por qué callar y culparse a sí mismo cuando no comprende lo que se dice o se hace Puede formular todas las preguntas que quiera. No sólo es lo correcto ¡es también su derecho constitucional! Aprender la manera de ponerse en contacto con sus emociones y canalizarías de forma eficaz es otro proceso de importancia para los ex adeptos. A menudo, cuando la persona acaba de abandonar la secta, muchas de sus emociones continúan reprimidas. Pero a medida que la persona se ajusta, comienza a sentir vergüenza y desconcierto, después ira e indignación. La persona pasa del «¿Qué anda mal en mí?» a «¡Como se han atrevido a hacerme esto!». En un momento dado, la persona tal vez comience una búsqueda desesperada para averiguar todo lo que pueda sobre la secta y obtener, de esta manera, todas las respuestas a las preguntas que se plantea. Este un paso muy positivo desde el punto de vista terapéutico. A menudo, la cuestión prioritaria para la persona que acaba de abandonar el grupo consiste en ayudar a rescatar a los amigos que todavía continúan en la secta. Para los adeptos, lo más lamentable de su abandono es perder el contacto con las personas que han llegado conocer y a estimar dentro del grupo. Les resulta muy difícil aceptar, cuando se dan cuenta de ello, que las amistades que consideraban tan firmes estaban condicionadas por su permanencia en el grupo. Un ex miembro puede darse cuenta enseguida de la fortaleza de los lazos del control mental cuando su mejor amigo dentro del grupo se niega a reunirse con él a menos que esté en compañía de otro adepto. Con el tiempo, cuando todas las preguntas han sido respondidas y todos los problemas vinculados a la secta están resueltos, el ex miembro alcanza un punto de saturación. Acepté atenderla durante diez sesiones. La primera tarea que le encomendé fue que escribiera toda su experiencia con el grupo. Esto es algo que recomiendo a todos los ex miembros como un ejercicio destinado a conseguir una perspectiva completa de la experiencia. Le dije que cogiera diez carpetas y que las numerara desde 1973 hasta 1983 y que, en cada una de ellas, pusiera doce hojas de papel y las marcara de enero a diciembre. Con este punto de partida, debía comenzar a escribir todo lo que pudiera recordar y tuviera un significado para ella, positivo o negativo. Le aconsejé que no se preocupara si quedaban muchas lagunas; con el tiempo se irían llenando todas. Para ayudarla a recordar, le sugerí que pensara en los lugares donde habla vivido o que había visitado. Por ejemplo, durante su permanencia en la secta había vivido en varios estados, y había ido de visita a su casa unas cuantas veces. También le pedí que pensara en sus mejores amigos y en las personas que habían sido importantes para ella. Por último debía recordar todos aquellas actividades y sucesos que fueran significativos. Paso a paso, fue capaz de dejar registrada toda su experiencia, cómo había sido reclutada y las cosas que le gustaban o desagradaban. Pudo señalar sus altibajos como miembro y descubrir los muchos momentos en los que se había sentido muy desgraciada y desilusionada, incapaz de encontrar una salida. Hubo un momento en que había ido a casa de sus padres y les había explicado su situación. La habían llevado a un psicólogo que, por desgracia, no fue capaz de ver que sus problemas estaban relacionados con la secta. Después de pasar dos meses en casa, Sarah volvió al grupo. El hecho de escribir toda la historia permitió a Sarah analizar la experiencia y conseguir una nueva perspectiva sobre la misma. Ya no tenía que cargar con los sentimientos contradictorios que se mezclaban en su mente. Ahora todo estaba sobre el papel. Corno parte de su terapia, le expliqué que la persona cuya historia aparecía en las diez carpetas ya no existía. Debía pensar que aquella persona era una Sarah más joven, alguien que había hecho todo lo mejor que había podido. En la época que fue reclutada, no sabia nada sobre las sectas o el control mental. En caso contrario, con toda seguridad jamás se hubiera comprometido. Hice que se imaginara como una viajera en el tiempo y le pedí que volviera al pasado. Debía enseñar a la joven Sarah lo que era el control mental para poder evitar a los reclutadores de la secta. Le dije que imaginara lo diferente que hubiera sido su vida de no haber estado jamás integrada en el grupo. Esto le permitió comprender que, de haber dispuesto de una mayor información, hubiera podido tener más opciones y evitado el peligro. Más adelante, este ejercicio fue de gran importancia para su terapia. También le pedí que volviera a experimentar, una por una, las experiencias traumáticas que había sufrido en la secta. Esta vez, en cambio, pudo modificar sus respuestas. Puso de vuelta y media a uno de los líderes delante de los demás miembros, y abandonó el grupo furiosa. A pesar de que ella sabía que sólo se trataba de un ejercicio, le brindó una oportunidad para canalizar sus emociones de forma constructiva y reclamar su dignidad y su poder personal. Al ponerse en pie y decirle al líder de la secta que se callara, podía abandonar el grupo por su propios medios y evitar el trauma de la desprogramación forzosa. Sarah sabía que, en la realidad, sus padres necesitaban rescatarla. Sin embargo, a través de este procesó, fue capaz de recuperar el control personal sobre la experiencia. Esto era de una importancia vital para que Sarah pudiera seguir adelante con su vida. El integrar lo viejo en lo nuevo otorga a los ex miembros mucha fortaleza. Han sufrido abusos y vejaciones y, a través de la información y la reflexión, son capaces de superar la adversidad. Ahora es mayor, es más lista y más sabia. Sabe que en un nivel personal muy íntimo, es capaz de reconocer y evitar cualquier situación en la cual puedan manipularía o utilizarla. Puede tener absoluta confianza en sí misma, y si necesita ayuda, está en condiciones de saber dónde buscarla. Además, no tiene por que sentir miedo ante los compromisos. Ella ya sabe cómo formular preguntas y seguir preguntando hasta quedar satisfecha, y sabe también desconfiar de cualquier trabajo o relación donde tenga que hacer algo que viola sus valores o su ética. Al igual que cualquier otra persona que haya sufrido abusos o molestias, los ex adeptos necesitan aprender paso a paso a rehacer la confianza en si mismos y en los demás. A su debido tiempo aprenderán a correr pequeños riesgos y a explorar el terreno, No tienen ningún motivo para ir más de prisa si no les apetece. Tiene su sede en una casa dotada con una excelente biblioteca, vídeos y grabaciones magnetofónicas, y cuenta con una plantilla de ex adeptos que se en cargan del asesoramiento. Betty tiene el grado de master como asesora. Todos estos centros se financian de forma privada. Las tarifas pueden ser de miles de dólares, pero varían según las necesidades de cada uno. Está muy claro que se necesita ayuda económica para permitir que un número cada vez mayor de ex miembros pueda tener acceso a los mismos. Además, es importante que se creen nuevos centros en otras partes del mundo. Cuando se trabaja con ex miembros de sectas resulta fundamental buscar un enfoque constructivo. Al hacerlo se convierten en personas fuertes, tal vez más fuertes que la mayoría. Han pasado por una experiencia poco frecuente que, con un sentido sano de la perspectiva, les servirá para apreciar mucho más la libertad. Los ex miembros de las sectas destructivas son supervivientes. Deben aprender a reconocer su propia fuerza y poder. Si han sido capaces de superar la experiencia de la secta, entonces ya pueden hacer frente a todo lo que les depare la vida. Pero el hecho más destacable es que algunas sectas han perfeccionado en tal forma sus campañas de relaciones públicas, que han conseguido un alto grado de aceptación social, incluso entre los profesionales más prominentes. Cada vez que profesionales de sólido prestigio asisten a conferencias patrocinadas por las sectas les están otorgando un aire de legitimidad A pesar de. Mi preocupación por las sectas es muy específica. Desde un punto de vista práctico, es comprensible que todos nosotros nos mostremos reacios a aceptar algo nuevo como motivo de seria preocupación. A pesar de que cientos de historias sobre las sectas se han publicado o emitido en los medios de comunicación a lo largo de los últimos años, muy pocos se han ocupado directamente del tema del control mental. Los artículos tienden más al enfoque «religioso» del problema en vez de considerar el problema de las personas sometidas al control mental. Además, desde que la masacre de Jonestown dejó de ser noticia de primera página, el público en general puede pensar que hay menos sectas, porque la prensa ya no se ocupa tanto de ellas. Esta concepción de las sectas como una «fase pasajera» no es casual. Muchas sectas han ejercido su influencia en momentos y puntos muy cruciales en los últimos años, con el fin de evitar la atención del público en sus asuntos. Permítanme que les ofrezca algunos ejemplos. Me sentí profundamente apenado al conocer la noticia del asesinato del congresista Ryan. Se hizo caso omiso de esta recomendación. Desde luego, algunas personas llegaron a pensar que se estaba haciendo algo con respecto al problema de las sectas al ver el revuelo que se organizó en el Capitolio. En el mismo, se describían con todo detalle las tácticas de lavado de cerebro utilizadas por Jim Jones. Tampoco entonces se hizo caso de la recomendación parlamentaria. Pero cuando llegó la mañana de la audiencia, me informaron por sorpresa que no se les permitiría a los ex miembros hacer uso de la palabra. La explicación dada fue que deseaban evitar que los adeptos dispusieran de igual tiempo que nosotros para pronunciar sus parlamentos. En aquel momento comencé a descubrir el peso político de las sectas. No se habla hecho nada sobre la investigación referente al Templo de la Gente. No obstante, importantes estudios en otras áreas comenzaron a proyectar una nueva luz sobre los problemas del uso antiético del control mental. Este admitió que se habían realizado pruebas de control mental en determinado tiempo, pero que la hipnosis, uno de los puntos principales de la investigación, había sido descartada por «las dificultades que entrañaba su utilización práctica». Sé que ningún psicólogo que se respete puede negar que no haya algo «útil» en las investigaciones sobre el control mental. Las declaraciones de Gittinger y Gottlieb me obligaron a enfrentarme con muchísimas preguntas a las que había que dar respuesta. Según John Mark, algunas de las investigaciones del gobierno sobre el control mental tuvieron como resultado el abuso de las personas que sirvieron como sujetos de prueba. No cabe duda que admitir la responsabilidad gubernamental en tales casos, no sólo seria embarazoso sino también costoso. Tal vez existen razones políticas por las que el gobierno no quiere admitir que tiene conocimiento de las técnicas de control mental. No obstante, cualesquiera que sean las razones, no cabe duda de que los ciudadanos norteamericanos han estado gastando millones de dólares durante varias décadas en la investigación del control mental. Mi objetivo no es protestar contra las investigaciones sobre el control mental. Como profesional de la salud mental, estoy de todo corazón en favor de las investigaciones realizadas de un modo ético y que aumenten los conocimientos acerca de nosotros mismos y el funcionamiento de la mente. Tampoco me opongo, como es lógico, a que ciertas informaciones sean clasificadas como materia reservada por razones de seguridad nacional. Sin embargo, si es cierto que el gobierno ha realizado investigaciones sobre el control mental, entonces tiene la obligación de informar al público norteamericano de que el control mental existe. Desde el punto de vista práctico, basta con echar una ojeada a nuestro alrededor para ver los efectos del silencio oficial y de la falta de medidas concretas: las sectas que utilizan el control mental proliferan a un ritmo sin precedentes. Los principios de libertad y democracia en Estados Unidos exigen que la realidad del control mental sea expuesta a la luz pública. Sin embargo, todavía existe la necesidad de que un mayor número de profesionales de la salud mental estén preparados para diagnosticar y ayudar a las personas que han sido víctimas del control. Por desgracia, existen también varios «investigadores» que, al parecer, cuentan con abundantes fondos y están librando una guerra silenciosa para tratar de desacreditar las preocupaciones acerca del control mental y las sectas. No se puede hacer otra cosa que poner en duda la validez de cualquier investigación que se base, única y exclusivamente, en la cooperación de los líderes de las sectas para la obtención y análisis de los datos. Si estas investigaciones son de poca fiabilidad en sus resultados, no ocurre lo mismo con otras hechas sobre los problemas asociados con las técnicas de control mental. Pidió a los miembros que respondieran al cuestionario desde tres perspectivas diferentes. La primera vez, se les pidió que contestaran las preguntas desde la perspectiva de la situación que vivían en el presente. En la segunda, tenían que contestar desde la perspectiva que tenían antes de ingresar en el grupo. Por último, el Dr. Yeakley solicitaba que los sujetos de la prueba respondieran a las preguntas como lo harían al cabo de cinco años. Los resultados demostraron un alto nivel de cambios con respecto a ciertos tipos de personalidad estándar, tal como los definía el test. Considero que los resultados de esta encuesta sustentan en parte mi teoría de que las sectas confieren unas nuevas personalidades a sus miembros suprimiendo sus identidades originales. No hay nada malo en ninguno de estos tres tipos. El problema reside en la presión a convertirse en alguno de estos tipos. El resultado aquí fue que no había cambio significativos en los tipos psicológicos con el transcurso del tiempo. En otra palabra, no había nada que indicara la existencia de presiones de ninguna clase para adoptar un determinado tipo de personalidad. Los tipos de personalidad básicos permanecían intactos. Estudio y aplicación de las investigaciones sobre el control mental Resulta evidente que es necesario hacer muchas más investigaciones de este tipo y se espera que no se tarde mucho en realizarlas. Destacados profesionales de la salud mental, expertos en el control mental practicado por las sectas, como la Dra. La utilización dé la tecnología del control mental no es mala en sí misma. Como cualquier otra tecnología, puede utilizarse para bien o para mal. Puede ser empleada para fortalecer a las personas o para esclavizarías. Hay millones de norteamericanos que sufren de graves depresiones que les roban fortaleza y les impiden disfrutar de una vida sana y feliz. No es tomar una postura orwelliana pensar en una aplicación positiva de las técnicas de control mental si la persona escoge libremente utilizarlas y si la persona las pone en práctica en sí misma, para conseguir la libertad de imaginar y crear un futuro mejor. Esto es muy diferente a que la persona pierda su poder de decisión a manos de otro individuo. Hasta cierto punto, las sectas destructivas están realizando experimentos inadmisibles de psicología social. Sus prácticas no se pueden tolerar, ya que las normas éticas de investigación no aceptarían jamás tales comportamientos. Sin embargo, se puede aprender mucho estudiando a las personas que han sido sometidas a experiencias de control mental. Estoy convencido de que se pueden conseguir grandes beneficios en las investigaciones que se realicen en este campo. Creo, por ejemplo, que las técnicas de control mental pueden utilizarse éticamente para ayudar a las personas qué cumplen condenas. Es evidente que se impone una reforma masiva de nuestro sistema penal. Hay que enseñar a los penados formas más efectivas para romper sus ciclos negativos de baja autoestima y comportamiento delictivo. Tal vez podrían instituirse modelos nuevos para su rehabilitación. Para las personas de principios, su conocimiento del control mental se reservará exclusivamente a sus aplicaciones éticas. Por otro lado, pueden aprovechar sus conocimientos para protegerse a sí mismas de aquellos que hacen un uso antiético de control mental. Asimismo, la moralidad y la sabiduría requieren una actitud mesurada al utilizar cualquier medio que pueda alterar la mente humana. Debemos alentar la esperanza de que todos estos temas serán debatidos en profundidad y se adoptarán las medidas pertinentes para prevenir todo tipo de abuso en la aplicación de estas técnicas. Estas consideraciones sólo representan el principio de un enfoque que tiende a la comprensión social del problema. Las sectas y la ley Otro punto que merece nuestra atención es la ley. Las leyes actuales no reconocen la existencia del control mental a menos que se utilice la fuerza o las amenazas. No hay leyes que se ocupen de las inducciones hipnóticas encubiertas o la utilización en secreto de técnicas de control mental con fines poco escrupulosos. De hecho, la ley tiende más a proteger a las sectas destructivas que a los intereses de sus víctimas. Ningún grupo debería violar los derechos civiles de sus miembros, pero las personas se ven privadas de. su libertad y del derecho a disfrutar de sus vidas cuando ingresan en una secta destructiva. Muchísimos miembros no pueden leer lo que les apetece, hablar libremente, elegir sus empleos, y en algunos casos ni siquiera pueden escoger la persona con la que contraerán matrimonio. El enorme poder económico de las sectas les ha permitido contratar los servicios de los mejores abogados y presentar demandas judiciales contra los críticos y ex miembros. Que yo sepa, cualquier intento de legislación contra el reclutamiento fraudulento y el empleo de tácticas ilegales para recoger fondos ha sido rechazado. Si no se han aprobado leyes en contra de las actividades de las sectas que violan los derechos individuales, ha sido en parte debido a la manera en que estos grupos han sabido refugiarse tras el escudo de la garantía constitucional de la libertad religiosa. En Estados Unidos, el derecho de las personas a creer en lo que quieran es absoluto, y así es cómo debe ser. Lo que no es absoluto es el derecho del grupo para hacer lo que le venga en gana. Por ejemplo, una secta puede creer que es un acto sagrado la manipulación de víboras venenosas, pero la ley prohibe los rituales con ofidios venenosos porque muchísimas personas han muerto debido a las picaduras. Los abogados de las sectas hacen todo lo posible por ignorar esta diferencia e intentan convertir los temas legales en cuestiones de creencia y no de comportamiento. El reclutamiento y la «conversión» son dos puntos especialmente difíciles de analizar. De la misma manera, ¿tiene el grupo derecho a manipular los pensamientos, sentimientos y el entorno de la persona con el fin de conseguir su «conversión»? Y, si éste es el caso, ¿hay que definir los límites entre la manipulación legal y la ilegal? Durante mucho tiempo, ha sido científicamente imposible determinar si una persona está sometida al control mental. Cualquier evaluación tenía que ser subjetiva. Pero, a medida que transcurren los años, la ciencia avanza en la búsqueda de una prueba concreta que confirme la existencia de una disfunción mensurable. Estoy convencido de que antes de que acabe el siglo, podremos determinar que las ondas cerebrales del individuo sufren un cambio como resultado de los procesos del control mental. Ahora mismo, algunos de los aparatos susceptibles de determinar los efectos del control mental, están siendo utilizados para confirmar los diagnósticos de personas que se cree sufren desórdenes de personalidad múltiple. Estos individuos presentan ondas cerebrales diferentes según sus distintas personalidades. Cualquier intento por parte del sujeto de simular una personalidad «normal» se detecta con toda facilidad. Creo que es sólo cuestión de tiempo el que las investigaciones puedan demostrar ante un tribunal que la capacidad de funcionamiento de un individuo puede ser disminuida por medio del control mental. Mientras tanto, también se han dado algunos pasos positivos en el campo de la ley. Ex miembros de diferentes sectas han comenzado a presentar demandas. Acusar a los grupos de fraude, negligencia, servidumbre involuntaria y acoso. También reclaman por la vía judicial los salarios perdidos, el dinero y las propiedades entregadas al grupo, y los daños psicológicos causados por los programas de la secta. En el juicio por difamación más largo de la historia británica, el tribunal dictaminó que los Moonies practicaban «el lavado de cerebro a sus miembros y trataban de mantenerles apartados de sus familias». Los Moonies perdieron el juicio y tuvieron que pagar 2 millones de libras esterlinas en costas. En Inglaterra, las leyes de libelo estipulaban que el que pierde el juicio debe pagar las costas de las dos partes. Yo creo que este sistema debería adoptarse en Estados Unidos. El efecto inmediato seria la reducción de las demandas infundadas que presentan las sectas, al tiempo que se fortalecería la libertad de prensa. Yo he sido testigo del miedo que sienten los medios de comunicación ante las sectas. Como sólo hacía una semana que acababa de leerlo, acepté encantado. Sin embargo, la reseña no llegó a publicarse. A pesar de que todo lo que se decía en ella era verdad, el editor me informó de que tenían miedo de que la Iglesia de la Cienciología les demandase. Dijo que lamentaban mucho no poder publicarla, pero que los intereses económicos de la empresa podían resultar perjudicados si lo hacían. Muchas empresas que pertenecen a las sectas pueden abaratar sus costes, en competencia desleal con otras empresas, ya que cuentan con mano de obra gratuita. En consecuencia parece como si la empresa estuviera obteniendo un beneficio marginal a través de los adeptos que contrata. A cambio de los cien dólares que pagan por seminario, los asistentes disfrutan de un par de horas en entrenamiento más una experiencia de hipnosis en masa. Las personas pierden su capacidad de evaluar de forma consciente y crítica la experiencia. La hipnosis, un componente importante de las técnicas de control mental, es una herramienta fantástica para la autoexploración y el desarrollo mental, pero el control debe permanecer siempre dentro del individuo y no ser desviado a una autoridad exterior. Si las personas llegan a creer que otra persona sabe mejor que ellas mismas lo que deben hacer, entonces pueden estar en un serio peligro. Me preocupa mucho el hecho de que se estimule a la gente a que abandone sus facultades críticas y se «rinda». Además, en este sistema de creencias no existen, aparentemente, el azar ni las casualidades. Si a usted le ocurre algo, se dice que ha ocurrido para que aprenda alguna cosa. Esta creencia, por extensión, se aplica a todo tipo de violencia, incluyendo el control mental antiético. Nosotros disponemos de nuestro libre albedrío y no debemos renunciar a nuestra responsabilidad personal para tomar las decisiones correctas. En mi opinión, no puede existir un auténtico desarrollo espiritual cuando se renuncia a la integridad y responsabilidad personales. Demasiados charlatanes y embusteros con ansias de poder y dinero han aparecido súbitamente en los últimos años. La espiritualidad es algo demasiado precioso y demasiado personal para ser reducida a una colección de fórmulas y perogrulladas, o para que se le asigne un valor monetario. Sin embargo, ante la ausencia de este conocimiento cierto, hay muchísimas personas que proclaman sus opiniones como verdad. Los ideales de crear una nueva era para la humanidad en nuestro planeta son, en su mayor parte, dignos de encomio. Yo creo que se debe establecer una nueva era en la cual no se recompense ni se premie la codicia, el poder ilimitado y el materialismo puro. La creatividad, la compasión y la sabiduría tendrían que ser las metas a las que todos deberíamos aspirar. No hay duda alguna de que debe adoptarse lo antes posible una nueva y positiva visión por parte de las personas de todo el mundo. Una revolución en la conciencia universal podría ser la antesala de esta nueva era de paz, bondad y responsabilidad. La Constitución garantiza que las personas son libres de escoger su culto y que se respetará su derecho a seguir sus propios principios religiosos. Nada me apenaría más que saber que este libro pudiera despertar en algún lector la intolerancia religiosa. La discriminación contra cualquier individuo por el solo hecho de que profese una creencia distinta no sólo es penosa sino también ilegal. Yo puedo recordar cómo me sentía cuando me escupían, me propinaban puñetazos y puntapiés, y me insultaban por ser un Moonie. Estos abusos, totalmente injustificados, sólo servían para reforzar mis sentimientos de que me perseguían por mi fe en Dios. Por principio, estoy en contra de prohibir la presencia de las sectas en los campus universitarios, a menos que violen expresamente las reglas de conducta que debe seguir cualquier organización estudiantil. Creo que estos grupos tienen derecho a existir, y sería el primero en oponerme a que se dictaran leyes prohibiéndolos. Sin embargo, sí me gustaría que existieran programas patrocinados por los institutos, para enseñar a la gente qué es el control mental y las técnicas de reclutamiento que utilizan generalmente las sectas destructivas. El futuro ¿Por qué aumentan las sectas destructivas? Mientras que el desarrollo de nuevas y más elaboradas técnicas de control mental pueden justificar el aumento en el número de miembros, la proliferación de sectas destructivas puede atribuirse al cada vez menor sentimiento comunitario que caracteriza nuestra vida de hoy en día. Ya no vivimos y morimos dentro de un mismo radio de sesenta kilómetros; es algo bastante común que una persona cambie de domicilio varias veces, y que se traslade a muchos kilómetros de distancia a lo largo de su vida. Este nomadismo socava el sentimiento de comunidad que, en mi opinión, necesitamos los seres humanos para sentirnos una totalidad. Depender de la televisión para el entretenimiento y la información también es un factor que predispone a enrolarse en una secta. Por desgracia, la mayor parte de los programas de televisión no estimulan nuestro intelecto, nuestra imaginación ni nuestras aspiraciones. En cambio, la televisión fomenta el conformismo y crea una visión distorsionada de la realidad. Nos volvemos insensibles a nuestros propios valores y perdemos la capacidad de creación y discriminación. Se puede hacer mucho para detener la expansión de las sectas en nuestra sociedad. Con un liderazgo responsable, las organizaciones sociales e intelectuales tendrían que realizar un vigoroso esfuerzo para atender las necesidades de la comunidad y utilizar sus recursos. Estos esfuerzos darán como resultado la creación de un grupo unido de personas que trabajarán por una meta constructiva, satisfaciendo de esta manera la necesidad que mucha gente tiene de sentirse parte de una auténtica comunidad. La otra respuesta a la proliferación dé sectas en nuestra sociedad es la masiva educación pública. Se deberían destinar fondos federales para la investigación y tratamiento de las víctimas del control mental. Me encantaría ver qué, en todos los institutos y universidades, se enseña a los alumnos qué son el control mental y las sectas destructivas. No sería necesario mencionar en clase el nombre de ningún grupo en particular; se explicarían los principios psicológicos del control mental y se enseñaría a los estudiantes a sospechar de cualquier entornó que les impidiera formular preguntas de tipo crítico. Si se quiere que la democracia funcione, la gente debe estar dispuesta a asumir la responsabilidad de realizar los cambios. Habría que examinar de nuevo nuestros principios y prioridades, y asegurar el libre fluir de la información. Ha sido un largo y duro camino. Después de todas las amenazas, acosos y temores, ahora puedo mirar atrás y decir que ha merecido la pena, si mi trabajo y mi libro permitieran que otras personas puedan comprender mejor cómo funciona el control mental en las sectas destructivas. Creo que era importante narrar toda la historia, incluyendo mis métodos de trabajo, aunque me temo que puede ser utilizado por las sectas para perfeccionar todavía más sus prácticas. Al desmitificar el asesoramiento en abandonos, lo he hecho con la esperanza de que muchísimas personas, que no desean recurrir a la desprogramación forzosa, comiencen a trabajar para ayudar a sus seres queridos. También deseo que este libro sirva para crear una concienciación pública nueva y más fuerte sobre el control mental y las sectas destructivas. Espero que el gobierno reconozca la existencia del problema y haga algo por resolverlo. Además, pido a las personas que han pasado por la experiencia de pertenecer a una secta destructiva que se comprometan y se unan a nosotros. Sin embargo, este pequeño gesto ha despertado una fuerte reacción de los lobbies sectarios de Washington. Si la resolución no se aprueba ahora, volveremos a presentarla en el próximo período. Yo le pido que llame o escriba a su representante y que haga oír su voz. Procure informarse sobre las conexiones políticas de las sectas, y manifieste su preocupación ante sus representantes autonómicos y estatales. La única manera de contrarrestar la influencia política de las sectas es que un número creciente de personas intervengan para suprimir el comportamiento abusivo e ilegal de éstas. A medida que se comprenda mejor qué son las sectas destructivas y el control mental, comenzará a esfumarse el estigma social que significa haber sido adepto. Los ex miembros llegarán a entender que no fue culpa suya pertenecer a ellas. La gente se dará cuenta de que tenemos mucho para dar a la sociedad, si se nos brinda la oportunidad. Muchos de mis antiguos clientes y amigos han seguido adelante con sus vidas y ahora se han convertido en ciudadanos felices y productivos. Cada vez que usted requiera ayuda, o tenga algo que aportar, o las dos cosas, le pido que dé un paso positivo. Usted puede marcar la diferencia. A pesar de que en el texto se los menciona entrecomillados, a continuación incluyo una lista para facilitar su identificación: 1. En el mismo, Lifton enmarca sus comentarios en relación a lo que él llama el «totalismo ideológico», o el entorno en el cual los chinos practicaban la modificación del pensamiento, tal y como él lo conoció a partir de la guerra de Corea. La primera característica es el «milieu control», que consiste esencialmente en el control de la comunicación dentro de un entorno. Si el control es muy intenso, se convierte en un control internalizado, un intento para dominar la comunicación interior del individuo. Esto no se puede conseguir jamás de forma total, pero se puede llegar muy lejos. Es lo que a veces se llama «la visión del ojo de Dios» o la convicción de que la realidad es una posesión exclusiva del grupo. Resulta evidente que este tipo de proceso crea conflictos con respecto a la autonomía del individuo; si se busca o se consigue en un entorno semejante, la autonomía se convierte en una amenaza al «milieu control». Estas sectas difieren de los patrones del totalismo en otras sociedades. Esta situación puede crear una dinámica propia, y, en tanto que se debe mantener el «milieu control», los requerimientos se magnifican por esa situación estructural. La imposición de un intenso «milieu control» está muy vinculada al proceso de cambio. Uno casi puede observar el proceso en algunos jóvenes que sufren un cambio dramático en su identidad anterior, cualquiera que ésta fuera, para abrazar el sistema de creencias de la secta y la estructura del grupo. Yo lo considero como una forma de doblaje: se forma un segundo yo que vive codo a codo con el yo primitivo, aunque en cierta forma autónomo. Como es obvio, debe existir algún elemento de conexión para integrar un yo con el otro. De no ser así, la persona en su conjunto no podría funcionar -aunque la autonomía de cada yo es impresionante-. Cuando se elimina el «milieu control» al apartar, por el medio que sea, al adepto del entorno totalista, vuelve a afirmarse algo del primitivo yo. El abandono puede ser voluntario o por la fuerza. Los dos yo pueden existir simultáneamente y entremezclados durante un tiempo considerable, y podría ser que estos períodos de transición fueran los más intensos y dolorosos psicológicamente, y potencialmente los más perjudiciales. Una segunda característica general de los entornos totalísticos es lo que yo llamo «manipulación mística» o «espontaneidad planeada». Se trata de un proceso sistemático, planeado y dirigido desde arriba pero que, en apariencia, surge de modo espontáneo dentro del entorno. Es necesario que este proceso no sea percibido como una manipulación, lo que plantea interrogantes filosóficos de mucha importancia. Algunos aspectos, como el ayuno, los cánticos y las vigilias, tienen una cierta tradición y han sido practicados por los grupos religiosos durante siglós. Ahora existe en las sectas un patrón por el cual, al ser humano convertido en el «elegido» se le considera como el salvador o como fuente de salvación. La manipulación mística puede tener una cualidad especial en estas sectas, porque sus líderes se convierten en portavoces de Dios. Los principios centrados en Dios son proclamados como argumentos irrebatibles y exclusivos, de tal forma que la secta y sus creencias se convierten en el único camino verdadero hacia la salvación. Eso puede otorgar intensidad a la manipulación mística y una justificación a los que se encargan de promulgaría y, en muchos casos, a los que son sus receptores. En la medida en que hay un individuo especifico, un líder, que se convierte en el centro de la manipulación mística, se produce un proceso que tiene dos vertientes. El líder puede ser algunas veces más real que un dios abstracto y, en consecuencia, más atractivo para los miembros de la secta. Por el otro lado, esta persona también puede ser motivo de desilusión. Nunca es así de sencillo, no se trata sólo de un patrón causa-efecto, pero estoy sugiriendo que este estilo de liderazgo tiene tantas ventajas como desventajas en cuanto a la lealtad sectaria. Mientras que la manipulación mística conduce hacia lo que yo denomino la psicología del peón, también puede abarcar una legitimación del engaño, el «engaño divino» de la Iglesia de la Unificación, aunque existen patrones análogos en los entornos de otras sectas. Por ejemplo, cuando los miembros de algunas sectas salen a recoger fondos, se considera correcto que nieguen su pertenencia a la secta cuando se les pregunta por ello. La ideología totalista puede justificar, y a menudo justifica tales engaños. Las otras dos características del totalismo, la «exigencia de pureza» y el «culto de la confesión» son habituales. La exigencia de pureza puede crear una cualidad maniquea en las sectas, al igual que en otros grupos religiosos y políticos. Esta exigencia requiere una separación radical entre lo puro y lo impuro, entre el bien y el mal, en el seno de un entorno y en uno mismo. La purificación absoluta es un proceso continuo. A menudo está institucionalizada, y, como fuente de estimulación de la culpa y la vergüenza, está ligada con el proceso de la confesión. Los movimientos ideológicos, cualquiera que sea su nivel, se apropian de los mecanismos de culpa y vergüenza del individuo para conseguir una influencia considerable sobre los cambios que él o ella sufre. Esto se consigue dentro de un proceso de confesión que tiene su propia estructura. Las sesiones en las que uno confiesa sus propios pecados van acompañadas de críticas y autocríticas, se realizan en el seno de pequeños grupos y motivan un activo y dinámico estímulo hacia el cambio personal. Se podría hablar mucho más sobre la ambigüedad y complejidad de este proceso, y como Camus ha dicho: «Los autores de confesiones las escriben con el único fin de evitar la confesión, de no decir nada de lo que saben». Camus pudo haber exagerado, pero tenía razón al sugerir que las confesiones son una mezcla de lo que se revela y lo que se oculta. En algunos casos, estos pecados incluyen una continua identificación con la existencia anterior, como si tal identificación no hubiera sido totalmente desacreditada por el proceso de confesión. Las continuas confesiones son, muy a menudo, una expresión de arrogancia extrema en nombre de una aparente humildad. Cito una vez más a Camus: «Yo practico la profesión de la penitencia con el propósito de acabar siendo juez» y «cuanto más me acuso a mí mismo, más derecho tengo a juzgar a los demás». Este es el tema central en cualquier proceso de confesión continuo, especialmente cuando se practica dentro de un grupo cerrado. Los otros tres patrones que describo en relación al totalismo ideológico son la «sacralización de la ciencia», «la carga del lenguaje» y el principio de la «doctrina sobre la persona». Estas denominaciones casi se explican por si mismas. Yo pondría un énfasis especial en la sacralización de la ciencia, porque en nuestra era, algo tiene que ser científico además de espiritual para tener un efecto substancial sobre la gente. La sacralización de la ciencia puede ofrecer una gran seguridad a los jóvenes porque simplifica, en gran medida, el mundo. La Iglesia de la Unificación es un buen ejemplo, aunque no el único, de la necesidad contemporánea de combinar una serie de principios dogmáticos sagrados con la proclamación de una ciencia que encarna la verdad sobre el comportamiento y la psicología humana. La expresión «carga del lenguaje» se refiere a la literalización del lenguaje, y a las palabras o imágenes que se convierten en Dios. Un lenguaje muy simplificado puede parecer que está cargado de frases hechas, pero tiene un enorme atractivo y poder psicológico en su propia simplificación. Hay respuestas para todas las preguntas. Lionel Trilling lo ha designado como el «lenguaje de no-pensar», porque siempre hay una frase hecha o un lema al cual se pueden reducir las preguntas más difíciles y complejas. El mensaje internalizado en un entorno totalístico dice que uno debe buscar la verdad del dogma y someter su propia experiencia a esta verdad. Se le hace sentir que las dudas son un reflejo de la propia maldad. Sin embargo, las dudas siguen planteándose, y cuando el conflicto se hace muy intenso, las personas se marchan. Esta es la dificultad más frecuente en muchas sectas: mantener la afiliación es un problema más grave que el dinero. Por último, la octava, y quizás la más general y significativa de estas características, es la que yo llamo «dispensación de la existencia». Este principio es habitualmente una metáfora. Aquí entra en juego una dicotomía: «el ser versus la nada». Los impedimentos para legitimar el ser deben ser apartados o destruidos. El que esté ubicado en la segunda categoría, el que no tiene derecho a existir, puede experimentar psicológicamente un miedo tremendo a la extinción interior. Sin embargo, cuando uno es aceptado, puede sentir una gran satisfacción al considerarse como parte de una elite. Y todos los enfoques relacionados con el totalismo o el fundamentalismo son doblemente peligrosos en la era nuclear. Debo decir que, a pesar de estos problemas, ninguno de estos procesos es irrefutable. Uno de mis objetivos al escribir sobre ellos es contrarrestar la tendencia de nuestra cultura a negar que estas cosas existan; otro propósito es desmitificarlas, para que podamos comprenderlas en función de nuestros conocimientos sobre el comportamiento humano.


Articles like Pay someone to write my essay uk lottery


Articles by Letters:

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
0 | 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9